Los 20 tipos de Verbos (y sus características)

El verbo es la parte de la oración que expresa la acción o estado del sujeto en la misma. Veamos cómo se clasifican estas palabras que forman el núcleo del predicado de una frase.

tipos-verbos

Si hay algo que nos hace humanos es, sin duda, nuestra capacidad para comunicarnos. Y es que los seres humanos somos proezas de la evolución biológica por muchos motivos diferentes, gran parte de ellos vinculados a capacidades fisiológicas y atributos morfológicos que nos han permitido convertirnos en la especie dominante del planeta. Pero la comunicación es el pilar de todo.

Nuestra capacidad para generar sonidos complejos y de dar cohesión a estos sonidos emitidos por otras personas es lo que ha permitido nuestra evolución como seres sociales. Porque si estamos donde estamos y hemos llegado donde hemos llegado es, casi en su totalidad, gracias al lenguaje humano. Y aunque existan unos 7.100 idiomas distintos, todos ellos tienen un rasgo en común.

Y es que, a pesar de sus evidentes diferencias, toda la comunicación humana se basa en un elemento: la oración. Es decir, en unidades lingüísticas formadas por diferentes elementos que, relacionados entre ellos y cohesionados, constituyen frases con sentido completo y autonomía sintáctica. La oración nace del sujeto y del predicado, cuyo núcleo es, como bien sabemos, el verbo.

El verbo es la parte de la oración que expresa la acción o estado del sujeto en la susodicha. Ahora bien, la enorme riqueza del lenguaje hace que existan innumerables verbos que, eso sí, pueden clasificarse de acuerdo a distintos parámetros. Y esto es precisamente en lo que vamos a indagar en el artículo de hoy. Veamos qué clases de verbos existen.

¿Qué son los verbos y cómo se clasifican?

El verbo es el núcleo del predicado de una oración. Es un tipo de palabra y parte de la frase que expresa la acción, condición, movimiento o cualquier estado del sujeto. Los verbos tienen variaciones de tiempo, número, persona, aspecto, modo y voz; y en una oración, el verbo conjugado funciona, como hemos dicho, como núcleo sintáctico del predicado.

Así pues, del latín verbum, los verbos son palabras que, tras modificarse para concordar con el sujeto del cual habla, describen la existencia, el estado o la acción del mismo. Ahora bien, más allá de esta sencilla definición, lo que verdaderamente es relevante es descubrir qué tipos de verbos existen, algo que vamos a ver atendiendo a su clasificación de acuerdo a distintos parámetros.

1. Según su composición

El primero de los seis parámetros que vamos a analizar es aquel que diferencia dos tipos de verbos dependiendo de si este núcleo del predicado está compuesto por una única palabra o se conjuga con otra, es decir, con un verbo auxiliar. En este sentido, tenemos los verbos simples y los compuestos.

1.1. Verbos simples

Los verbos simples son aquellos en los que este núcleo del predicado está conformado por una única palabra que aporta toda la información relativa a la acción del sujeto sin necesidad de un verbo auxiliar. Un ejemplo sería: “Natalia cantará en la gala musical”.

1.2. Verbos compuestos

Los verbos compuestos son aquellos en los que esté núcleo del predicado está conformado por un verbo principal y por un verbo auxiliar con el que se conjuga para concordar en tiempo con el sujeto. Un ejemplo sería: “Nunca había salido hasta tan tarde”.

2. Según su conjugación

El segundo parámetro que vamos a analizar es aquel que diferencia dos clases de verbos dependiendo de si, al conjugarse con el sujeto, pueden modificar su estructura. De este modo, podemos encontrarnos con verbos regulares o irregulares.

2.1. Verbos regulares

Los verbos regulares son aquellos que no se modifican nunca más allá de adaptarse en tiempo al sujeto. Se conjugan siempre de la misma manera y no modifican su raíz ni su terminación. Un ejemplo de verbo regular es “estudiar”.

2.2. Verbos irregulares

Los verbos irregulares son aquellos que, al conjugarse en determinados tiempos, pueden modificar su raíz o terminación. Así pues, no se conjugan siempre de la misma manera, pues adaptan su propia estructura cambiándola. Un ejemplo de verbo irregular es “conducir”, que puede modificar su terminación, como por ejemplo en “conduzco”.

3. Según su terminación

El tercer parámetro que vamos a analizar es aquel que diferencia tres clases de verbos dependiendo de su terminación, en función de si terminan en -ar, -er o -ir (las tres únicas posibles), algo muy importante a la hora de determinar el modo en el que se conjugan. Así, podemos hablar de verbos de primera, segunda o tercera conjugación.

3.1. Verbos de la primera conjugación

Los verbos de la primera conjugación son todos aquellos verbos que, en infinitivo, disponen de la terminación -ar. Existen muchos, como por ejemplo “estudiar”, “cantar”, “bailar”, etc.

3.2. Verbos de la segunda conjugación

Los verbos de la segunda conjugación son todos aquellos verbos que, en infinitivo, disponen de la terminación -er. Existen muchos, como por ejemplo “correr”, “leer”, “comer”, etc.

3.3. Verbos de la tercera conjugación

Los verbos de la tercera conjugación son todos aquellos verbos que, en infinitivo, disponen de la terminación -ir. Existen muchos, como por ejemplo “escribir”, “acudir”, “mentir”, etc.

4. Según su aspecto

El cuarto parámetro que vamos a analizar es aquel que diferencia dos clases de verbos dependiendo de su aspecto, es decir, según la duración temporal de la acción del sujeto a la que apelan. En este sentido, podemos hablar de los verbos perfectivos y de los imperfectivos.

4.1. Verbos perfectivos

Los verbos perfectivos son aquellos que indican que la acción del sujeto terminó. El pretérito perfecto simple, todas las formas de verbos compuestos y el pretérito imperfecto son verbos perfectivos, pues designan que la acción a la que apelan ha terminado ya sea en el pasado (“Ayer comí verdura”), en el presente (“Hoy he ido a ver a mi abuela”) o lo hará en el futuro (“Mañana a estas horas, ya estaremos en el pueblo”).

4.2. Verbos imperfectivos

Los verbos imperfectivos son aquellos que indican que la acción del sujeto ha empezado pero no ha terminado. Todas las formas de verbos simples (a excepción del pretérito perfecto simple y el pretérito indefinido) son verbos imperfectivos. Por ejemplo: “Mi hermano está jugando un partido de fútbol”.

5. Según su flexión

El quinto y penúltimo parámetro que vamos a analizar es aquel que diferencia tres tipos de verbos en función de su flexión, es decir, según si se pueden conjugar en todos los tiempos y personas. En este sentido, podemos hablar de verbos personales, impersonales impropios e impersonales propios.

5.1. Verbos personales

Los verbos personales son aquellos que se pueden conjugar en todas las personas tanto en singular como en plural. Así, aceptan conjugación para el “yo, tú, él o ella, nosotros o nosotras, vosotros o vosotras y ellos y ellas”. Siempre van a poder concordar con el sujeto de la oración en persona y en número. Un ejemplo de verbo personal es “trabajar”.

5.2. Verbos impersonales impropios

Los verbos impersonales impropios son aquellos que se pueden conjugar en todas las personas pero que, en determinados contextos donde no hay sujeto, pueden comportarse como verbos impersonales. Un ejemplo es el verbo “hacer”, que se puede usar como verbo personal (“estoy haciendo los deberes”) pero también como verbo impersonal (“hoy hace mucho calor”).

5.3. Verbos impersonales propios

Los verbos impersonales propios son aquellos que no se pueden conjugar en todas las personas pues no hay ningún contexto en el que se usen como verbos personales. Siempre están conjugado en la tercera persona del singular y se usan en oraciones donde no hay sujeto, de ahí que se consideren impersonales. Un claro ejemplo es el verbo “llover”.

6. Según su significado

El sexto y último parámetro que vamos a analizar es aquel que diferencia ocho tipos distintos de verbos en función de su significado, es decir, según qué tipo de información aporten a la oración. Veamos, pues, los verbos transitivos, intransitivos, reflexivos, defectivos, copulativos, predicativos, auxiliares y recíprocos.

6.1. Verbos transitivos

Los verbos transitivos son aquellos en los que la acción del sujeto recae directamente sobre un objeto directo. Siempre hay algo sobre lo que actúa el verbo. Por ejemplo, “hoy he comprado verduras”.

6.2. Verbos intransitivos

Los verbos intransitivos son aquellos en los que la acción del sujeto no recae directamente sobre un objeto, pues la acción no afecta a ninguna otra cosa. Por ejemplo, “he ido a mi pueblo de vacaciones”.

6.3. Verbos reflexivos

Los verbos reflexivos son aquellos en los que la acción del sujeto es realizada sobre sí mismo, yendo generalmente acompañados de un pronombre. Por ejemplo, “me he duchado con agua fría”.

6.4. Verbos defectivos

Los verbos defectivos son aquellos relacionados con los verbos impersonales propios de los que hemos hablado, generalmente relacionados con fenómenos meteorológicos. Por ejemplo, “hoy ha llovido mucho”.

6.5. Verbos copulativos

Los verbos copulativos son aquellos que no hacen referencia a acciones, sino a estados, características y condiciones del sujeto. Los verbos “ser, parecer y estar” son los más claros ejemplos.

6.6. Verbos predicativos

Los verbos predicativos son aquellos que sí que hacen referencia a acciones desarrolladas por el sujeto de la oración. La mayoría de verbos, excepto los copulativos que hemos detallado, son de naturaleza predicativa.

6.7. Verbos auxiliares

Los verbos auxiliares son aquellos que no hacen referencia ni a un estado del sujeto ni a una acción del mismo, sino que brindan información gramatical a un verbo principal. Como por ejemplo: “esta semana estoy estudiando mucho”. El “estoy” está funcionando como verbo auxiliar aportando información de modo.

6.8. Verbos recíprocos

Y por último, los verbos recíprocos son aquellos que hacen referencia a acciones que involucran a dos o más personas, pues la acción no puede desarrollarse por un único sujeto. Un claro ejemplo es el verbo “saludarse”.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies