Las 4 diferencias entre Meditación y Mindfulness (explicadas)

La meditación y el mindfulness son prácticas que a menudo se consideran iguales, aunque en absoluto lo son. Ambas pueden beneficiar el bienestar psicológico de las personas, pero lo hacen de forma diferente.

diferencias-meditacion-mindfulness

Con frecuencia se utilizan los conceptos de meditación y mindfulness como si fuesen sinónimos. Sin embargo, estas dos palabras hacen referencia a prácticas bastante diferentes. Aunque las dos pueden resultar de gran ayuda para cuidar nuestra salud mental, es importante no confundirlas.

En los últimos años se ha extendido y popularizado la práctica de la meditación con el fin de mejorar un mayor nivel de bienestar. Sin embargo, esta práctica de origen tradicional no es igual a otras más actuales, como el mindfulness. Se suele decir que la distinción esencial entre ellas es que el mindfulness busca lograr la conciencia de algo, mientras que el fin de la meditación es el contrario, es decir, alcanzar la conciencia de la nada. No obstante, quedarnos en esto es demasiado simplista, por lo que en este artículo vamos a intentar recoger todas las diferencias existentes entre ambas.

¿Qué es la meditación?

La meditación se puede definir como un ejercicio mental por el cual se intenta centrar la atención en un pensamiento, sentimiento, objeto o elemento perceptivo, hasta alcanzar un estado de calma y serenidad. Aunque recientemente se ha hablado mucho acerca de la meditación, esta no es en absoluto una moda pasajera. Por el contrario, se trata de una práctica que surgió en el mundo occidental hace miles de años, aunque esta ha vuelto a resurgir con fuerza en la actualidad.

Esto se debe a los elevados niveles de estrés que afectan a la población, que han llevado a buscar formas de gestionar el malestar y mejorar la salud mental. Así, mediante la meditación se pretende liberar la mente de los pensamientos nocivos. La meditación también es un proceso introspectivo con un importante carácter espiritual. Como tal, ha estado vinculada en sus orígenes a religiones como el Budismo, lo que le ha conferido un aire de ascetismo.

Las personas que practican meditación no tienen por qué buscar simplemente una mejor salud mental. También pueden perseguir desarrollar ciertas cualidades, tales como el perdón o la compasión. La meditación es un ámbito muy amplio, y como tal, existen muchísimas formas de ponerla en práctica. Algunas, como el yoga, emplean el propio cuerpo como elemento para lograr la paz mental, mientras que otras utilizan mantras verbales o la propia respiración para conseguirla.

Para muchas personas la meditación no es una práctica aislada, sino toda una disciplina y forma de vida. Lograr meditar de manera adecuada no es, en absoluto, una tarea sencilla, por lo que es necesario entrenar y dedicar tiempo a ella hasta conseguir dominar esta práctica.

meditacion-definicion

¿Qué es el mindfulness?

El mindfulness (también conocido como atención plena) es una práctica que, en cierta forma, incluye en sí misma la meditación. A diferencia de la meditación tradicional, cuyos orígenes se remontan a la antigüedad, el mindfulness ha comenzado a desarrollarse recientemente. Así, muchas personas que dicen hacer meditación en realidad ponen en práctica ejercicios de mindfulness.

Lo cierto es que, a diferencia de la meditación tradicional, el mindfulness no tiene ningún tipo de connotación religiosa o mística. De esta manera, esta práctica vendría a ser una versión pragmática de la meditación antigua. A diferencia de esta última, el mindfulness fue desarrollado específicamente para ayudar a aquellas personas con problemas psicológicos, por lo que este es una práctica encaminada a mejorar la salud de quien la practica más que una filosofía o disciplina.

El mindfulness está respaldado por un cuerpo de investigación, es decir, está basado en principios científicos. De esta forma, se trata de realizar investigaciones que permitan mejorar la técnica y conocer más acerca de su eficacia.

mindfulness-definicion

Mindfulness y Meditación: ¿en qué se diferencian?

Aunque, como vemos meditación y mindfulness pueden ayudar a mejorar el bienestar de las personas, no son en absoluto lo mismo y constituyen prácticas diferentes. Vamos a conocer las diferencias entre ambas.

1. Objetivos

Una de las diferencias esenciales entre el mindfulness y la meditación reside en el objetivo que tiene cada una. En el caso de la meditación, se intenta lograr una desconexión total de la realidad, aunque sea por unos pocos instantes. Sin embargo, en el mindfulness se procura conseguir justo lo contrario, es decir, se intenta enfocar de forma total la atención en el momento presente. Tal y como comentábamos al principio, se puede decir que el mindfulness busca la conciencia de algo, mientras que la meditación intenta alcanzar la conciencia de nada.

2. Beneficios

Aunque ambas prácticas pueden beneficiar a quienes las realizan, cada una ofrece resultados en distintos aspectos. En el caso de la meditación, esta resulta muy interesante para facilitar la toma de decisiones y la discriminación de las propias emociones.

Por su parte, el mindfulness puede ser de utilidad para mejorar nuestra eficiencia en las tareas que desempeñamos, pues nos permite mejorar nuestra capacidad para concentrarnos y focalizar la atención. De la misma manera, es útil para manejar el estrés y la ansiedad y lograr una mejor calidad de sueño en aquellas personas con insomnio. Esta práctica también permite ayudar a quienes la llevan a cabo a analizar las situaciones de una forma más consciente, sin emitir juicios precipitados o dejarse llevar.

beneficios-meditacion

3. Condiciones

El contexto en el que se ponen en el que se realizan ambas prácticas es bastante diferente. En el caso de la meditación, es necesario encontrar un lugar y un momento de calma, en el que se tenga espacio y tiempo sin interrupciones de ningún tipo. Por el contrario, el mindfulness se puede entrenar en cualquier momento del día, ya que precisamente está pensado para lograr funcionar mejor en nuestras actividades y relaciones.

4. Historia

Como comentábamos anteriormente, la meditación comenzó en oriente, concretamente en India, en un contexto claramente religioso. En muchas religiones meditar es una experiencia que puede ser de gran relevancia para desarrollar la fe. Aunque el mindfulness tiene sus raíces en la meditación tradicional practicada en religiones como el budismo, esta práctica tal y como hoy la conocemos ha sido desarrollada recientemente con una visión mucho más científica y pragmática.

¿Qué práctica es mejor?

Ahora que ya hemos conocido en qué consiste cada una de estas prácticas y cuáles son sus diferencias, es posible que te preguntes cuál es la más adecuada. En cambos casos se está realizando un ejercicio mental que puede ser de ayuda para favorecer el bienestar psicológico, pero no existe una fórmula mágica universal. Cada persona es diferente, por lo que una práctica muy efectiva en una puede ser totalmente inútil en otra. En este sentido, influye qué objetivo quieres conseguir, si quieres solo aprender algunos ejercicios o integrar la práctica de lleno en tu vida, etc.

Por ejemplo, las personas que se encuentran experimentando elevados niveles de ansiedad relacionada con su trabajo, pueden verse más beneficiadas con el mindfulness, ya que esta práctica se enfoca en aspectos de gran relevancia en el entorno laboral. Como hemos visto, practicar mindfulness es de gran ayuda para mejorar la concentración y aumentar la eficiencia.

Como hemos visto, el mindfulness y la meditación pueden ofrecer grandes beneficios a las personas que las realizan. Aunque estas estrategias pueden ser de apoyo para mejorar nuestro bienestar psicológico, es esencial tener presente que la meditación no es en ningún caso un equivalente a la terapia psicológica. En caso de que experimentes síntomas de ansiedad, estrés, depresión o similares, será necesario que acudas a un profesional de salud mental para que sea este quien te ayude a ver qué está sucediendo y cómo puedes actuar.

meditacion-mindfulness-diferencias

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de dos prácticas que a menudo se confunden: la meditación y el mindfulness. Aunque ambas pueden ser beneficiosas para nuestro bienestar psicológico, no son en absoluto lo mismo y existen varias diferencias entre ellas. En los últimos años es probable que hayas oído con frecuencia los términos meditación y mindfulness como si fuesen sinónimos. Recientemente, se ha producido un auge de estas prácticas, pues un porcentaje muy elevado de la población experimenta niveles preocupantes de estrés.

La meditación es un ejercicio mental por el cual se trata de centrar la atención en un elemento determinado, que puede ser un pensamiento, sentimiento, objeto, etc. El fin último es alcanzar un estado de calma total y eliminar los pensamientos nocivos. Aunque pueda parecer una moda, lo cierto es que la meditación es un ejercicio habitual en las culturas orientales desde hace miles de años. Es por ello que el ejercicio de meditar tiene una fuerte vinculación con religiones como el budismo, por lo que está rodeada de un aire de misticismo y espiritualidad muy característico.

El mindfulness puede considerarse una práctica que incluye elementos de la meditación, aunque esta no tiene carácter religioso ni cultural. A diferencia de la meditación tradicional, el mindfulness tiene una dimensión científica, por lo que un amplio cuerpo de investigaciones trata de conocer cada vez mejor su eficacia para diversos problemas y cómo esta se puede mejorar.

Existen diferencias clave que nos permiten discriminar qué es meditación y qué es mindfulness. Por un lado, tienen objetivos distintos, ya que en la meditación se busca desconectar de la realidad, mientras que en el mindfulness se pretende conectar de lleno con el momento presente. La forma de practicarlas es también diferente, pues meditar requiere un espacio y un tiempo libre de interrupciones, mientras que el mindfulness se puede poner en práctica en las actividades más cotidianas. Los beneficios principales son también distintos, pues en la meditación se logra comprender mejor las emociones y se favorece la toma de decisiones, mientras que en el mindfulness se mejora la concentración, la eficiencia en las tareas y el descanso.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies