La Teoría del Iceberg en Psicología: ¿qué nos dice esta propuesta?

Se conoce como teoría del iceberg a la técnica de escritura que el autor Ernest Miller Hemingway empleaba para elaborar sus peculiares relatos. Su lógica se ha extrapolado a otros campos más allá de la literatura, como la Psicología.

teoria-iceberg-psicologia

El pasado siglo nos ha dejado infinidad de figuras célebres e intelectuales que han dejado huella en sus respectivas disciplinas. En el ámbito de la literatura, el nombre de Ernest Miller Hemingway ha sido uno de los que más han brillado. Este escritor y periodista de origen estadounidense es reconocido como uno de los mayores novelistas y cuentistas del siglo XX y su obra ha pasado a la historia de la literatura universal. Su talento para escribir le llevó a ser premiado con nada menos que un Premio Pulitzer en 1953, al que le siguió el Premio Nobel de Literatura al año siguiente.

Hemingway y el Iceberg

Al leer a este escritor es inevitable experimentar la sensación de que su obra flota sobre un fondo que no se hace explícito, pero se intuye. Leer a Hemingway no admite quedarse en la literalidad, pues su obra es magnética, precisamente, por su capacidad para decir lo que quería decir sin decirlo. Su brillante arte a la hora de plasmar las historias sobre el papel seguía un curioso método, conocido como la teoría del iceberg o teoría de la omisión.

De acuerdo con esta táctica, el escritor elaboraba relatos de estilo minimalista, donde sólo plasmaba elementos esenciales de tipo superficial sin profundizar en el mensaje subyacente. Su experiencia previa como periodista le había llevado a redactar textos centrados en hechos inmediatos, sin un contexto o interpretación más amplios.

Así, posteriormente, decidió perpetuar esta particular manera de escribir en su faceta de novelista, pues creía fervientemente que el significado real de las historias no debía ser nunca evidente, sino implícito. No es que el autor recurriese a moralejas o dobles sentidos, sino que narraba historias aparentemente anodinas para que el lector extrajese de ellas una lección mucho más profunda.

Para comprender su estilo literario, podemos utilizar un ejemplo. Imaginemos que queremos realizar un relato sobre el amor. Para ello, escribimos la historia de un matrimonio que se pelea por su viaje de vacaciones. La pelea misma y sus consecuencias inmediatas permite al lector profundizar en algo tan complejo y abstracto como es el amor, cómo este es fuerte y frágil a la vez, cómo el tiempo lo erosiona…

Es decir, sin hablar explícitamente de amor, hacemos un retrato profundo y sentido de esta realidad humana. Escribir siguiendo este patrón es verdaderamente difícil y requiere un talento único como el que Hemingway tenía. Aunque la teoría del iceberg comenzó siendo una técnica de escritura acuñada por este afamado autor, con el tiempo su versatilidad ha permitido aplicarla a distintos ámbitos, siendo uno de ellos la psicología. En este artículo vamos a profundizar acerca de qué es la teoría del iceberg aplicada al ámbito psicológico.

hemingway-iceberg

¿Qué es el método del iceberg?

Antes de comentar cómo esta teoría se puede aplicar en el campo de la psicología, vamos a comentar en qué consistía el particular método del escritor. En la aplicación de esta estrategia, Hemingway comenzaba escribiendo un relato completo. Una vez que terminaba este minucioso trabajo, terminaba por eliminar hasta el 80% del texto que había realizado, de manera que sólo quedase la información estrictamente esencial, el cuerpo de la historia.

El objetivo era que sus lectores fuesen capaces de inferir todo lo demás, de superar la literalidad para entender el significado subyacente. De esta forma, leer a Hemingway es algo así como rellenar vacíos a partir de un texto muy escueto. A la hora de realizar sus textos, el autor partía de un tema o dilema central para construir toda la narración. Sin embargo, nunca hacía alusión a este de una forma explícita, precisamente porque esperaba que fuese el lector el que lo infiriera.

Aunque pueda parecer simple, lo cierto es que el proceso de cribado de la información es realmente complejo, pues exige la capacidad de filtrar aquello que es relevante sin llegar a destripar el mensaje subliminal. La selección de la información definitiva no era, en absoluto, algo arbitrario. El autor seguía un criterio personal exquisito que le permitía pulir sus textos de manera perfecta.

Su punto de referencia siempre era su tema elegido como núcleo, por lo que cualquier línea que se alejase levemente de él era descartada. Su talento sobre el papel le permitía jugar con el lector en el mejor de los sentidos y llevarle por el camino qué él deseaba específicamente. Muchas personas que han leído a Hemingway han necesitado varios repasos para rellenar ese vacío que el autor dejaba, pues muchas veces el significado oculto aludía a cuestiones abstractas y muy profundas.

En cualquier caso, sus relatos siempre han destacado por remover emocionalmente al lector, por tocar esa parte sensible que todos tenemos de una forma elegante y sutil. La omisión de partes era para este autor una forma de reforzar lo que sí quedaba plasmado por escrito, aunque por supuesto su efecto sólo es el deseado cuando la técnica se aplica con el talento natural que él poseía.

En definitiva, este célebre escritor supo cómo transmitir emoción con el lenguaje más simple y recortado. Lejos de florituras y aderezos, Hemingway optó por una escritura minimalista y limpia, capaz de conducir a los lectores a significados y esencias que no necesitan ser escritos para llegar al alma.

metodo-iceberg

¿Qué es la teoría del iceberg en Psicología?

Como venimos comentando, la teoría del iceberg es una idea que comenzó en el ámbito de la literatura, aunque progresivamente comenzó a extrapolarse a otros ámbitos como la psicología, que es en el que nos centraremos a continuación.

Concebida desde la visión psicológica, la idea de Hemingway se traduce en que la realidad que nos rodea no es percibida de manera completa. Más bien, las personas tendemos a verla de manera parcial. Así, podríamos entender esto utilizando la metáfora del iceberg. Normalmente, solemos quedarnos en la parte visible del hielo, ignorando todo lo que se oculta en el fondo, bajo el agua. De esta forma, nuestra atención tiende a quedarse en lo superficial, en aquello que se ve a simple vista.

Sin embargo, la parte oculta del iceberg supera con creces en tamaño a la que es visible, por lo que desperdiciamos mucha información que se queda debajo. En otras palabras, detrás de aquello que llega a nuestros ojos suelen quedar aspectos muy relevantes que se nos escapan.

que-es-teoria-iceberg

¿Por qué nos quedamos en lo superficial?

Son muchos los autores que se han cuestionado por qué las personas descartamos mucha información relevante sobre la realidad que nos rodea. Lo cierto es que esta tendencia puede ser, en realidad, una estrategia de ahorro cognitivo. Es decir, tratamos siempre de escoger la respuesta más sencilla y más acorde a nuestros valores ante las situaciones que se nos presentan, sin detenernos a reflexionar acerca de posibles alternativas.

Profundizar a este nivel por defecto supone un enorme esfuerzo cognitivo, por lo que esta visión recortada de la información disponible podría resultar adaptativa en este sentido. La teoría del iceberg podría así explicar por qué, antes ciertos eventos, emitimos respuestas que no son las más acertadas. Tomamos decisiones basadas en información sesgada, por lo que es normal que cometamos errores.

La lógica de esta propuesta teórica también se ha aplicado al mundo de las emociones. Así, la mayoría de nosotros tendemos a expresar y comprender un porcentaje reducido de nuestros estados emocionales. Sin embargo, una parte mucho mayor queda en el plano inconsciente, lo que puede suponer un obstáculo para conectar con uno mismo y afrontar determinadas situaciones (rupturas, malas noticias, fracasos laborales…). Es decir, en nuestra vida cotidiana tendemos a ir con el piloto automático activado sin detenernos a entender verdaderamente cómo nos sentimos. Por ejemplo, podemos manifestar enfado hacia el exterior cuando, en realidad, lo que sentimos es un enorme miedo.

De esta forma, desde la psicología se ha planteado la posibilidad de aplicar en terapia este tipo de lógica para poder lograr que los pacientes recuperen su bienestar psicológico. Con la ayuda de un profesional podría entrenarse esa conciencia emocional y empezar a tener presente no sólo la parte visible del iceberg, sino también la que se encuentra oculta bajo el agua.

Esta metáfora también permite comprender qué es el proceso de autoconocimiento. La terapia psicológica es de gran ayuda para que los pacientes puedan conocerse mejor a sí mismos, lo que favorece la salud mental y ayuda a llevar una vida más satisfactoria. A menudo nos imponemos barreras etiquetas o límites a nosotros mismos que nos impiden explotar nuestro potencial al máximo y nos obligan a permanecer en una parcela en la que no nos sentimos plenos.

Siguiendo la lógica del iceberg, la parte visible del hielo representaría aquello que conocemos de nosotros mismos. Sin embargo, en la parte oculta podemos hallar muchos más. Podemos descubrir cualidades y recursos que no creíamos tener, respuestas a nuestras preguntas, etiquetas asimiladas como verdades, patrones de conducta arraigados de los que no éramos conscientes, creencias, valores, etc. En este aspecto, el acompañamiento del psicólogo puede ser de gran apoyo para indagar en las profundidades del hielo e ir más allá de lo que ya sabíamos.

En definitiva, la teoría del iceberg puede ser de ayuda para ganar conciencia de nuestras emociones, conocerse en mayor profundidad y tomar mejores decisiones, ampliando la mirada más allá del camino “fácil” para valorar realmente la mejor opción disponible.

teoria-iceberg-que-es
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies