Los 15 tipos de Afecto (y cómo identificarlos)

El afecto es aquel sentimiento asociado al cariño que nos hace sentir una especial inclinación hacia alguien, sintiendo un fuerte aprecio por una persona. Veamos de qué maneras distintas puede manifestarse.

tipos-afecto

Las personas somos seres sociales. Y este rasgo es, seguramente, lo que más ha determinado nuestra evolución como especie. Porque más allá de los evidentes rasgos fisiológicos que nos han diferenciado del resto de animales en lo que a capacidades mentales e incluso físicas (como el bipedismo) se refiere, lo que verdaderamente nos hace humanos es el modo cómo nos relacionamos con otras personas.

El mundo de las relaciones humanas es un campo de estudio muy enriquecedor tanto para la Psicología como la Sociología, pues son muchos los procesos sociales, psicológicos, biológicos, culturales y genéticos que entran en juego a la hora de determinar la naturaleza de las relaciones que establecemos con amigos, familiares, compañeros de trabajo, vecinos y, en definitiva, cualquier persona con la que interactuemos.

Y en este contexto, es bien sabido por todos que, cuando convivimos mucho tiempo con una persona por la que sentimos aprecio, se desarrolla en nosotros un sentimiento muy vinculado al cariño que nos hace sentir una especial inclinación por dicha persona. Una especie de amor a la que le hemos dado el nombre de afecto.

Pero, ¿qué es el afecto? ¿De qué formas puede manifestarse la afectividad? Si quieres encontrar la respuesta a estas y otras muchas preguntas, estás en el lugar adecuado. Y es que en el artículo de hoy y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a indagar en la naturaleza psicológica del afecto y en su clasificación. Vamos allá.

  • Te recomendamos leer: “Los 15 tipos de amor (y sus características)”

¿Qué es el afecto?

El afecto es una disposición mental y corporal que nos hace sentir una especial inclinación por una persona para con quien tenemos sentimientos de cariño, aprecio y amor. En otras palabras, se trata del conjunto de manifestaciones tanto psicológicas como físicas que surgen ante la sensación de agrado hacia una persona y que nos lleva a buscar su compañía.

Esta afectividad nos lleva a que, en cuanto sentimos a esa persona cerca, sintamos armonía en nuestro interior y nos invada una sensación profunda de bienestar y felicidad. Se trata de un sentimiento complejo de naturaleza relacional, es decir, que no emerge de uno mismo, sino de la interacción que establecemos con factores externos, ya sea una persona, un animal o incluso un objeto, pues también podemos sentir afecto por bienes materiales.

Se trata, pues, de un tipo de amor que carece del componente pasional, pues por sí sola, la afectividad no está relacionada con elementos sexuales. De hecho, “afecto” viene del latín affectus, que significa “estado del alma”, por lo que se trata de un elemento psicológico más simbólico y asociado a una conexión más espiritual con alguien.

Todos los seres humanos recibimos y damos afecto a lo largo de nuestras vidas, pero las formas cómo lo hacemos varían mucho, pues cada persona exterioriza sus sentimientos de una manera particular y, por tanto, expresa la inclinación afectiva hacia alguien que siente cariño y amor de forma también única.

Al mismo tiempo, el modo cómo expresamos el afecto va evolucionando a lo largo de nuestra vida dependiendo de las experiencias relacionales que vivamos y de cómo la sociedad y la cultura moldea la forma cómo nos relacionamos con los demás. Por todo ello, desde una perspectiva psicológica y sociológica, ha sido tan importante desarrollar una clasificación de la afectividad.

  • Te recomendamos leer: “Las 4 diferencias entre apego y amor (explicadas)”

¿De qué formas se expresa el afecto?

Como hemos dicho, el afecto queda definido, desde una perspectiva psicológica, como el conjunto de manifestaciones mentales y corporales que emergen fruto de una inclinación hacia una persona hacia la cual tenemos sentimientos de cariño y amor, estando presente o no el componente pasional propio de las parejas. Ahora bien, cada persona es un mundo y, por lo tanto, hay muchas formas distintas de expresar la afectividad. Y esto es lo que vamos a ver a continuación. Analicemos los rasgos de las distintas clases de afecto.

1. Afecto positivo

El afecto positivo es aquel en el que la inclinación afectiva hacia una persona aporta elementos que fomentan el crecimiento de la relación. Es decir, expresamos nuestro cariño con manifestaciones positivas para ambas partes y sentimientos que fomentan el bienestar emocional de dicha relación.

afecto-positivo

2. Afecto negativo

En contraposición, el afecto negativo es aquel en el que la inclinación afectiva hacia una persona aporta elementos que fomentan no el crecimiento de la relación, sino precisamente el derrumbamiento de la misma. Es decir, expresamos nuestro cariño de una forma patológica, creando toxicidad en la relación a través de sentimientos de envidia, celos, rencor, miedo, insatisfacción y, consecuentemente, comportamientos que dinamitan la relación y atentan contra el bienestar emocional de ambos miembros.

  • Te recomendamos leer: “Los 10 tipos de Relaciones Tóxicas (y cómo identificarlas)”

3. Afecto familiar

El afecto familiar es un concepto que hace referencia a la inclinación afectiva que sentimos hacia un miembro de nuestra familia. En este caso, el cariño viene asociado al sentimiento de ser “sangre de nuestra sangre”, con relaciones que, pese a que no elegimos, son tan fuertes como las románticas, pues la familia nos ha ayudado a crecer como personas.

4. Afecto romántico

El afecto romántico es un concepto que hace referencia a la inclinación afectiva que sentimos hacia una persona de la que estamos enamorados. Así pues, se trata del cariño que sentimos hacia una persona a la que queremos y con la que convivimos. Así pues, es un afecto muy mezclado con el amor donde añadimos elementos tales como la pasión, el compromiso y la intimidad.

5. Ágape

El ágape, también conocido como apego universal, es un término que procede de la Antigua Grecia y que se usa para describir aquel tipo de relación afectiva donde una de las personas expresa un amor incondicional hacia la otra, preocupándose solo por el bienestar del ser amado. Es un afecto que, pese a sus connotaciones religiosas de altruismo y autosacrificio, es tóxico para cualquier relación, pues todos debemos dar pero también recibir, sin prescindir jamás de nuestro bienestar.

agape

6. Afecto platónico

El afecto platónico hace referencia a aquella inclinación afectiva que sentimos hacia una persona a la que queremos pero cuyo amor no es correspondido. Así, se trata de un afecto donde una de las partes está enamorada pero la otra no, por lo que la primera debe vivir con un sentimiento de afectividad romántica que no se ve cubierta por la segunda.

7. Afecto en la amistad

El afecto en la amistad es un concepto que hace referencia a aquella inclinación cariñosa que sentimos hacia cualquier persona que no sea familiar ni pareja amorosa, por lo que se incluyen los amigos, los compañeros de trabajo, los vecinos y, en definitiva, cualquier persona de nuestro entorno que, sin ser familia ni estar enamorados de ella, generan en nosotros sentimientos fuertes de afectividad.

8. Afecto “inhumano”

El nombre puede parecer extraño, pero el afecto “inhumano” simplemente hace referencia a aquella inclinación cariñosa que sentimos hacia entes no humanos. Es decir, aquí se incluye la afectividad que podemos desarrollar hacia animales o bienes materiales. Cualquier cosa hacia la que sintamos inclinación afectiva que no sea una persona.

9. Afecto amplio

Por afecto amplio entendemos aquella forma de inclinación afectiva hacia alguien o algo en la que el cariño y el amor se manifiesta con un gran abanico de sentimientos que van desde la felicidad hasta la tristeza. No debemos pensar que esto es negativo. Todo lo contrario. Cuanto más amplio sea el afecto, más podemos abrirnos con una persona. Y en las relaciones, es normal pasar por momentos buenos y otros malos.

10. Afecto inapropiado

El afecto inapropiado es aquella forma de inclinación afectiva en la que suele existir una discordancia entre lo que la persona expresa verbalmente y las manifestaciones corporales. Es decir, es un afecto donde hay problemas en el modo cómo expresamos la afectividad, que es percibida por la otra persona como inapropiada. El contenido del habla y la expresión del afecto no encajan.

afecto-inapropiado

11. Afecto lábil

El afecto lábil es un concepto que hace referencia a cómo las expresiones afectivas, si bien sí están en concordancia con el contenido del habla, no se adecuan al contexto. Es decir, la persona no es capaz de determinar en qué situaciones puede (y no puede) expresar ciertos comportamientos afectivos, algo que genera incomodidad en la otra persona.

12. Afecto embotado

Por afecto embotado entendemos aquella forma de inclinación cariñosa donde la expresión afectiva es prácticamente nula. La persona, pese a que puede tener unos profundos sentimientos de amor hacia otra persona, no expresa casi nada de lo que siente, por lo que la dicha persona puede sentir que no existe afectividad en la relación. El afecto no tiene manifestaciones palpables.

13. Afecto neutro

Por afecto neutro entendemos aquella forma de inclinación cariñosa donde la expresión afectiva es constante durante la práctica totalidad del tiempo. La persona se mantiene en un grado neutral o medio de manifestación del afecto, sin cambios bruscos ni para bien ni para mal.

14. Afecto restringido

El afecto restringido está a medio camino entre el embotado y el neutro. Se trata de una forma de inclinación cariñosa en la que la expresión afectiva es neutral con una tendencia a limitar las manifestaciones de dicho afecto. Existe una ligera reducción en el abanico e intensidad de sentimientos que va a expresar la persona.

15. Afecto plano

Y terminamos con el afecto plano, aquella forma de inclinación cariñosa generalmente asociada a alguna alteración en el patrón de expresión emocional donde existe una total y absoluta restricción en el modo cómo manifestamos el afecto. Es el caso extremo del afecto embotado.

afecto-plano
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies