Los 25 mitos sobre el cuerpo humano, desmentidos

El cuerpo humano es, irónicamente, uno de nuestros grandes desconocidos. Y a pesar de que muchas ideas antiguas sobre él han sido desmentidas, todavía permanecen en forma de mito en la mentalidad colectiva.
Mitos cuerpo humano

¿Es cierto que las neuronas no se regeneran? ¿Que solo usamos el 10% de nuestro cerebro? ¿Que cuando nos afeitamos, el pelo crece más fuerte? ¿Que los sabores se encuentran en lugares específicos de la lengua? ¿Que uno de los hemisferios del cerebro domina sobre el otro y eso nos hace ser más racionales o más artísticos?

Seguramente, has respondido (o alguna vez habrías respondido) afirmativamente a estas preguntas. Es normal. Son conceptos tan instaurados en la mentalidad colectiva que todos los hemos creído (o los seguimos creyendo) alguna vez. Pero sorprendentemente, todos ellos son mitos.

Y es que el cuerpo humano es, irónicamente, uno de los grandes desconocidos por la ciencia. Y tradicionalmente hemos tenido muchas concepciones erróneas sobre él que, a pesar de que los avances los hayan desmentido, se han quedado arraigados en nuestra mente en forma de mito.

Así pues, nuestra misión en el artículo de hoy es sumergirnos en los misterios más apasionantes del cuerpo humano para desmentir los mitos más famosos (y más falsos) sobre nuestro organismo que seguramente has creído alguna vez o sigues creyendo. ¿Preparado para descubrir la verdad sobre tu cuerpo?

¿Qué mitos sobre el cuerpo humano son falsos pero seguimos creyendo?

Como hemos dicho, por sorprendente que parezca, el cuerpo humano es uno de los grandes misterios para la ciencia. Todavía hay muchas cosas acerca de su naturaleza que no comprendemos. Por lo tanto, no es de extrañar que, a lo largo de la historia, hayamos tomado por ciertas cosas que, pese a parecer plausibles, han terminado siendo catalogadas como “falsas”. Pero muchas de ellas, por estar en la mentalidad colectiva y ni siquiera cuestionarlas, han permanecido en forma de mito. Vamos a desmontarlos.

1. “Solo utilizamos el 10% de nuestro cerebro”

Falso. El mito sobre el cuerpo humano por excelencia y, seguramente, uno de los mitos más famosos y extendidos del mundo. No sabemos de dónde viene esta afirmación, pero es totalmente mentira. Y es que si tienes el 90% de tu cerebro desactivado, eso solo significa una cosa: que estás muerto. Incluso cuando estamos durmiendo, usamos todas las regiones de nuestro cerebro.

10-cerebro

2. “Las neuronas no se regeneran”

Falso. Tenemos más de 86.000 millones de neuronas, y aunque lo hagan a un ritmo muy lento de 1.400 neuronas por día, estas se regeneran. La neurogénesis, el proceso de regeneración de neuronas, se conoce desde hace más de 30 años, pero la idea errónea de que no podemos generar nuevas neuronas sigue muy presente en la sociedad.

3. “Crujirse los dedos provoca artritis”

Falso. Otro de los grandes mitos. Los chasquidos al crujir las articulaciones se deben simplemente al estallido de las burbujas de dióxido de carbono, oxígeno y nitrógeno presentes en el líquido sinovial a causa de los cambios en la presión, el cual se amplifica ya que la articulación en sí funciona como caja de resonancia. Pero estos crujidos son inofensivos. Está científicamente demostrado que crujirse las articulaciones no provoca artritis ni artrosis.

4. “Si te tragas un chicle, tardas años en digerirlo”

Falso. A todos nos lo han dicho de niños, pero es mentira. Los chicles no podemos digerirlos (salen tal cual), pero ni se quedan enganchados en el estómago ni tardan más tiempo en ser eliminados. Tragarse un chicle no es ningún problema.

5. “Los hombres altos la tienen más pequeña”

Falso. El tamaño del pene es independiente de la estatura de la persona. El problema es que, por comparación, un hombre más alto y corpulento parece que tenga el miembro más pequeño que otra persona más bajita.

6. “Afeitarse hace que el pelo crezca más fuerte”

Falso. Todos lo hemos oído alguna vez, pero es mentira. Puede parecerlo después de afeitarnos ya que los pelos crecen en punta, pero al cabo de un tiempo, el resultado será el mismo que antes. El pelo crece igual de fuerte o débil independientemente de si nos afeitamos o no.

7. “El estrés hace que te salgan canas”

Falso. El estrés no hace que el pelo se te vuelva más blanco. Es decir, no hace que te salgan canas. Lo que ocurre es que el estrés estimula la caída del cabello más débil, el cual es el que tiene pigmento. Así pues, el que permanece sin verse afectado son las canas que ya tengas. El estrés puede dejarte con una mayor proporción de pelos blancos, pero no hace que salgan canas.

8. “Las uñas y el pelo siguen creciendo después de muertos”

Falso. Cuando morimos, la división celular se detiene, así que ni las uñas ni el pelo pueden seguir creciendo. Lo que ocurre es que, en los cadáveres, la piel que rodea a las uñas se deshidrata y por eso las uñas parecen más largas. Y exactamente lo mismo con la piel de la barbilla, que hace que parezca que la barba sea más larga.

Uñas muerto

9. “Los sabores están en partes específicas de la lengua”

Falso. No es cierto que los sabores estén localizados en regiones concretas de la lengua. En realidad, los receptores neuronales gustativos están por toda la lengua. Y aunque haya zonas con una mayor abundancia de unos receptores específicos, los sabores “están distribuidos” por toda la lengua.

10. “Uno de los hemisferios del cerebro es dominante sobre el otro”

Hemos oído siempre que, en cada persona, uno de los dos hemisferios domina sobre el otro y que esto determina si eres más racional o más artístico. Pero esto es falso. No hay una dominancia. Es cierto que podemos tener unas regiones más potenciadas en cada hemisferio, pero en ningún caso un hemisferio impera sobre el otro.

11. “Los dientes son blancos”

Falso. En realidad, los dientes son amarillentos. El esmalte natural no es blanco como nos intentan vender. Los dientes totalmente blancos solo se pueden conseguir con blanqueamientos que, a largo plazo, pueden ser nocivos para la salud dental.

12. “Cuando dormimos, el cuerpo está desconectado”

Falso. Cuando dormimos, no solo estamos estimulando la síntesis de músculos, sino que la actividad cerebral es muy intensa: potenciamos la memoria, asimilamos recuerdos, borramos información no necesaria… Cuando dormimos, reparamos el cuerpo. Pero en ningún caso lo desconectamos.

13. “Hay que dormir ocho horas”

Falso. Al menos, parcialmente. Y es que aunque es cierto que hay personas que necesitan 8 horas de sueño, el tiempo de dormir depende de cada individuo. Siempre que esté entre 6 y 9 horas y nos sintamos bien al día siguiente, no hay problema.

14. “Tenemos cinco sentidos”

Falso. Siempre hemos creído que tenemos cinco sentidos: vista, olfato, oído, gusto y tacto. Pero las recientes investigaciones determinan que podríamos tener más (algunas fuentes hablan de 7 y otras de hasta 21), como por ejemplo el sentido del equilibrio, de la percepción del dolor, de la percepción de la temperatura, etc.

15. “Cuando sangras por la nariz, tienes que tirar la cabeza hacia atrás”

Falso. Y no solo es que sea mentira, sino que es malo para la salud. Ante una hemorragia nasal, nunca debemos tirar la cabeza hacia atrás, pues esto puede hacer que traguemos sangre, algo que puede dañar el aparato gastrointestinal. Lo que tenemos que hacer es tirarnos hacia delante para expulsar la sangre.

Hemorragia nasal

16. “Es normal roncar”

Falso. Es común, pero eso no significa que sea inofensivo. Los ronquidos hacen que no se consiga llegar a un sueño profundo y reparador, además de poder provocar dolor de cabeza, cansancio al día siguiente, dolor de pecho y molestias en la garganta.

17. “Los pies planos hacen que no puedas practicar deporte”

Falso. Antiguamente, tener los pies planos era un motivo para no ser aceptado en el ejército, pero las recientes investigaciones señalan no solo que las personas con un arco de pie más plano no tienen problemas para correr y hacer deporte, sino que incluso (otros estudios no han visto esta relación) pueden tener un menor riesgo de lesionarse.

18. “Orinar sobre una picadura de medusa es bueno”

Falso. Todos los estudios sobre esta cuestión han determinado que no existe ninguna relación entre aplicar vinagre u orina sobre una picadura de medusa y la reducción del dolor en la zona de la lesión. Orinar sobre la picadura no calma el dolor.

19. “Es malo estornudar con los ojos abiertos”

Falso. Se han escuchado leyendas urbanas sobre personas a las que se les han salido los ojos de las órbitas por estornudar con los ojos abiertos. La gente tiene demasiada imaginación. Para una lesión así, se necesitaría un traumatismo craneal increíblemente fuerte. Y lo cierto es que estornudar con los ojos abiertos no puede provocar ningún daño. El cuerpo no cierra automáticamente los ojos porque no hacerlo sea peligroso, sino que el acto de estornudar provoca la contracción involuntaria de muchos músculos faciales.

Estornudar

20. “El apéndice no sirve para nada”

Falso. Al menos, parcialmente. Y es que aunque es totalmente cierto que el apéndice es un órgano vestigial que no cumple con funciones suficientemente importantes como para justificar su presencia y el riesgo de infección potencialmente mortal, se ha descubierto que es un reservorio de bacterias beneficiosas. Pero bueno, sigue siendo bastante inútil y ojalá no estuviera, es verdad.

21. “El polvo de la casa no es casi todo células humanas muertas”

Falso. En realidad, ni siquiera si estuvieras rascándote todo el día para crear una casa llena de células humanas muertas podrías conseguirlo. Lo cierto es que, si bien son parte del polvo, las células muertas representan una porción ínfima. De hecho, el 60% del polvo de una casa procede del exterior. Y el 40% restante se divide entre fibras de la ropa y las células muertas, siendo estas las menos abundantes.

22. “Si te bañas con el estómago lleno, tendrás calambres”

Falso. Siempre nos han dicho que no podemos bañarnos con el estómago lleno porque esto haría que tuviéramos calambres y que nos pudiéramos ahogar. Pero no es cierto. De todas formas, sí que es mejor no comer demasiado antes de bañarnos para así tener más energía, pues con el estómago lleno de destina gran parte a la digestión.

23. “Mirar la televisión cerca hace daño a los ojos”

Falso. No hay ninguna evidencia científica de que mirar la tele de cerca haga daño a los ojos, pues no se ha visto que haya problemas de visión a corto, medio ni largo plazo por exposición cercana a la luz de la televisión. Otra cosa es que pueda provocar dolor de cabeza, pero no daña a la vista.

24. “Tu vista se deteriora si lees con poca luz”

Falso. Leer o estar delante del ordenador en un ambiente con poca luz o en condiciones de cierta oscuridad puede hacer que la vista se canse más rápido, pero no provoca daños en los ojos. Nos recuperamos sin problemas.

25. “Sudar ayuda a liberar toxinas”

Falso. Eliminamos toxinas al orinar, pues en ella se expulsan las sustancias que han filtrado los riñones. Pero sudando, no. El sudor es un mecanismo para enfriar la superficie corporal en caso de que la temperatura en la misma sea demasiado alta, pero no para liberar toxinas del cuerpo.

Sudar
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies