Ciencia

Contaminación por basura: causas, consecuencias y soluciones

La contaminación por basura consiste en la acumulación de desechos y residuos sólidos en el suelo, el aire y agua de los distintos ecosistemas de la Tierra. Un repaso de toda la verdad detrás de ella.
Contaminación basura

El mundo, o más bien sus sociedades, se ha convertido en un lugar increíblemente consumista. Se estima que la población mundial, a fecha que se escribe este artículo (2 de diciembre de 2020), en la Tierra hay 7.684 millones de personas.

Y cada vez más, cada una de ellas, quiere, necesita y casi debe consumir. Y con el consumo llega, inevitablemente, la generación de residuos. Y estos residuos, que es lo que comúnmente llamamos basura, no desaparecen en cuanto los tiramos al contenedor. Ni mucho menos. La materia ni se crea ni se destruye, así que toda la basura que ha generado la humanidad sigue en la Tierra.

Hagamos números. De acuerdo a la Oficina Estadística Europea, cada persona genera cada día unos 1,33 kg de basura al día, lo que se traduce, al año, en unos 487 kg de residuos, más o menos el peso de un oso polar.

Y eso solo una persona. Multiplica estos 487 kg por los 7.684.000.000 de personas. Nos da que, entre todos, generamos más de tres mil millones de toneladas de basura. Y eso ya sin tener en cuenta la basura que genera la industria y sin sumar toda la basura que ya hay en la Tierra, pues esto es solo por un año. Sin duda, estamos ante una situación totalmente alarmante.

¿Qué es la contaminación por basura?

La contaminación por basura se define como la acumulación de residuos sólidos en los distintos ecosistemas de la Tierra, siendo los terrestres y los acuáticos los principales afectados, por la imposibilidad de tratar todos estos desechos, que terminan siendo abocados en el suelo o en los hábitats acuáticos.

En otras palabras, la contaminación por basura consiste en el desecho de productos que han perdido su utilidad y/o su valor económico y que, para evitar costes, son vertidos en los ecosistemas terrestres o acuáticos o son incinerados, lo que es básicamente vertirlos al aire que respiramos.

Y es que de los miles de millones de toneladas de basura que generamos los humanos anualmente, solo se recicla entre el 15% y el 18%. Todo lo demás, o termina siendo arrojado a los ecosistemas terrestres o acuáticos o siendo incinerado, pero es que la incineración hace que las micropartículas sólidas queden en suspensión en la atmósfera, contaminando también el aire.

Y es que a pesar de que los humanos llevamos siglos generando basura, hasta hace poco, la naturaleza de estos residuos era orgánica, por lo que podía ser absorbido por los ecosistemas con mayor o menor dificultad. Hoy en día, la basura es principalmente inorgánica, por lo que no puede ser degradada.

Y no solo es inorgánica, sino que contiene productos químicos que resultan tóxicos ya no solo para la fauna y la flora de los ambientes en los que se depositan, sino para nosotros mismos. Cada año, se genera tal cantidad de basura que se podrían llenar 800.000 piscinas olímpicas.

Los bosques están llenos de latas y plásticos, en los océanos se están formando continentes de basura (se cree que algunas islas de plástico podrían tener una extensión de 17 millones de km cuadrados), se están acumulando desechos en las ciudades, se están quemando diariamente ingentes cantidades de basura que envenenan la atmósfera…

Pero, ¿por qué está pasando esto? ¿Qué consecuencias tendrá a corto y largo plazo? ¿Hay soluciones posibles? Quédate, porque ahora empezaremos a responder a estas preguntas.

Plástico océanos

Causas de la contaminación por basura

Las principales fuentes de contaminación por basura son los hogares, los comercios, las industrias y los centros hospitalarios. Sea como sea, se generan enormes cantidades de basura. Y es normal que pensemos “pero hay vertederos”. Sí, pero es que incluso en estas instalaciones, se termina contaminando el suelo cercano y la descomposición emite a la atmósfera gases tóxicos.

Pero, ¿por qué estamos contaminando los ecosistemas terrestres, acuáticos y aéreos de la Tierra? Evidentemente, no hay una única razón, pero estas son los principales motivos que lo explican.

1. El crecimiento poblacional

En el año 1800, la población mundial era de 1.000 millones. En el año 1900, de 1.500 millones. Hoy en día, en 2020, la población mundial es de 7.684 millones. Por una simple regla de tres, es evidente que, ante tan increíble explosión demográfica, la humanidad genera más basura. En apenas 100 años, la población mundial se ha multiplicado por siete.

2. El crecimiento económico

A lo largo del último siglo, el poder económico de los países ha ido en aumento. Y al crecer económicamente, se necesitan más recursos. Y los recursos, al final, se traducen en más basura. Solo hace falta ver cómo los países más desarrollados generan muchos más residuos que los subdesarrollados.

De hecho, en algunos países de África, como por ejemplo Etiopía, una persona genera menos de 0,5 kg de basura al día. En cambio, en una potencia mundial como Estados Unidos, cada persona genera cada día casi 4 kg de residuos, triplicando así la media global.

3. La sociedad consumista

Todos queremos ir al supermercado, tener móviles, tener ordenadores, viajar, ir a restaurantes, disponer de medicamentos… Pues si queremos todo esto, nos tenemos que hacer a la idea de que generar basura es inevitable. Cuanto más se consume, más basura se genera.

Y al vivir en un mundo consumista, estamos casi obligados a generar residuos, aunque está en nuestras manos colaborar para reducir las cifras y estimular una mejora medioambiental. Cada grano de arena cuenta.

4. El manejo incorrecto de los desechos

Como los tres puntos anteriores son prácticamente inevitables (no podemos frenar el crecimiento poblacional ni evitar que el mundo sea consumista), lo único que nos queda es manejar adecuadamente los residuos.

Y como no se ha hecho, no se hace y tampoco parece que se vaya a hacer, estamos condenados a que la Tierra se contamine con basura. Como no se han estimulado las suficientes medidas políticas para tratar los residuos, estos terminan en los suelos, aguas y aire. Por lo tanto, esta se considera la principal causa.

Vertederos mal controlados y diseñados, incineración de residuos con productos nocivos, envío de basura a países en vías de desarrollo, leyes demasiado flexibles con el no-reciclaje… Se han hecho cosas muy mal. Pero todavía hay esperanza.

Incineración

Consecuencias de la contaminación por basura

La contaminación por basura está alterando por completo el mundo. Desde envenenamientos de animales hasta pérdidas en el sector turístico, este problema medioambiental está teniendo y tendrá muchas consecuencias en la Tierra. Su impacto está vinculado especialmente a estos ámbitos.

1. Pérdida de biodiversidad

Cada día se extinguen 150 especies de seres vivos. Estamos a las puertas de una sexta extinción masiva y, sin duda, gran parte de la culpa es de los humanos, pues hemos desestabilizado por completo los ecosistemas.

Y la contaminación por basura es una de las principales causas, pues la presencia de residuos sólidos atenta directamente contra la biodiversidad. La basura que generamos y que vertimos en el suelo y los océanos tiene sustancias tóxicas que pueden provocar la muerte de muchos animales y plantas, especialmente a nivel marino, donde los microplásticos están causando verdaderos estragos.

Por no hablar de la contaminación por mercurio, pesticidas, detergentes, venenos, metales pesados e incluso residuos radiactivos. La contaminación por basura está provocando (e irá a más) la pérdida de diversidad biológica en la Tierra.

Biodiversidad

2. Atentados contra la salud pública

Tenemos tendencia a olvidar que los seres humanos somos una especie animal más y que, como tal, estamos igual de expuestos y somos igual de sensibles a los productos tóxicos que generamos con nuestra basura.

Y ya no solo porque al comer productos del mar estamos introduciendo en nuestro cuerpo microplásticos, sino porque la acumulación de basura estimula la proliferación de patógenos (especialmente bacterias) y de todos aquellos vectores que los transmiten, como insectos y roedores.

Por no hablar de que la incineración de basura en países donde no está no está regulada, está provocando que la calidad del aire sea totalmente insalubre. Se estima que más de un millón de niños mueren al año en estas regiones a causa de la contaminación del aire.

3. Estimulación del cambio climático

La incineración y la propia descomposición en los vertederos emite a la atmósfera gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono y el metano. Ahora mismo, hay millones de millones de toneladas de basura que, lentamente, se están descomponiendo y estimulando el cambio climático.

Desde que empezara la era industrial, la temperatura media de la Tierra ha aumentado 1 °C. Puede parecer poco, pero esto puede llegar a tener consecuencias devastadoras. De hecho, de no actuar, en 2035 entraríamos en una fase de no retorno en la que ya no podríamos evitar que, para final de siglo, este aumento fuera de 2 °C, un incremento que desestabilizaría por completo el clima de la Tierra.

4. Contaminación de ecosistemas

Los productos tóxicos que se liberan tras la descomposición de la basura contaminan enormemente a los ecosistemas donde esta es vertida. En el suelo, estos productos afectan a su fertilidad, impidiendo que las plantas crezcan y alterando sus propiedades. Además, el metano generado puede provocar incendios.

En lo que se refiere al agua, la descomposición de la basura puede hacer llegar estos tóxicos a aguas subterráneas a través de la filtración, convirtiendo a muchas fuentes de agua no potables y dañando así a todos los animales y plantas que beben de ellas.

5. Impacto en la economía

Puede parecer frívolo hablar de economía tras lo que hemos visto, pero no olvidemos que la economía es el pilar de la sociedad. Y esta contaminación puede tener un impacto tremendamente negativo en el turismo, un sector responsable del 10% del PIB mundial.

Hay muchas regiones que viven de su belleza natural, tanto en montañas como en playas. Por lo tanto, todo aquello que altere estos paisajes puede suponer un descenso de visitas turísticas. Ahora puede parecer poco importante, pero a medida que la población crezca y la basura siga acumulándose año tras año, veremos que este es un tema más serio del que puede parecer.

¿Cómo podemos solucionar este problema?

¿Qué hacemos con la basura que generamos? Bueno, hasta ahora, las dos grandes soluciones para evitar el vertido en los ecosistemas han sido los vertederos y la incineración. Pero ambos son poco eficientes. El primero, porque las sustancias tóxicas pasan al suelo y de ahí contaminan a los ecosistemas cercanos. Y el segundo, porque básicamente transformas la basura en micropartículas que luego respiramos.

Por ello, está claro que la solución no pasa por encontrar cómo eliminar la basura o dónde almacenarla (es cierto que se están desarrollando vertederos tecnológicamente muy complejos que reducirían al mínimo la contaminación del suelo e incluso incineradores basados en plasma, pero todavía no son realidad), sino en cómo generar la menor cantidad de basura posible.

En primer lugar, los gobiernos del mundo deberían remar hacia un modelo económico más sostenible, sin promover el consumo innecesario de productos. Pero como no vivimos en una utopía y sabemos que esto jamás pasará, la solución pasa única y exclusivamente por nuestra manos.

Reducir, reusar y reciclar. Reduciendo el consumo de productos que sabemos que pueden contaminar, exprimiendo al máximo su vida útil, evitar siempre que se pueda el plástico y asegurándonos de reciclar, estaremos aportando nuestro grano de arena.

Pero grano tras grano, esfuerzo tras esfuerzo y persona tras persona, al final conseguiremos que, a nivel global, se reduzca la generación de residuos y que las instituciones destinen más recursos a un tratamiento de desechos lo más sostenible posible.

Reciclar
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,configuración ads ycookies