10 consejos (y claves) para superar un mal día

Todos podemos tener días grises en los que las cosas salen al contrario de como nos gustaría. Sin embargo, algunas pautas pueden ayudarnos a sobrellevar las dificultades de la jornada.

consejos-superar-mal-dia

Todos hemos tenido días malos, esos en los que todo parece ir en contra y los contratiempos de la jornada se nos hacen un mundo. En esos momentos sentimos que todo lo que puede salir mal sale mal y solo deseamos que llegue la hora de volver a casa y desconectar. Ya sea porque las cosas no han ido bien en el trabajo, porque has tenido una discusión con alguien o porque se ha averiado tu coche, hay algunas claves que pueden ser de ayuda para sobrellevar los días más grises y difíciles. En este artículo veremos algunos consejos para superar un mal día con éxito.

¿Cómo superar un mal día?

A continuación, vamos a comentar algunos consejos útiles para poder superar un mal día.

1. Haz una pausa

Las situaciones altamente estresantes pueden llevarnos a un enorme desgaste emocional. Es cierto que en algunos casos no podemos salir corriendo del escenario donde nos encontramos y no queda otra opción que hacerle frente (por ejemplo, en el trabajo). Sin embargo, ante un pico de estrés puede ser de gran ayuda hacer una pequeña pausa. Aprovecha para escuchar música, respirar o simplemente tomar el aire. Pasados esos minutos, podrás continuar algo más recompuesta.

2. No caigas en la profecía autocumplida

Cuando empezamos un día con mal pie, es fácil caer en el error de pensar que el resto de la jornada irá mal. Es decir, desarrollamos lo que se conoce como la profecía autocumplida. Esta consiste en una predicción que, una vez hecha, es en sí misma causa de que se haga realidad. Que el día haya empezado con contratiempos no significa necesariamente que todo vaya a salir mal. Sin embargo, cuando nos aferramos a este tipo de creencias, nosotros mismos favorecemos con nuestra conducta que se materialicen nuestras predicciones.

3. Practica ejercicio físico

En momentos de estrés es altamente recomendable practicar ejercicio físico. El deporte y el movimiento en general son de gran ayuda para mantenernos activos y de buen humor, permitiendo que nuestra mente se despeje y que veamos las cosas de forma más positiva. Por ello, es ideal incorporar el ejercicio en nuestra rutina y realizarlo especialmente en los días más estresantes.

4. Evita anclarte en lo negativo

Cuando las cosas no salen como nos gustaría es fácil entrar en una espiral de pensamientos negativos que nos hacen percibir la realidad de forma distorsionada e incluso un poco catastrofista. Por ello, es importante que intentes desviar tu mente hacia aspectos positivos, para lo cual puedes poner en marcha la técnica de la linterna. Imagina que estás en una habitación totalmente oscura . Cuando enciendes una linterna, la luz sólo apunta en una dirección, por lo que sólo podrás iluminar una parte de la habitación.

Tú eres quien sostiene la linterna en la mano, así que tú mismo eres quien decide dónde apuntar con su luz. Aunque haya cosas que no han salido bien en tu día, piensa en qué pequeñas cosas si están siendo buenas y dirige la linterna hacia ellas. Quizá no ha sido un buen día en el trabajo, pero al llegar a casa has pasado un buen rato junto a tu familia. O puede que hayas tenido una discusión con tu pareja, pero has ido al parque con tus hijos y os habéis divertido.

como-superar-mal-dia

5. Recuerda cómo has superado otro días malos

Aunque el mal día que estás teniendo se te haga un mundo, recuerda cómo has llegado a superar otros días malos que has tenido. En esos momentos puede que también hubieras pensado que no podrías y, sin embargo, conseguiste salir del paso. Por ello, esta ocasión no tiene por qué ser la excepción. Al igual que comenzó, el día acabará terminando y podrás hacer borrón y cuenta nueva.

6. Desahógate con tus personas de confianza

Los días malos y estresantes se sobrellevan mejor cuando podemos apoyarnos en nuestros amigos y familiares. Si te encuentras sobrepasada, prueba a llamar a un amigo, salir a tomar un café con el compañero de trabajo que tan bien te cae o expresa cómo te ha ido el día al llegar a casa. Aunque otras personas no puedan resolver tus problemas, el hecho de que puedas ventilar tus emociones y sentirte escuchada te ayudará a desahogarte y sentirte mejor.

Si en un momento dado no tienes a nadie disponible cerca para poder desahogarte, prueba a plasmar por escrito cómo te sientes. De esta manera, podrás sacar fuera lo que te ha pasado y evitar que tenerlo dentro te haga sentir mal el resto del día.

7. Prueba a cambiar de espacio

Cuando sufrimos un evento desagradable que empaña nuestro día, es lógico que asociemos esa situación con el lugar donde se produce. Si, por ejemplo, has tenido problemas en el entorno laboral, permanecer en la oficina puede impedirte desconectar de lo que ha pasado y seguir tu jornada con normalidad. Por ello, es recomendable siempre que sea posible tomarnos un rato para salir fuera de ese sitio, respirar aire, dejar que nos dé el sol e incluso dar un paseo. Esta pauta tan simple puede ayudarnos a tomarnos un tiempo de relax que nos permita volver a la normalidad tranquilas y relajadas.

8. Prueba a hacer ejercicios de mindfulness o relajación

Los ejercicios de relajación y el mindfulness pueden ser tus grandes aliados si necesitas encontrar algo de paz en medio de un mal día. Para relajarte puedes recurrir a la respiración abdominal, una forma muy sencilla de aprender a respirar profundamente y relajarte durante unos minutos. En internet hay muchos tutoriales que explican de manera fácil cómo poder hacerla. Puedes incluso utilizar algún audio de relajación guiada y ponértelo con auriculares en un espacio donde nadie te moleste.

El mindfulness también es un recurso muy socorrido para lidiar con el estrés de un mal día. Gracias a esta práctica, podemos poner toda nuestra atención en el momento presente sin pensar en nada más. Basta con respirar y poner todo el foco en cómo el aire entra y sale, notando las sensaciones que aparecen en tu cuerpo.

También se puede practicar mindfulness en acciones cotidianas, como las tareas domésticas o a la hora de comer. Se trata de que desactives el piloto automático y trates de poner toda tu concentración en las sensaciones que estás teniendo mientras realizas tus actividades. Al depositar toda la atención en esta tarea, es más difícil que nuestra mente se vea sobrecargada con pensamientos intrusos desagradables, permitiendo cierta toma de distancia de los problemas que hemos tenido en el día.

9. Usa la técnica de la balanza

Cuando tenemos un mal día también podemos recurrir a la llamada técnica de la balanza. Esta consiste en tratar de hallar un equilibrio cuando las cosas no salen como queremos. Si hemos tenido una jornada difícil y todo ha ido en contra, podemos intentar hacer cosas positivas que nos ayuden a compensar el malestar. De esta forma, la balanza no estará tan inclinada hacia el lado negativo y podremos sentirnos mucho mejor.

10. Ponte en la peor de las situaciones

Si ninguna de las pautas anteriores te ayuda, puedes jugar a ponerte en la peor de las situaciones. Aunque pienses que nada de lo que sucedió en tu día podría empeorar, lo cierto es que probablemente sí. Quizá te parece el fin del mundo que tu jefe te haya hablado de malas formas, pero piensa que podría haberte llamado a su despacho para despedirte. Este ejercicio es el último recurso, pero puede ayudarnos a relativizar y darle a los problemas cotidianos el valor y la importancia que tienen.

consejos-afrontar-mal-dia

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de las pautas que podemos seguir para sobrellevar un día malo. Todos tenemos días en los que las cosas no salen bien y parece ir todo en nuestra contra. Sin embargo, muchas veces nuestras creencias negativas son las que hacen que un evento puntual nos amargue la totalidad de la jornada. Por ello, es importante saber cómo actuar para manejarse cuando algo sale mal en nuestro día.

En primer lugar, es importante saber parar y hacer pausas cuando nos sentimos abrumados. También es recomendable evitar creencias desajustadas que nos llevan al conocido fenómeno de la profecía autocumplida. De la misma manera, es altamente útil realizar actividad física y utilizar estrategias como la técnica de la linterna, que nos permiten enfocarnos en los aspectos positivos que hemos tenido en la jornada. Confía en que podrás superar este día malo tal y como superaste otros en el pasado y apóyate si lo necesitas en tus personas de confianza.

Hablar con amigos y familiares permite ventilar las emociones y ver los problemas desde una perspectiva distinta. Si es posible, puedes tratar de cambiar de espacio en lugar de permanecer donde han surgido los problemas. También puede ser interesante la práctica del mindfulness o la relajación, que permiten obtener algo de calma en medio de un día gris. La técnica de la balanza se puede emplear para equilibrar el día, haciendo actividades gratificantes que puedan compensar el malestar por lo que ha salido mal. En el caso de que estas pautas no funcionen, podemos tratar de ponernos en la peor de las situaciones y aprender a relativizar.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies