Las 10 drogas más dañinas para el cuerpo (y para el cerebro)

Sabemos que el consumo repetido de drogas produce daños en el individuo. Pero, ¿cuáles son estas afectaciones a nivel físico y mental? Una descripción de las peores drogas para el organismo.

Drogas más dañinas cuerpo

Uno de los métodos que se ha utilizado para clasificar los diferentes tipos de droga ha sido según la función que ejercen sobre el sistema nervioso central (SNC), es decir, sobre el cerebro. En este sentido, las drogas pueden ser depresoras, estimulantes o perturbadoras.

Es importante ser consciente de los daños que producen las distintas drogas, ya que estos daños pueden llevar a la aparición de enfermedades como el cáncer y de alteraciones vasculares o incluso a trastornos psicológicos por la desregulación y afectaciones cerebrales que generan.

¿Cuáles son las peores drogas para el cuerpo humano?

Dada la alta prevalencia del consumo de algunas drogas, así como la preocupante prevalencia del consumo en menores de edad, por ejemplo, se ha visto que la edad media de inicio del consumo de tabaco, alcohol e inhalantes es entre 13 y 14 años o que el 50% de los individuos entre 16 y 20 años son consumidores diarios de alcohol, es necesario conocer los graves daños que estas producen a corto y a largo plazo.

1. Alcohol

El alcohol presenta una prevalencia en trastorno por consumo del 8,5 %, según el DSM5 (Manual diagnóstico de la APA). Es una de las drogas que generan más problemas personales, sociales y de salud. Al mismo tiempo, es considerado el tercer factor de riesgo de mortalidad después del tabaco y la hipertensión. Esta droga pertenece al grupo de sustancias depresoras del SNC, produciendo un efecto tranquilizante. Se ha observado que, a dosis bajas, genera una disminución de la ansiedad y una desinhibición subcortical, que produce un estado de excitación, aumentando la frecuencia respiratoria y cardíaca.

En cambio, cuando se aumenta la dosis, se produce un efecto depresor sobre el cerebro generando una disminución del nivel de conciencia y una alteración en la coordinación motriz. En altas dosis, se ha visto que incluso puede llevar a la aparición del coma y a la muerte por depresión respiratoria.

Como trastornos inducidos por el alcohol, a parte de los relacionados con la sustancia como sería la intoxicación y la abstinencia, también puede llevar al desarrollo de trastornos psicológicos como trastorno neurocognitivo mayor o leve, trastorno psicótico, trastorno bipolar, trastorno del estado de ánimo, trastorno de ansiedad, trastorno sexual y trastorno del sueño.

Droga alcohol

2. Heroína

La heroína es un opiáceo semisintético, con efectos depresores del SNC similares a la morfina, opiáceo natural. El DSM5 cita una prevalencia del consumo de opiáceos del 0,37% en mayores de 18 años, con una tasa de mortalidad del 2% por año.

Esta droga, al ser inyectada, pasa rápidamente del cerebro a la sangre, y posteriormente se distribuirá a otros tejidos. Inicialmente, la alta concentración de heroína en el cerebro produce una intensa sensación inmediata, conocida con el nombre de “rush” o “flash. Si el consumo se mantiene los efectos persisten durante un periodo de tiempo denominado “fase de la luna de miel”.

Cuando se produce una intoxicación por opiáceos, se pueden mostrar síntomas como somnolencia o coma, lenguaje farfullante (habla rápida y desordenada), deteriore en la atención o memoria y miosis (pupilas en punta de alfiler, se disminuye el tamaño de las pupilas).

Después de un consumo prolongado, cuando este se interrumpe, se produce abstinencia. Se pueden observar alteraciones contrarias a las encontradas en intoxicación como serían: ansiedad, inquietud o sensación de dolor. Estos síntomas alcanzan su máximo entre el primer y tercer día de la interrupción del consumo. Como trastornos inducidos por consumo de opiáceos señalar: trastornos del estado de ánimo, trastornos del sueño y trastornos sexuales.

3. Sustancias volátiles

Hace referencia al consumo de alcohol metílico, hidrocarburos alifáticos y a cetonas, entre otros. Estas sustancias las encontramos en productos como los disolventes, pegamentos, gasolina o desengrasantes. El consumo se produce por inhalación tanto por la boca como por la nariz, llegando así rápidamente a los pulmones y a la sangre. Los efectos que se producen por intoxicación son similares a los generados por el alcohol, efectos depresores.

Todo y presentar un bajo potencial de dependencia, los efectos tóxicos que producen con el abuso son muy graves, como por ejemplo: déficit en la capacidad de juicio, violencia o psicosis.

4. Cocaína

La cocaína presenta una prevalencia de trastorno por consumo, según el DSM 5, del 0,3%, con mayor porcentaje en hombres. Se puede consumir mezclada con: heroína, recibirá el nombre de speed ball, con bicarbonato sódico, denominándose así crack o como base libre. Es considerada un estimulante, presentando síntomas como taquicardia, dilatación pupilar, sudoración, náuseas o pérdida de peso, al producirse intoxicación. La abstinencia por cocaína se relaciona con un síndrome disfórico, presentando fatiga, insomnio o hipersomnia, aumento del apetito y sueños vivos desagradables.

Los trastornos psicológicos inducidos por el consumo de cocaína pueden ser: trastorno psicótico, trastorno del estado de ánimo, trastorno bipolar, trastorno obsesivo compulsivo, trastornos de ansiedad, trastorno sexual y trastorno del sueño.

Cocaína

5. Amfetamina

Los efectos de la anfetamina son estimulantes, como la cocaína, aunque produce efectos más duraderos y a diferencia de esta se puede conseguir de manera legal, recetadas para tratar la obesidad, la hiperactividad o la narcolepsia. La prevalencia de trastorno por consumo de esta sustancia psicoactiva, señalada por el DSM 5, es de 0,2%, en sujetos de más de 18 años.

Los síntomas de intoxicación y abstinencia son similares a los producidos por la cocaína. En elevadas dosis, puede presentarse ansiedad intensa, ideación paranoide y alucinaciones táctiles. Con el consumo a largo plazo se observa pérdida de peso, anemia y desnutrición. Los trastornos inducidos que se pueden presentar son: trastorno psicótico, trastorno del estado de ánimo, trastorno bipolar, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de ansiedad, trastorno sexual y trastorno del sueño.

6. Nicotina

La nicotina presenta, según el DSM 5, la prevalencia de trastorno por consumo más alto respecto a otras drogas, con un valor de 13%, con mayor porcentaje de hombres. Se clasifica dentro del grupo de sustancias estimulantes del SNC. Se puede encontrar en diferentes tipos de tabaco y diversos medicamentos. Es Presentada como uno de los mayores problemas de salud en occidente, y se observa que, en general, el inicio del consumo de tabaco es en la adolescencia, entre los 13 y 15 años.

La principal causa de empezar con el consumo es el reforzamiento social, presentando gran importancia las influencias del contexto y generalizando fácilmente en los distintos ambientes. El DSM 5 no describe un trastorno por intoxicación de nicotina. Sí que habla de abstinencia por esta sustancia con síntomas como: ánimo disfórico, insomnio, irritabilidad o dificultad de concentración. Como trastornos inducidos también pueden aparecer trastornos del sueño.

Nicotina

7. Cannabis

El cannabis se describe como droga perturbadora del SNC, con una prevalencia de trastorno por consumo, según el DSM 5, del 1,5%, siendo mayor en población menor llegando al 3,4%. Esta sustancia se puede encontrar de diferentes formas: la marihuana, el hachís y el aceite de hachís. El grado máximo de intoxicación se presenta a los 10-13 minutos, persistiendo su presencia en el organismo durante un largo periodo de tiempo. Las pruebas de orina pueden dar positivo en cannabis, pasados 7-10 días del consumo, llegando a las 2-4 semanas en consumidores habituales.

Los cambios psicológicos producidos por intoxicación podrían ser: deterioro de la concentración, euforia, sensación de que el tiempo transcurre lento o deterioro de la capacidad de juicio. En estado de abstinencia se pueden presentar síntomas como: irritabilidad, inquietud, estado de ánimo depresivo o dificultades para dormir.

Otros trastornos inducidos pueden ser los trastornos psicóticos y trastornos de ansiedad o del sueño. Se han descrito como situación de urgencia la presencia en el individuo de: reacciones de pánico, síndrome de delirio tóxico, psicosis cannábica aguda, reacciones eufóricas-disfóricas, estados depresivos agudos y flashbacks.

8. Alucinógenos

Serían drogas alucinógenas, el LSD, la mescalina o el MDMA, también llamado éxtasis. La prevalencia de consumo DSM 5 es de 0,1%, en sujetos mayores de edad. No se ha descrito abstinencia, pero sí, una sensación de” resaca“, con síntomas como la fatiga, la pérdida de peso o el dolor en los músculos de la mandíbula.

La intoxicación produce efectos físicos, como el aumento de la tensión arterial o frecuencia cardíaca, efectos perceptivos, como ilusiones o alucinaciones y efectos psicológicos, como ansiedad o cambios en el estado de ánimo impredecibles. Se han descrito efectos crónicos que incluyen estados psicóticos prolongados, depresión, estado de ansiedad crónica y cambios crónicos de personalidad. Como reacción adversa se puede presentar flashback, se vuelven a presentar síntomas pasado un periodo de tiempo, incluso 1 año.

Alucinógenos

9. Fenciclidina

La fenciclidina, también llamada, “polvo de ángel”, “píndola de la paz” o “cristal”, se clasifica en el DSM 5 junto a los alucinógenos, su consumo puede generar desorientación, agitación y delirium. En dosis bajas puede provocar, enmudecimiento inicial, producción fantástica o sensación flotante. Con dosis mayores, se pueden presentar sentimientos de despersonalización, aislamiento y extrañamiento.

10. Ketamina

Es una sustancia psicodélica, alucinógena, con efectos anestésicos. En dosis elevadas los consumidores describen una sensación de estar muy lejos del propio cuerpo, sensación descrita como entrar en “agujero K”. Como efectos secundarios pueden presentarse: alucinaciones, flashbacks, y alteraciones de la atención y de la memoria. También, pueden aparecer alteraciones en el organismo como hipertensión, arritmias o depresión respiratoria leve.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies