Los 10 tipos de Inseguridades (y sus características)

La inseguridad es un estado emocional que experimentamos cuando tenemos la sensación de que una situación interna o externa puede afectarnos, algo que nos impide estar relajados. Veamos cómo se clasifican.

tipos-inseguridades

Desde nuestros orígenes como especie y como civilización, reducir los riesgos de las actividades humanas y huir de los peligros ha sido, motivada por nuestra naturaleza más primitiva, una de las máximas prioridades. Y en este sentido, si hemos logrado el asombroso progreso social, científico, humanitario y cultural que nos caracteriza en el siglo XXI es, en gran parte, gracias a esta búsqueda de la seguridad.

Es evidente que hemos convertido el mundo, al menos en los países donde tenemos la fortuna de disponer de sistemas desarrollados, en un lugar mucho más seguro para todos, a través de la seguridad laboral, alimentaria, nacional, ciudadana, jurídica, vial, industrial y, en definitiva, cualquier forma de seguridad imaginable.

Y es que la seguridad, ese conjunto de actividades humanas que inducen un estado emocional de confianza hacia una actividad por la percepción de la ausencia parcial o total de peligros, es esencial para nuestro bienestar. Pero como bien sabemos, es imposible eliminar totalmente el riesgo de la vida. Y es normal sentirnos inseguros en muchas ocasiones.

Por ello, en el artículo de hoy y de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a indagar en las bases psicológicas de las inseguridades y a descubrir cómo se clasifican, pues existen muchos tipos de inseguridad distintos. Descubramos su naturaleza y particularidades.

¿Qué es la inseguridad?

La inseguridad es el estado emocional que experimentamos cuando percibimos que una situación interna o externa a nosotros puede afectarnos, algo que nos impide estar relajados por la percepción de un peligro o riesgo a unos niveles no aceptables para nuestro bienestar psicológico. Así, sentirnos inseguros significa percibir una falta de seguridad respecto a algo en nuestro interior o en el medio que nos rodea.

Así pues, la inseguridad puede nacer tanto de algo real y visible, como por ejemplo perdernos en un barrio peligroso de una ciudad que estamos visitando en el extranjero, como de la posibilidad de que algo malo pueda pasar, es decir, adelantarnos a un suceso, como por ejemplo el temor a que nos pueda ir mal un examen pese a estar estudiando.

Pero sea como sea, la inseguridad es una reacción emocional normal y adaptativa que, de una forma similar al estrés, activa los sistemas de alerta de nuestro cuerpo para responder de forma más eficaz ante el peligro o riesgo en cuestión que nos está generando inquietud. Por ello, la inseguridad puede manifestarse tanto psicológicamente como físicamente.

En este sentido, cuando estamos inseguros, además de “síntomas” emocionales de miedo, angustia, nerviosismo, estrés, preocupación y angustia, podemos experimentar una somatización a través de dolor estomacal, dolor de espalda, tensión muscular, náuseas, sudoración, problemas para dormir o distintos signos que dependerán de la persona.

De acuerdo a la pirámide de Maslow, la seguridad es una de las siete necesidades básicas que deben satisfacerse en el ser humano. Por ello, no es de extrañar que la sensación de ausencia de la misma derive en malestar emocional, pues ninguno de nosotros quiere sentirse inseguro. La inseguridad, esa incertidumbre hacia el porvenir de la vida, es algo que afecta a nuestra estabilidad psicológica.

Ahora bien, ¿existe una única forma de inseguridad? No. Ni mucho menos. El mundo de la inseguridad es extenso y cada persona se puede sentir insegura en unos contextos particulares y con una intensidad emocional también concreta. Pero aun así, la Psicología ha sido capaz de clasificar las inseguridades humanas en unos grupos delimitados que, a continuación, vamos a explorar.

¿Cómo se clasifican las inseguridades humanas?

Como hemos dicho, cada persona es única y, por tanto, los sucesos que pueden derivar en sus inseguridades y el impacto que estas pueden tener en su vida, tanto en un contexto personal como profesional, es también único. Ahora bien, para facilitar su estudio desde una perspectiva psicológica, ha sido muy útil diferenciar unas clases específicas de inseguridades. Veamos sus características.

1. Inseguridad emocional

La inseguridad emocional o personal es toda aquella que se aplica en uno mismo sin tener desencadenantes claros a nivel externo. Así, hablamos de aquella inseguridad que se manifiesta con el nerviosismo y la inquietud desencadenada por la sensación de vulnerabilidad, es decir, por la percepción de que no somos capaces de hacer frente a los distintos contextos de la vida.

Tiende a estar relacionada con la baja autoestima, el perfeccionismo, un problema de ansiedad generalizada, el estrés, las obsesiones, las malas experiencias de la vida e incluso con la depresión, haciendo que la persona tenga problemas para tomar decisiones, fortalecer su imagen personal y sentirse válida en sus facetas personales, sociales y laborales.

Todos podemos sentirnos inseguros a nivel emocional o personal en algún momento, pero cuando la sensación de que todo lo hacemos mal o de que no somos igual de buenos que los demás, los pensamientos sobre el fracaso son constantes, no nos valoramos, tenemos dudas constantes sobre nosotros y, en definitiva, las inseguridades autoinfundidas limitan nuestra vida, se cronifican y surgen sin desencadenantes claros, es importante buscar ayuda psicológica.

inseguridad-emocional

2. Inseguridad externa

Por inseguridad externa entendemos toda aquella sensación de falta de seguridad por la percepción de que hay peligros o riesgos ajenos a nosotros a unos niveles que nos impiden sentirnos relajados. Así, todo aquello que no emerja de nuestro interior, sino que se encuentre en el exterior, puede entenderse como una inseguridad externa.

Son muchas las situaciones de la vida que podemos interpretar como un peligro y que nos hacen sentir inseguras, como por ejemplo el miedo a la muerte, estar a pocos minutos de hacer un examen importante, perdernos en un bosque, sentir que nos siguen por la calle, etc.

3. Inseguridad real

Una inseguridad real es toda aquella inseguridad de naturaleza externa en la que el desencadenante se encuentra en el momento presente y nos estamos exponiendo a él. Es decir, la amenaza es real y visible, pues no nos estamos proyectando al futuro. Subirnos al coche el día del examen práctico de conducir es una inseguridad real.

4. Inseguridad imaginaria

Una inseguridad imaginaria es toda aquella inseguridad de naturaleza externa en la que el desencadenante se encuentra en el futuro y no nos estamos exponiendo a él. Es decir, la amenaza no es real ni visible, pues somos nosotros los que estamos preocupándonos por un escenario hipotético que no sabemos que vaya a cumplirse. No salir a la calle por miedo a que nos atropellen es una inseguridad imaginaria.

5. Inseguridad social

La inseguridad social es aquella forma en la que la persona se siente insegura en todos aquellos contextos sociales que se salgan de su zona de confort. Es decir, no tiene problemas para relacionarse con sus círculo de confianza o en situaciones donde se siente cómoda, pero hay ciertos escenarios que desencadenan en ella una inseguridad más o menos limitante, como puede ser, por ejemplo, hablar en público.

inseguridad-social

6. Inseguridad corporal

Por inseguridad corporal entendemos toda aquella forma de malestar que sentimos hacia nuestro cuerpo, al percibir que nuestra fisionomía no se adapta a los (absurdos) cánones de belleza que la sociedad ha impuesto. Así, una persona puede sentirse mal con su cuerpo al ver que su aspecto físico no encaja con los ideales estéticos. Además, esta inseguridad corporal puede acabar comportando problemas también en un plano emocional.

7. Inseguridad laboral

Por inseguridad laboral entendemos toda aquella que nace y tiene impacto en nuestro entorno laboral. Así, es la sensación de que no estamos lo suficientemente capacitados para cumplir con nuestras obligaciones en el trabajo, sintiéndonos inferiores a nuestros compañeros aunque no exista justificación para tal sensación. Además, debemos tener en cuenta que esta inseguridad en la profesión, muy asociada al síndrome del impostor, puede acabar teniendo un profundo impacto también en la vida personal.

8. Inseguridad relacional

Por inseguridad relacional entendemos toda aquella que limita nuestras relaciones interpersonales. Con una mezcla de inseguridades emocionales y externas, la persona se siente insegura a la hora de relacionarse con otras personas, por lo que termina por mantener distancias con la gente de su alrededor y, muchas veces, acabar cayendo en un cierto aislamiento social.

Otras veces, en cambio, más que aislarse de las relaciones, se muestran fríos para no enseñar sus vulnerabilidades. Pero, en esencia, la inseguridad relacional es toda aquella que limita nuestro contacto con otras personas, ya sean compañeros de trabajo, familiares, amigos o parejas.

9. Inseguridad adaptativa

Por inseguridad adaptativa entendemos aquel estado en el que esta percepción de falta de seguridad cumple con un propósito evolutivo. De forma similar al estrés, sentirnos inseguros por una amenaza real que representa un verdadero peligro es una manera que tiene el cuerpo de activar los sistemas de alerta para hacer frente a la situación de riesgo. Cuando nos sentimos inseguros cuando un desconocido nos para por la calle, esta inseguridad es adaptativa.

10. Inseguridad patológica

Por inseguridad patológica entendemos aquel estado en el que esta percepción de falta de seguridad no cumple con un propósito evolutivo. No solo no nos ayuda a hacer frente a la situación, sino que puede emerger sin una justificación y/o limitar nuestras capacidades y reacciones. Así, lejos de ser eficaz, es una inseguridad que nos hace daño y que, muchas veces, en caso de que afecte a nuestra vida y se cronifique, puede requerir de tratamiento psicológico.

inseguridad-patologica
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies