Las 3 diferencias entre Efecto Invernadero y Calentamiento Global (explicadas)

El efecto invernadero es un proceso natural en el que determinados gases atmosférico retienen el calor, pero su intensificación ha derivado en un calentamiento global que está impulsando el actual cambio climático.

diferencias-efecto-invernadero-calentamiento-global

La Tierra no es más que una roca que, orbitando alrededor del Sol, vaga por la inmensidad del espacio. Si es el único planeta en el que, sepamos, existe vida es porque se ha congeniado una inmensa casualidad en la que todos sus ecosistemas están en un equilibrio suficientemente perfecto como para haber permitido la aparición y el mantenimiento de la vida.

Y de entre todos los procesos que hacen de este nuestro mundo un paraje habitable destaca, sin duda, el efecto invernadero. Un fenómeno natural en la que los gases de efecto invernadero, con la capacidad de retener la radiación solar, hacen que la temperatura media de la Tierra sea óptima para que la vida pueda existir.

El efecto invernadero es absolutamente esencial. Pero, entonces, ¿por qué ha sido tan demonizado? Porque los humanos, con nuestras actividades que incrementan peligrosamente las concentraciones de los gases que lo estimulan, estamos intensificando este efecto invernadero, cosa que ha desencadenado, en gran medida, el calentamiento global que, a su vez, ha despertado el cambio climático en el que estamos sumidos.

Pero como es lógico, muchas veces confundimos los conceptos de efecto invernadero y de calentamiento global. Por ello, y con el objetivo de responder a todas las preguntas más importantes, vamos a describir la naturaleza de ambos fenómenos y, sobre todo, a analizar las diferencias entre ellos en forma de puntos clave.

¿Qué es el efecto invernadero? ¿Y el calentamiento global?

Antes de entrar en profundidad en la diferenciación, es interesante (y también importante) que nos pongamos en contexto para así entender la relación entre ambos conceptos. Por ello, a continuación vamos a describir individualmente tanto el efecto invernadero como el calentamiento global. De este modo, su relación y también sus diferencias empezarán a quedar mucho más claras.

Efecto invernadero: ¿qué es?

El efecto invernadero es un fenómeno natural que ocurre a nivel atmosférico y que calienta la superficie de la Tierra, siendo así un proceso que, desencadenado por los conocidos como gases de efecto invernadero, permite que la temperatura global del planeta sea suficientemente cálida y estable como para permitir el mantenimiento de la vida.

Conocido también por su nombre en inglés greenhouse effect, el efecto invernadero es un fenómeno que hace que no haya grandes diferencias térmicas entre el día y la noche. Y esto es posibe gracias a la presencia en la atmósfera de los conocidos como gases de efecto invernadero (GEI), que son principalmente el dióxido de carbono, el vapor de agua, el óxido nitroso, el metano y el ozono.

Estos gases de efecto invernadero representan menos del 1% del total de gases de la atmósfera (recordemos que solo el nitrógeno y el oxígeno representan el 78% y el 28%, respectivamente) pero, por sus propiedades químicas, son capaces de absorber la radiación solar térmica e irradiarla en todas las direcciones de la atmósfera, logrando así un importantísimo calentamiento de la superficie de la Tierra.

Recordemos que cuando la luz solar llega a la atmósfera, el 30% de esta radiación es reflejada de nuevo al espacio. En otras palabras: se pierde. El 70% restante sí que atraviesa la atmósfera e incide sobre la superficie terrestre, calentándola, pero una vez se ha generado este calor en la tierra y el mar, dicha energía volvería a ser irradiada al espacio. En otras palabras: también la perderíamos y las noches en la Tierra serían tremendamente frías.

Pero, por suerte, aquí entran en juego los gases de efecto invernadero, que por sus propiedades químicas y estructura molecular, absorben la energía calorífica y la emiten en todas las direcciones de la atmósfera, evitando así que toda ella regrese al espacio. De este modo, se consigue que una parte importante no escape, sino que regrese a zonas inferiores de la atmósfera y calienten de nuevo la superficie terrestre.

Evitar que todo el calor del Sol se pierda. En esto se fundamenta el efecto invernadero. Por ello y como hemos dicho, el efecto invernadero es absolutamente necesario para la vida. El problema es que los humanos estamos rompiendo este delicado equilibrio. La emisión de gases de efecto invernadero por las actividades que realizamos está haciendo que su concentración se incremente demasiado.

Esto hace que el efecto invernadero se intensifique, reteniéndose más calor del que debería y provocando un aumento de las temperaturas. De hecho, desde que empezara la era industrial, la temperatura media de la Tierra ha aumentado 1 °C. Esto, que está impulsando el cambio climático actual, es lo que se conoce como calentamiento global, una consecuencia de la intensificación del efecto invernadero.

efecto-invernadero-que-es

Calentamiento global: ¿qué es?

El calentamiento global es un incremento de la temperatura media de la Tierra a raíz de perturbaciones en el equilibrio térmico del planeta. Este aumento de las temperaturas es lo que lleva a un desequilibrio entre la atmósfera, la litosfera, la hidrosfera, la criosfera y la biosfera que es lo que conforma el cambio climático. Es decir, el cambio climático es la consecuencia del calentamiento global.

Todas aquellas situaciones en las que, por factores intrínsecos o extrínsecos, las temperaturas globales del planeta aumentan constituyen un calentamiento global. Muchos procesos así han tenido lugar en el pasado, derivando en cambios climáticos donde el origen del calentamiento ha podido encontrarse, por ejemplo, en periodos de intensa actividad volcánica.

El problema es que el calentamiento global actual se debe, en un 95%, a la actividad humana. Y en concreto, a la excesiva emisión a la atmósfera de los gases de efecto invernadero. Este incremento en su concentración intensifica el efectivo invernadero, por lo que, por el proceso que hemos visto, se retiene más calor y las temperaturas aumentan.

La quema de combustibles fósiles es responsable de tres cuartas partes del calentamiento global asociado a la actividad humana (y los niveles de dióxido de carbono, el principal, han aumentado un 47% desde que empezara la era industrial), pero otros procesos como la desforestación, el uso de fertilizantes, el uso de gases fluorados, la ganadería, la producción de cemento, la actividad agrícola, etc, también intensifican el efecto invernadero y, por tanto, el calentamiento global.

En este contexto, los humanos somos los responsables directos de un cambio climático originado por una intensificación del efecto invernadero donde se ha roto el equilibrio entre los distintos niveles geológicos del planeta, ocasionando una serie de efectos adversos en los ecosistemas terrestres y acuáticos que conforma lo que se conoce como cambio climático, que es la consecuencia ambiental del calentamiento global.

que-es-calentamiento-global

Calentamiento global y efecto invernadero: ¿en qué se diferencian?

Una vez definidos ambos términos, seguro que la relación y las diferencias entre ellos han quedado más que claras. Aun así, por si necesitas (o simplemente quieres) disponer de la información con un carácter más visual y esquemático, hemos preparado la siguiente selección de las principales diferencias entre calentamiento global y efecto invernadero en forma de puntos clave.

1. El efecto invernadero es un proceso natural; el calentamiento global, no

La diferencia más importante. Y es que el efecto invernadero es un proceso natural de la Tierra que, de hecho, es absolutamente necesario para que la vida se mantenga en ella. Los gases de efecto invernadero absorben la energía calorífica del Sol y la irradian en todas las direcciones de la atmósfera para evitar que el calor se pierda y la Tierra tenga una temperatura global cálida y estable.

En cambio, el calentamiento global no es un proceso natural en el sentido de que no es necesario para la Tierra. Se trata de una situación anómala (que, eso sí, ha ocurrido muchas veces a lo largo de la historia de la Tierra) en la que por perturbaciones en el clima del planeta, se produce un aumento global de las temperaturas.

2. El calentamiento global es la consecuencia de la intensificación del efecto invernadero

Como hemos visto, la actividad humana produce una emisión anómala de gases de efecto invernadero, causando así un incremento en sus concentraciones. Esta intensificación del efecto invernadero es lo que ha provocado el aumento de las temperaturas, generando así el calentamiento global. Así pues, el calentamiento global es la consecuencia de la intensificación del efecto invernadero, el cual está ligado en un 95% a la actividad humana, con la quema de combustibles fósiles, la desforestación, la ganadería, la actividad agrícola, etc.

3. El responsable del cambio climático es el calentamiento global

La intensificación del efecto invernadero es la causa del calentamiento global, el cual, a su vez, es la causa del cambio climático. En este sentido, el cambio climático, que es el conjunto de efectos adversos (extinción de especies, aumento del nivel del mar, deshielo ártico, desertificación, etc.) en los ecosistemas por una rotura del equilibrio entre los diferentes niveles geológicos de la Tierra, es la consecuencia del incremento global de las temperaturas, situación que, como hemos visto, viene dada por esta intensificación del efecto invernadero.

cambio-climatico
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies