Traumatología

Fascitis plantar: qué es, causas, síntomas y tratamiento

La fascitis plantar es una dolencia muy común, sobre todo entre deportistas y personas con patologías previas en el pie, debida a una inflamación del tejido grueso de la planta del pie.
Fascitis plantar

La aponeurosis plantar o fascia plantar es una estructura anatómica en el ser humano, formada por un tejido conjuntivo, situada en la planta del pie, por debajo de la piel. Se trata de una capa de tejido muy gruesa que cubre los huesos en la base del pie, y actúa como una banda de caucho para crear la tensión que mantiene el arco del pie. Si esta es más larga de lo normal, se produce una condición famosa conocida como “pie plano”.

La fascia plantar es esencial en el día a día de los seres humanos, pues entre sus funciones se encuentran mantener el arco plantar, absorber y devolver la energía que se produce cuando el pie impacta contra el suelo y proteger los metatarsianos (huesos largos del pie que conectan el tobillo con los dedos), evitando así un exceso de flexión en los dedos.

Por desgracia, la fascia plantar se puede ver comprometida en ciertas ocasiones, debido generalmente a estiramientos o sobrecargas excesivas. Esto puede comprometer una de las actividades más esenciales en el ser humano: caminar. Si quieres saberlo todo sobre esta condición, conocida como fascitis plantar, continúa leyendo.

¿Qué es la fascitis plantar?

La fascitis plantar es una de las causas más comunes en los dolores del talón, siendo la responsable de aproximadamente el 80% de los cuadros sintomáticos en esta región. Se estima que 1 de cada 10 personas presentarán esta afección o alguna relacionada con el dolor de talón (talalgia) a lo largo de su vida, siendo mucho más común en pacientes entre los 40 y 60 años de edad. Además, hasta el 30% de los afectados presentan talalgia en ambos pies a la vez.

Esta condición se puede definir como una inflamación de la fascia plantar, la cual se produce cuando esta banda se estira o sobrecarga demasiado. Si la tensión y estrés en el arco plantar se mantienen en el tiempo, pueden ocurrir pequeños desgarros en la fascia, los cuales se traducen en irritación o inflamación general. Merece la pena destacar que a nivel etiológico y clínico no se ha evidenciado científicamente que la fascitis plantar sea causa directa de una inflamación, pero se utiliza esta terminología con un fin divulgativo común.

Fascitis plantar qué es

¿Quién está en riesgo de presentar una fascitis plantar?

Generalmente, se asocia este cuadro clínico a personas de mediana edad que practican deporte de forma asidua, pero también puede aparecer a partir de los 45 años en pacientes completa o relativamente sedentarios. Ya sea por cuestiones culturales o fisiológicas (o una combinación de ambas), la fascitis plantar parece ser relativamente más común en hombres.

Por otro lado, se ha observado que en mujeres esta tendencia no es del todo clara. La fascitis plantar se ha asociado al acortamiento de la musculatura posterior de la pierna, siendo esta una correlación positiva. Como habrás podido adivinar, este acortamiento se da de forma prolongada en ciertas mujeres por el uso continuado de una prenda de alto valor estético: el zapato de tacón.

A pesar de todas estas acepciones, múltiples portales médicos recogen una combinación de hábitos y anatomía que predisponen a una fascitis plantar. Te enumeramos algunas de estas condiciones en una lista:

  • Tener un problema en el arco del pie. El pie plano, antes descrito, es un claro predisponente de la fascitis plantar.
  • Correr largas distancias por trabajo o por ejercicio, sobre todo si es cuesta abajo o sobre superficies desiguales.
  • Obesidad. La obesidad, como es natural, hace que huesos y músculos tengan que aguantar más peso para sostener el cuerpo del individuo. Esto supone un estrés fisiológico continuo.
  • Tener el tendón de Aquiles tenso, una banda de tejido que conecta los músculos de las pantorrillas con el hueso del talón.
  • Aumentar de forma drástica la actividad física sin preparación previa.

Como habrás podido observar, casi todas las causas de la fascitis plantar están relacionadas con dos eventos: ejercicios demandantes o problemas anatómicos previos.

La fascitis plantar y los espolones del talón

Un espolón calcáneo se define como un crecimiento del hueso del talón en forma triangular o de lanza. Resulta interesante conocer que aproximadamente el 50% de los pacientes con talalgia presentan este tipo de formaciones, razón por la cual se ha vinculado históricamente la presencia de espolones con la fascitis plantar.

A día de hoy, se ha descubierto de forma experimental que esto no es así. Aunque muchas personas con fascitis plantar tienen espolones del talón, estos no son la causa del dolor que provoca la fascitis plantar. Por ejemplo, una de cada 10 personas presentan estas formaciones, pero solo una de cada 20 con ellos (5%) presentan dolor en el talón afectado. Así pues, se puede tratar la fascitis plantar sin necesidad de prestar atención a los espolones calcáneos.

Fascitis plantar riesgo

Síntomas de la fascitis plantar

El síntoma más común de esta afección, como podrás imaginar, es un dolor y rigidez característicos en la parte inferior del talón. Generalmente, este malestar es peor cuando el paciente se levanta en la mañana y da sus primeros pasos, después de descansar por un rato tras caminar, al subir escaleras y después de actividad intensa que implique la realización de ejercicios físicos demandantes.

Cabe destacar que, según diversos portales médicos, este dolor característico suele empeorar después de hacer el ejercicio físico, no durante este. En resumen, se trata de un malestar urente, vago o punzante en la zona del talón. Si te ves reconocido en estas líneas, acude al médico.

Diagnóstico

La fascitis plantar se diagnostica cimentando una base de los antecedentes médicos del paciente (además de anamnesis, es decir, preguntas sobre su rutina) y un examen físico. Durante este examen, el especialista palpará el pie afectado, con el fin de buscar zonas especialmente sensibles.

En ciertas ocasiones, el médico puede tener ligeras sospechas de que el dolor se deba a fracturas, razón por la cual se pueden realizar resonancias magnéticas o radiografías para confirmar el diagnóstico. De todas formas, con un examen físico exhaustivo suele ser suficiente para diagnosticar la fascitis plantar con poco margen de error.

Tratamiento

La mayoría de personas con fascitis plantar se recuperan tras un tiempo con un tratamiento conservador, pero este debe ser multidisciplinar, pues no hay una única acción que deshaga al paciente de todos sus problemas. De todos modos, muchas veces es suficiente simplemente con descanso.

Según portales especializados en fisioterapia, estos son algunos de los abordajes que se pueden ejecutar para acabar con la fascitis plantar:

  • Crioterapia: los primeros días, se pueden aplicar bolsas de hielo en la zona dolorosa (3-4 veces al día por 15 minutos). Esto podría ayudar a reducir la inflamación.
  • Tratamiento con antiinflamatorios no esteroideos: medicamentos de venta libre (como el paracetamol) pueden ayudar a combatir el dolor sintomático.
  • Aplicación de ultrasonido: este agente generado por micromasaje vibratorio puede cambiar el volumen celular hasta un 0,02% y estimular el transporte de membrana, disminuyendo presumiblemente los síntomas de la fascitis.
  • Masajes, actividades de índole fisioterapéutica y uso de plantillas especiales.

El uso de botas como férulas, las plantillas ortopédicas y las inyecciones esteroides en el talón suelen contemplarse cuando la patología no remite con tratamientos tradicionales. La mayoría de personas se sienten mejor en 6-18 meses con este tipo de ayudas pero, si esto no es así, puede ser necesaria una cirugía como última opción. De todas formas, en el 95 % de los casos esto no llega a ser necesario.

Fascitis plantar tratamiento

Resumen

La fascitis plantar hace referencia a un conjunto de síntomas característicos en el talón muy típicos en personas mayores o en aquellas que realizan ejercicio de forma asidua. Por sorprendente que parezca, también se ha asociado a actos tan anecdóticos como el abuso del uso de tacones y el sobrepeso u obesidad, entre otras cosas.

Si sientes un dolor, sospechas que su origen es articular y se prolonga en el tiempo, no dudes en acudir al médico. Mucha gente se acostumbra a vivir con malestares físicos por miedo a lo que les puedan decir en una consulta, cuando realmente, en la mayoría de las ocasiones se tratan de problemas menores de fácil solución. Con una serie de cambios en los hábitos, medicamentos antiinflamatorios y ayuda fisioterapéutica, casi todos los casos de fascitis plantar se solucionan a lo largo del tiempo.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,configuración ads ycookies