Las 3 diferencias entre Hipocondría y Somatización (explicación)

La hipocondría y la somatización son dos fenómenos psicológicos que tienden a confundirse. Ambos tienen que ver con las enfermedades y los problemas de salud sin aparente explicación, aunque con matices muy distintos.

diferencias-hipocondria-somatizacion

Resulta curioso cómo el mundo ha avanzado y progresado para hacernos la vida más fácil y, sin embargo, cada vez son más los problemas de salud mental que afectan a la población. La medicina ha sido uno de los ámbitos que más ha evolucionado en las últimas décadas. Gracias a ella, hemos podido tener bajo control enfermedades que antaño eran mortales, lo que nos ha permitido disfrutar de una mejor salud y una esperanza de vida muy superior.

Lejos de sentirnos más confiados y tranquilos en referencia a nuestra salud, cada vez es más común que muchas personas se sientan angustiadas e inseguras respecto a la posibilidad de enfermar. Parece que es cierto eso de que cuánto más sabes sobre algo más consciente eres de todo lo que no sabes. En cierta forma, el hecho de tener tanta información sobre la salud y la enfermedad nos ha dado más poder analítico y mayor capacidad para reflexionar y analizar el funcionamiento del cuerpo a pesar de no ser profesionales de la salud.

Las nuevas tecnologías no han ayudado en este sentido, pues el hecho de disponer de información sobre todas las enfermedades existentes a golpe de click nos permite crear hipótesis que pueden derivar en auténticas obsesiones. De esta forma, problemas como la hipocondría, que hacen a las personas sentir el convencimiento de estar enfermas aunque no sea así, se han vuelto habituales en las consultas de salud mental.

Sin embargo, parece que aún no está del todo claro lo que este problema supone y qué lo diferencia de otros fenómenos como la somatización. Por todo ello, en este artículo vamos a repasar las principales diferencias entre hipocondría y somatización.

¿Qué es la hipocondría?

Todos en algún momento de nuestra vida hemos sentido un dolor de cabeza, hemos visto un moratón de origen desconocido o molestias en el estómago. Aunque no supiéramos con certeza el por qué de estos cambios en el cuerpo, sencillamente asumimos estos cambios como algo normal en el funcionamiento del organismo.

Sin embargo, para algunas personas estos signos suponen una señal de alarma que desencadena un intenso estado de ansiedad, miedo o preocupación, pues automáticamente los asocian con el hecho de encontrarse gravemente enfermos. En estos casos hablamos de un problema muy serio conocido como hipocondría.

La hipocondría es un trastorno mental que se asocia con una preocupación excesiva y constante por la salud. La persona tiende a exagerar determinados síntomas que pueden ser reales, pero que ésta asocia directamente con el padecimiento de una enfermedad grave. De esta manera, cualquier marca en la piel, cualquier dolor o cambio percibido en el cuerpo son vividos con una enorme ansiedad, pues automáticamente el individuo asume que está gravemente enfermo.

Los pacientes hipocondríacos no son conscientes de que sufren un problema psicológico. Por ello, suele ser el propio entorno el que reconoce que algo no va bien. La persona hipocondríaca tenderá a pasearse por diferentes consultas médicas, realizándose todo tipo de pruebas para asegurarse una y otra vez de que su salud es adecuada.

Tras la visita a un doctor, se vive una aparente tranquilidad, aunque la preocupación suele volver pasados unos días. De esta manera, el individuo afectado se ve atrapado sin ser consciente en un dinámica muy compleja, donde cada vez se produce una mayor observación del propio cuerpo, lo que acrecenta la ansiedad y la necesidad de acudir a la consulta médica para hacer las pertinentes comprobaciones. Así, la persona vive con una perpetua sensación de enfermedad, que realmente nunca termina por remitir.

La hipocondría se define como un trastorno de ansiedad, donde el componente central es un miedo irracional a caer enfermo. Se trata de un problema de salud mental que puede generar un enorme sufrimiento e interferencia en la vida normal de la persona afectada, pues la hipervigilancia y el temor permanente pueden conducir a otros problemas secundarios como la depresión.

El paciente termina por destinar el grueso de su tiempo a buscar información confirmatoria de sus temores, visitando diferentes médicos y afirmando que los resultados de las pruebas que niegan la existencia de alguna enfermedad son erróneos. Todas estas alteraciones deterioran, como es esperable, las relaciones sociales y el funcionamiento normal en el plano laboral y personal.

Una de las teorías explicativas más aceptadas para comprender la hipocondría es el modelo de Warwick y Salkovskis. Estos autores refieren que el origen de este problema psicológico podría residir en una experiencia previa negativa sobre la salud, como por ejemplo haber experimentado una enfermedad grave o la pérdida de un ser querido por alguna patología. Estas vivencias llevan a la persona a asociar el hecho de padecer síntomas o cambios corporales con un resultado muy negativo. Así, la hipocondría se sustenta sobre tres pilares esenciales:

  • Preocupación corporal: La persona experimenta un enorme sufrimiento que le lleva a observarse de manera casi compulsiva, en busca de signos o indicios que puedan indicar que padece la temida enfermedad.

  • Miedo a la enfermedad: Las personas hipocondríacas suelen acudir con mucha frecuencia a diferentes consultas médicas, con el fin de que se confirmen sus peores sospechas. Se realizan infinidad de pruebas de diagnóstico que arrojan resultados negativos, pero desconfían y por ello visitan a otros profesionales para obtener segundas opiniones. Aunque en los momentos inmediatamente posteriores a acudir a la consulta se vive cierta tranquilidad, la preocupación no tarda en regresar.

  • Factores de mantenimiento: Aunque la hipocondría supone un problema tremendamente desgastante para la persona afectada y sobre todo para su entorno, hay muchos factores que contribuyen a que este problema se mantenga. Así, el hecho de que la persona reciba cuidados y atenciones es un potente reforzador que puede proporcionar beneficios secundarios al hipocondríaco de manera inconsciente. Muchas veces, el entorno refuerza este comportamiento sin desearlo.

hipocondria-que-es

¿Qué es la somatización?

Lo cierto es que la concepción de la salud mental y física como dos entidades separadas es bastante anticuada. Hoy en día sabemos que entre nuestro cuerpo y nuestra mente existe una poderosa conexión, por lo que no es sorprendente que nuestros estados emocionales repercutan en la forma en la que nuestro cuerpo funciona. La somatización se define como la transformación inconsciente de nuestro malestar psicológico en forma de síntomas físicos, como pueden ser taquicardias, sudoraciones, mareos, dolor, etc. En este sentido, el cuerpo es el terreno donde la mente encuentra su lugar de expresión.

Las personas que somatizan suelen acudir a consultas médicas buscando una explicación orgánica a sus síntomas. Sin embargo, sucede que las pruebas de diagnóstico no encuentran causas que puedan justificarlos, lo que suele producir enorme confusión. La somatización puede llegar a provocar una importante merma de la calidad de vida, ya que el malestar no tiene una aparente explicación ni una solución concreta. Así, mucha gente sufre problemas como disfunciones sexuales, dolor crónico o problemas digestivos sin que aparentemente haya algo mal en su organismo.

El fenómeno de la somatización es especialmente complejo y aún no se conoce con total certeza el por qué de su aparición. Se cree que algunos factores de riesgo pueden hacer más probable que alguien sufra este problema, como por ejemplo tener un bajo umbral de dolor, antecedentes familiares de somatización, una personalidad ansiosa o haber sufrido abusos y malos tratos en el pasado.

En muchas ocasiones, las personas que han atravesado un profundo dolor emocional que nunca fue atendido sufren problemas de salud física en los años posteriores. De alguna manera, parece que nuestro cuerpo recuerda lo que vivió y ese dolor emocional encuentra salida a través del canal físico.

que-es-somatizacion

Hipocondría y somatización: ¿en qué se diferencian?

Ahora que ya hemos definido qué son la hipocondría y la somatización respectivamente, es el momento de profundizar en las diferencias esenciales que nos permiten distinguir ambos fenómenos.

1. Foco del temor

La primera diferencia central entre ambas reside en el foco del paciente. En el caso de la somatización, la persona está preocupada por sus síntomas y la interferencia que estos tienen con su vida normal. Sin embargo, en el caso de la hipocondría lo preocupante no son los síntomas en sí mismos, sino la enfermedad grave con la que el individuo los asocia. Los hipocondríacos van un paso más allá y extraer conclusiones catastróficas a partir de las señales de su cuerpo.

2. Motivo de las visitas al médico

En el caso de la somatización, la persona acude reiteradas veces al médico debido a que padece síntomas que no tienen aparente explicación. El objetivo es el de encontrar cuál es la razón del malestar para abordarla y recuperar la calidad de vida perdida.

Sin embargo, en el caso de los hipocondríacos las visitas reiteradas al médico se deben a que existe la firme creencia de que se padece una grave enfermedad, por lo que se busca obtener pruebas confirmatorias. Al no encontrarlas, se desarrolla desconfianza hacia los profesionales y se acude a diversas consultas tratando de encontrar el diagnóstico temido.

3. Autoobservación

En el caso de las personas hipocondríacas, estas tienden a estudiarse y observarse de forma incansable, buscando supuestas señales que indiquen que están enfermos. En el caso de la somatización, los síntomas llegan, pero no se buscan. La persona no cree estar gravemente enferma y no necesita hacer comprobaciones todo el tiempo. Sencillamente, comienza a sentirse mal y experimenta angustia por no saber la razón que explique su mala salud.

hipocondria-somatizacion-diferencias
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies