5 pautas (y consejos) de autocuidado para sobrellevar el verano

El verano puede ser una época difícil al perder la rutina y tener más tiempo libre. Por ello, en estos meses es especialmente importante trabajar en el autocuidado de diversas maneras.

pautas-autocuidado-verano

En la actualidad, vivimos a un ritmo frenético en el que las obligaciones, los horarios y la rutina nos hacen cada vez más difícil el escuchar nuestras necesidades y conectar con aquello que realmente sentimos. Así, la mayoría de nosotros nos dejamos de lado y anteponemos otras cuestiones a nuestro bienestar, a nuestra salud tanto física como mental.

En este sentido, el autocuidado personal es particularmente importante para sentirnos bien en medio de la vorágine en la que vivimos. Curiosamente, la necesidad de cuidarnos es algo que se hace especialmente importante durante la época estival. Aunque solemos asociar estos meses con el descanso y la desconexión, lo cierto es que en este período del año también tenemos más tiempo libre y menos rutinas y orden, lo que puede ser difícil de sobrellevar para algunas personas. Por ello, seguir algunas pautas de autocuidado también durante este momento del año es muy recomendable para mantener nuestro bienestar.

¿Qué es el autocuidado?

En los últimos años, el concepto de autocuidado se ha vuelto muy popular. Aunque es probable que hayas oído hablar de él, seguramente no tengas muy claro cuál es su significado. En general, el autocuidado se define como el conjunto de acciones que una persona lleva a cabo en beneficio de su salud y bienestar. El autocuidado puede llevarse a cabo de distintas formas, pudiendo diferenciar varios tipos:

1. Autocuidado físico

Este tipo de autocuidado se refiere a todas esas acciones que repercuten positivamente en nuestro cuerpo. El autocuidado físico implica respetarlo y entender sus necesidades y ritmos, algo que no siempre es fácil debido a las influencias externas que recibimos continuamente y que nos impiden escuchar lo que el organismo nos dice. Muchas veces, nuestro estado emocional influye en cómo nos sentimos físicamente, motivo por el que la salud debe concebirse desde una perspectiva holística. En cualquier caso, cuidarnos a nivel físico requiere descansar lo suficiente, cuidar la alimentación y practicar ejercicio.

2. Autocuidado emocional

Cuidarse emocionalmente implica saber escuchar las propias emociones, aprender a reconocerlas, validarlas y gestionarlas. Muchas veces, vivimos con el piloto automático encendido y no dedicamos un solo minuto a hacer introspección para conocernos mejor. Cuando nos sentimos mal, acallamos esas emociones que experimentamos y no nos permitimos darles salida, lo que puede ser muy perjudicial para nuestra salud.

3. Autocuidado social

Los seres humanos somos seres sociales y como tales necesitamos sentirnos arropados y queridos por quienes nos rodean. Sin embargo, a veces las relaciones sociales son complejas y es necesario que apliquemos el autocuidado también al plano social. Por ello, es importante marcar límites, rodearte de personas que te hagan sentir bien, participar en actividades sociales que te resulten significativas, ser responsables afectivamente, saber expresar nuestras necesidades y escuchar las de los demás, dar y recibir afecto, etc.

4. Autocuidado cognitivo

Cuidar la manera en la que nos dirigimos a los demás es muy importante, pero igualmente esencial para nuestro bienestar es cuidar cómo nos hablamos a nosotros mismos. En ocasiones, asumimos como normal el utilizar cierto lenguaje hacia nuestra persona y actuamos como el más duro juez ante nuestros actos. Utilizamos un discurso interior muy duro que puede menoscabar nuestra autoestima, por lo que es importante cuidarse también en este aspecto. Añadido a esto, cuidarse a nivel cognitivo puede implicar realizar tareas que te estimulen a nivel mental, como por ejemplo hacer un curso sobre algo que te interese.

autocuidado-sobrellevar-verano

Cómo trabajar el autocuidado en verano: 5 pautas

A continuación, vamos a comentar algunas pautas útiles para no descuidar nuestro autocuidado en todas sus formas durante la época estival.

1. Toma el aire

El verano es un momento ideal para salir al exterior, disfrutar de la naturaleza y del aire. Salir a dar un paseo cada día puede ayudarte a despejar la mente, estar más tranquilo y tener un momento de desconexión para ti.

2. Cuida tu alimentación

Es importante que lleves una alimentación consciente, reconociendo tus necesidades y tus señales de hambre y satisfacerlas de forma adecuada. Identifica los alimentos que tu cuerpo prefiere y asimila mejor, dale la dieta que mejor se adapte a él y disfruta de la comida siguiendo una alimentación consciente.

3. Disfruta de la compañía de los demás

El verano es una época en la que disfrutamos de más tiempo libre, por lo que puede ser una excelente oportunidad para hacer planes distintos al aire libre, conocer gente nueva o simplemente quedar con esos amigos a los que no sueles ver tanto durante los meses de rutina. Participa en planes con los que te sientas cómodo y no vayas simplemente por compromiso. No esperes a que los demás te propongan cosas, toma la iniciativa y piensa en todas esas actividades que el resto del año no podrías hacer.

4. Estimula tu mente

Que sea verano no significa que tu mente esté dormida. Son muchas las cosas que puedes hacer para mantenerte mentalmente despierto, como por ejemplo leer un libro, realizar actividades creativas (pintura, manualidades…), estudiar sobre algo que te interese, escuchar música o podcasts…

5. Mantén cierta rutina

Siempre que pensamos en el verano nos viene a la cabeza la despreocupación total y la falta de horarios. Aunque el ritmo baja durante la temporada veraniega, normalmente nuestro cuerpo y nuestra mente necesitan cierto orden para sentirse bien. Por eso, es recomendable que, aunque haya cierta flexibilidad, puedas seguir siempre una rutina parecida que te brinde certidumbre y tranquilidad mental.

verano-rutina

Cómo poner en marcha el autocuidado emocional

Practicar el autocuidado puede parecer sencillo en un principio, pero ponerlo en práctica a veces puede ser complicado. Por eso, a veces puede ser de ayuda trazar un plan previo de acción que favorezca que actuemos en pro de nuestra salud física y mental. Para ello, es necesario seguir algunos pasos:

  • Tomar conciencia: Es importante reflexionar acerca del estilo de vida general que mejor se ajusta a nosotros y que mejor nos hace sentir. No tienes por qué seguir las directrices de otros, ya que cada uno tenemos unas necesidades diferentes.
  • Identifica qué puedes mejorar: Puedes tratar de realizar un listado con aquellos hábitos que realizas en tu día a día y cómo estos repercuten en tu salud. Refuerza aquellos que notas que te hacen sentir bien y trata de modificar aquellos que te perjudican. Por ejemplo, si notas que sueles sumarte a planes que no te divierten por compromiso y que esto te hace sentir mal, plantéate proponer otras opciones o busca formas de conocer a gente nueva que conciba el ocio de la misma manera que tu.
  • Estrategia de acción: trata de incorporar progresivamente hábitos de autocuidado nuevos a la vez que dejas a un lado aquellos que te dañan. Configura una rutina en la que puedas incluir estas acciones de forma realista.
  • Red de apoyo: los cambios siempre son más fáciles cuando contamos con el apoyo de personas de nuestra confianza, como amigos y familiares. También puedes apoyarte en un profesional de salud mental, que podrá ayudarte a fomentar el autocuidado y sentirte mejor.

Beneficios del autocuidado

Al principio puede que te resulte difícil instaurar pautas de autocuidado, pero cuando lo consigas ten por seguro que podrás obtener diferentes beneficios.

  • Fortalecimiento de la autoestima: El autocuidado es una forma de darnos cariño y tratarnos bien, de respetar lo que necesitamos y darnos importancia. Por ello, practicarlo es un chute para nuestra autoestima, ya que ponemos en valor nuestra persona.
  • Mejora la resiliencia ante el estrés: Cuando sabemos cuidar de nosotros mismos, nos sentimos más tranquilos, más cómodos y sanos. Por ello, nuestra disposición ante los eventos estresantes será mucho mejor y podremos actuar de manera serena ante la adversidad.
  • Mejor rendimiento: Cuando sabemos satisfacer nuestras necesidades y nos cuidamos mental y físicamente, nos sentimos más fuertes y motivados, por lo que somos más productivos y rendimos mejor en las diferentes actividades que realizamos.
  • Mejor calidad de vida: En general, las personas que se reservan un espacio para mirar hacia dentro y cuidarse suelen sentirse más satisfechas y disfrutan de una calidad de vida superior a quienes no practican el autocuidado.
sobrellevar-verano

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca del autocuidado y la forma en la que este puede ponerse en práctica durante la época del verano. El autocuidado implica un conjunto de acciones que favorecen el bienestar físico y mental propio. En general, vivimos a un ritmo frenético y cada vez parece más difícil reservar un momento para parar y reflexionar acerca de qué necesitamos o cómo nos sentimos. Cuidarse es un acto que muchas veces infravaloramos, pero guarda gran relación con nuestro bienestar y calidad de vida.

El autocuidado se manifiesta de numerosas formas. En verano esto se hace importante, pues nos permite sentirnos bien a pesar de los cambios, la pérdida de rutina o el incremento del tiempo libre (que a veces nos desborda). Salir a pasear por la naturaleza, pasar tiempo con otras personas que nos aporten cosas, estimular la mente, cuidar la alimentación o mantener una rutina más o menos fija puede ser de gran ayuda para nuestra salud. Entre los beneficios del autocuidado se encuentra una mejor autoestima, incremento de la calidad de vida, mejor rendimiento en las tareas o mayor resiliencia ante el estrés.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies