Ansiedad social: causas, síntomas y tratamiento

La ansiedad social consiste en un miedo intenso que aparece en situaciones sociales. Aunque habitualmente se confunde con la timidez, este trastorno acarrea graves consecuencias para quien lo sufre.
Ansiedad social

A menudo se habla de timidez y ansiedad social de forma indistinta. Sin embargo, la segunda es, con creces, más severa e incapacitante que la primera. En realidad, la timidez no es considerada como una psicopatología, sino más bien como un estilo de personalidad. Aunque quienes son tímidos pueden sentirse algo inseguros en situaciones sociales y se muestran reservados con los demás, su vida normal no se ve apenas afectada. Es decir, aunque puedan encontrar dificultades en algunos momentos, no suelen llevar a cabo conductas de evitación problemáticas que mermen su bienestar de manera significativa.

En el caso de la ansiedad, hablamos de un escenario bien diferente, ya que esta sí constituye una condición psicopatológica. Quien sufre este problema vive un miedo irracional en diversas situaciones sociales, pudiendo llegar a experimentar una crisis de ansiedad en el momento de exponerse a ellas. Si bien es natural sentir cierta ansiedad cuando nos relacionamos con personas nuevas, lo esperable es que los niveles de activación vayan decayendo con el tiempo.

Esta sería una reacción saludable y normal, que nos permite estar atentos en esos primeros contactos con un desconocido. Sin embargo, la ansiedad social bloquea absolutamente a la persona, que vive sus relaciones sociales percibiendo a los otros como figuras hostiles y amenazantes. Dicho esto, cabe esperar que la repercusión de la ansiedad social sea mucho más impactante que la de la simple timidez. Relacionarnos con los otros es inevitable además de necesario, ya que la socialización es una parte fundamental de la vida de toda persona.

En el momento en que estas experiencias de interacción nos generan sufrimiento, todas las áreas de la vida se verán salpicadas y es necesario buscar ayuda profesional lo antes posible para poder atajar el problema de manera precoz. Debido al potencial impacto de este trastorno y su elevada prevalencia en la población, en este artículo definiremos qué es la ansiedad social, cuáles son sus causas y síntomas y qué tratamientos se emplean para abordarla.

¿Qué es la ansiedad social?

El trastorno de ansiedad social, también conocido como fobia social, refiere a un miedo persistente y clínicamente significativo que aparece en aquellas situaciones en las que la persona se puede ver expuesta a la valoración o escrutinio de los demás. A la persona le aterroriza la posibilidad de hacer el ridículo o llegar a ser el centro de atención.

No obstante, no todas las personas que sufren ansiedad social lo hacen en los mismos momentos y con el mismo grado de intensidad. En algunos casos solo se temen situaciones muy concretas, como por ejemplo hablar en público. Sin embargo, hay personas que viven este intenso temor ante prácticamente cualquier mínima interacción con los demás, llegando incluso a rechazar el contacto telefónico.

Este problema suele empezar a aparecer en la etapa de la adolescencia, afectando mayoritariamente a las personas con una edad inferior a los treinta años. La persona sabe detectar cuando algo comienza a no ir bien, ya que existe conciencia de enfermedad. Es decir, quien sufre ansiedad social reconoce lo irracional de su miedo y es consciente de que este no debería ocurrir.

Las personas que sufren fobia social también suelen mostrar déficits en sus habilidades sociales, cuentan con redes de apoyo poco sólidas y escasos contactos. De igual manera, pueden referir problemas en su desempeño laboral y/o escolar y una elevada susceptibilidad a las críticas.

Ansiedad social qué es

¿Cuál es la causa de la ansiedad social?

No existe una causa única que pueda explicar por qué alguien llega a desarrollar fobia social. Se han planteado diferentes hipótesis para explicar el origen de la ansiedad social, aunque en ningún caso se puede hablar de una causa única. Se conoce que la existencia de antecedentes familiares con este mismo trastorno aumenta la probabilidad de sufrirlo, aunque los genes no pueden explicar por sí solos su aparición.

Se ha planteado que determinadas experiencias traumáticas, como el bullying, pueden igualmente favorecer que alguien desarrolle este tipo de temor. Poseer alguna característica particular, como sufrir tartamudez o alguna alteración física evidente, puede contribuir también a que aparezca ansiedad social, ya que estos atributos suelen ser motivo de burlas y trato despectivo por parte de los demás.

De igual forma, se ha valorado la influencia que pueden tener en este sentido aquellos padres excesivamente protectores o que transmiten a sus hijos la preocupación por las opiniones de los demás. Además, aquellos niños que en su infancia se han caracterizado por ser retraídos y tímidos, con mayor dificultad para socializar, parecen tener más riesgo de desarrollar ansiedad social siendo adultos.

A nivel biológico, se ha propuesto que las personas que sufren este trastorno pueden mostrar hiperactivación en el núcleo de la amígdala, estructura del cerebro asociada a la respuesta de miedo.

¿ Cuáles son los síntomas de la ansiedad social?

Los síntomas que caracterizan a la ansiedad social se pueden clasificar en tres tipos: conductuales, fisiológicos y cognitivos. A nivel cognitivo, la persona suele experimentar pensamientos intrusivos y rumiativos, relacionados con la posibilidad de ser criticado, hacer un comentario absurdo o desafortunado e incluso quedarse paralizado sin poder reaccionar ante la situación temida. Estos pensamientos guardan mucha relación con algo característico de la ansiedad: la anticipación.

Mucho antes de llegar a exponerse realmente a ese evento social que tanto le aterroriza, la persona comienza a imaginar diferentes escenarios posibles, todos ellos igual de terroríficos, que le crean un elevado nivel de ansiedad. De igual forma, tras haber vivido una situación social determinada, quien sufre este problema comenzará a analizar de forma obsesiva lo que ha ocurrido, buscando aquellos errores o faltas que haya podido cometer.

A nivel fisiológico, la persona muestra la clásica sintomatología asociada a una fuerte activación del sistema nervioso autónomo. Entre estos síntomas se encuentran el enrojecimiento facial, la sudoración excesiva, la hiperventilación, los mareos, la tensión muscular, la dificultad para respirar o la taquicardia.

A nivel conductual, lo que más destaca son las conductas de evitación. En este aspecto, el problema será más o menos severo dependiendo de si la situación temida está bien delimitada o, por el contrario, nos encontramos ante un temor generalizado. Cuando la persona siente miedo ante prácticamente cualquier escenario social, el aislamiento puede llegar a ser muy severo, con todas las consecuencias que esto puede acarrear. Situaciones tan anodinas para la población general como son comer en público, hablar por teléfono o acudir a una fiesta, constituyen toda una odisea para alguien con ansiedad social.

Si bien la evitación de las situaciones temidas es una estrategia eficaz a corto plazo, a largo plazo la ansiedad social puede agravarse si no recibe el tratamiento correcto. Además, los síntomas pueden hacerse más o menos acusados de acuerdo a factores ambientales, como por ejemplo el estrés.

Por último, cabe señalar que las personas con ansiedad social constituyen un grupo de riesgo a la hora de desarrollar adicciones al alcohol y otras drogas. Esto se debe a que sus efectos enmascaran los síntomas de ansiedad ante las situaciones sociales. En esta misma línea, también muestran un riesgo superior frente a la población general de experimentar ideación e intentos suicidas.

Síntomas ansiedad social

¿Cuál es el tratamiento de la ansiedad social?

Para el tratamiento de la ansiedad social, se suele recurrir a la psicoterapia, los fármacos o una combinación de ambos. En lo referente a la psicoterapia, el enfoque cognitivo-conductual es el que ha demostrado unos mejores resultados en el abordaje de los trastornos de ansiedad en general. A través de la terapia, la persona puede modificar sus pensamientos disfuncionales, adquirir habilidades sociales y mejorar su autoestima.

No obstante, uno de los componentes clave de esta terapia es la exposición a las situaciones temidas, empleando la técnica conocida como Desensibilización Sistemática. Esta consiste en exponer al paciente de forma progresiva y controlada a los eventos que le generan temor. Al principio, esta exposición se puede realizar de manera imaginada, aunque es importante que se pueda llegar a afrontar la situación en vivo.

Esta técnica es muy interesante, ya que la persona empieza a exponerse tras haber tenido algunas sesiones de preparación con su terapeuta. Esto puede darle una mayor sensación de seguridad, que contribuye a que la respuesta de miedo se vaya volviendo cada vez menos intensa al exponerse, repercutiendo todo ello en el bienestar y la salud de la persona.

En terapia también es muy útil trabajar a través de role-playings. Estos permiten escenificar en consulta situaciones que generan mucho temor al paciente, de manera que se puedan valorar formas alternativas de actuar, poner en práctica las habilidades de comunicación adquiridas, aprender a mirar a los ojos y a expresar la propia opinión de manera firme sin sentir un miedo desbordante a ser juzgado.

En algunos casos se considera necesario complementar la terapia psicológica con el uso de fármacos. Aunque los medicamentos no van a resolver la fobia en sí misma, pueden ayudar a aliviar los síntomas fisiológicos vinculados con el miedo a las situaciones sociales. Los medicamentos más recetados en estos casos son los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS). Estos fármacos implican un uso a medio y largo plazo, ya que sus efectos suelen aparecer tras semanas de consumo. Aunque hay otras alternativas con efectividad más rápida, como las benzodiacepinas, los ISRS no suelen ser tan problemáticos en lo que respecta a los efectos secundarios.

Terapia ansiedad
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies