Los 6 mejores medicamentos para la ansiedad sin receta (y sus efectos)

La ansiedad es algo conocido para el grueso de la población. En mayor o menor medida, todos la hemos experimentado y es importante realizar un tratamiento adecuado que permita abordarla. Veamos qué medicamentos sin receta pueden ser de ayuda.

Mejores medicamentos para ansiedad sin receta

La ansiedad es una vieja conocida para muchas personas hoy en día. Por supuesto, no siempre que sentimos ansiedad esta debe asociarse con un problema psicológico. En ocasiones, es una respuesta útil y necesaria en determinadas situaciones que forman parte de la vida misma. Las pérdidas, los retos laborales y académicos, los conflictos…

Todo ello genera en nosotros una fuerte activación que nos prepara para afrontar con éxito el desafío que tenemos delante. Siempre que se produce en niveles moderados, la ansiedad aumenta nuestra capacidad para abordar tareas complejas o altamente demandantes. Sin embargo, cuando se produce en niveles mínimos o máximos produce la respuesta antagónica. Esto es, nos bloqueamos y perdemos la capacidad de reacción necesaria en ese momento.

La definición de ansiedad que se ha extendido en los últimos tiempos nada tiene que ver con esta respuesta adaptativa ante el peligro. Esto se debe a que muchas personas viven una respuesta de ansiedad desadaptativa, de una intensidad desproporcionada, sostenida durante un tiempo demasiado largo o iniciada ante estímulos aparentemente inofensivos. En este tipo de casos hablamos de un trastorno de ansiedad.

¿Qué es la ansiedad?

Existen varios tipos de trastornos cuya base es la ansiedad. Entre ellos se encuentran la agorafobia, el trastorno de ansiedad generalizada (TAG) o el trastorno de pánico. Aunque cada uno posee sus propias características diferenciales, lo cierto es que en lo esencial guardan muchas similitudes. Todas las personas que sufren algún tipo de trastorno de ansiedad ven toda su vida condicionada por éste, experimentando un gran sufrimiento y sentimiento de indefensión ante una respuesta intensa y descontrolada que muchas veces aparece sin previo aviso.

La respuesta de ansiedad es, además, muy completa y se manifiesta en varios planos: físico, conductual, emocional y cognitivo. En algunas personas un componente predomina notablemente sobre el resto. Hay quienes manifiestan una sintomatología física muy marcada (mareos, temblores, taquicardia, tensión muscular…), otros en quienes prima el componente cognitivo (pensamientos intrusivos, rumiaciones…) y otros en los que los más destacado es el aspecto conductual (aislamiento, rituales…). En cualquier caso, quien vive padeciendo un problema de ansiedad de este calibre atraviesa un gran sufrimiento que merma profundamente su calidad de vida.

Uno de los aspectos que dificulta en mayor medida el manejo de la ansiedad tiene que ver con el círculo vicioso que esta produce. Los síntomas hacen que la persona se encuentre cada vez más aislada e incapacitada, de manera que resulta imprescindible cortar su progresión mediante intervención profesional. El tratamiento de los trastornos de ansiedad está basado en dos componentes: la psicoterapia y los medicamentos.

Dependiendo del caso, el profesional de salud mental debe determinar qué opción terapéutica resulta idónea en cada caso. En caso de padecer ansiedad de forma habitual, es importante que acudas a la consulta de tu sanitario (psiquiatra o psicólogo) de referencia, para que pueda realizar la evaluación e intervención pertinentes. Sin embargo, en este artículo vamos a recopilar aquellos medicamentos que no requieren receta y pueden ayudarte a aliviar tus síntomas de ansiedad en situaciones puntuales.

¿Cuáles son los mejores fármacos para la ansiedad sin receta?

Existen fármacos que el médico puede pautar en caso de que padezcas ansiedad. No obstante, también puedes encontrar en el mercado algunos medicamentos útiles en momentos en los que te sientas muy activado y que, además, no requieren receta médica.

1. Triptófano

El triptófano es un aminoácido, es decir, constituye una parte de las proteínas. Este elemento es necesario para un buen funcionamiento de nuestro organismo y cumple funciones relacionadas con la regeneración de los tejidos, el desarrollo de la masa muscular y el metabolismo de la grasa corporal. Además de todo lo dicho, el triptófano está implicado en la producción de serotonina y melatonina. La primera es un neurotransmisor implicado, entre otras cosas, en la regulación de nuestro estado anímico. La segunda, una hormona que regula nuestro sueño.

Consumir triptófano en las cantidades adecuadas no es garantía de aliviar nuestra ansiedad, pero sí es un buen primer paso para contribuir a ello. Debido a que nuestro organismo no es capaz de producir por sí solo este aminoácido, es importante obtenerlo mediante alimentos como las legumbres, las carnes y pescados o algunas verduras como la zanahoria y el brócoli. Además, también se encuentran a la venta comprimidos de triptófano que aportan una dosis más concentrada de este elemento.

Entre los aportes que puede ofrecerte el consumo de triptófano se encuentran:

  • Aumento de la calidad del sueño: En momentos de elevada ansiedad, una de las funciones que primero se trastocan es el descanso, de forma que aparecen problemas de conciliación, despertares nocturnos e incluso pesadillas. En este sentido, el triptófano contribuye a aumentar el tiempo de descanso y su calidad.
  • Reducción de los niveles de ansiedad: El consumo de triptófano puede contribuir a estabilizar el estado anímico y proporcionar mayor tranquilidad, especialmente en momentos de cambios y muchas exigencias ambientales.
  • Aumento del disfrute: Un consumo adecuado de triptófano puede favorecer los niveles de energía, así como el disfrute de las actividades placenteras.
Triptófano

2. Ejercicio físico

Aunque no se trata de un medicamento en sí mismo, sí que constituye un remedio natural idóneo para mantener la ansiedad a raya. La práctica regular de ejercicio contribuye a mejorar el estado de ánimo y a aumentar el bienestar psicológico. Además, también permite regular funciones que la ansiedad suele alterar notablemente, como el sueño, la ansiedad y el deseo sexual. Cuando practicamos deporte la calidad de nuestro descanso aumenta.

Además, al hacer ejercicio logramos evadirnos por un tiempo de nuestras preocupaciones y adquirimos un sentimiento de fortaleza y control sobre nosotros mismos y el entorno. Por otro lado, al practicar deporte experimentamos síntomas de activación fisiológica (aumento de pulsaciones, sudor, tensión en los músculos…) que pueden ayudar a quien sufre ansiedad a familiarizarse con ese estado que recuerda a la activación propia de un episodio de ansiedad.

Por último, el ejercicio físico también puede ser una excusa para relacionarse con otras personas, reduciendo el aislamiento característico de quien sufre este problema. Así, el ejercicio mejora la relación con el propio cuerpo en todos los sentidos, aliviando la ansiedad en todos sus planos: fisiológico, emocional, cognitivo y conductual.

Los beneficios del deporte en relación con la ansiedad son visibles desde la primera sesión de ejercicio. Es decir, que no es necesario practicar ejercicio durante un tiempo muy prolongado para notar sus efectos positivos en el estado anímico. Particularmente, los estudios que han analizado la relación entre ansiedad y deporte han determinado que el ejercicio puntual es útil para aliviar la ansiedad estado (aquella vinculada a una situación concreta), mientras que aquel sostenido en el tiempo permite mantener bajo control la ansiedad rasgo (aquella vinculada al estilo de personalidad del individuo, lo que hace que este sea más propenso a experimentar ansiedad ante situaciones cotidianas).

3. Comprimidos de valeriana

La valeriana es una planta que contiene contiene ácido valerénico, el cual actúa alterando los receptores de ácido gama-aminobutíricos (GABA). Los estudios que han analizado el efecto de la valeriana sobre la ansiedad han arrojado resultados contradictorios. Hay personas en las que la valeriana ha logrado reducir sus niveles de ansiedad, mientras que otras no han notado ningún efecto positivo.

Actualmente, la valeriana parece ser un remedio seguro si se consume en las dosis recomendadas. Sin embargo, no existen certezas respecto a los efectos que esta puede tener a largo plazo, por lo que se recomienda consumirla de forma puntual. Cabe señalar que en algunas personas la valeriana provoca efectos secundarios, como somnolencia o dolor de cabeza.

Valeriana

4. Comprimidos de pasiflora

Los ensayos clínicos que han analizado los efectos de la pasiflora sobre la ansiedad han sido poco potentes, por lo que los resultados que se derivan de ellos deben tomarse con cautela. Estos han sugerido que la pasiflora puede ser de ayuda para reducir la ansiedad. Sin embargo, es poco frecuente encontrarla de forma pura en el mercado, ya que suele mezclarse con otros tipos de hierbas. Por esta razón, es complicado separar los efectos de cada una de ellas. En este caso, la pasiflora puede ser consumida de manera segura siguiendo las indicaciones del producto. No obstante, al igual que la valeriana, puede producir algunos efectos indeseados como mareos o somnolencia.

5. Té verde

Este producto tan fácil de encontrar también puede ayudarte a calmar tu ansiedad en ciertos momentos. El té verde contiene muchos antioxidantes polifenólicos y puede actuar reduciendo el estrés y la ansiedad ya que incrementa nuestros niveles de serotonina.

Té verde

6. Melisa o toronjil

Las investigaciones que han analizado el efecto de esta planta sobre la ansiedad indican que esta podría reducir el nerviosismo y la excitabilidad propios de la ansiedad. Se trata de un producto ante el que poseemos buena tolerancia y su uso resulta seguro a corto plazo. No obstante, al igual que otras plantas mencionadas, puede acarrear algunos efectos secundarios como náuseas o dolor abdominal.

Conclusiones

Los recursos que hemos recopilado en esta lista constituyen remedios que no requieren la supervisión de un profesional sanitario. No obstante, resulta fundamental que, en caso de que el malestar permanezca, acudas a un especialista de salud mental que pueda valorar tu caso y pautar el tratamiento más adecuado. La ansiedad puede llegar a constituir un serio problema de salud y es importante actuar de forma precoz para evitar prolongar el sufrimiento más de lo necesario.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies