El caso de canibalismo de Armin Meiwes: la historia del asesino alemán

Son muchos los crímenes que han conmocionado a la sociedad. Uno de los más macabros de la historia fue protagonizado por el asesino Armin Meiwes, quien acabó con la vida de otro hombre con prácticas caníbales.

caso-canibalismo-armin-meiwes

A lo largo de la historia son muchos los crímenes escalofriantes que han conmocionado a la sociedad. De todos los episodios delictivos existentes, aquellos relacionados con la práctica del canibalismo son los que más impacto dejan en la población. El canibalismo se puede definir como el acto o práctica de alimentarse con miembros de la propia especie.

Generalmente, cuando hacemos referencia a este fenómeno es en relación con los seres humanos que consumen a sus congéneres. No obstante, se conoce que otros animales también pueden realizar esta macabra práctica alimentaria. En este artículo hablaremos acerca de uno de los crímenes de canibalismo más mediáticos de la historia. Se trata del caso de Armin Meiwes, un alemán que fue condenado por haber asesinado y devorado a otro hombre en 2004.

El caso de canibalismo de Armin Meiwes

Armin Meiwes es conocido por haber sido uno de los criminales más sádicos conocidos en la historia. Si bien sólo llegó a acabar con la vida de una víctima, este episodio fue tan crudo y sangriento que dejó una huella perenne en la sociedad. Los medios apodaron a este asesino como el “Caníbal de Rotemburgo”. El criminal asesinó y descuartizó a un hombre al que contactó por internet con la intención de satisfacer sus oscuras fantasías sexuales.

Breve biografía de Armin Meiwes

Armin Meiwes tuvo una infancia aparentemente normal. Estaba rodeado de su familia, con la que vivía en una casa en el campo rodeado de animales. Sin embargo, cuando aún era muy joven su padre y hermanos abandonaron el hogar. Entonces, Meiwes quedó junto a su madre, una mujer extremadamente fría y controladora. Esto le condujo a un gran sentimiento de soledad, hasta el punto que llegó a crearse un amigo imaginario al que consideraba su hermano.

Ya siendo adolescente, Meiwes comenzó a sentir atracción sexual hacia esa figura imaginaria, así como hacia otros jóvenes. Experimentaba un fuerte deseo de unirse con esas personas que le atraían, hasta el punto de ansiar el comérselas para alcanzar una unión absoluta. Ya en la edad adulta, toma la decisión de alistarse en el ejército. Contra todo pronóstico, se convierte en una persona querida y reconocida por sus compañeros. En esta época sus ideas sexuales parecen estar en un segundo plano, al mismo tiempo que su soledad deja de ser tan acusada.

Una década después de iniciar su servicio militar, decide abandonar el ejército para cuidar de su madre. Finalmente, ésta fallece. Se despiertan sentimientos encontrados en Meiwes, quien siente alivio a la vez que una enorme soledad. Es en este punto cuando toma la decisión de buscar contactos por internet con el fin de poner en práctica el canibalismo.

biografia-armin-meiwes

Desarrollo del crimen de Armin Meiwes

Encontrar a su víctima definitiva no fue tarea sencilla para Meiwes. Comenzó contactando con un cocinero, quien le ofrecía a dos de sus ayudantes como posibles sujetos del crimen. Sin embargo, las víctimas no se encontraban del todo seguras de dar el paso. Esto fue decisivo para que Meiwes se echara atrás, pues para él practicar el canibalismo requería que la otra persona desease plenamente ser comida.

Fue después de este primer intento que el asesino conoció por internet a Bernd Jürgen Armando Brandes, un ingeniero residente en Berlín. Este confesó a Meiwes que era bisexual y que solía disfrutar de prácticas masoquistas en su vida sexual. Finalmente, ambos hombres se citaron personalmente para poner en práctica la acción caníbal. Brandes se encontraba bajo los efectos del alcohol y los medicamentos.

En ese estado, asegura no sentir ningún tipo de dolor. Entonces, pidió abiertamente a Meiwes que le amputase el pene. El asesino no sólo cumplió su petición sino que además decidió ingerirlo. Después, Meiwes descuartizó a la víctima, registrando además en vídeo la macabra escena. Por si no fuera suficiente, decidió almacenar la carne sobrante para consumirla en los días siguientes.

El hecho de que Meiwes sólo llegara a cometer un asesinato no fue una decisión suya. En realidad, el asesino caníbal planeaba seguir con sus atroces prácticas. Por ello, después de acabar con la vida de Brandes intentó perpetuar su búsqueda de nuevas víctimas en la red. Fue esto lo que, paradójicamente, le llevó a ser capturado por las autoridades.

Uno de los miembros del foro donde Meiwes aseguraba haber comido carne humana fue quien dió la alerta, de forma que la policiía logró arrestarle un año después del asesinato de Brandes. Este macabro crimen conmocionó a la sociedad alemana, pero también sirvió como fuente de inspiración para grupos musicales del género metal. En torno a este asesinato caníbal se han compuesto canciones y temas varios, algo que fue denunciado por el propio asesino. Sin embargo, sus acciones legales no dieron ningún fruto para él.

Aspectos legales del caso Armin Meiwes

El caso Meiwes no dejó indiferente a nadie, ni siquiera a los profesionales que formaron parte del procedimiento judicial. En contra de lo esperado, los psicólogos y psiquiatras que evaluaron al asesino concluyeron que este no padecía ninguna enfermedad mental. Es decir, Meiwes actuó siendo plenamente consciente de lo que estaba haciendo.

Desde la fiscalía se intentó juzgar por asesinato al alemán, con una pena de cadena perpetua. Sin embargo, este caso fue particularmente complejo debido a que la víctima había dado su consentimiento expreso para ser dañada. Este punto fue un recurso empleado por la defensa, que trató de que el tribunal considerase el crimen como un acto similar a la eutanasia. Por supuesto, calificar el crimen como tal acarreaba una pena mucho menor para el criminal. A pesar de los esfuerzos que los abogados de Meiwes depositaron en su defensa, finalmente el criminal fue condenado a cadena perpetua por asesinato.

canibal-armin-meiwes

El caso del caníbal Armin Meiwes en la actualidad

Desde que el asesino fuera condenado en 2004 a cadena perpetua por su asesinato de índole caníbal, Meiwes permanece, por supuesto, en prisión. Si bien se le permiten algunas salidas acompañado de agentes, su vida queda limitada a las rejas. Sorprendentemente, las noticias que se tienen de uno de los asesinos más sangrientos de la historia indican que se comporta de manera modélica en prisión. Lejos de ser un reo problemático, parece que su actitud en la celda es amable, educada y cercana.

Este caso supuso un antes y un después en el ámbito judicial. No sólo por el componente caníbal y sádico, sino también porque se trató de un crimen acordado entre el delincuente y su víctima. El hecho de que ni siquiera existiera legislación concreta para estas situaciones casi permite la libertad de Meiwes. De hecho, existieron muchas dudas por parte de los propios profesionales acerca de cómo debería calificarse un acto de estas características.

Finalmente, el juez concluyó que el asesinato no estuvo motivado por la maldad, sino por una fantasía sexual llevada al extremo. Como comentamos al inicio, Meiwes buscaba sentirse unido a otro hombre hasta límites fuera de lo humano, deseando así comerse su carne para interiorizar su persona. Con independencia de la motivación subyacente, lo que es obvio es que el asesinato cometido por el alemán fue un evento cuanto menos cruel. Aunque el asesino se defendió hasta el final alegando que Bernd había deseado todo lo que le hizo, sigue siendo un asesinato en toda regla.

En los últimos momentos del proceso judicial, Meiwes expresó sus disculpas por lo sucedido, aunque al mismo tiempo reconoció su incapacidad para remendar lo que había hecho. Sin duda, se trata de uno de los casos criminales más ambiguos y crueles de la historia delictiva. No obstante, esto permitió reevaluar la situación legal de prácticas como el canibalismo. Así, se abrió una reflexión acerca de los límites entre las fantasías sexuales personales y la integridad y seguridad de las personas implicadas. ¿El deseo justifica las acciones? Parece ser que no.

caso-armin-meiwes

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca del caso de canibalismo de Armin Meiwes. Este hombre de origen alemán cometió uno de los asesinatos más mediáticos de la historia criminalística, al descuartizar, asesinar y devorar a otro hombre al que previamente había contactado por internet. Meiwes creció en un entorno familiar inicialmente normal, hasta que permaneció solo junto a su madre, una mujer fría y controladora.

Tras una infancia solitaria, participó en el ejército durante una década. Aparentemente, se presentaba como un individuo afable, educado y cordial, que despertaba aprecio en los demás. Sin embargo, una vez abandonó el servicio militar y vivió el fallecimiento de su madre, una profunda soledad apareció en él. Sus peculiares deseos sexuales relacionados con el ansia por comerse a otros varones le llevaron a iniciar una búsqueda de potenciales víctimas en la red. Finalmente, logró localizar a un ingeniero dispuesto a saciar sus fantasías más oscuras, pues él mismo reconocía disfrutar de experiencias masoquistas en sus relaciones sexuales.

Ambos hombres agendaron un encuentro en persona, que terminó con Meiwes descuartizando y matando a su víctima. El asesino aseguró que este le pidió expresamente que así lo hiciera, por lo que las implicaciones legales del caso fueron muy complejas. El criminal fue arrestado un año después del suceso por las autoridades, sometido después a un proceso judicial. Tras muchas deliberaciones, el tribunal concluyó que debía ser condenado a cadena perpetua.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies