Trauma Vicario: causas, síntomas y tratamiento

El trauma vicario es un fenómeno derivado del desgaste psicológico propio de profesiones asistenciales, en las que la empatía juega un papel central. Trabajar el autocuidado es clave para prevenirlo.

trauma-vicario

A lo largo de la vida, todos lidiamos con determinadas situaciones de elevada carga emocional que nos ponen en estado de alerta. La mayoría de las veces se trata de eventos propios de la vida cotidiana, como un atasco, un problema laboral o preocupaciones económicas. En estos casos, tendemos a emitir una respuesta de activación puntual que contribuye a afrontar dichos desafíos sin mayor repercusión en nuestra salud.

Sin embargo, en ocasiones también podemos lidiar con situaciones extraordinarias, inesperadas o incontrolables que ponen en peligro nuestra integridad física y/o mental y hacen mella en nuestro equilibrio psicológico. Así, ante ellas sufrimos una respuesta de estrés que aparece con una intensidad muy elevada o se mantiene durante demasiado tiempo. Ello puede favorecer que nuestros recursos emocionales se vean desbordados ante la demanda que este escenario exige, pudiendo provocar la aparición de un trauma psicológico.

Lo cierto es que vivir una experiencia emocionalmente intensa no siempre es sinónimo de que se produzca un trauma. Ante un mismo evento, dos individuos pueden manifestar una respuesta psicológica bien distinta. Por ello, el trauma tiene más relación con la manera en la que cada uno de nosotros procesamos la realidad que con las características de la situación en sí misma.

De hecho, el trauma psicológico no sólo aparece cuando se vive una situación estresante en primera persona. En algunos casos, también se desarrolla cuando se es testigo del sufrimiento ajeno. Este fenómeno se conoce como trauma vicario y es el tema que nos ocupa en este artículo.

¿Qué es el trauma vicario?

El trauma vicario se define como el desgaste emocional que experimentan algunos profesionales y/o voluntarios del ámbito de la salud, los servicios de emergencias y servicios de protección social y civil. Estas profesiones comparten una característica común, y es su contacto diario con el sufrimiento humano. Lidiar con la vulnerabilidad y el dolor de otras personas de manera constante tiene un precio sobre la salud mental, motivo por el cual aquellos que se dedican a este sector son considerados víctimas secundarias. Así, son especialmente vulnerables a la hora de desarrollar un trauma psíquico, aunque no hayan vivido el evento angustiante en primera persona.

En general, el trauma vicario es fruto de un desgaste laboral propio de quienes se dedican a ayudar, apoyar y acompañar a quienes sufren o han sufrido situaciones traumáticas como abusos sexuales, malos tratos, catástrofes naturales y accidentes, accidentes de tráfico, delitos, etc. El trauma vicario mantiene un estrecho vínculo con la capacidad para empatizar con los demás. En las profesiones ya mencionadas, la empatía es una herramienta de trabajo indispensable, pues es necesario comprender el dolor ajeno para brindar ayuda de forma adecuada en cada caso. Sin embargo, empatizar requiere un gran esfuerzo psicológico que puede pasar factura y favorecer la aparición de este tipo de trauma.

El concepto de trauma vicario fue desarrollado hace ya varios años, aunque a lo largo del tiempo este se ha denominado de distintas maneras. Perlman & Saakvitne (1995) introdujeron el conocido concepto de “fatiga por compasión”, mientras que Figley (1982) habló de victimización secundaria, la que definió como el coste de cuidar a otros.

Entre los profesionales más afectados por este tipo de trauma podemos encontrar psicólogos, personal sanitario (médicos, enfermeros...), personal sociosanitario (cuidadores, asistentes...), miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado y las fuerzas armadas. En general, cualquier profesional en contacto con víctimas de trauma es susceptible de desarrollar trauma vicario, aunque el riesgo será mayor o menor en función de las circunstancias particulares de cada persona.

El trauma vicario constituye un importante problema de salud que repercute profundamente en todas las áreas vitales de la persona. Lejos de ser un problema únicamente laboral, el trauma impacta en el plano más personal del individuo y su gravedad no debe ser pasada por alto.

que-es-trauma-vicario

Causas del trauma vicario

Como ya adelantamos más arriba, el fenómeno del trauma vicario guarda particular relación con la empatía. Aquellos profesionales que utilizan esta cualidad para ayudar a los demás pueden pagar un elevado precio si no saben gestionarla bien. Es indiscutible que la empatía es necesaria en este tipo de puestos de trabajo, pues esta es clave para poder conectar con los demás, comprenderles y ayudarles como necesitan. Sin embargo, la empatía requiere un esfuerzo emocional intenso que, si se practica cada día en situaciones muy complejas, puede erosionar la salud mental.

Por ello, una de las causas del trauma vicario reside en la empatía llevada al extremo, por la que una persona trata de ponerse en el lugar de otros ante situaciones de sufrimiento muy intenso. Cuando ponemos en práctica la empatía de esta manera, nuestro cerebro experimenta un malestar similar al de la víctima que estamos atendiendo, por lo que de forma indirecta acabamos por exponernos a una situación de amenaza constante. En otras palabras, al ver a los demás sufrir y conectar con su dolor, nuestro cerebro reacciona como si existiese una amenaza real.

Síntomas del trauma vicario

El trauma vicario implica una serie de síntomas a diferentes niveles:

  • Síntomas emocionales: La persona puede experimentar ansiedad, tristeza, irritabilidad, cambios de humor, ira, inseguridad e incluso culpa.

  • Síntomas fisiológicos: El estrés continuado puede producir síntomas físicos como dolor de cabeza, erupciones cutáneas, tensión muscular, úlceras, opresión en el pecho, mareos, temblores, etc.

  • Síntomas cognitivos: El trauma vicario puede mermar la capacidad de concentración, produce confusión, desconcierto, pérdidas de memoria, dificultad para resolver problemas o tomar decisiones, aparición de pensamientos intrusivos, etc.

  • Síntomas conductuales: El trauma puede favorecer que la persona se aísle de los demás y que muestre pesimismo respecto al futuro, insomnio y problemas de adicciones (a las drogas, a la comida, al juego...), ya que estas actúan como una vía de escape al malestar emocional.

sintomas-trauma-vicario

Tratamiento del trauma vicario

El trauma vicario no es, en absoluto, un fenómeno banal. Por ello, es importante para los profesionales de los sectores mencionados aprender a identificar cuando su implicación por ayudar está deteriorando el propio bienestar. Como ya comentamos, la empatía es algo necesario en el desempeño de la labor asistencial, pero esta debe ponerse en práctica de forma consciente y estableciendo límites que permitan salvaguardar el equilibrio psicológico.

En este sentido, uno de los mejores aliados para prevenir el desarrollo del trauma vicario es el autocuidado. Por este motivo, en la actualidad es habitual que en las profesiones asistenciales se promuevan ciertas medidas para preservar el bienestar a pesar de desempeñar un trabajo de ayuda y servicio a quienes más sufren. Entre las pautas más destacables podemos señalar:

  • Percibir y analizar las emociones que se sienten en cada momento: Muchas veces, nos dejamos llevar por las emociones sin tomarnos tiempo para entender qué estamos sintiendo exactamente. En este tipo de profesiones es necesario implicarse emocionalmente y conectar con la gente, pero ello siempre debe hacerse desde un término medio que permita protegerse sin empaparnos demasiado del sufrimiento ajeno. Esto no sólo contribuirá a un mejor estado mental, sino que además favorecerá un mejor desempeño en el trabajo. Si empatizamos demasiado con alguien que sufre y nosotros también sufrimos intensamente, entonces no nos quedarán fuerzas para mantenernos enteros y ayudar.

  • Darse pequeños momentos de gratificación: Una vez que la jornada laboral termina, es importante que al llegar a casa puedas regalarte un momento de desconexión: leer, darse un baño, escuchar música, meditar, cocinar algo rico o simplemente hablar con un ser querido. Esto será clave para poder desconectar de lo vivido en el trabajo.

  • No llevarse el trabajo a casa: La elevada implicación emocional de las profesiones asistenciales puede llevar a cometer el error de irse a casa pensado en todo lo que sucedió. Sin embargo, esto es un error, pues así es imposible dejar a la mente descansar. Aunque está bien ventilar las emociones con los allegados, es importante poder conversar acerca de otras cosas y separar el plano personal del profesional.

  • Mantener unos hábitos de vida saludables: Aunque parezca una obviedad, mantener unos hábitos de vida adecuados es fundamental para poder sentirse bien y contar con energía para sobrellevar las exigencias del trabajo. Descansar lo suficiente (al menos 7-8 horas), comer rico y variado y practicar ejercicio regular es clave para disfrutar de una buena salud física y mental.

En algunos casos, es posible que incluso siguiendo todas estas medidas el impacto de ayudar a los demás en la propia salud conduzca a sufrir un trauma vicario. Si esto sucede, es fundamental poder acudir a un profesional de la psicología que te ayude a trabajar en ti mismo, aprender a gestionar las emociones y poner límites a la empatía para que esta no deje de ser una herramienta útil y se convierta en un obstáculo.

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca del trauma vicario, un fenómeno que tiene lugar cuando profesionales del ámbito asistencial (sanidad, emergencias...) experimentan desgaste emocional al implicarse emocionalmente a diario con personas que sufren intensamente. El trauma vicario guarda relación con la empatía, ya que si esta no se sabe gestionar bien puede convertirse en un arma de doble filo que pone en riesgo la propia salud mental.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies