Pies planos: síntomas que pueden provocar y posibles tratamientos

Hasta el 20% de la población adulta presenta pies planos flexibles. La mayoría de las veces esta condición no causa síntomas ni disminuye la capacidad motriz del individuo.
Pies planos

El ser humano promedio camina unos 3.000-4.000 pasos por día, lo que equivale a unos 2,5-3 kilómetros. A pesar de que esto parezca mucho, las organizaciones enfocadas al estudio de la salud indican que lo más adecuado es caminar unos 10.000 pasos al día, ya sea en el ámbito laboral o mediante ejercicios accesorios. Con estos datos, queda más que clara la importancia de una correcta estructura de los pies para el transporte en seres humanos.

Somos animales bípedos, es decir, nos valemos exclusivamente de nuestras extremidades inferiores para la locomoción. Esto le ha otorgado a nuestra especie una gran facilidad para caminar por llanuras, la posibilidad de utilizar herramientas con las manos, accesibilidad a la hora de transportar a nuestra descendencia y otras muchas cosas más. En resumen: sin nuestros pies, no habríamos evolucionado a lo que somos a día de hoy.

Entonces, ¿qué sucede cuando existe una malformación anatómica en uno o ambos pies? ¿cuales son los efectos de una disfuncionalidad locomotora a nivel social y fisiológico? Si quieres descubrir las respuestas a estas preguntas y muchas más, sigue leyendo: te contamos todo lo que debes saber sobre los pies planos y sus posibles abordajes.

¿Cuáles son las deformidades del pie?

Según portales pediátricos, las enfermedades del pie en infantes suponen el segundo motivo de consulta al traumatólogo tras el dolor musculoesquelético. El pie humano es esencial para la locomoción bípeda, así que, cuando este falla, se ve comprometida la marcha y los huesos y músculos adyacentes. Las 3 deformidades del pie más comunes en los niños pequeños son las siguientes:

  • Pie zambo (pie equino): en vez de localizarse hacia adelante y tener una forma típica, el pie zambo se orienta hacia abajo, girado hacia adentro. Los dedos del pie afectado “miran” a la pierna opuesta.
  • Pie cavo: se produce por un aumento exagerado de la bóveda plantar. A veces, los dedos de los pies se presentan en garras y el talón está desviado.
  • Pie plano: se caracteriza por un colapso del arco plantar.

Es esta última patología la que hoy suscita nuestra interés, pues se trata de un trastorno muy común en bebés y niños pequeños, con una prevalencia general del 20% de la población mundial.

Deformidades pie

¿Qué son los pies planos?

Como hemos adelantado con anterioridad, los pies planos son aquellos que presentan un arco plantar aplanado. El arco plantar está formado a nivel anatómico por 2 piezas: la parte interna y la externa, que engloban a los músculos tibiales anterior y posterior, peroneo lateral largo, flexor del dedo gordo y los plantares cortos. Además de estas estructuras musculares, existen ligamentos como el ligamento plantar y otras estructuras asociadas.

El nombre de “pie plano” es bastante autoexplicativo, ya que la disminución de la altura del arco longitudinal plantar causa que la planta del pie entera toque el suelo cuando la persona está de pie (dibujando así una línea “plana” con respecto al punto de apoyo). En general, se distinguen 2 tipos de pies planos. Te los contamos brevemente.

1. Pie plano flexible

El pie plano flexible tiene una estructura esquelética normal, pero presenta mucha flexibilidad en sus articulaciones. Por ello, al apoyar el peso sobre la planta, el puente se hunde y el talón se desvía hacia afuera. Se distingue del pie plano rígido en que, al estar tumbado o colocar al paciente de puntillas, la forma anatómica de los pies es normal. Se trata de una condición relativamente común en niños pequeños que se va corrigiendo a lo largo del tiempo, así que entra dentro de la “normalidad” del desarrollo.

Es común que los niños pequeños tengan pies planos debido a las acumulaciones adiposas que enmascaran el arco que, además, se desarrolla desde el nacimiento hasta los 3-4 años de edad. La ejercitación de los pies durante la infancia con la ayuda de fisioterapeutas puede facilitar la correcta formación del arco plantar a lo largo de los años.

2. Pie plano rígido

En este caso, existen uniones anómalas entre los huesos del pie. Esto provoca una deformidad fisiológica que se traduce en una menor altura del arco longitudinal y una desviación del talón, la cual es independiente de la postura que adopte el paciente. Como son los huesos los que están implicados en esta malformación, al cambiar de posición la situación no mejora.

Existen ligeras variantes del pie plano rígido según las estructuras dañadas, pero la idea general es tajante: la situación es permanente y no cambia de manera natural con los años, como sí que sucede con el pie plano flexible.

Pie plano

¿Qué síntomas provocan los pies planos?

La mayoría de las personas no presentan síntomas asociados a los pies planos. Además, cabe destacar que no se produce una marcada reducción en la velocidad de desplazamiento, ni tampoco afecta de ningún modo al reflejo plantar.

Sin embargo, algunas personas pueden experimentar dolor en el pie, el tobillo o la parte inferior de la pierna. En los pacientes más adultos, suele ser común que los pies se muestren arqueados o cansados tras una larga sesión de pie o tras la práctica de deporte. Aunque no es muy común, también es posible experimentar dolor en la sección exterior del tobillo, que se presentará hinchado.

Recuerda que aproximadamente el 15% de los seres humanos adultos presentan pies planos flexibles. Si esta deformidad provocara síntomas muy graves, las limitaciones sociales y el número de intervenciones se multiplicarían de forma exponencial. Por suerte, lo más común es que no se experimente dolor y la limitación funcional sea nula, así que no es necesaria ninguna intervención de índole médica.

Posibles tratamientos

Como hemos dicho en múltiples ocasiones, no es necesario ningún abordaje médico si el paciente no siente dolor. Además, es esencial dilucidar si el paciente presenta un pie plano flexible o uno rígido, pues el abordaje clínico cambiará ante ambos eventos.

En el caso de un pie plano flexible en infantes, lo más seguro es que el arco plantar termine desarrollándose correctamente a lo largo del tiempo. Para que este adquiera la forma definitiva, debe producirse un crecimiento lento pero ininterrumpido de los músculos, tendones, ligamentos y huesos implicados: no es necesario tener prisa, pues la evolución nos ha dotado de los mecanismos pertinentes para adquirir una fisiología óptima (salvo contadas ocasiones).

De todas formas, algunas personas optan por colocar a sus hijos zapatos especiales, plantillas, taloneras ortopédicas o cuñas. También puede ser de utilidad fomentar que el infante camine descalzo en terreno irregular como arena o pasto, pues fomenta un correcto desarrollo del arco plantar. Discute todas las opciones aquí listadas con el pediatra de tu hijo antes de tomar cualquier decisión por tu cuenta, pues, de lo contrario, lo único que vas a lograr es empeorar el cuadro clínico.

Por otro lado, los pies planos rígidos requieren un abordaje completamente diferente. Estos no van a mejorar con los ejercicios o el paso del tiempo (pues se trata de una condición ósea), así que a veces es necesario acudir a cirugía. Algunos de los procedimientos realizados más comunes son los siguientes:

  • Cirugía para limpiar o reparar el tendón implicado.
  • Traslado de un tendón para recuperar la forma normal del arco plantar.
  • Fusionar algunas de las articulaciones del pie en una posición corregida.

Además de todo esto, también es necesario destacar que los pies planos en adultos mayores se pueden tratar con analgésicos, dispositivos ortopédicos y los procedimientos previamente citados. La cirugía a menudo mejora el dolor y la funcionalidad del pie para las personas que la necesiten, si bien existen algunas complicaciones que deben ser discutidas con el profesional médico antes y después de la operación.

Pies planos tratamiento

Resumen

Más allá de los datos médicos, habrás podido comprobar que el pie plano es una entidad clínica mucho más común de lo que en un principio se podría creer. Un 15-20% de la población mundial la padece y, aun así, muy poca gente requiere de intervenciones quirúrgicas. Los pies planos son a menudo indoloros y casi nunca causan impedimentos a nivel motriz o funcional.

Si estás leyendo esto porque tienes un hijo con pies planos, no te preocupes. El arco plantar tarda un tiempo en desarrollarse, y requiere de ejercicio y actividades físicas para presentar la estructura anatómica adecuada.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies