Los 4 tipos de anorexia (causas, síntomas y tratamiento)

La anorexia es un trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por un gran temor a engordar, una percepción distorsionada del cuerpo y un peso, generalmente, inferior al considerado normal. Conozcamos qué clases de anorexia existen.

Tipos anorexia

Los trastornos de la conducta alimentaria, conocidos por sus siglas TCA, constituyen una realidad cada vez más reconocida y frecuente en los últimos años. Este tipo de trastornos psicopatológicos se caracterizan por la aparición de síntomas relacionados con una alimentación desordenada. Este tipo de sintomatología varía en función de cada persona y del TCA particular que esté experimentando, siendo los dos más frecuentes la anorexia y la bulimia nerviosas.

Aunque los rasgos más evidentes de estas problemáticas tienen relación con la comida, lo cierto es que estos son algo así como la punta de un enorme iceberg. La aparición de alteraciones en la alimentación tiene su raíz en problemas emocionales en los que entran en juego los vínculos afectivos de la persona, su entorno familiar, su autoestima, sus experiencias tempranas, entre otros.

En términos generales, los síntomas que caracterizan a un TCA parten de una relación inadecuada que el individuo mantiene con la comida y con su propio cuerpo. Además, existe una percepción claramente distorsionada del mismo y una tendencia a sobrevalorar la importancia que la silueta tiene en relación con el valor global que uno posee como persona. La tónica típica de los TCA es una profunda obsesión acerca de la dieta y el cuerpo, de forma que toda la vida y existencia de la paciente termina por sustentarse sobre el trastorno en sí mismo.

¿Qué es exactamente la anorexia?

Particularmente, en este artículo vamos a poner el foco sobre la anorexia nerviosa (AN). Además de los rasgos comunes que la AN comparte con el resto de TCAs, este trastorno posee ciertas características definitorias importantes.

Las pacientes con anorexia poseen, en primer lugar, una visión severamente distorsionada de su imagen corporal. Esto lleva a que se sientan gordas e incluso sucias o pesadas, a pesar de encontrarse por debajo del peso considerado normal acorde a su edad y constitución. A esto se le añade un miedo muy intenso ante la posibilidad de subir de peso. Este terror termina por condicionar toda su vida, pues el temor a engordar domina todas las decisiones y acciones que se llevan a cabo.

Por ejemplo, pueden empezar a utilizar las escaleras de casa en lugar del ascensor para poder quemar más calorías o rechazar acudir a una cena con amigos para no comer comida que les haga “engordar”. De esta manera, se inicia una dinámica por la que se evitan infinidad de situaciones cotidianas, que contribuye a que la paciente termine por recluirse en sí misma, absorta en su obsesión por no ganar un solo gramo de peso.

Por otro lado, es habitual que las pacientes con anorexia nieguen que sufren algún tipo de problema. Es decir, carecen de conciencia de enfermedad, por lo que en los primeros momentos resulta especialmente difícil que acudan a un profesional para recibir el tratamiento que necesitan. Esta negación de lo que sucede puede provocar una respuesta agresiva por su parte, que puede tensar y desgastar sus relaciones con los demás, especialmente con las personas más cercanas. El rechazo a aceptar que existe un problema real puede implicar, en los casos más severos, la negación de las necesidades básicas.

Así, no solo se ignora la sensación de hambre, sino que también pasan a un segundo plano otras señales fisiológicas como la sed o el sueño. La AN termina por absorber todas las energías de la persona, que es incapaz de pensar o hacer nada más que lo que su TCA le dicta. Por ello, otros aspectos como las relaciones sociales o la sexualidad quedan relegados a un segundo plano. El sexo no genera interés alguno e incluso produce rechazo, ya que los encuentros sexuales implican exponer el cuerpo, dejar que este sea tocado y visto, y todo ello se vive como una experiencia intolerable cuando se sufre anorexia.

¿Cómo se clasifica la anorexia?

Ahora que ya hemos descrito las características definitorias más esenciales de la anorexia, vamos a conocer qué tipos de anorexia existen. Lo cierto es que las tipologías que se han establecido hasta el momento han sido un intento por dividir la realidad en categorías cerradas que, realmente, no se ajustan a la complejidad de la realidad clínica.

Hablar de tipos de anorexia es algo difícil, ya que habitualmente las pacientes presentan sintomatologías mixtas e incluso experimentan cambios a lo largo del tiempo en cuanto a la presentación del trastorno se refiere. Por ello, los tipos de anorexia pueden funcionar como una especie de guía, aunque en absoluto reflejan de manera exacta lo que sucede en la práctica clínica.

Los tipos de anorexia y la manera en la que estos se han diferenciado han variado entre la cuarta y la quinta edición del DSM (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales). El DSM no es más que un sistema de clasificación de los trastornos mentales, que recoge las descripciones de las diferentes categorías diagnósticas a fin de que los clínicos puedan diagnosticar, estudiar y tratar dichos trastornos.

Este se actualiza cada cierto tiempo, por lo que se añaden modificaciones si se considera pertinente. Vamos a analizar los cambios que se han aplicado entre las dos ediciones más recientes en lo que a la clasificación de los tipos de anorexia se refiere.

1. DSM-IV

La cuarta edición del DSM se publicó en España en 1994. Por entonces, se consideraba que la anorexia nerviosa podía diferenciarse en dos tipos:

1.1. Anorexia de tipo restrictivo

Este tipo de anorexia es aquel en el cual el individuo no presenta atracones o purgas (provocarse el vómito, utilizar productos laxantes, diuréticos o enemas…). Este tipo de anorexia es realmente “difícil” de lograr, ya que existe una restricción alimentaria muy férrea, con un control exacerbado que lleva a la persona a limitar su ingesta calórica a la mínima expresión. En este caso nunca se llega a quebrantar esa tónica con momentos de “descontrol” en forma de atracones y purgas.

Anorexia restrictiva

1.2. Anorexia de tipo compulsivo/purgativo

En este tipo de anorexia el individuo sí recurre de manera regular a las purgas y los atracones, de forma que, aunque la base del trastorno sea la búsqueda de control mediante una fuerte restricción alimentaria, la persona llega en ciertos momentos a recurrir a los atracones o purgas. En este caso, cuando hablamos de atracones estos no suelen implicar una ingesta tan descontrolada y voraz como la que se observa en la bulimia.

Aunque en este tipo de anorexia aparecen estas conductas que tanto nos recuerdan a la bulimia, ambos trastornos (la bulimia y la anorexia compulsiva/purgativa) quedan diferenciados por otras características de tipo emocional. Las pacientes con anorexia suelen mostrar una tendencia a intentar un control férreo de su vida mediante la comida, suelen mostrarse planas emocionalmente y ser altamente disciplinadas, responsables e incluso brillantes académicamente, aunque muy limitadas en el ámbito social.

Sin embargo, en la bulimia se suele observar una inestabilidad emocional, con grandes subidas y bajadas, mucha explosividad y cambios bruscos en la manera de comportarse, pudiendo alternar etapas de gran apertura y sociabilidad con otras de reclusión y síntomas depresivos.

2. DSM-5

En la quinta edición del DSM, publicada en 2013, se añaden algunas modificaciones a la forma de clasificar los tipos de anorexia nerviosa. Se conservan, al igual que en la edición anterior, los dos tipos de anorexia: restrictivo y purgativo, cuya diferencia esencial es que en el primero no existen atracones o purgas y en el segundo sí.

Sin embargo, en esta edición se añade una novedad que no aparecía en la anterior, y es la diferenciación entre la anorexia en remisión parcial y remisión total.

2.1. Anorexia en remisión parcial

Este tipo de anorexia es aquella en la que, después de haberse cumplido con anterioridad todos los criterios necesarios para recibir un diagnóstico de anorexia, la paciente logra recuperar un peso normal, aunque continúa sintiendo miedo a engordar, adoptando conductas que interfieren de alguna manera en la ganancia de peso o percibiendo de forma distorsionada su propio cuerpo.

Anorexia remisión

2.2. Anorexia en remisión total

Este tipo ya no representa un trastorno en sí mismo, pues representa el estado total de recuperación. La paciente ya no muestra ninguna de las características propias de la anorexia y se encuentra sana tanto física como mentalmente.

La distinción entre anorexia en remisión total y parcial tiene una enorme importancia para los profesionales y representa cómo se ha avanzado en lo que respecta al conocimiento de los TCA. Hace décadas, cuando este tipo de psicopatologías comenzaban a despuntar, los profesionales sanitarios desconocían la complejidad de estos problemas y tomaban medidas no siempre acertadas.

Habitualmente, se asociaba la recuperación del peso con el fin del problema. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. La recuperación del normopeso es un primer paso esencial para poder lograr el fin completo del TCA, pero ni de lejos es suficiente. Una vez que se ha conseguido un peso normal y saludable, toca trabajar a nivel psicológico todas las cuestiones subyacentes que representan la auténtica raíz del problema.

En los TCA, la sintomatología alimentaria es sólo el reflejo de todo lo que sucede a nivel emocional. La comida se convierte en la herramienta para expresar las necesidades y deseos que de otra manera no se han visto cubiertas. Por ello, hasta que dichas cuestiones emocionales no se han abordado y trabajado, no es posible hablar de una recuperación. De lo contrario, la recaída y la vuelta al infrapeso es más que probable y es fácil que el problema termine por cronificarse.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies