Los 15 tipos de psicópatas (y sus características)

La psicopatía es un trastorno de la personalidad caracterizado por el narcisismo, la falta total de empatía y la manipulación de los demás. Veamos cuáles son los rasgos de las personas psicópatas.

Tipos psicópatas

La psicopatía es, sin duda, uno de los trastornos mentales que esconde más secretos y que más ha sido explotado en manifestaciones artísticas como el cine. Pero más allá de su lado más mediático, estamos ante un trastorno de la personalidad que hace que quienes lo padecen, que reciben el nombre de psicópatas, necesiten ser tratadas.

Un psicópata es la persona que sufre esta enfermedad mental caracterizada por el narcisismo, el egocentrismo, la falta total de empatía, la manipulación y la minuciosidad a la hora de controlar tanto su vida como la de los demás. Son personas frías incapaces de ponerse en lugar incluso de aquellos que forman parte de su círculo social.

Se trata de una enfermedad con la que se nace, pues tiene su origen en los genes y la química del cerebro, no en desencadenantes de situaciones de la vida. Son personas incapaces de diferenciar entre el bien y el mal y, aunque no todas terminen, ni mucho menos, siendo criminales (la violencia es un rasgo que no tiene por qué estar presente), sí son personas que requieren de tratamiento.

Y en el artículo de hoy, con el objetivo de terminar con el estigma que rodea a esta patología y de la mano tanto de nuestro equipo de psicólogos colaboradores, exploraremos los distintos tipos de psicopatía que existen (de acuerdo a diferentes modelos históricos), viendo los rasgos psicológicos de cada una de las clases de psicópatas.

¿Qué clases de psicopatía existen?

La psicopatía, como hemos dicho, es un trastorno de la personalidad caracterizada por el narcisismo, egocentrismo y manipulación ejercida por quienes padecen esta patología, los cuales reciben el nombre de psicópatas, un término rodeado de mucho estigma. Pero, al fin y al cabo, son personas enfermas que necesitan ser tratadas.

Es por este motivo que, a lo largo de la historia de la Psicología, se han establecido distintos modelos para clasificar esta patología en distintas modalidades y así poder abordar terapéuticamente el manejo de quienes padecen dicha condición. A continuación recogemos los principales tipos de psicópatas que se han descrito.

1. Psicópata tiránico

Un psicópata tiránico es aquel que tiene unos rasgos que incluyen comportamientos intimidatorios y destructivos, siendo una de las formas más peligrosas y crueles de la psicopatía. Obtienen placer al conseguir que sus víctimas (que no significa que haya una agresión física) terminen acobardándose y siendo sumisas hacia ellos.

Psicópata tiránico

2. Psicópata malévolo

Un psicópata malévolo es aquel que, con tendencias sádicas y depravadas, tienden a adoptar actitudes hostiles y vengativas, con actos que tienen fines vengativos, malignos y destructivos para los demás. La mayoría de asesinos en serie encajan con este perfil, en concreto aquellos que, comprendiendo racionalmente qué es la culpa, la ética y el remordimiento, no lo experimentan internamente. Buscan el castigo de aquellos que, a su criterio, lo merecen.

3. Psicópata áspero

Un psicópata áspero es aquel que tiende a mostrar su rechazo a los demás de manera indirecta y de forma principalmente pasiva. Se enredan siempre en disputas con las personas que los rodean y, tras el enfrentamiento, no muestran sentimientos de culpa ni de remordimiento. Encuentran placer al humillar a los demás y sus rasgos de personalidad incluyen generalmente el resultar amargados pero con ironía en sus argumentos.

4. Psicópata explosivo

Un psicópata explosivo es aquel que muestra repentinas y súbitas afloraciones de hostilidad, con actos que pueden ser extremos. La persona explota sin tiempo a que los demás reaccionen, con ataques de furia y momentos de una incontrolable cólera hacia los demás que buscan que la víctima termine siendo sumisa. Son personas excitables e irritables que entran en furia con facilidad.

5. Psicópata codicioso

Un psicópata codicioso es aquel que, sintiendo que la vida no le ha dado lo que merece, está en constante búsqueda de retribuciones y de momentos para engrandecerse. Cometen actos negativos bajo la premisa de que, con ellos, van a restablecer el equilibrio que se les ha sido alterado. Con rasgos de agresividad, celosía y codicia, sienten rabia por los éxitos de los otros y cometen actos criminales o amorales para lograr su propio beneficio.

6. Psicópata débil

Un psicópata débil es aquel que, pese a tener una personalidad llena de dudas y de miedos al saber que no son lo que profesan ser, proyectan una imagen de falsa seguridad y realizan agresiones físicas o verbales para que los demás crean que son peligrosos. Al fin y al cabo, resultan caricaturas de los psicópatas malévolos o tiranos, pues a la primera de cambio queda claro que en el fondo se esconde un grave problema de autoestima.

Psicópata débil

7. Psicópata solapado

Un psicópata solapado es aquel que se caracteriza especialmente por su falsedad, con una conducta aparentemente sociable y amigable que, en realidad, oculta una gran frialdad y deseo de manipulación. Son personas resentidas que tienen una vida social amplia en la que buscan satisfacer su necesidad de atención pero, para ellos, las relaciones son superficiales y no dudan en obtener beneficio de aquellos que forman parte de su círculo.

8. Psicópata carente de principios

Un psicópata carente de principios es aquel que, con unos rasgos de personalidad extremadamente narcisistas y ególatras, tiende a mantenerse fuera de la legalidad y de la ética para conseguir sus metas y objetivos de vida. Son especialmente hábiles para crear complejas mentiras, carecen de conciencia social, se sienten superiores a los demás, son manipuladores, tienen una personalidad fría y suelen explotar a los demás.

9. Psicópata tomador de riesgos

Un psicópata tomador de riesgos es aquel que, con una personalidad tremendamente impulsiva y temeraria, pone su vida en peligro para sentirse vivo. No siente miedo al realizar actos que cualquier otra persona consideraría de alto riesgo. No les importan las consecuencias de sus actos, solo se preocupan por su disciplina y por la constante necesidad de estimulación. Evidentemente, todo ello va ligado a una insensibilidad que se traslada a muchos ámbitos de su vida.

10. Psicópata primario

Un psicópata primario es aquel que cumple mejor con la definición del trastorno que le da nombre. Su temperamento se encuentra desviado de la normalidad ya desde su infancia, con unos padres que no son capaces de controlar la actitud del hijo. También se utiliza el concepto de “primario” para referirnos a aquellas formas de psicopatía en las que predomina la impulsividad, el narcisismo, la necesidad de atención, la antisocialidad, la hostilidad, la agresividad y la baja tendencia a la ansiedad.

11. Psicópata secundario

Un psicópata secundario es aquel que se mueve principalmente por la búsqueda de placer, premios, recompensas y evitación del dolor. Son similares a los primarios, pero en este caso el perfil psicológico es distinto, pues suelen mostrarse socialmente ansiosos (los primarios no mostraban ansiedad), malhumorados y con baja autoestima. Tienen una baja socialización y tendencia al retraimiento y a la culpa. De hecho, el remordimiento que sienten al cometer actos negativos puede ser incluso mayor que en una persona “corriente”.

12. Psicópata inhibido

Un psicópata inhibido es aquel que muestra un bajo puntaje en lo que a trastorno de personalidad se refiere. En otras palabras, controla la psicopatía que padece. Su perfil psicológico es el de una persona tímida, aislada, ligeramente ansiosa en situaciones sociales (sin llegar a ser antisociales) y con baja autoestima.

Psicópata inhibido

13. Psicópata asténico

Un psicópata asténico es aquel que no muestra preocupación por lo que sucede a su alrededor, solo por lo que le ocurre a él. Son especialmente cobardes y tienden a mostrar rasgos de esta personalidad en la infancia, con incapacidad de concentración, problemas de memoria, no prestan atención a los malestares, tienen un bajo rendimiento a nivel académico y posteriormente a nivel profesional.

14. Psicópata desalmado

Un psicópata desalmado es aquel que muestra una absoluta carencia de los sentimientos humanos básicos como la compasión, el honor, la conciencia o la vergüenza. El nombre viene de que se les considera personas “sin alma”, por lo que son incapaces ya no solo de conectar emocionalmente con otras personas, sino de comprender sus propios sentimientos y emociones. Esta personalidad incorregible puede llevarlos a, en algunos casos, obrar negativamente y sin ningún sentimiento de culpa o arrepentimiento.

15. Psicópata depresivo

Un psicópata depresivo es aquel que, con rasgos de otros grupos de psicopatía, tiene la característica de tener una predisposición a las conductas depresivas. Son personas tranquilas, pero con una personalidad en la que predominan los autorreproches, la melancolía, el mal humor y, en algunos casos, los rasgos paranoides.

A su vez, hay algunos psicópatas depresivos que pueden mostrarse tremendamente inseguros de sí mismos, con una timidez importante y con tendencia a mostrar remordimientos. En la otra cara de la moneda tendríamos a los que se conocen como psicópatas hipertímicos, que son aquellos cuya personalidad está caracterizada por un ánimo alegre y optimismo; aunque son precisamente estos los que más habitualmente, en comparación con los depresivos, cometen delitos.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies