Las 7 diferencias entre ansiedad y depresión

La ansiedad y la depresión son dos de las enfermedades mentales más comunes e incapacitantes del mundo. Y aunque puedan ser similares en algunos aspectos, encierran importantes diferencias que analizaremos.
Diferencias ansiedad depresión

300 millones de personas en el mundo sufren depresión y 260 millones, ansiedad. Estamos hablando, pues, de dos enfermedades que, en lo que a salud mental se refiere, representan las grandes pandemias del siglo XXI. Y es incomprensible que, pese a estas cifras de espanto, cueste tanto oír hablar de ellas.

Por desgracia, todo lo que tiene que ver con la salud del cerebro sigue siendo un tabú en la sociedad. El mundo de las patologías mentales sigue estando lleno de estigmas. Y, por ello, es perfectamente comprensible que todavía a día de hoy haya dudas acerca de qué son exactamente trastornos como la ansiedad, la depresión, la esquizofrenia, el trastorno bipolar, la anorexia…

Pero hoy nos liberaremos de todos estos tabúes y hablaremos abiertamente de dos de los trastornos psiquiátricos más comunes e incapacitantes del mundo: la ansiedad y la depresión. Dos enfermedades que condicionan enormemente la calidad de vida y que, sin recibir el apoyo y tratamiento necesario, pueden derivar en complicaciones muy graves, incluidos los pensamientos de suicidio.

Aun así y pese a algunas semejanzas, la ansiedad y la depresión son dos patologías muy diferentes. Por ello, en este artículo, además de definir ambas condiciones clínicas, inspeccionaremos, en forma de puntos clave, las más importantes diferencias entre la ansiedad y la depresión. Empecemos.

¿Qué es la ansiedad? ¿Y la depresión?

Antes de ver las diferencias en forma de puntos clave entre ambas enfermedades, creemos que es interesante (e importante) ponernos en contexto y comprender las bases clínicas de cada una de ellas. Definamos, pues, qué es la ansiedad y qué es la depresión.

Ansiedad: ¿qué es?

La ansiedad (y todos los trastornos asociados a ella, como las fobias o el TOC) es una enfermedad mental en la que el paciente experimenta unos miedos y preocupaciones muy intensas ante situaciones que, a priori, no representan un peligro real. Estas emociones pueden derivar en unos ataques de pánico que comprometen enormemente la calidad de vida de la persona tanto a nivel psicológico como físico.

Es cierto que la vivencia de experiencias traumáticas o sucesos emocionalmente dolorosos pueden desencadenar los episodios de ansiedad, pero las causas detrás de su desarrollo no están demasiado claras, algo que indica que el origen de la ansiedad estaría en una compleja interacción de factores genéticos, neurológicos, personales y sociales.

Aun así, lo que sí que conocemos son las bases clínicas de la sintomatología de los episodios de ansiedad: agitación, estrés muy intenso, debilidad, nerviosismo, presión en el pecho, problemas gastrointestinales, insomnio, cansancio, etc, además de todas las complicaciones en las que puede derivar, tales como depresión, abuso de sustancias, aislamiento social y hasta ideas de suicidio.

Se trata de una patología psiquiátrica que, de acuerdo a la OMS, afecta, en la variedad de lo que conocemos como trastorno de ansiedad generalizada, a 260 millones de personas en todo el mundo. El tratamiento a corto plazo para aliviar los ataques de ansiedad se basa en la administración de ansiolíticos, que inducen la relajación del sistema nervioso central, pero por la dependencia que generan, el tratamiento a largo plazo se basa en el consumo de antidepresivos y/o terapia psicológica.

Qué es ansiedad

Depresión: ¿qué es?

La depresión es una enfermedad mental en la que la persona experimenta unos sentimientos de vacío emocional y tristeza tan intensos que se manifiestan con síntomas físicos. No tiene nada que ver con “estar triste” durante un tiempo. La depresión va muchísimo más allá.

Y es precisamente la enorme afectación a nivel tanto emocional como físico lo que hace de la depresión una de las enfermedades más graves del mundo en lo que a interferencia en la calidad de vida se refiere, pudiendo incluso asociarse a pensamientos de suicidio que, por desgracia, en ocasiones se llevan a la práctica.

La vivencia de experiencias tremendamente tristes o emocionalmente impactantes pueden ser detonantes o desencadenantes, pero lo cierto es que, si bien las causas exactas de su desarrollo no están demasiado claras, su origen es más profundo, con una compleja interacción de factores genéticos, neurológicos, psicológicos, hormonales, de estilo de vida y personales.

El sentimiento incontrolable de tristeza, el vacío emocional, la pérdida (o aumento) de apetito, las ganas de llorar, el dolor de cabeza, el cansancio constante, la desesperanza, la ansiedad, la pérdida (o aumento) de peso, el insomnio, los pensamientos sobre la muerte, la irritabilidad, la pérdida de agilidad, la frustración, la pérdida de motivación, la fatiga y la debilidad son los principales síntomas de una de las enfermedades con mayor impacto a nivel emocional y físico.

Una enfermedad que sufren, de acuerdo a la OMS, 300 millones de personas en el mundo y que puede derivar en complicaciones como aislamiento social, conflictos con familiares y amigo, rupturas amorosas, problemas a nivel laboral, desarrollo de patologías cardiovasculares, obesidad, automutilaciones y, en los casos más graves, suicidio.

La terapia para tratar la depresión se basa en un elemento farmacológico con administración de medicamentos antidepresivos y un elemento de tratamiento por terapia psicológica. Gracias a ello, la persona puede silenciar este trastorno para combatir la situación.

Qué es depresión

¿En qué se diferencian la ansiedad y la depresión?

Tras presentar individualmente sus bases clínicas, seguro que las diferencias entre ansiedad y depresión han quedado más que claras. De todos modos, para que tengas la información con un carácter más sintético y visual, hemos preparado una selección de sus más importantes diferencias en forma de puntos clave. Veámoslas.

1. En la ansiedad domina el miedo; en la depresión, el vacío emocional o la tristeza

Una de las diferencias más importantes. En la ansiedad, el sentimiento que domina es el miedo. Un miedo muy intenso a situaciones que, técnicamente, no representan un peligro real o un peligro que no va a acorde a la reacción desmedida. Y es este miedo y estrés lo que enciende la mecha de todas las reacciones psicológicas y físicas de la ansiedad.

La depresión, en cambio, no va asociada al miedo, sino a la tristeza. En la depresión, lo que domina es la tristeza y/o el vacío emocional. Y aunque no tiene nada que ver con “estar triste” durante un tiempo, es precisamente esta profunda tristeza lo que dispara todos los síntomas emocionales y físicos que hemos analizado.

2. Los síntomas psicológicos y físicos son distintos

En relación con el anterior punto, también hemos analizado los síntomas de ambas enfermedades y visto cómo sus manifestaciones clínicas son diferentes. Los síntomas de la ansiedad son la agitación, debilidad, estrés muy intenso, presión en el pecho, nerviosismo, problemas gastrointestinales, cansancio, insomnio, etc.

Los de la depresión, en cambio, incluyen sentimientos incontrolables de tristeza, vacío emocional, pérdida (o aumento) de apetito, ganas de llorar, dolor de cabeza, cansancio constante, desesperanza, ansiedad, pérdida (o aumento) de peso, insomnio, pensamientos sobre la muerte, irritabilidad, pérdida de agilidad, frustración, pérdida de motivación, fatiga y debilidad.

3. La ansiedad se centra en el futuro; la depresión, en el presente

Un matiz muy importante a tener en cuenta y que marca una diferencia clave. Mientras que el estado depresivo asociado a la tristeza y al vacío emocional se centra en nuestra situación presente, el miedo propio de la ansiedad no está asociado a la situación presente, sino a lo que creemos que puede sucedernos en el futuro. El miedo de la ansiedad es hacia el futuro. La tristeza de la depresión está en el presente.

4. En la depresión se pierde la capacidad de disfrutar; en la ansiedad, no

Una de las principales características de la depresión es que se pierde la capacidad para disfrutar de aquellas cosas que antes nos generaban placer. En cambio, en la ansiedad esta pérdida de la capacidad de sentir placer por situaciones del día a día no se observa a no ser que el paciente también presente rasgos de estado depresivo. Es decir, la ansiedad no está necesariamente asociada a la pérdida del disfrute; la depresión, sí.

Estado depresivo

5. El origen de la depresión suele ser psicológico; el de la ansiedad, no siempre

El origen de la depresión tiende a ser de origen psicológico, es decir, a tener una causa endógena generalmente asociada a alteraciones en las hormonas o neurotransmisores que actúan a nivel del cerebro. En la ansiedad, en cambio, si bien este origen endógeno es muy habitual, tiene más frecuencia a estar asociada a causas exógenas que desencadenan su aparición, como el abuso de determinadas drogas, dietas deficientes en determinadas vitaminas e incluso tumores desarrollados en la glándula suprarrenal.

6. La depresión es más frecuente que la ansiedad

Es muy difícil estimar esto con exactitud, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS), por las cifras publicadas, indica que, mientras que la ansiedad es sufrida por 260 millones de personas, la depresión es padecida por 300 millones. Pero, sea como sea, ambas son enfermedades demasiado comunes que merecen el reconocimiento necesario para concienciar a la población acerca de su naturaleza.

7. La depresión viene acompañada de abulia; la ansiedad, no

La abulia es una condición clínica caracterizada por la falta de motivación y de iniciativa. Está estrechamente ligada con la depresión, pero no tanto con la ansiedad. En la depresión, la pérdida de motivación para realizar actividades o desempeñarse con normalidad en lo personal y profesional es uno de los principales síntomas. En la ansiedad, en cambio, no se observa este estado de abulia. Una persona con ansiedad tiene motivación.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies