Los 5 efectos psicológicos de las pastillas anticonceptivas (y sus consecuencias)

Millones de mujeres en el mundo emplean la píldora como método anticonceptivo. Aunque su eficacia en la prevención del embarazo es muy elevada, no son pocos sus efectos secundarios. Veamos cómo este fármaco repercute en la salud mental.
Efectos psicológicos pastillas anticonceptivas

La píldora anticonceptiva constituye uno de los medicamentos con mayor influencia social de todos los fabricados durante la segunda mitad del siglo XX. La entrada en el mercado de esta pastilla supuso una revolución en la historia farmacéutica y en la anticoncepción. Así, su uso modificó los esquemas sociales y la manera de vivir las relaciones de pareja.

Además, al tratarse de un método que requería prescripción médica, contribuyó a legitimar la planificación familiar en un momento en el que ciertas creencias religiosas empañaron el ejercicio de la medicina. En definitiva, este fármaco contribuyó a separar la vida sexual de la reproductiva, que hasta entonces se habían concebido como dos caras de la misma moneda. Este poder sobre la fertilidad fue un avance social para las mujeres y un paso importante para su desarrollo profesional.

La píldora también marcó un antes y un después en la relación que los profesionales sanitarios tenían con sus pacientes. Por primera vez, las mujeres podían pedir una receta, en lugar de limitarse a aceptar de forma indiscutible la pauta de su médico. La comunicación entre ambas partes comenzó a ser más simétrica y las mujeres empezaron a tomar las riendas de su vida reproductiva.

Sin embargo, a pesar de los cambios positivos que aparecieron con su llegada, la píldora no ha estado exenta de polémica. Desde los inicios de su comercialización, sus efectos adversos, a veces muy peligrosos, comenzaron a plantear encendidos debates en la comunidad científica. No obstante, el foco siempre ha estado en aquellos síntomas de tipo físico, relegando a un segundo plano las posibles consecuencias en la salud mental. Por ello, en este artículo trataremos de resaltar aquellos efectos psicológicos que la píldora puede provocar en las mujeres que la consumen.

¿Qué son las pastillas anticonceptivas?

Las pastillas anticonceptivas, también conocidas como anticonceptivos orales o simplemente “la píldora”, son fármacos empleados como método de contracepción. Son elaboradas a partir de combinaciones sintéticas de hormonas femeninas, cuya función es evitar que los ovarios liberen óvulos. Es decir, evitan que se produzca el proceso de ovulación, el cual es indispensable para que haya un embarazo.

La píldora posee un porcentaje de efectividad que supera el 99%. No obstante, para que actúe como corresponde, es necesario que la mujer siga unas pautas muy concretas. Debe tomarse una pastilla diaria durante 21 días, aproximadamente a la misma hora, tras lo cual se dará una semana de descanso para que la menstruación tenga lugar. Se trata de un método que requiere constancia y en el que no se deben producir olvidos, pues de ser así el riesgo de embarazo aumenta.

Al tratarse de un fármaco administrado por vía oral, la eficacia también es susceptible de reducirse si la mujer sufre vómitos o diarreas. En casos como estos, para prevenir un posible embarazo será necesario recurrir al uso del preservativo hasta que comience el mes siguiente. Otro inconveniente a destacar de la píldora es que no protege contra las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). Por ello, si no se cuenta con una pareja estable, solo debe emplearse acompañada del uso del preservativo, el único método que sirve como barrera de protección frente al contagio de estas enfermedades.

La píldora protege del embarazo desde la primera toma, incluyendo las semanas de descanso. Sin embargo, es recomendable continuar utilizando el preservativo (o cualquier otro anticonceptivo no hormonal) durante el primer mes de su consumo, ya que de esta forma la mujer puede continuar protegida hasta que se habitúe al sistema de toma diaria.

El uso de la píldora va, no obstante, mucho más allá de la anticoncepción. Miles de mujeres recurren a ella no solo como método para prevenir el embarazo, sino también como herramienta terapéutica. Los profesionales de la salud recetan la píldora a aquellas pacientes con períodos irregulares, muy dolorosos o abundantes, relacionados con problemas ginecológicos como el Síndrome del Ovario Poliquístico (SOP) o la Endometriosis. Ahora que ya conocemos qué es la píldora y cómo se usa, vamos a comentar aquellos efectos que esta pastilla tiene específicamente en la salud mental.

Pastillas anticonceptivas

¿Cuáles son los efectos psicológicos de las pastillas anticonceptivas?

Antes de concretar las consecuencias que estos fármacos producen en la salud mental, es importante destacar que no todas las mujeres que los consumen experimentan efectos idénticos. La naturaleza, características y antecedentes de cada persona son distintos, por lo que un mismo medicamento puede generar reacciones diferentes en cada una de ellas.

1. Deseo sexual

Tradicionalmente, siempre se ha relacionado la píldora con una reducción del deseo sexual. Aunque hay estudios que confirman la relación entre la píldora y una menor libido, otros la desmienten. Así, aunque algunas mujeres pueden ver deteriorada su vida sexual, otras comienzan a disfrutarla más gracias a la tranquilidad que les proporciona estar altamente protegidas frente al embarazo. Por tanto, la píldora no constituye siempre un obstáculo, pues puede llegar a beneficiar a algunas usuarias en este sentido.

2. Alteraciones del estado del ánimo

Se conoce que la píldora afecta al estado de ánimo de las mujeres, generando irritabilidad y cambios de humor. Así, algunas mujeres se han visto en la obligación de recurrir a otro método anticonceptivo debido al inicio de cuadros ansiosos y depresivos e incluso ataques de pánico. Además, se ha observado que aquellas mujeres que usan la píldora pueden tener más probabilidad de recurrir a un tratamiento con antidepresivos.

Alteraciones estado ánimo

3. Síntomas físicos

Aunque en este artículo nos estamos enfocando en las consecuencias psicológicas de la píldora, no cabe duda de que los síntomas físicos que esta produce, como mareos, dolor de cabeza y náuseas, repercuten en la calidad de vida. Así, toda la sintomatología física puede llegar a afectar profundamente al bienestar de la mujer, que ve limitada su vida normal. Esto puede acarrear consecuencias psicológicas graves a medio y largo plazo.

4. Efectos en el entorno

Todas las consecuencias aquí descritas no solo afectan a la propia mujer, sino que también repercuten en su entorno. Así pues, la salud mental de familiares y parejas también pueden deteriorarse, mermando los vínculos y las relaciones. Por ello, siempre que se analice el efecto de este fármaco en las mujeres, no se debe dejar de lado la repercusión que este tiene en su contexto.

5. Efectos al cesar el consumo

En algunas mujeres el problema aparece no durante el consumo, sino al cesar el mismo. Durante la toma de la píldora el cuerpo funciona recibiendo hormonas artificiales, por lo que parece lógico que sea necesario un período de adaptación hasta recuperar la normalidad. Hasta que esto ocurre, es posible que aparezcan los temidos cambios de humor, que generan una enorme inestabilidad en la mujer. Aunque el tiempo que tarda cada persona en reajustarse es variable, la buena noticia es que estos cambios de humor terminan desapareciendo de manera progresiva.

Cesar consumo

Conclusiones

Todo lo referente a la píldora aún cuenta con algunas lagunas y contradicciones. Los diferentes estudios científicos que han tratado de indagar en sus efectos han obtenido resultados heterogéneos, lo que nos indica que la reacción a este fármaco depende de múltiples factores. Cada mujer es diferente y es por esta razón que no todas responden bien a este fármaco. En este sentido, cobra especial importancia que los profesionales sanitarios, especialmente los ginecólogos, brinden a sus pacientes información suficiente sobre los diferentes métodos disponibles.

Aunque la píldora ha sido de gran ayuda para muchas mujeres, en ocasiones se ha tendido a abusar de su uso. Son muchas las que han sufrido amenorrea (ausencia de menstruación) y, al acudir a su ginecólogo, este les ha recetado la píldora sin indagar en las posibles causas subyacentes. Este es, por ejemplo, el caso de las adolescentes que sufren trastornos de la conducta alimentaria y dejan de tener el período debido a su falta de nutrientes.

La píldora les “devolverá” su menstruación (aunque en realidad se trata de un sangrado por deprivación, ya que no hay ovulación), pero la auténtica causa del problema no está siendo atacada. De esta forma, la píldora puede servir como una máscara que impide abordar el núcleo del problema, retrasando el diagnóstico real con todo lo que ello implica.

De igual manera, en otros trastornos ginecológicos, como el ya mencionado SOP, la píldora se ofrece como un componente imprescindible del tratamiento. No obstante, se ha comprobado que la píldora no siempre es necesaria y tampoco parece contribuir a un abordaje eficaz de este síndrome, pues aunque produce un sangrado artificial no llega a regular el ciclo. En este sentido parecerían tener mucho más peso en el manejo del SOP aspectos como la dieta, el ejercicio físico y el manejo del estrés.

A pesar de que no siempre se de una práctica clínica adecuada en todo lo que rodea a la píldora, bien es cierto que este fármaco ha aliviado a muchas mujeres, como por ejemplo aquellas que padecen Endometriosis. Los anticonceptivos orales constituyen el tratamiento de primera línea de esta enfermedad y han mejorado la calidad de vida de muchas pacientes reduciendo su dolor pélvico y aumentando su calidad de vida.

En conclusión, el uso de la píldora implica realizar un balance decisional previo, de manera que cada mujer opte por emplear como método anticonceptivo siendo consciente de sus pros y contras. Si bien este fármaco puede generar efectos psicológicos a tener en cuenta en algunas mujeres, cada persona posee unas características únicas que hacen imposible establecer generalizaciones. Por este motivo es crucial valorar cada caso en función de la respuesta observada.

Conclusiones pastillas anticonceptivas
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies