Los 10 tipos de erupciones volcánicas (y sus características)

Las erupciones volcánicas son fenómenos geológicos que consisten en la expulsión violenta de magma procedente del interior de la Tierra y a través de los volcanes. Veamos cómo se clasifican.
tipos erupciones volcánicas

Un volcán es una estructura geológica que habitualmente se forma en los límites de las placas tectónicas y a través de la cual es expulsado el magma procedente del manto superior terrestre. Así pues, son aberturas naturales por las que emanan, además de este material semisólido a temperaturas de entre 700 y 1.600 °C, gases que provienen de las entrañas del planeta Tierra.

Si consideramos activos aquellos que han entrado en erupción los últimos 40.000 años, en el mundo hay un total de 1.356 volcanes activos que pueden entrar en erupción en cualquier momento. Algo que viendo fenómenos como el ocurrido en La Palma en septiembre de 2021 y teniendo en cuenta que a día de hoy no hay ningún método para predecir cuándo un volcán va a entrar en erupción, se convierte en aterrador.

Las erupciones volcánicas son los fenómenos geológicos que hacen que los volcanes sean tan temidos. Consisten en la expulsión violenta de magma procedente del interior del planeta. Este, que se encuentra en la cámara magmática del volcán, puede, debido a las enormes presiones en ella, buscar una salida hacia el exterior. Y en ese momento, el volcán entra en erupción.

Pero, ¿todas las erupciones son iguales? No. Ni mucho menos. Dependiendo de su violencia, de la altura de la columna eruptiva, de su periodicidad y de otros muchos parámetros, las erupciones volcánicas pueden clasificarse en muchos tipos distintos. Y esto es precisamente lo que haremos en el artículo de hoy y de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas. Vamos allá.

¿Cómo se clasifican las erupciones volcánicas?

Las erupciones volcánicas son fenómenos geológicos que consisten en la expulsión violenta de magma y gases procedentes del manto superior terrestre a través de aberturas en los volcanes ocasionadas por la presión ejercida por dicho magma a lo largo de su ascenso a través de la chimenea volcánica.

Así pues, una erupción es el suceso en el que, a través de fisuras en un volcán, el magma (minerales como la olivina, el piroxeno, el óxido de calcio o el óxido de aluminio en un estado semifluido que se encuentran a temperaturas de entre 700 °C y 1.600 °C) y los gases (vapor de agua, dióxido de azufre, dióxido de carbono o sulfuro de hidrógeno) son expulsados a la superficie terrestre.

Son el resultado de un aumento de la temperatura del magma acumulado en la cámara magmática, el cual, siendo presa de unas presiones 230.000 veces superiores a las de la atmósfera terrestre, asciende a través de la chimenea del volcán hasta generar una abertura en el cráter (o en las otras bocas secundarias) por la que es expulsado de forma violenta. Pero como hemos dicho, cada tipo de erupción es especial. Así pues, veamos qué clases de erupciones volcánicas existen.

1. Erupción islándica

Las erupciones islándicas son erupciones fisurales que se producen en una larga dislocación de la corteza terrestre que, en ocasiones y si bien puede ser de pocos metros, puede llegar a ser de varios kilómetros. Es decir, es una erupción que no se produce a través de un cráter como tal, sino por fisuras en la corteza de la Tierra. La lava que emerge de ellas es especialmente fluida, cosa que hace que se formen extensas mesetas.

Erupción islándica

2. Erupción freática

Las erupciones freáticas son aquellas que se producen cuando el magma entra en contacto de manera indirecta con un volumen concreto de agua, la cual se calienta bruscamente y se genera vapor de agua a muy alta presión. Esto genera una gran explosión de vapor, pero a diferencia de otros tipos de erupciones, no hay un ascenso como tal del magma.

3. Erupción hawaiana

Las erupciones hawaianas son los fenómenos volcánicos más pacíficos. Reciben este nombre porque es el tipo de actividad eruptiva propia de los volcanes de Hawai y, estando cerca de zonas de subducción o de fisuras, se caracterizas por una erupción de magma muy fluido y con bajas cantidades de gas y ceniza volcánica.

Se trata de erupciones silenciosas ya que no hay una actividad explosiva. Esto hace que la altura de su columna eruptiva esté siempre por debajo de los 100 metros. El volumen de material arrojado es de unos 1.000 metros cúbicos y son las erupciones más comunes del mundo.

Erupciones hawaianas

4. Erupción estromboliana

Las erupciones estrombolianas son aquellas que culminan con la expulsión de lava viscosa acompañada de actividad explosiva. La lava es poco fluida y se emanan proyectiles volcánicos por la cristalización del magma a medida que asciende por la chimenea del volcán. El volcán no está expulsando lava continuamente durante su actividad, sino que las explosiones son esporádicas.

Aun así, muchas veces la explosividad es ligera, con una altura de columna eruptiva que oscila entre los 100 y los 1.000 metros. Arrojan más de 10.000 metros cúbicos de material y reciben este nombre del volcán Stromboli, al norte de Sicilia. No se producen cenizas pero sí fragmentos de lava fundida que pueden llegar a una distancia de cientos de metros del cráter.

5. Erupción peleana

Las erupciones peleanas son aquellas que culminan con la expulsión de lava muy viscosa acompañada no solo de actividad explosiva, sino de la emanación de gases que forman una nube que arrastra todo lo que encuentra a su paso, siendo conocidas como nubes ardientes y el resultado de la mezcla de cenizas, gases volcánicas y vapor de agua.

Deben su nombre a la erupción del Montaigne Pelée en el año 1902. Al ser una lava tan viscosa, son propensos a que se forme un tapón de material solidificado en el cráter que, en ocasiones y a causa de la presión, puede ser expulsado violentamente.

Erupción peleana

6. Erupción vulcaniana

Las erupciones vulcanianas son aquellas que culminan con la expulsión muy violenta de una lava especialmente viscosa que se solidifica con mucha rapidez. Además, los gases emanados suelen tener una forma de seta muy característica de estas erupciones, la cual viene acompañada de la emisión de cenizas y material piroclástico.

Muchas veces, es difícil establecer la diferencia entre las erupciones vulcanianas y las estrombolianas. Pero a nivel teórico, las erupciones vulcanianas tienen, debido a la violencia de su actividad eruptiva, una columna con una altura de entre 5 y 15 km. Arrojan más de 10 millones de metros cúbicos de material y se han registrado un total de 868 erupciones de este tipo a lo largo de la historia.

7. Erupción submarina

Las erupciones submarinas son aquellas que tienen lugar en el fondo del mar. Y son, de hecho, más comunes que las erupciones en tierras emergidas, pues se estima que el 75% del magma expulsado anualmente se da en forma de estas erupciones submarinas. En ocasiones, puede ser que la lava alcance la superficie, por lo que, al enfriarse, provoca la formación de nuevas islas.

Vienen acompañadas de una nube de vapor de agua y cenizas, la cual puede verse (o no) dependiendo de la profundidad donde se ha producido la erupción y de la propia fuerza de la misma. Además, en zonas abisales pasan totalmente inadvertidas porque las enormes presiones a estas profundidades hacen que los gases se diluyan.

Erupción submarina

8. Erupción subglaciar

Las erupciones subglaciares son aquellas que se producen bajo capas de hielo de varios cientos de metros de espesor, siendo especialmente comunes en la Antártida y en Islandia. La actividad eruptiva, a causa de la temperatura del magma emanado, hace que se forme una cavidad llena de agua en la parte inferior del glaciar, algo que, a su vez, provoca el hundimiento de la zona superior en la vertical de la cavidad. Terminan originando un lago, pero siempre que haya suficiente presión por el hielo y/o el agua, no se observará actividad explosiva.

9. Erupción pliniana

Las erupciones plinianas son las más violentas de todas. También conocidas como vesubianas, son erupciones que destacan por su excepcional fuerza eruptiva, emanación continua de gases, enorme liberación de magma y expulsión de grandes cantidades de ceniza. Son las que más frecuentemente provocan un colapso del volcán y la consecuente formación de una caldera.

La altura de la columna eruptiva es de unos 25 km, se arroja más de 1 kilómetro cúbico de material y su periodicidad es de unos 100 años. Se han registrado un total de 84 erupciones volcánicas de este tipo, las cuales forman nubes ardientes que, al enfriarse, producen una “lluvia” de cenizas que, como sucedió con Pompeya (con la erupción del Vesubio), puede sepultar toda una ciudad.

Erupción pliniana

10. Erupción ultra-pliniana

Las erupciones ultra-plinianas son los auténticos monstruos de la Vulcanología. Se trata de un tipo de actividad eruptiva de tipo vesubiana pero que, por sus infames características, forman su propio gripo. Son las erupciones más violentas de todas y se clasifican, a su vez, en los siguientes tipos:

  • Colosales: Arrojan más de 10 kilómetros cúbicos de material y tienen una periodicidad de 100 años. Se han registrado un total de 39 erupciones de este tipo. Un ejemplo es el volcán Krakatoa, el cual, en agosto de 1883, sufrió una erupción con una explosión equivalente a 350 megatones (23.000 veces más poderosa que la bomba atómica de Hiroshima) que fue percibida en el 10% de la superficie del planeta. Su nube de cenizas alcanzó los 80 km de altitud y los consecuentes tsunamis con olas de 40 metros de altura provocaron la destrucción de 163 aldeas y la muerte de 36.000 personas.

  • Super-colosales: Siendo incluso más violentas que las anteriores, las super-colosales arrojan más de 100 kilómetros cúbicos de material y tienen una periodicidad de 1.000 años. Solo se han registrado 4 en toda la historia, siendo una de ellas la erupción del Tambora, Indonesia, en 1815, la cual mató a 60.000 personas y provocó un cambio climático en toda Europa. El año 1816 fue conocido como “el año sin verano” ya que las temperaturas cayeron un promedio de 2,5 °C a causa de las nubes de gas emanadas por el volcán.

  • Mega-colosales: Llegamos al rey absoluto. Las erupciones mega-colosales son aquellas que arrojan más de 1.000 kilómetros cúbicos de material y que tienen una periodicidad de 10.000 años. Una erupción de la cual solo hay un registro en toda la historia, ocurrida en el volcán Toba, Indonesia, hace entre 70.000 y 75.000 años. Fue una catástrofe tan inmensa que, se cree, provocó un enfriamiento global (con un descenso de las temperaturas globales de 15 °C) que duró hasta 7 años y que determinó nuestra evolución (así como las migraciones) ya que pudo provocar que la población mundial se redujera a solo 10.000 parejas reproductoras.

Erupción megacolosal
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies