Los 9 tipos de alegría (y sus características)

La alegría es un sentimiento similar a la euforia que nos genera un conjunto de sensaciones agradables. Un repaso de la psicología detrás de la alegría para descubrir sus diversas formas. Y no todas son buenas.

Tipos alegría

Si pensamos en emociones, una de las primeras en venirnos a la cabeza es la alegría, pero, ¿conocemos bien cómo se define? y ¿Sabemos los tipos de alegría que se pueden presentar? Cuando preguntamos a alguien por la definición de alegría con alta probabilidad nos dirá que es una emoción o sensación de bienestar, de sentirse bien, que aparece ante un estímulo o situación valorada como agradable y que por tanto no es controlable por la propia persona sino que parece espontáneamente.

Pero esta definición o tipo de alegría es insuficiente ya que no acoge a todas las formas de alegría que se pueden presentar. En ocasiones se puede expresar alegría pero que esta se genere de manera intencional, con un objetivo o que no sea acorde con la vivencia de la persona o con la situación externa.

Es decir, la alegría también se puede manifestar de forma patológica, como se presenta, por ejemplo, en los sujetos con episodios maníacos. En estos pacientes la alegría pasa a ser euforia y tal es el estado de excitación que puede derivar en síntomas psicóticos, necesitando así hospitalización.

En este artículo definiremos qué se entiende por alegría, las diferentes características de esta emoción y los distintos tipos de alegría que existen, dando a conocer las formas patológicas o no adaptativas que pueden aparecer.

¿Qué es exactamente la alegría?

La Real Academia Española define la alegría como un sentimiento grato y vivo que suele manifestarse con signos exteriores. De este modo definiremos la alegría como una emoción básica, universal, es decir, presente en todos los humanos y que muestra una forma de expresión característica y diferente a los otros tipo de emociones.

Se considera una emoción positiva pudiendo actuar y ayudar a la recuperación del estrés. Se relaciona con activación fisiológica y normalmente, cuando es funcional, se produce en relación a un estímulo o estado, externo o interno, que la persona valora como positiva o favorable. La alegría se considera una emoción adaptativa y en general afecta positivamente al estado de salud tanto físico como mental. Se ha observado una mejora en el sistema inmune, aumento de las endorfinas, también denominadas hormona de la felicidad, y una mejor recuperación de los sujetos enfermos.

Del mismo modo, se vincula con una mejora en las funciones psicológicas como la capacidad de explorar, el rendimiento tanto académico como laboral, la creatividad, la capacidad de ser más flexibles y buscar nuevas soluciones, también favorece la relación y socialización con otros individuos.

Pese a relacionarse normalmente, la alegría, con un estado funcional y adaptativo, no es siempre así y en ocasiones se puede vincular a estados patológicos, la alegría llevada a extremos, como sucedería en los sujetos bipolares.

¿Qué clases de alegría existen?

Como sucede con otras emociones la alegría se puede presentar y vincular a diferentes estados. Es decir, pese a las características definitoria de la alegría, esta se puede dividir en diferentes tipos según como afecte y se muestre en el individuo, pudiendo ser positiva y funcional pero también patológica y desadaptativa.

1. Alegría auténtica

La alegría auténtica se conoce también como verdadera o genuina es la que muestra las características típicas que se nos vienen a la cabeza cuando pensamos en alegría. Se produce de forma natural y espontánea ante un estímulo, evento, vivencia o sensación valorada positivamente o favorable por parte del individuo, así como ante un logro o consecución de una meta.

Como hemos mencionado antes en este tipo de alegría aparecerá una activación fisiológica, relacionándose con una sensación satisfactoria y generando estados positivos como felicidad, bienestar o ganas de explorar.

Alegría auténtica

2. Alegría hilarante

La alegría hilarante es la que aparece ante una situación cómica que nos produce gracia, por ejemplo cuando nos cuentan un chiste. En este tipo de alegría la sensación es más intensa, pero al mismo tiempo más corta no relacionándose siempre con un estado de felicidad o bienestar. Las situaciones que normalmente la generan suelen ser sorpresivas o absurdas.

Es uno de los tipos de alegría que se presenta con mayor frecuencia en el día a día, expresándose externamente mediante una carcajada, como ya hemos apuntado, de forma intensa y derivando posteriormente en un estado de relajación.

3. Alegría derivada de la hedonía

Esta sensación de alegría se vincula con un grado más básico, es la propia que sentimos cuando se satisfacen las necesidades vitales como sería comer, beber o dormir, conductas esenciales y básicas para la vida de las personas pero que no dejan de producir placer al realizarlas. Del mismo modo, esta sensación agradable aumentará cuando la conducta la realicemos por el propio gusto de hacerla y no como función vital, como por ejemplo cuando comemos un dulce.

De igual forma, también se activará este tipo de alegría cuando logremos escapar o evitar un estímulo, una situación… algo que nos produce miedo, terror o malestar. De este modo, esta alegría aumenta cuando logramos el placer y evitamos el dolor.

4. Alegría derivada de la eudaimonía

Esta alegría se vincula más con un bienestar psicológico, más relacionado y dependiente del desarrollo de potencialidades y virtudes, lo que algunos autores también denominan autorrealización. Por tanto, se sentirá este tipo de alegría cuando seguimos nuestros valores e ideales, cuando progresamos en nuestros objetivos y metas y cuando sentimos que estamos consiguiendo un desarrollo personal óptimo, tal como nos lo habíamos fijado.

5. Alegría fingida

La alegría fingida o simulada como bien nos indica su nombre es la que muestran los individuos de forma intencional, es decir, a diferencia de la alegría auténtica, esta no se produce de manera espontánea y natural, sino que es el propio sujeto el que escoge expresar al exterior que está alegre. Aunque puede parecer contradictorio, este tipo de alegría se produce voluntariamente por el individuo para conseguir una finalidad o objetivo, por ejemplo agradar a otra persona actuando según espera el otro.

Una manera de detectar que la expresión de alegría no es verdadera y está siendo simulada es observar si se produce una sonrisa genuina conocida también con el nombre de sonrisa Duchenne, esta se caracteriza por expresarse tanto con los labios como con los ojos, contrariamente a la simulada donde los ojos no acompañan.

Alegría fingida

6. Alegría cínica

Este tipo de alegría podría considerarse un subtipo de alegría fingida, ya que también se expresa alegría de manera falsa e intencionada, con la finalidad en este caso, de evitar responder, interactuar, expresar otro tipo de emoción o dar otra respuesta. Es decir, actúa como sustituto de lo que realmente sentimos, haciendo la función de mecanismo de defensa. Por ejemplo, en situaciones donde la otra persona no nos cae bien pero respondemos a su saludo con una sonrisa estamos mostrando una alegría cínica.

7. Alegría patológica

Como ya anticipamos, la alegría no es siempre positiva y en ocasiones puede ser desadaptativa o incluso peligrosa para la persona. Los extremos no son buenos y sentirse muy feliz puede llevar a una sensación de euforia pudiendo incluso derivar en una pérdida del contacto con la realidad. Del mismo modo, también hay tendencia a virar hacia el otro extremo siendo más probables que se presente tristeza o depresión.

Esta alegría es la propia de los sujetos con trastorno bipolar, en concreto cuando se encuentran en fase maníaca ,mostrando un sensación de euforia expansiva y de alegría desproporcionada, sintiéndose menos cansados, con pensamientos más acelerados y un lenguaje atropellado. También puede aparecer una sensación o creencia delirante de grandeza, pensando que son los mejores e invencibles. Tal es el grado de inestabilidad y peligrosidad que en muchas ocasiones requieren hospitalización.

Del mismo modo, esta alegría se ha observado en pacientes con trastornos psicóticos, como hemos apuntado un síntoma que puede aparecer son los delirios de grandeza o en persona adictas tanto a sustancia como al juego. Se puede mostrar una sensación paradójica de creer que se puede con todo cuando realmente se está perdiendo el control de la situación. De este modo no será una alegría verdadera vinculada y adecuada a un estímulo exterior sino que en muchas ocasiones presentará más relación con la ansiedad o angustia.

8. Alegría paratímica

En el caso de la paratimia o inadecuación afectiva la alegría no se presenta en el contexto o la situación adecuada, es decir no coincide o se relaciona con la situación que está viviendo el sujeto, o con lo que siente. Por tanto esta sensación desacorde podrá ser observada tanto por las personas externas que verán que lo que expresa el sujeto no se adecua a la situación, como por el propio sujeto, que pese a sentir otra emoción mostrará alegría.

Por ejemplo se puede dar la situación donde una persona en el velatorio de un familiar muestre alegría cuando realmente él no se siente alegre. Esta alegría puede aparecer en sujetos con patología como la esquizofrenia defectual o en los individuos con lesiones cerebrales.

9. Moria

La moria se considera un fenómeno psicopatológico mostrando el paciente excesiva alegría y apacibilidad, pero al mismo tiempo frivolidad y emoción vacía. Se puede observar en los pacientes una sonrisa inmotivada y sin un motivo aparente. Se suele presentar en sujetos con afectación orgánica como lesiones cerebrales, tumores o demencias.

Moria
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies