Los 10 animales que transmiten más enfermedades (y ejemplos)

Las enfermedades zoonóticas son patologías comunes (y a veces graves) que sufrimos porque un animal nos ha contagiado una bacteria, un virus, un parásito o un hongo. Veamos qué animales están más frecuentemente implicados en esto.
Animales que transmiten más enfermedades

Solemos pensar que las enfermedades humanas que sufrimos como consecuencia de una infección por un germen (bacteria, virus, parásito, hongo…) se desarrollan única y exclusivamente por el contacto con otra persona infectada. Pero lo cierto es que los animales, tanto los salvajes como domésticos, tienen una enorme relevancia en la propagación de enfermedades.

Solo hace falta ver lo que ha ocurrido con la pandemia de Covid-19. Y es que esta enfermedad, que, a fecha que se escribe este artículo (3 de agosto de 2020), ha provocado más de 18 millones de contagios y la muerte de 687.000 personas, es una enfermedad zoonótica, es decir, una patología provocada por, en este caso, un virus que fue capaz de “saltar” de un animal a una persona.

Las enfermedades transmitidas por animales (no solo en referencia al Covid-19) son uno de los mayores problemas para la salud pública mundial. Y ya no porque sean muy frecuentes. De hecho, 6 de cada 10 veces que enfermamos es porque un animal nos ha transmitido algún patógeno. Lo verdaderamente preocupante es que en ocasiones pueden ser enfermedades graves.

Pero, ¿cuáles son los animales que contagian enfermedades? ¿Todos pueden hacerlo? ¿Cómo se previenen estas enfermedades? ¿Por qué son normalmente más graves que las que se contagian entre personas? ¿Qué enfermedades propaga cada animal? Si quieres encontrar respuesta a estas y otras preguntas, te invitamos a seguir leyendo.

¿Qué es una enfermedad zoonótica?

Una enfermedad zoonótica, también conocida como zoonosis, es cualquier patología infecciosa que afecta a humanos en la que el patógeno (bacteria, virus, hongo, parásito…) se transmite desde una especie animal concreta hasta una persona. Más allá de esto, la variedad de mecanismos por los que puede ocurrir y la diversidad de enfermedades es enorme. Los animales, igual que nosotros, enferman. Y cuando están enfermos (con síntomas o no), pueden propagarnos la enfermedad.

Pero, ¿cómo pasa el patógeno del animal al ser humano? Antes de responder a esta pregunta, es importante tener en cuenta que una de las principales características de estos gérmenes zoonóticos es que, al no estar “diseñados” para infectar el cuerpo humano, una vez entran en él, los daños están desproporcionados.

No hay una relación estable entre persona y patógeno, de ahí que muchas veces den lugar a patologías graves. De nuevo, el Covid-19 es un claro ejemplo de ello. El virus estaba en una especie animal (presumiblemente, el murciélago) a la que no dañaba, pero, en cuanto accidentalmente llegó a un “recipiente” nuevo, es decir, al ser humano, ni el virus sabía cómo desarrollarse en su interior ni nuestro sistema inmune sabía cómo actuar.

A medida que pasa el tiempo, los patógenos que nos transmiten los animales están cada vez más acostumbrados a nuestro organismo, por lo que la tendencia es que las patologías sean más leves. Pero como estas enfermedades zoonóticas son siempre responsables de las epidemias y pandemias (porque los virus y bacterias “nuevas” surgen siempre de un contacto accidental con animales infectados por estas), no es necesario recalcar la relevancia que tienen en la salud pública mundial.

Sea como sea, estos patógenos zoonóticos pueden llegar al ser humano de distintas maneras. Y no siempre es necesario un contacto directo con un animal infectado. Evidentemente, los gérmenes pueden ser transmitidos cuando entramos en contacto con los fluidos (sangre, saliva, orina, heces, mucosas…) de un animal con el germen, pero esto no es lo más común.

Hay otras maneras. Una de ellas es entrar en contacto con objetos o superficies en las que un animal infectado ha podido dejar restos de sus fluidos corporales. Otra es a través de vectores, es decir, cuando una pulga o una garrapata es un vehículo de transmisión entre el animal y el humano, pues “coge” el germen en un animal y nos lo hace llegar a nosotros. Y, por último, de forma indirecta a través de alimentos contaminados. Esta última es, quizás, la más frecuente. Y consiste en que, al comer carne infectada de un animal (o cualquier otro alimento en el que un animal haya dejado restos de fluidos corporales infectados), estamos permitiendo la entrada del germen en nuestro organismo.

Ahora que ya hemos entendido qué es una enfermedad zoonótica, cuál es su importancia en la salud pública, por qué son responsables de las epidemias y pandemias y cómo consiguen los gérmenes hacer el salto de los animales a los humanos, podemos pasar a analizar las especies animales que más frecuentemente nos contagian enfermedades.

¿Qué animales nos contagian más enfermedades?

Como venimos diciendo, la variedad de animales que pueden contagiarnos enfermedades es enorme. Y pueden ser tanto domésticos como salvajes.

De todos modos, en el artículo de hoy presentamos los que más frecuentemente nos pueden contagiar, pues son los animales con los que es más probable que entremos en contacto.

1. Perros

Los perros son, junto a los gatos, el animal de compañía por excelencia. Pero hay que cuidar mucho la higiene tanto del animal como del hogar, pues son uno de los animales que más enfermedades pueden contagiarnos.

La rabia (una de las enfermedades más mortales del mundo, con una tasa de letalidad del 99%, en caso de que la persona no esté vacunada), la leptospirosis (una enfermedad bacteriana causada por el consumo de agua contaminada con orina de perros infectados), la hidatidosis (una enfermedad causada por un helminto, que es similar a un gusano, el cual nos infecta por contacto directo con perros infectados o por el consumo de alimentos contaminados con huevos del parásito), la erliquiosis (una enfermedad bacteriana en la que una garrapata pica a un perro infectado y después a la persona, propagando así la enfermedad) y la toxocariasis (una enfermedad parasitaria que se contagia por contacto indirecto, generalmente por el suelo de la casa, con perros infectados) son ejemplos de patologías que transmiten los perros.

Perro

2. Gatos

Los gatos son los otros grandes animales de compañía. Pero, de nuevo, pueden ser un vehículo de transmisión de muchas enfermedades, especialmente si no las prevenimos con buenas pautas de higiene.

En este caso, la rabia, la enfermedad del arañazo de gato (una patología bacteriana en la que, cuando un gato nos araña, nos contagia el patógeno), la tiña (una enfermedad provocada por un hongo que afecta a la piel y que suele llegar por contacto con gatos infectados), la toxoplasmosis (una enfermedad parasitaria que no siempre da síntomas pero que suele desarrollarse por contacto indirecto con gatos infectados) y la toxocariasis (aunque en este caso la especie de parásito es distinta a la canina) son ejemplos de enfermedades transmitidas por los gatos.

3. Roedores

Los roedores, es decir, las ratas, los ratones, las ardillas, las cobayas, los hámsters… Tienen muy mala fama, pues son, quizás, el grupo animal más vinculado a la transmisión de enfermedades. Y es que la fama les precede, pues, sin ir más lejos, las ratas fueron las “responsables” de una (si no la que más) de las pandemias más devastadoras de la historia: la Peste Negra.

Pero más allá de la peste, los roedores (especialmente las ratas) pueden contagiarnos muchas enfermedades distintas. Es importante apuntar que, a pesar de que se haya dicho que sí durante mucho tiempo, los roedores no transmiten la rabia. Es un mito.

De todos modos, la leptospirosis (una enfermedad bacteriana), la enfermedad de Weil (una variante grave de la leptospirosis que puede resultar mortal), la salmonelosis (una enfermedad bacteriana con síntomas gastrointestinales), el hantavirus (una enfermedad vírica), la tularemia (una enfermedad bacteriana) y la toxoplasmosis son ejemplos de enfermedades transmitidas por roedores.

Ratón

4. Aves

Las aves pueden ser el vehículo de transmisión de muchas enfermedades, siendo las gallinas y otras aves de corral las que causan más problemas.

En este sentido, la gripe aviar (una variante del virus influenza que puede llegar a humanos y que, a pesar del miedo que provocó, solo es peligrosa en la población de riesgo), la histoplasmosis (una enfermedad provocada por un hongo que se transmite a través del aire), la salmonelosis, la campilobacteriosis (enfermedad bacteriana que llega a nuestro organismo por el consumo de carne de pollo, leche y otros alimentos contaminados con heces de aves infectadas) y la enfermedad de Newcastle (patología muy contagiosa que en los humanos se manifiesta con una conjuntivitis) son ejemplos de enfermedades transmitidas por aves.

5. Cerdos

Los cerdos también pueden contagiar distintas enfermedades, especialmente cuando ingerimos su carne cruda o mal cocinada, aunque realmente el riesgo solo existe (excepto casos anecdóticos) cuando obtenemos la carne de lugares donde no se respetan las normas de seguridad alimentaria necesarias.

La toxoplasmosis, la cisticercosis (una enfermedad parasitaria provocada por una tenia que está en los músculos de los cerdos y en la que una persona que ingiere accidentalmente los huevos puede acabar desarrollando una patología potencialmente grave) y la triquinosis (una enfermedad que sufrimos al comer larvas de un nemátodo presentes en los cerdos, aunque generalmente no deriva en complicaciones graves) son ejemplos de patologías transmitidas por cerdos.

6. Corderos

Los corderos también pueden contagiar enfermedades, especialmente, al igual que con los cerdos, al comprar carne de lugares donde no se respetan las normas de seguridad alimentaria y, además, la consumimos cruda o mal cocinada. La toxoplasmosis es la enfermedad que más frecuentemente transmiten, que recordemos que se trata de una patología causada por un parásito.

7. Mosquitos

Los mosquitos son uno de los mayores “asesinos” del mundo. Y es que se estima que cada año, matan a un total de 750.000 personas. Esto es mucho más que las que las serpientes, quizás el animal que más tememos, causan, pues estas son responsables de unas 50.000.

Y que los mosquitos sean los animales más letales se debe, evidentemente, a la facilidad que tienen para transmitir enfermedades a través de su picadura. Además de la fiebre amarilla (una enfermedad que, sin tratamiento, suele resultar mortal), los mosquitos son los causantes del contagio de la malaria, una enfermedad provocada por un parásito que infecta cada año a más de 200 millones de personas y provoca la muerte de 400.000 de estas.

Mosquito

8. Vacas

El ganado vacuno o bovino también es responsable del contagio de distintas enfermedades. La fiebre Q (una enfermedad bacteriana con síntomas similares los de la gripe, aunque es muchas personas ni siquiera da síntomas), la salmonelosis, la leptospirosis y la enfermedad de Johne (una infección crónica del intestino causada generalmente por el consumo de leche de vacas infectadas con la bacteria causante) son ejemplos de enfermedades transmitidas por el ganado bovino.

Es interesante mencionar que la única enfermedad con un 100% de letalidad del mundo es una infección que se contagia a través de las vacas: la encefalopatía espongiforme bovina. También conocida como “enfermedad de las vacas locas”, esta patología rara (se diagnostica 1 caso por cada millón de personas en el mundo al año) está causada por un prión (una proteína con capacidad infectiva) que llega al cuerpo después de comer carne de vaca contaminada con esta proteína, la cual se desplaza al cerebro y provoca una lenta pero inevitable neurodegeneración que culmina siempre con la muerte.

9. Simúlidos

Los simúlidos son unos animales similares a los mosquitos, aunque no pertenecen al mismo grupo, pues tienen un cuerpo más redondo. Son conocidos popularmente como “moscas negras” y tienen una gran importancia a nivel sanitario, pues estos animales transmiten la leishmaniasis, una enfermedad provocada por un protozoo (animales unicelulares que pueden actuar como patógenos) que causa la aparición de llagas en la piel, úlceras en la boca, problemas para tragar, etc.

Simúlidos

10. Ciervos

Los ciervos son animales salvajes, pero tienen una gran importancia a nivel de salud pública. Y es que estos animales son portadores de las garrapatas que causan la enfermedad de Lyme, una patología causada por una bacteria que, al principio, provoca sarpullidos y erupciones cutáneas, aunque termina por diseminar a las articulaciones, al sistema nervioso y al corazón, donde los síntomas se vuelven más graves. Puede tratarse con antibióticos, pero algunos pacientes arrastran secuelas durante más de 6 meses.

Referencias bibliográficas

  • European Centre for Disease Prevention and Control (2012) “Eurosurveillance: Zoonotic diseases”. ECDC.
  • World Health Organization (2001) “Zoonoses and Communicable Diseases Common to Man and Animals”. WHO.
  • World Health Organization (2008) “Zoonotic Diseases: A Guide to Establishing Collaboration between Animal and Human Health Sectors at the Country Level”. WHO.
  • Fèvre, E.M., Bronsvoort, B.M., Hamilton, K., Cleaveland, S. (2006) “Animal movements and the spread of infectious diseases”. Trends in Microbiology.
  • Armon, R., Cheruti, U. (2011) “Environmental Aspects of Zoonotic Diseases”. IWA Publishing.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.