¿Cómo afecta el alcohol al cerebro? 7 consecuencias negativas de su consumo

El alcohol es una droga legal ampliamente consumida debido a su aceptación generalizada. Sin embargo, no es inocuo y puede producir daños importantes en el cerebro a medio y largo plazo más allá de los efectos inmediatos.

como-afecta-alcohol-al-cerebro

El alcohol es una sustancia conocida para la humanidad desde hace miles de años. Desde su llegada, ha sido utilizado y consumido de manera habitual con fines médicos, religiosos y culturales. Para la mayoría de la gente, beber alcohol es una parte esencial del ocio, por lo que todas las celebraciones van acompañadas de copas y brindis. Una cerveza después del trabajo, una copa de vino en la comida, champán en fin de año…son solo algunos ejemplos de cómo esta sustancia forma parte de nuestra cotidianidad.

Aunque su uso se encuentre ampliamente extendido y normalizado, la realidad es que el alcohol es una droga. No obstante, se trata de una droga legal, razón por la que obtenerla es bien sencillo. Para ello basta con ir a un supermercado, gasolinera o bar / restaurante. Aunque su presencia en los eventos sociales sigue siendo una constante, la conciencia respecto a los efectos del alcohol sobre la salud ha aumentado en los últimos años. En otras palabras, la población general ya sabe que un exceso de alcohol es nocivo para el organismo.

Sin embargo, la mayoría de personas desconocen exactamente cómo puede afectar el alcohol a nuestro estado de salud. Además, existe una cierta disonancia entre la información disponible a día de hoy y los comportamientos de consumo que se observan en la realidad. De esta forma, la teoría conocida no siempre va seguida de un consumo responsable.

En cualquier caso, la concienciación real no es una tarea sencilla, pues muchos de los efectos negativos de esta sustancia sobre la salud se producen a medio y largo plazo, no de forma inmediata. Por lo tanto, la relación entre estos daños y el consumo de alcohol no siempre es algo evidente.

Más allá de las creencias y autoengaños que muchas veces todos llevamos a cabo, la evidencia científica es la que dicta cómo afecta realmente el consumo de alcohol a la salud. Nuestro cerebro es uno de los órganos más vulnerables a sus efectos, por lo que analizar los daños que este puede sufrir es útil para hacernos una idea de la repercusión que el beber puede tener en nuestro bienestar. En este artículo revisaremos cómo afecta el alcohol al cerebro.

¿Qué es el alcohol?

Antes de determinar de qué manera esta sustancia puede afectar a nuestro cerebro, vamos a clarificar qué es lo que denominamos alcohol. El alcohol es un líquido incoloro, que posee un olor muy característico y es soluble en agua y en grasas. Se trata de una sustancia psicoactiva, con la capacidad de deprimir nuestro sistema nervioso central y generar dependencia. Aunque aporta calorías, no proporciona nutrientes interesantes al organismo (vitaminas, proteínas o minerales…).

Dado que se trata de una droga consumida habitualmente en entornos sociales, la adicción que este puede producir tiene un componente no sólo físico, sino también psicológico. Como ya mencionamos anteriormente, se trata de una sustancia muy presente en nuestras costumbres culturales, lo que hace que un porcentaje elevado de la población la consuma de manera habitual.

Una bebida se considera alcohólica cuando en su composición está presente el etanol (un tipo de alcohol, también llamado alcohol etílico) de forma natural o adquirida, siendo su concentración igual o superior al 1% de su volumen. De esta manera, no todas las bebidas poseen la misma cantidad de alcohol. Esencialmente, se pueden diferenciar dos tipos de bebidas alcohólicas:

  • Bebidas fermentadas: Este tipo de bebidas proceden de frutas o cereales. Gracias a la acción de las levaduras, sus azúcares pasan a convertirse en alcohol. Entre ellas se encuentran el vino (procede de la uva), la sidra (procede de la manzana) o la cerveza (procede de la cebada y otros cereales).

  • Bebidas destiladas: Este tipo de bebidas se elaboran mediante un procedimiento conocido como destilación, en el que se elimina mediante calor una parte del agua que contienen las bebidas fermentadas. Por ello, poseen mayor cantidad de alcohol que las fermentadas. Entre las bebidas destiladas se encuentran el coñac, la ginebra, el whisky, el ron o el vodka.

que-es-alcohol

Consumo de alcohol: ¿cómo afecta a nuestro cerebro?

Como ya hemos visto, existen diferentes tipos de bebidas alcohólicas, aunque todas ellas comparten una composición en la que el etanol o alcohol etílico está presente en una mayor o menor cantidad. La manera en la que el alcohol afecta al cerebro estará modulada por diferentes factores, como el género, la edad, el peso, la altura, el estado de salud o el estado emocional, entre otros. No obstante, por norma general todas las personas que beben alcohol experimentan efectos similares. Más allá del estado inmediato de embriaguez y la consiguiente resaca al día siguiente, aquí vamos a recopilar algunos de los efectos que esta sustancia puede tener en el sistema nervioso.

1. Deterioro hipocampal

El hipocampo es una estructura esencial en nuestro cerebro, pues está implicado en funciones centrales como el aprendizaje y la memoria. El consumo de alcohol puede generar daño hipocampal, lo que se traduce en pequeños olvidos e incluso amnesias que hacen olvidar situaciones vividas.

2. Alteración de las conexiones del córtex prefrontal

El consumo de alcohol genera interferencias en las conexiones de esta zona del cerebro. El córtex prefrontal tiene un importante papel en el control de impulsos, por lo que beber puede ocasionar problemas de impulsividad y agresividad, alterando notablemente el comportamiento de la persona.

3. Alteración de los neurotransmisores

El alcohol trastoca el equilibrio químico de nuestro cerebro, modificando los niveles de algunos neurotransmisores. Entre ellos se encuentra la serotonina, que está implicada en la regulación del estado anímico. Por ello, beber puede desencadenar alteraciones emocionales que, en los casos más graves, conducen a trastornos como la depresión o la ansiedad.

cerebro-alcohol

4. Pérdida de consciencia

El alcohol puede ocasionar desmayos y breves pérdidas de consciencia. En los casos de consumo más acusado, se puede llegar a producir un fenómeno conocido como coma etílico, que requiere una intervención médica inmediata. Este se produce cuando la persona posee entre 2 y 4 gramos de alcohol en sangre, de manera que sin una actuación rápida puede causar la muerte.

5. Síndrome de abstinencia

Cuando existe un consumo excesivo y habitual de alcohol y ya se encuentra afianzada la dependencia a esta sustancia, dejarlo repentinamente puede ser todo un desafío. Dejar de beber hace que aparezca el temido Síndrome de Abstinencia, que inicia a las 48-72 horas de haber cesado el consumo y provoca síntomas como irritabilidad, nerviosismo, taquicardia, náuseas, vómitos y sudoración. En los casos más severos de abstinencia se produce un cuadro conocido como Delirium Tremens, donde pueden producirse disminuciones del ritmo respiratorio, alucinaciones, convulsiones y alteraciones del ritmo cardíaco. Todo ello puede poner en riesgo la vida.

6. Déficit de vitamina B1 o tiamina

Las personas que consumen alcohol en grandes cantidades de manera prolongada suelen mostrar déficits de vitamina B1, también conocida como tiamina. El consumo excesivo de esta droga interfiere con el metabolismo de esta vitamina en el cuerpo, de manera que esta no es absorbida aunque se lleve una dieta balanceada. Esta deficiencia de tiamina puede dar pie al desarrollo de una enfermedad conocida como síndrome de Wernicke-Korsakoff, un trastorno por el cual la persona experimenta síntomas como: confusión, ataxia, nistagmo, pérdida severa de memoria o alucinaciones visuales y/o auditivas

7. Síndrome Alcohólico Fetal

En el caso de las mujeres embarazadas, el consumo de alcohol (por mínimo que sea) puede tener severas consecuencias para el feto. Cuando la madre bebe alcohol, esta sustancia pasa al bebé mediante el cordón umbilical. Esto puede conducir a un aborto espontáneo, aunque en ocasiones también se puede producir una alteración conocida cmo Síndrome Alcohólico Fetal (SAF). Este se caracteriza por un retraso en el crecimiento pre y posnatal, alteraciones del sistema nervioso, facciones características (labio superior fino, microcefalia, puente nasal bajo…) y otras anomalías congénitas.

Aunque el SAF es la manifestación más severa, el consumo de alcohol puede producir un amplio espectro de alteraciones en el bebé, de forma que se den algunas pero no todas las características mencionadas. Por todo ello, en el embarazo no se debe consumir una sola gota de alcohol, pues este tiene un fuerte impacto sobre el desarrollo del feto. Además de las señales más evidentes, las investigaciones han permitido relacionar el alcohol en el embarazo con numerosos problemas a medio y largo plazo en los niños, como hiperactividad, déficit atencional o bajo cociente intelectual.

sindrome-alcoholico-fetal

Conclusiones

En este artículo hemos profundizado en los efectos nocivos que el alcohol puede tener sobre el cerebro. Esta sustancia es ampliamente consumida, pues está legalizada y goza de gran aceptación cultural como elemento de ocio. Aunque en los últimos años la población ha aumentado su conciencia sobre los riesgos que puede suponer un consumo abusivo, se desconoce con detalle cómo el alcohol merma nuestra salud, especialmente en lo que al sistema nervioso se refiere.

Más allá de la embriaguez inmediata, beber puede producir daños a medio y largo plazo en nuestro cerebro. Esta sustancia modifica la química cerebral, genera dependencia y abstinencia cuando su consumo se cesa, deteriora el hipocampo, impide la absorción de tiamina y puede hacernos perder la consciencia e incluso generar un estado de coma. En el caso de las mujeres embarazadas, el alcohol puede suponer un elevado peligro para el bebé, que recibe por el cordón umbilical la sustancia bebida por la madre. Esto puede ocasionar problemas graves, como el aborto espontáneo o el Síndrome Alcohólico Fetal (SAF).

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies