Los 10 tipos de Sugestión (y sus características)

La sugestión es un proceso psicológico en el que una entidad externa es capaz de manipular e influenciar nuestros pensamientos, comportamientos y estados físicos. Analicemos su clasificación.

tipos-sugestion

El estudio de la conducta humana, aquel conjunto de acciones que determina nuestra manera de comportarnos ante una situación concreta y ante la vida en general, ha sido uno de los campos más interesantes para el mundo de la Psicología, pues son muchos los procesos psicológicos que entran en juego a la hora de determinar cómo actuamos y pensamos.

Aun así, por cada pregunta que respondemos acerca de la naturaleza de la psique humana, decenas de nuevas aparecen. Y es que la complejidad de los procesos mentales que regulan nuestra conducta son inmensos. Y tanto es así que nuestro comportamiento, nuestros sentimientos y nuestros pensamientos se pueden ver influenciados y manipulados por entidades externas.

Así, sabemos que existe un proceso psicológico a través del cual otras personas, medios de comunicación o cualquier ente capaz de influenciarnos pueden manipular, guiar o dirigir nuestra mentalidad, cambiando nuestras emociones y estados físicos. Estamos hablando, por supuesto, de la famosa sugestión.

Todos nos sugestionamos con mayor o menor frecuencia. Por ello, en el articulo de hoy y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a indagar en las bases psicológicas de la sugestión y a describir las características de cada uno de sus tipos, pues existe una clasificación importante de este fenómeno.

¿Qué es la sugestión?

La sugestión es un fenómeno psicológico en el que una entidad externa es capaz de manipular y guiar nuestros pensamientos, comportamientos y estados físicos a través de la manipulación que genera sobre nuestra mentalidad. Así, se trata del estado en el que experimentamos ideas o sensaciones que han sido inducidas o, como su nombre indica, sugeridas por alguien.

De latín suggestus, que significa “proporcionar”, la sugestión es un fenómeno a través del cual se introduce un contenido en la mente de una persona sin que esta sea consciente de ello, por lo que se logra un cambio en su patrón de pensamientos, en las emociones o en la conducta de la persona que ha sido sugestionada e, inconscientemente, manipulada.

Otras personas (especialmente figuras de autoridad), los libros, la música, las películas, los medios de comunicación… Son muchos los agentes que tienen la capacidad de orientar o guiar nuestros procesos mentales, pudiendo llegar a ejercer un gran poder sobre el modo cómo nos comportamos y cómo percibimos la realidad.

Tradicionalmente se ha asociado la sugestión con la hipnosis, aquel estado de vigilia de conciencia en el que la persona se encuentra disociada de su entorno inmediato (la sugestión hipnótica ha sido usada con fines terapéuticos pero su eficacia es limitada), pero lo cierto es que la sugestión está detrás de muchos otros fenómenos tales como el efecto placebo o en la influencia que genera en nosotros la publicidad, pues en el marketing todo se evalúa para promover en otros una necesidad o un deseo.

El término de la sugestión parece ser muy antiguo, pues hay evidencias del uso de terapias hipnóticas que datan de hace miles de años, pero la primera descripción científica del concepto llegó con James Braid (1795 -1860), neurocirujano escocés que además acuñó el concepto de “hipnosis”. Posteriormente, muchos estudios le siguieron.

Así, actualmente sabemos que la sugestión es un fenómeno común a todas las personas y que tiene una gran influencia en el modo como nos comportamos y pensamos. Hoy en día, todo aquello relacionado con la psicoterapia y con la investigación de la mente humana tiene que tener en cuenta que esta puede verse notablemente influenciada por agentes externos.

Ahora bien, uno de los grandes logros para comprender las bases psicológicas de la sugestión ha sido comprender que no existe una única forma de la misma, sino que dependiendo del canal a través del cual se realice y de cómo se desencadenan los procesos mentales manipulativos, podemos diferenciar distintas clases de sugestión. Y esto es en lo que vamos a indagar a continuación.

que-es-sugestion

¿Qué clases de sugestión existen?

Como hemos dicho, no existe una única forma de sugestionarnos. La sugestión es aquel fenómeno a través del cual un agente externo puede guiar nuestro patrón de pensamientos y nuestra conducta mediante la manipulación y una asimilación inconsciente e involuntaria de ideas. Pero en función de cómo suceda este proceso, podemos hablar de diferentes tipos de sugestión. Veámoslos.

1. Sugestión directa

La sugestión directa es aquella que se produce cuando una persona ejerce su autoridad sobre un individuo que resulta sugestionado, por lo que el proceso se basa en someter a esta persona. La autoridad se establece a través de una orden y la persona sugestionada ejecuta dicha orden, alterando su conducta. Así pues, la sugestión directa es aquella fundamentada en un mandato y sus efectos son inmediatos.

2. Sugestión indirecta

La sugestión indirecta es aquella que se produce de una forma no explícita. Una persona o medio de comunicación induce a que un individuo vaya en una dirección determinada pero de una manera sutil, sin establecer mandatos u órdenes como en el caso de la sugestión directa. El proceso de sugestión, en la persona sugestionada, es mucho más inconsciente, pues se manipula su mente sin que ella se dé cuenta, por lo que sus efectos no son tan inmediatos.

3. Sugestión hipnótica

La sugestión hipnótica es aquella que se produce a través de las técnicas que inducen a la persona a entrar en un estado de hipnosis, es decir, aquel estado en el que la persona se encuentra disociada de su entorno inmediato y se absorbe de una serie de experiencias internas. Suele realizarse con fines terapéuticos, pero no puede ser el único abordaje que se realice en el paciente. Además, hay que tener mucho cuidado con cómo continúa la sugestión después de la técnica de hipnosis.

sugestion-hipnotica

4. Autosugestión

La autosugestión es aquella que se autoimpone, es decir, aquella forma de manipulación que la persona ejerce sobre sí misma. Es la propia persona la que decide incorporar en su mente una idea que termina por sugestionar su conducta, emociones e incluso estados físicos. Por tanto, no hay ningún agente externo, somos nosotros mismos quienes inducimos el estado de sugestión.

Dependiendo de hasta qué punto este proceso es deliberado, podemos hablar de autosugestión voluntaria o involuntaria. En la autosugestión voluntaria, hay un proceso consciente de convencernos de algo, como ocurre en el efecto placebo, cuando nos decimos que algo va a curarnos puede, realmente, mejorar nuestro estado fisiológico. En la autosugestión involuntaria, en cambio, no nos damos cuenta de que nos estamos influyendo a nosotros mismos, como ocurre, por ejemplo, con las personas hipocondríacas.

5. Sugestión cognitivo-perceptiva

La sugestión cognitivo-perceptiva es aquella en la que la manipulación sucede a un nivel de cognición o de percepción. Es decir, la persona sugestionada, de forma externa o interna, experimenta cambios en su patrón de pensamientos (llega a incluir unas ideas que, sin esta sugestión, no tendría) o en su percepción de la realidad. Es la sugestión que más se busca inducir a través de la publicidad, pues involucra la parte más mental.

6. Sugestión sensorial-fisiológica

La sugestión sensorial-fisiológica es aquella en la que la manipulación sucede a un nivel de experiencias sensoriales o de reacciones fisiológicas. Es decir, la persona sugestionada, de forma externa o interna, experimenta cambios en sus sentidos (puede convencerse de que tiene calor cuando en realidad no lo está sintiendo físicamente) o en su estado físico, como sucede con el efecto placebo. Es la sugestión que involucra la parte más fisiológica.

7. Sugestión motora

La sugestión motora es aquella en la que la manipulación sucede a un nivel de sistema locomotor. Es decir, la persona sugestionada, de forma interna o externa, experimenta cambios en lo que a inducción o inhibición de movimientos o conductas motoras se refiere. De nuevo, se usa especialmente en el sector del marketing, donde, por ejemplo, la localización de los productos en un supermercado busca que encadenemos ciertos movimientos.

8. Sugestión por autoridad

La sugestión por autoridad es aquella que, estando muy relacionada con la directa, se ejerce a través de una figura autoritaria. Un individuo que tiene poder o que es un ejemplo para nosotros, puede establecer órdenes o mandatos que van a influenciar en nuestros pensamientos o conducta (como sucede con la sugestión directa) o manipularnos de una forma más sutil.

9. Sugestión por asociación

La sugestión por asociación es aquella en la que somos sugestionados sin la participación de una figura autoritaria, sino por la exposición a ciertos canales que nos hacen asociar ideas de forma inconsciente hasta llegar a modificar nuestro comportamiento o patrón de pensamientos. El más claro ejemplo es el que encontramos en el mundo de la publicidad.

10. Sugestión por imitación

La sugestión por imitación es aquella en la que somos sugestionados no por una figura de autoridad ni por una asociación de ideas, sino simplemente por un proceso de imitación. Repetimos conductas de otras personas o asimilamos ideas ajenas por simple observación.

sugestion-imitacion
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies