¿Qué son las Personas Reactivas? 9 rasgos frecuentes

La personalidad reactiva, a diferencia de la proactiva, es aquella en la que los individuos solo responden a las situaciones cuando están obligados a hacerlo o se ven amenazados.

personas-reactivas

Los términos proactivo y reactivo fueron acuñados por Viktor Frankl, un neurólogo y psiquiatra austriaco superviviente de los campos de concentración nazis. Con el paso del tiempo, el mundo del trabajo adoptó estos conceptos y ahora se usan comúnmente en ese ámbito. Las personas proactivas ven los problemas como desafíos a superar. Toman la iniciativa y proponen soluciones sin que se lo pidan, actúan frecuentemente sin invitación ni presión. Simplemente, esta manera de responder a las dificultades forma parte de sus rasgos intrínsecos.

A diferencia de la personalidad proactiva, una persona reactiva es aquella que solo responde cuando se siente amenazada u obligada a hacerlo. Como sugiere su nombre, son las personas reactivas, son fundamentalmente pasivas y no actúan a menos que sea necesario hacerlo. Tampoco propondrán nada a menos que se vean obligadas a hacerlo. Estas solo actúan cuando existe un estímulo que las incita a hacerlo.

En las personas reactivas, los sentimientos están influenciados por eventos fuera de su control, por lo que responden a estos a través de fuertes reacciones emocionales. También el estado de ánimo se ve significativamente afectado por los acontecimientos externos: el clima, los comentarios de los demás o el más pequeño contratiempo pueden tomar el control de las emociones. En resumen, las personas denominadas reactivas creen que los demás son responsables de sus comportamientos y reacciones, debido a esto creen que no tienen el control de su vida. En este artículo discutimos los rasgos comunes de la personalidad reactiva, con algunos ejemplos clásicos.

¿Cuáles son las principales características de la personalidad reactiva?

Como ya sabemos, la actitud es vital a la hora de impulsar emprendimientos personales o profesionales. La forma en que abordamos las tareas afecta en gran medida todo el proceso que se necesita para completar una meta. Además, también puede influir en la misma definición de los objetivos principales. Frecuentemente, se distingue, en el ámbito de la psicología del trabajo y de las organizaciones, entre dos tipos de actitudes diametralmente opuestas. La diferencia entre reactividad y proactividad es cómo las personas interactúan con el mundo que les rodea y con los retos que este les plantea. Las personas proactivas aceptan los desafíos, es más, van a por ellos, mientras que las personas reactivas los evitan.

Hay muchos criterios involucrados en la definición de lo que significa ser reactivo o proactivo, no existe una sola pauta sino un grupo de estas. Sin embargo, básicamente hablando, las personas reactivas buscan pistas en su entorno para ver que hay que hacer cuando algo sale mal. Las personas proactivas, por otro lado, ya han planeado qué hacer en caso de un desafío o problema.

Tal como hemos visto, esta sensación de falta de control conduce a las personas reactivas a fuertes reacciones emocionales. Las emociones son una parte fundamental e intrínsecas del ser humano, por lo que no es raro reaccionar exageradamente de vez en cuando. Sin embargo, es mejor reaccionar con sensatez ante una situación emocional; esto significa recopilar todos los hechos y calmarse antes de elaborar una respuesta. Las reacciones dramáticas a menudo conducen a acumular más problemas de los necesarios, en vez de resolverlos.

La reactividad emocional es una reacción exagerada de la emoción que está fuera de proporción. En una situación altamente emocional, la percepción de la realidad puede cambiar significativamente. Cuando esto sucede, es posible que las personas escuchen y vean las cosas de una manera sesgada que no refleja la situación actual. Como resultado, es posible que les resulte difícil concentrarse o comprender lo que se dice y se hace a su alrededor.

Los adjetivos demasiado sensibles y nerviosas forman parte de los comúnmente utilizados para describir a las personas reactivas, pero estos son sesgados e insuficientes. Las personas reactivas presentan toda una serie de rasgos observables tanto en su vida profesional como en sus relaciones personales. A continuación enumeramos los más destacados.

1. No piensan más allá de los objetivos predefinidos

La creatividad es algo natural para las personas que son reactivas; a menudo desarrollan nuevas ideas en otros aspectos de su vida. Sin embargo, cuando no tienen control sobre una situación, como en un trabajo asalariado, rara vez consideran algo más allá del mínimo requerido o de lo que técnicamente es exigible.

Las personas reactivas, a pesar de contar con la inteligencia necesaria para descubrir nuevas soluciones a un problema, carecen de la iniciativa para sugerir nuevos enfoques a sus superiores.

caracteristicas-personalidad-reactiva

2. Falta de asertividad

Las personas reactivas son menos propensas que las personas proactivas a la asertividad. Esto significa que es más probable que eviten mostrar sus opiniones en ciertas situaciones debido a la posibilidad de enojar a alguien. Debido a su falta de asertividad, las personas reactivas tienen más dificultades para hablar cuando es apropiado o es necesario hacerlo. También tratan de evitar causar irritación cuando están inseguros, esto les lleva a evitar cierto tipo de situaciones que se salgan de lo establecido.

3. Falta de comunicación

Por lo general, las personas reactivas prestan más atención a las reglas e instrucciones formales que a sus propias impresiones e ideas. Debido a esto, a menudo comunican que algo anda mal en su entorno muy tarde en el inicio del problema. Debido a su inseguridad y la falta de confianza en ellas mismas, las personas reactivas suelen comunicar un problema solo cuando ya se ha vuelto significativamente evidente.

4. Carecen de liderazgo

Las personas reactivas naturalmente prefieren no liderar equipos de trabajo o coordinar grupos. Raramente, encontraremos a alguien con una personalidad reactiva en puestos de mando; esto se debe a que solo se sienten seguras si manejan situaciones o temas con los que están muy familiarizados o dominan a la perfección. Para liderar un equipo digamos que necesitan un exceso de cualificación.

5. Evitación de los conflictos

Ocultar los verdaderos sentimientos forma parte de los comportamientos reactivos. Las personas reactivas tratan de evitar cualquier discusión o confrontación, por lo que no se sienten libres de compartir abiertamente sus pensamientos si estos pueden generar algún tipo de desacuerdo. Sin embargo, este tipo de actitud a la larga puede hacer que los problemas no resueltos se acumulen y lleguen a cronificarse por no haber sido atendidos a tiempo. Las personas reactivas necesitan modificar sus comportamientos evitativos y encontrar maneras de expresar sus ideas para evitar que los conflictos tomen una deriva problemática.

6. Fuertes reacciones emocionales

Las personas reactivas a menudo presentan fuertes reacciones emocionales ante diversos acontecimientos. Esto ocurre porque las personas que son emocionalmente reactivas tienes dificultades para diferenciar entre problemas pequeños y grandes, lo ven todo de manera sobredimensionada. En su mente no hay diferencia entre problemas serios y pequeños contratiempos, lo que hace que reaccionen en exceso a asuntos triviales.

Por ejemplo, si una persona reactiva escucha un ruido extraño que cree que proviene de su automóvil, a menudo asume lo peor, piensa que el motor está a punto de romperse y que necesitará comprarse un coche nuevo. Es como si siempre estuvieran adelantando el peor de los escenarios posibles.

7. Problemas relacionales

Las personas emocionalmente reactivas hacen que los demás se sientan incómodos en su presencia. Estar cerca de alguien propenso a los arrebatos emocionales es similar a caminar sobre cáscaras de huevo; tenemos que medir constantemente lo que decimos para no provocar un arrebato. Las conversaciones con seres queridos y amigos pueden volverse increíblemente tensas debido a la sensibilidad emocional. Estas interacciones son desagradables para todos los involucrados.

La fuerte volatilidad emocional y la negatividad puede provocar la pérdida de relaciones significativas. Es importante para las personas reactivas prestar atención si notan que su grupo de amigos se está reduciendo.

8. Dificultad en el manejo de la frustración

Es común ver a los niños tener arrebatos emocionales cuando no consiguen lo que quieren, pero esto deja de ocurrir en la edad adulta. Sin embargo, las personas emocionalmente reactivas también experimentan rabietas cuando las cosas no salen como quieren. Esto se debe a que sus emociones, al igual que las de los niños, no se han desarrollado completamente. Las personas reactivas no presentan la suficiente madurez emocional y un nivel de frustración muy bajo.

9. Falta de responsabilidad

Las personas reactivas viven su vida como una experiencia agotadora y sienten que no tienen el control sobre ella. Esto ocurre porque en lugar de hacerse cargo de sus emociones, se involucran en un ciclo interminable de reacciones. Esta mentalidad es similar a la de navegar sin timón.

rasgos-personas-reactivas

¿Es posible ser más proactivo?

Tal y como hemos visto, el entorno para las personas reactivas es entendido como algo que solo puede ser alterado pasivamente. En consecuencia, las personas con personalidad reactiva reaccionan a los problemas cuando surgen, pero no intentan cambiar las circunstancias que les rodean. Prefieren adaptarse o evitar los conflictos para que las cosas malas no los afecten. Al contrario, las personas reactivas tratan de resolver los problemas desde la raíz. La proactividad implica tomar el control de la situación y no permitir que otras personas o eventos se ocupen de la situación. Dicho en una palabra, existe una diferencia fundamental en la toma de iniciativa entre las personas reactivas y proactivas.

Algunos creen que ciertas características de personalidad como ciertas tendencias comportamentales son imposibles de cambiar. Sin embargo, con la ayuda de consejeros y terapeutas profesionales, las personas pueden cambiar la forma en que se enfrentan a las situaciones. Incluso pueden pasar de ser reactivos a ser proactivos. Esto es posible a través de un sistema de alteración del comportamiento y toma de conciencia.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies