¿Cómo debo actuar ante personas frías y distantes? En 7 claves

Las personas frías tienden a imponer barreras que dificultan el establecimiento de vínculos íntimos con los demás. Lidiar con quienes muestran esta tendencia puede hacerse difícil, aunque algunas pautas pueden ayudar.

como-actuar-personas-frias-distantes

La realidad es que todos nosotros cargamos con una mochila de experiencias previas que, unidas al estilo de personalidad de cada uno, configuran un estilo determinado a la hora de relacionarnos con los demás. En nuestra experiencia social todos hemos coincidido con las llamadas personas “frías”. Aunque este adjetivo no es ni mucho menos un término científico, en el lenguaje popular es ampliamente conocido su significado.

Las personas frías o distantes tienden a establecer barreras en sus relaciones, sin profundizar con apenas nadie. A veces, la frialdad tiene un componente de hostilidad, aunque este no siempre está presente. En algunos casos, las personas distantes se comportan de esta forma debido a otras razones, como la carencia de habilidades sociales o a las experiencias previas que han vivido.En este artículo vamos a hablar acerca de las personas frías y de qué forma es recomendable actuar ante ellas.

Características de las personas frías

Las personas frías tienden a marcar las distancias con quienes les rodean. Generalmente, muestran una apariencia despreocupada respecto a los problemas y sentimientos de los demás. En todas sus interacciones establecen barreras que impiden que los otros puedan acercarse más de la cuenta. Esto se relaciona con la incapacidad para crear vínculos íntimos con otras personas, lo que suele ir acompañado de escasas dosis de empatía y compasión. En algunos casos, las personas frías pueden mostrarse especialmente críticas e incluso pueden caer en el aislamiento social.

Uno de los aspectos que es importante destacar es que no es lo mismo ser una persona fría que introvertida. Mientras que la introversión implica que la persona requiere más tiempo y confianza para abrirse totalmente, la frialdad va ligada a la distancia afectiva. De hecho, es habitual que quienes rodean al individuo distante se esfuercen incansablemente por acceder a él, sin éxito alguno.

Uno de los aspectos que más influyen en el estilo relacional de las personas tiene que ver con lo vivido en los primeros años de la infancia. Durante nuestros primeros momentos de vida, formamos vínculos con nuestros progenitores. La calidad de estos vínculos tiene una gran importancia de cara al futuro, pues cuando se trata de una conexión saludable nos convertimos en adultos seguros, capaces de formar relaciones cercanas y expresar nuestras emociones. Sin embargo, no todas las infancias son felices.

Muchos niños sufren carencias afectivas y pérdidas importantes. A veces, el vínculo formado con las figuras de apego es inseguro e inconsistente. En cierta forma, esto hace que muchas personas crezcan creyendo que no pueden confiar demasiado en los demás, pues tarde o temprano les abandonarán. La consecuencia que muchos adultos sufren a raíz de experiencias infantiles como estas tiene que ver con la desconfianza hacia los demás y la tendencia a replegarse en sí mismos y reprimir aquello que les pasa. Las relaciones con otras personas siempre son comedidas, de manera que no se permite que los otros rebasen ciertos límites por temor a sentirse expuestos y vulnerables.

caracteristicas-personas-frias

Cómo lidiar con una persona fría y distante

Seguramente te hayas encontrado alguna vez con personas que encajan en la descripción que hemos hecho. En las relaciones interpersonales cada uno muestra un estilo diferente, y a veces esto puede generar confusión y dificultad para saber cómo actuar. Lidiar con alguien frío y distante puede resultar muy frustrante, así que aquí te dejamos algunas pautas que pueden ser de ayuda para hacerlo más fácil.

1. No pienses que se trata de una cuestión personal

Es natural que pienses que esa persona se comporta de forma fría porque le caes mal o tiene algún problema contigo. Sin embargo, asumir esto puede llevar a error. Muchas veces, la persona distante adopta esta actitud en todas sus relaciones sociales debido a que el problema es consigo misma y no con los demás. Por lo tanto, manejar la comunicación con alguien frío no tiene nada que ver con buscar el error en ti, sino en entender que quizá la persona lleva una historia vital a cuestas que la he llevado a ser de esta manera.

2. Analiza el escenario

Cuando una persona se comporta de manera fría o distante también es importante analizar el contexto en el que esto ha sucedido. No es lo mismo interactuar en una fiesta que en un lugar de trabajo, pues el rol de cada persona puede cambiar enormemente. Por ello, es importante que puedas tener presente la posible inhibición de esa persona en algunos escenarios.

3. No caigas en el interrogatorio

Las personas frías no suelen ser las mejores conversadoras, pero ello no significa que no sea posible entablar comunicación con ellas. Es importante que no trates de sonsacarle las palabras de manera forzada, pues en lugar de mantener una conversación estarás llevando a cabo un interrogatorio en toda regla. En su lugar, es mejor que trates de sacar temas que creas que pueden ser de su interés y dar tu opinión al respecto. Así, dejarás espacio para que el otro responda de forma más relajada. Si evita responder, puedes optar por recurrir a las preguntas, aunque estas deben ser abiertas y dar pie a que el otro se explaye.

4. Aprovecha las intervenciones que haga para avanzar en la conversación

Como venimos comentando, las personas frías no suelen ser amigas de la conversación. Por esta razón, es recomendable que se intenten aprovechar al máximo sus intervenciones, ya que de esta manera se puede fomentar el diálogo de forma más espontánea. Prueba a matizar, completar o responder a sus afirmaciones y verás como la conversación se hace más fluida.

5. Acepta que no todos nos relacionamos igual

Con frecuencia, las personas tendemos a pensar que los demás deben comportarse de la misma forma en que nosotros lo hacemos. Sin embargo, es necesario aceptar que no todo el mundo parte de un mismo estilo a la hora de interactuar con otras personas. Es importante no hacer sentir a esa persona mal por ser como es, siempre y cuando su actitud no sea dañina o irrespetuosa para nadie.

No todos tenemos por qué buscar la cercanía, hay quienes prefieren mantener cierta distancia para sentirse tranquilos en sus relaciones. Por ello, es fundamental que no presiones ni intentes cambiar a nadie. En su lugar, lo mejor es que respetes sus límites y barreras, pues ser demasiado invasivo sólo servirá para incrementar más aún el distanciamiento y la frialdad.

6. Si es tu pareja, habla de tus sentimientos

Si la persona fría es tu pareja, es importante que puedas expresar tus sentimientos. Hablar con naturalidad de lo que te pasa puede contribuir a que tu compañero sentimental también se abra a pesar de su tendencia a ser distante. No esperes a que sea el otro el que de el paso de hablar por orgullo. Piensa que mantener una conversación sincera es algo por el bien de la relación. Así, entre los dos podéis encontrar un equilibrio en el que se respeten los límites de ambos sin mermar la satisfacción general en la pareja.

7. Paciencia

Las personas no cambian de la noche a la mañana radicalmente. Si alguien tiene tendencia a ser frío o distante en sus relaciones, esto no va a dejar de ser así por mucho que te esfuerces. En su lugar, es mejor que veas la situación de forma realista. Puedes hacer que la persona sea algo más cercana en sus interacciones, pero deberás respetar sus límites y su temperamento, siempre y cuando el carácter frío no se convierta en una excusa para herir o menospreciar a los demás.

como-lidiar-con-personas-frias-distantes

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de cómo actuar ante una persona fría y distante. Las personas frías suelen relacionarse con los demás de manera superficial, imponiendo barreras que dificultan el establecimiento de vínculos íntimos con los demás. Lo cierto es que en las relaciones interpersonales todos adoptamos un estilo particular de interacción, aunque a veces lidiar con individuos de carácter frío puede ser realmente frustrante. Si te ves en la tesitura de relacionarte con una persona de estas características, algunas pautas sencillas pueden ser de ayuda.

Principalmente, es fundamental que no asumas inmediatamente que su actitud es algo personal contigo. En algunos casos, la persona fría se comporta así de forma general siempre que interactúa con alguien debido a que esa es su forma de desenvolverse en escenarios sociales. Por otro lado, es importante que analices el escenario en el que esa persona es fría, pues nuestra forma de comportarnos puede cambiar enormemente dependiendo del contexto.

Además, es recomendable que no busques caerle bien a toda costa mediante preguntas insistentes y conversaciones forzadas. En su lugar, es mejor que aproveches sus interacciones para ampliar la conversación de manera natural. Añadido a esto, es esencial que aceptes la forma de ser de la otra persona y no le presiones para cambiar, siempre y cuando su actitud no dañe o perjudique a otros.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies