Los 10 tipos de trastornos de la personalidad (causas, síntomas y tratamiento)

Los trastornos de la personalidad son afecciones psicológicas que hacen que una persona muestre un patrón conductual y emocional muy distinto a las expectativas de la sociedad en la que vive.
Tipos trastornos personalidad

Por desgracia y de forma totalmente incomprensible si tenemos en cuenta que vivimos en pleno siglo XXI, la salud mental sigue siendo un tema tabú en la sociedad. Desgraciadamente, sigue costando mucho hablar abiertamente de todas aquellas patologías psicológicas que tanto afectan a nivel emocional e incluso físico.

No podemos olvidar que el cerebro no deja de ser un órgano más y que, como tal, es susceptible de enfermar y desarrollar problemas que pueden traducirse en afecciones mentales, emocionales o psicológicas. Pero como nuestra voluntad en este portal siempre ha sido, es y será liberarnos de todos estos estigmas, volveremos a hablar sin tapujos del mundo de la salud psicológica.

Y es que hoy toca centrarnos en uno de los ámbitos que, dentro de un mundo que ya está rodeado de tabúes, es especialmente sensible: el campo de los trastornos de la personalidad. Todas aquellas afecciones psicológicas que hacen que una persona muestre un patrón conductual, emocional y de pensamiento muy diferente a las expectativas de la sociedad y cultura en la que vive.

Pero, ¿todos los trastornos de la personalidad son iguales? No. Ni mucho menos. Como se puede deducir por lo que hemos dicho, se trata de un grupo de trastornos psicológicos que, si bien tienen algunos nexos en común, son muy distintos en lo que a causas, síntomas y abordaje terapéutico se refiere. Así pues, en el artículo de hoy y de la mano tanto de nuestro equipo de psicólogos colaboradores como de las más prestigiosas publicaciones científicas, veremos las bases clínicas de los principales tipos de trastornos de la personalidad.

¿Qué son los trastornos de la personalidad?

Un trastorno de la personalidad es toda aquella afección psicológica que provoca que una persona muestre, de forma prolongada y evidente, unos patrones de conducta, de expresión de emociones y de pensamientos muy distintos a las expectativas de la sociedad y cultura en la que vive. Es una patología que distorsiona los rasgos de la personalidad considerados como “estándares” o “saludables” dentro del contexto social.

Estamos, pues, ante un grupo de enfermedades mentales que hacen que la persona experimente problemas para percibir situaciones de forma común y relacionarse con otras personas, que tenga limitaciones en su vida personal y profesional y que el desempeño, pensamientos y comportamientos se desvíen de lo que se considera normal en la sociedad y cultura.

Generalmente, los trastornos de la personalidad empiezan en la adolescencia o en los primeros años de la vida adulta, aunque cada uno sigue su progreso y hay algunos que incluso se vuelven menos obvios con el paso del tiempo. Y a esto hay que añadir que, como sucede con las afecciones psicológicas, sus causas son desconocidas, pues su aparición responde a muchos factores de riesgo y desencadenantes tanto intrínsecos como extrínsecos.

Unos trastornos que requieren de tratamiento por psicoterapia, medicación o, en algunos casos, programas de tratamiento hospitalario o domiciliario. El abordaje terapéutico depende del trastorno en sí, de su gravedad y de las necesidades del paciente, pero siempre es necesario. Pedir ayuda es siempre el primer paso para lograr que estas afecciones tengan el menor impacto posible en nuestra vida.

Trastorno personalidad

¿Cómo se clasifican los trastornos de la personalidad?

Aunque la sintomatología dependa mucho de la patología en concreto, unos rasgos en común entre varios de ellos han permitido clasificar los trastornos de la personalidad en tres grupos (A, B y C), cada uno de ellos con sus trastornos correspondientes. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que los límites entre trastornos son, en muchas ocasiones, difusos.

Y es que a pesar de esta división de acuerdo a características y síntomas generales, muchas personas con un trastorno concreto muestran síntomas de uno o más trastornos de incluso otro grupo. Además, en un mismo trastorno no se tienen por qué observar todos los signos clínicos que mencionaremos. Habiendo dejado claro esto, empecemos.

1. Trastornos de la personalidad del grupo A

Los trastornos de la personalidad del grupo A son todas aquellas afecciones que alteran los patrones conductuales con la característica de estar vinculados a pensamientos y/o comportamientos que se perciben, desde fuera, como excéntricos o extraños. Dentro de este grupo tenemos el trastorno paranoide, el esquizoide y el esquizotípico. Veamos sus bases clínicas.

1.1. Trastorno esquizoide de la personalidad

El trastorno esquizoide es un tipo de trastorno de la personalidad del grupo A que se caracteriza por una preferencia por la soledad, una amplitud limitada de emociones, la incapacidad de sentir disfrute por actividades consideradas como placenteras por el conjunto de la sociedad, la actitud distante, el bajo (o nulo) interés por las relaciones sexuales, la falta de inteligencia emocional, etc.

Pese a que pueda compartir con ella muchos factores de riesgo, no es lo mismo que la esquizofrenia, una enfermedad mental mucho más discapacitante. Y es que en el trastorno esquizoide, no se observa una distorsión de la percepción de la realidad en forma de alucinaciones o delirios, algo que sí ocurre en la esquizofrenia, en la que la persona llega a desconectar de la realidad.

1.2. Trastorno paranoide de la personalidad

El trastorno paranoide de la personalidad es un tipo de trastorno de la personalidad del grupo A que se caracteriza por la tendencia a mostrar desconfianza y sospechas hacia los demás y los objetivos de otras personas, la injustificada creencia de que el mundo intenta conspirar contra él, dañarlo o engañarlo, la sospecha de que su pareja le es infiel, la tendencia a ser rencoroso, reacciones hostiles ante insultos, tendencia a tomar cualquier acto como un ataque personal…

Por lo tanto, se trata de una afección psicológica en la que impera un patrón de desconfianza y de recelos generalizado, prolongado e injustificado. Todas sus manifestaciones hacen que la persona termine limitando su vida social de forma drástica.

1.3. Trastorno esquizotípico de la personalidad

Terminamos el grupo A con el trastorno esquizotípico de la personalidad, un tipo de trastorno de la personalidad del grupo A caracterizado por un patrón de vestimenta, creencias, pensamientos, conductas y discursos “peculiares”, respuestas emocionales inadecuadas, falta de expresión emotiva, experiencias perceptivas extrañas (notar que alguien susurra nuestro nombre, por ejemplo), ausencia de amigos cercanos, forma de hablar extraña, fantasías extrañas…

De nuevo, pese a su nombre, no debe confundirse con la esquizofrenia, pues a pesar de que las personas con trastorno esquizotípico puedan tener creencias, comportamientos y fantasías extrañas, no llegan a desconectar de la realidad y, a excepción de estas experiencias perceptivas raras, no tienen alucinaciones ni delirios.

Trastorno esquizotípico

2. Trastornos de la personalidad del grupo B

Los trastornos de la personalidad del grupo B son todas aquellas afecciones que alteran los patrones conductuales con la característica de presentar pensamientos y comportamientos dramáticos que, desde fuera, se perciben como excesivamente emotivos e impredecibles. Pero, a diferencia del grupo A, pese a este dramatismo, las conductas no son extrañas. Dentro de este segundo grupo tenemos el trastorno narcisista, antisocial, histriónico y límite. Veámoslos.

2.1. Trastorno narcisista de la personalidad

El trastorno narcisista de la personalidad es un tipo de trastorno de la personalidad del grupo B caracterizado por la creencia de ser más especial y más importante que los demás, envidiar a los demás, creer que los demás te envidian, arrogancia, exageración de logros y talentos, expectativa de admiración constante, necesidad de recibir elogios, falta de empatía, egocentrismo...

2.2. Trastorno antisocial de la personalidad

El trastorno antisocial de la personalidad es un tipo de trastorno de la personalidad del grupo B caracterizado por falta de empatía, indiferencia ante las necesidades de los demás, conductas impulsivas, falta de remordimiento, irresponsabilidad, comportamiento agresivo, violencia, violación de los derechos de los demás, tendencia a tener problemas legales…

Se trata de una afección psicológica que muchas veces va ligada a la delincuencia y que se relaciona con un patrón prolongado de manipulaciones emocionales, estafas, mentiras, etc, pese a ser capaz de actuar de forma encantadora para así ganarse la confianza de aquellos de los que se quiere aprovechar.

2.3. Trastorno histriónico de la personalidad

El trastorno histriónico de la personalidad es un tipo de trastorno de la personalidad del grupo B caracterizado por la búsqueda constante de atención, preocupación excesiva (incluso enfermiza) porla apariencia física, pensamiento de que las relaciones personales son más íntimas y cercanas de lo que en realidad son, tendencia a ser influenciable, discursos fuertes con opiniones impactantes, conductas muy exaltadas, etc.

2.4. Trastorno límite de la personalidad

Terminamos el grupo B con el trastorno límite de la personalidad, un tipo de trastorno de la personalidad del grupo B caracterizado por conductas impulsivas y riesgosas (como involucrarse en apuestas o tener relaciones sin protección), amenazas de autolesión, ataques de ira, paranoias intermitentes en momentos de estrés, conductas suicidas, tendencia a mostrar una imagen de inestabilidad emocional, tendencia a tener relaciones personales muy intensas pero inestables, cambios súbitos en el estado de ánimo y sentimientos continuos de vacío.

En este sentido, el trastorno límite de la personalidad es una afección psicológica en la que la persona tiene patrones prolongados de inestabilidad y turbulencia emocional, algo que la lleva a realizar actos impulsivos vinculados generalmente al riesgo y a tener relaciones muy caóticas.

Trastorno límite

3. Trastornos de la personalidad del grupo C

Los trastornos de la personalidad del grupo C son todas aquellas afecciones que alteran los patrones conductuales con la característica de estar asociados a la ansiedad y al temor. Es decir, ni se presentan comportamientos extraños (como en el grupo A) ni conductas excesivamente dramáticas o emocionalmente turbulentas (como en el grupo B), sino una tendencia a presentar pensamientos y comportamientos ansiosos y de miedo. En este último grupo tenemos el trastorno dependiente, el trastorno por evitación y el trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva. Veámoslos.

3.1. Trastorno dependiente de la personalidad

El trastorno dependiente de la personalidad es un tipo de trastorno de la personalidad del grupo C caracterizado por la dependencia emocional excesiva hacia los demás, la necesidad constante de cuidado, la tendencia a adoptar actitudes sumisas, el miedo a tener que cuidarse por uno mismo, la baja autoestima, la falta de autoconfianza, el miedo a la desaprobación, la incapacidad de no estar en una relación amorosa, la tolerancia al abuso y la dificultad para expresar desacuerdos.

En este sentido, se trata de una afección psicológica en la que la persona depende demasiado de otra (u otras) para satisfacer y cubrir sus necesidades tanto físicas como emocionales. Se trata de uno de los trastornos de la personalidad más frecuentes y tiende a empezar en la infancia.

3.2. Trastorno de la personalidad por evitación

El trastorno de la personalidad por evitación es un tipo de trastorno de la personalidad del grupo C caracterizado por el sentimiento de ser inferior a los demás, la sensibilidad excesiva a las críticas, el miedo al rechazo, la timidez extrema, el miedo a hacer el ridículo, el aislamiento social, evitar estar con extraños y la evasión de actividades que impliquen un contacto entre personas. Una persona con este trastorno es especialmente tímida, se siente inadecuada y tiene temor al rechazo.

3.3. Trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva

Cerramos el grupo C y el artículo con el trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva, un tipo de trastorno de la personalidad del grupo C caracterizado por una preocupación excesiva y enfermiza por el orden, los detalles y el cumplimiento de las normas, el perfeccionismo extremo, la rigurosidad, un control enfermizo de los gastos económicos, la incapacidad de delegar tareas, el deseo de controlar a las personas, la angustia por no lograr la perfección, la inflexibilidad, etc.

Con el trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva, la persona vive preocupada por la adecuación a las reglas, el orden y el control. Comparte muchos síntomas con el TOC (trastorno obsesivo-compulsivo), siendo una afección psicológica muy vinculada a la ansiedad.

Trastorno personalidad obsesivo
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies