Psicología de la Moda: ¿qué es y qué estudia?

La Psicología de la moda es un área que permite estudiar cómo la indumentaria influye en nuestro comportamiento. La forma de vestir nos lleva a emitir juicios, ajustarnos a distintas situaciones sociales e incluso nos permite expresar nuestra personalidad.

psicologia-de-la-moda

No es necesario ser un experto de la moda para saber que nuestra forma de vestir influye en la percepción que los demás tienen de nosotros. En este sentido, la ropa que utilizamos puede ser un medio para plasmar el tipo de imagen que queremos proyectar en los demás. En ocasiones, este proceso se da de una forma no intencional, e incluso podemos transmitir un mensaje distinto al que nos gustaría vistiendo de cierta manera. En cualquier caso, no cabe duda de que nuestras elecciones de vestuario repercuten en cómo todos nos percibimos y juzgamos entre nosotros.

¿Qué es la Psicología de la moda?

La importancia del vestir sobre cómo nos sentimos y cómo nos mostramos al resto ha dado pie a una materia que profundiza en esta cuestión: hablamos de la psicología de la moda. Esta disciplina se puede definir como el estudio y tratamiento de cómo el color, la imagen, el estilo y la belleza afectan al comportamiento del ser humano, todo ello en el marco de normas culturales determinadas.

Si bien este campo es aún muy desconocido, se está haciendo especialmente necesario, puesto que los consumidores de la industria de la moda son cada vez más exigentes. Las personas son cada vez más conscientes de que la moda no implica sólo cuestiones estéticas, sino que nuestras prendas pueden condicionar cómo nos sentimos.

De esta forma, parece necesario comprender las percepciones y estándares que llevan a los individuos a considerar algo más o menos atractivo, así como la forma en que emitimos juicios sobre los demás en base a su indumentaria. Debido a la importancia que esta cuestión tiene en la sociedad actual, en este artículo vamos a profundizar acerca de qué es la psicología de la moda. Además, repasaremos aquello que sabemos gracias a ella sobre la influencia que el vestir tiene en nuestro comportamiento.

La psicología de la moda se puede definir como el estudio y tratamiento de cómo el color, la imagen, el estilo y la belleza afectan al comportamiento de los individuos en un marco sociocultural determinado. Cabe señalar que este campo es aún muy desconocido y no ha sido reconocido de manera oficial. Por el momento, psicología de la moda es un término de uso restringido al ámbito coloquial, que se refiere a aquello que las personas transmiten a través de su vestimenta. No obstante, la ciencia se está interesando cada vez más en esta cuestión y se han realizado algunos estudios relacionados.

que-es-psicologia-moda

Moda y Psicología: implicaciones

Como venimos comentando, la psicología tiene mucho que decir sobre cómo nos vestimos, pues las personas juzgamos a los demás según su indumentaria. De igual forma, las prendas que utilizamos pueden alterar la percepción que los demás tienen de nosotros, servir como código cultural o como vía de expresión de la propia personalidad.

Hasta la fecha, las opciones en cuanto a vestimenta nunca habían sido tan diversas. Podemos elegir entre una enorme oferta de estilos, colores, formas, materiales, etc. Este incremento en las alternativas ha sido proporcional al aumento de la importancia que se le otorga a la indumentaria.

No olvidemos que, hace siglos, las prendas eran desarrolladas principalmente para favorecer la supervivencia. Es decir, lo primordial era que estas nos ayudaran a estar calientes y secos, protegiéndonos de las inclemencias metereológicas. Posteriormente, se empezó a valorar también la idoneidad de la ropa para desempeñar actividades cotidianas, creando, por ejemplo, prendas con bolsillos. Con el paso del tiempo, los avances tecnológicos permitieron poner el foco en la parte estética más que en la práctica.

1. Moda y mensajes subliminales

Aunque las prendas no han dejado de cumplir su función esencial, la indumentaria ha empezado a cobrar significados más allá de lo pragmático. Así, vestir de una determinada forma puede dar pistas sobre nuestra personalidad, nuestro estatus socioeconómico o sobre la situación social en la que vamos a participar.

De esta forma, nuestra forma de ser puede llevarnos a vestir de una forma más o menos vistosa, vestiremos diferente en función de si vamos al trabajo a una fiesta y podemos denotar mayor poder económico si portamos marcas y estilos determinados. Más allá de la utilidad y la supervivencia, la moda transmite mensajes subliminales que calan profundamente en cada uno de nosotros.

La fuerza que la moda tiene como medio de expresión del estatus se demostró cuando el economista George Taylor elaboró su teoría, conocida como el “Índice Hemline” en 1926. En ella, el autor sugiere que el largo de los vestidos de las mujeres guarda relación con la situación económica del país en cuestión.

Así, en épocas de bonanza económica priman las faldas cortas (algo que se observó en los años 20 y 60), mientras que los vestidos largos son característicos de etapas de crisis y pobreza, como fueron los años siguientes al Crac del 29, época conocida como la Gran Depresión, en Estados Unidos. Así, Taylor consideraba que el largo de la falda era un buen predictor del valor de las acciones en el mercado.

moda-psicologia

2. Moda e individualismo

La vestimenta es también un importante elemento de expresión personal. A través de las prendas podemos proyectar una imagen determinada que se ajuste a nuestra personalidad. En los últimos años, la sociedad se ha tornado profundamente individualista, y la moda se ha ofrecido como un canal ideal para ser “único” y marcar la diferencia respecto a los otros. De esta manera, la indumentaria que elegimos es un escaparate que muestra esa primera imagen de nosotros mismos a los demás. En otras palabras, la moda puede transmitir a los otros una pista de nuestra personalidad.

3. Moda y género

Habitualmente se concibe la moda como una cuestión propia de las mujeres. Sin embargo, los estudios que se han hecho al respecto indican que los hombres están mucho más influidos por la moda de lo que se cree. De hecho, los autores Solomon y Schopler demostraron en 1982 que los hombres poseen una mayor auto conciencia relacionada con la forma de vestir y su significado que las mujeres.

4. Moda y resultados

Como venimos comentando, la moda tiene una enorme repercusión sobre la forma en la que percibimos a los demás. La manera en la que alguien viste puede modificar nuestra forma de comportarnos con esa persona, pues automáticamente formamos un juicio determinado sobre ella acorde a la imagen que tenemos frente a nosotros.

Esto se puede observar en todo tipo de situaciones sociales. Por ejemplo, cuando acudimos a una entrevista de trabajo procuramos cuidar nuestra forma de vestir, pues esa primera impresión puede ser decisiva para ser o no elegidos. Por ejemplo, vestir con ropa de corte masculino puede dar la sensación de que somos más capaces para el puesto. Otro ejemplo se puede observar en las competiciones deportivas, donde el color de la equipación puede dar la impresión de que los contrincantes son más o menos capaces de ganar. Así, algo aparentemente superficial como es la moda puede marcar la diferencia entre ser o no elegido para un puesto o ganar un partido.

5. Moda y actitud

Aunque la forma, estilo, color o materiales de las prendas son importantes, también es especialmente relevante la actitud con la que estas se lucen. En este sentido, la moda puede ayudarnos a sentirnos más seguros, cómodos y preparados para distintas situaciones. La imagen que los demás se llevan de nosotros es el resultado no sólo de la indumentaria, sino del estado de ánimo y actitud que transmitimos al llevarla.

psicologia-moda

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de un ámbito que se encuentra en auge: la psicología de la moda. Este campo se dedica al estudio de cómo la imagen puede repercutir en el comportamiento de las personas en distintos escenarios. Lejos de ser un asunto totalmente superficial, la vestimenta que utilizamos puede transmitir mensajes subliminales referentes a nuestra personalidad o nuestro estatus.

Además, la forma en la que vestimos debe ajustarse a los distintos escenarios sociales en los que participamos, pues la moda no es ajena a las normas culturales. De esta forma, no vestiremos igual para acudir a una entrevista de trabajo que a una fiesta con amigos.

En determinadas situaciones, la forma de vestir puede marcar la diferencia y modificar los resultados que se obtienen. Así, el color de las prendas puede ayudar a un equipo a ganar al ofrecer una imagen más poderosa a su rival, o el estilo de la ropa puede hacernos ver más profesionales y aptos para el puesto en una entrevista laboral.

Añadido a esto, la ropa es un medio de expresión que nos permite ofrecer una primera impresión determinada a los demás. Mediante la indumentaria que elegimos podemos diferenciarnos de los otros, algo que en la sociedad actual se fomenta continuamente. El individualismo y la moda se han unido de tal manera que el vestir se ofrece como una vía de diferenciación, por la que podemos ser únicos y especiales.

Sin embargo, es evidente que la moda es un fenómeno que nos influye a todos. En este sentido, al contrario de lo que se creía antaño, cabe señalar que los hombres son igual o más influidos que las mujeres por los cánones de vestimenta, mostrando mucha mayor conciencia respecto a la imagen que proyectan mediante las prendas que eligen. El peso de la moda es tal que puede indicar no sólo características individuales, sino el grado de desarrollo económico de todo un país.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies