Los 3 tipos de cartílagos (y sus características)

Los cartílagos son estructuras de tejido conectivo que evitan el roce entre las piezas óseas de una articulación y dan forma a regiones del cuerpo como las orejas, la nariz o la tráquea. Veamos qué tipos de tejido cartilaginoso existen.

tipos-cartilagos

Los seres humanos somos mucho más que la suma de las 30 millones de millones de células que constituyen nuestro cuerpo. Somos una proeza de la evolución biológica en la que estas células se diferencian y organizan en distintos tipos celulares con unas características morfológicas y fisiológicas específicas para cumplir con unos propósitos concretos en el organismo.

Y es en este contexto que entran en juego los tejidos, un concepto que designa al conjunto de células con un patrón de expresión genética similar organizadas entre ellas formando una estructura anatómicamente compleja que, a su vez, da lugar a los distintos órganos del cuerpo. Y es de la combinación de 14 tejidos celulares que emerge nuestra diversidad morfológica y funcional.

Algunos tejidos son los primeros que nos vienen a la cabeza al pensar en ellos, como por ejemplo el tejido epitelial, la sangre, el tejido nervioso, el tejido muscular, el tejido óseo o el tejido adiposo, pero hay otros que, pese a ser igual de importantes, pasan más desapercibidos. Y uno de ellos es, sin duda, el tejido cartilaginoso.

El tejido cartilaginoso es aquel que conforma, como su propio nombre indica, los cartílagos del cuerpo. Unas estructuras de tejido conectivo que evitan el roce entre las piezas óseas de una articulación y que, a su vez, dan forma a distintas regiones del cuerpo como las orejas, la nariz o la tráquea. Y en el artículo de hoy analizaremos las características y clasificación de estos cartílagos.

¿Qué es un cartílago?

Un cartílago es una estructura de tejido cartilaginoso que evita el roce entre las piezas óseas de las articulaciones del cuerpo y, a su vez, da forma a diferentes regiones del cuerpo tales como las orejas, la nariz o la tráquea. Se trata de un tipo de tejido conectivo rico en células condrógenas, colágeno y fibras elásticas, siendo así estructuras muy resistentes esenciales en las articulaciones.

Como decimos, este tejido cartilaginoso es un tipo de tejido conectivo, también conocido como conjuntivo, lo que significa que sus células están diseñadas para mantener unidos a otros tejidos y órganos, conectándolos mecánica y fisiológicamente. De tejidos conectivos existen muchos distintos (como por ejemplo la sangre), pues todos aquellos que “rellenan” los espacios entre tejidos, que mantienen los órganos en su posición y se aseguran de que el cuerpo tenga su forma adecuada, son tejidos conjuntivos.

Pero un tipo concreto es este tejido cartilaginoso. Estamos ante un tejido elástico formado principalmente por una matriz extracelular y por unas células específicas del mismo. Por un lado, esta matriz cartilaginosa extracelular está formada por colágeno de tipo II (el colágeno es una proteína que mantiene unidas distintas estructuras del cuerpo, y en este caso concreto forma fibrillas finas), colágeno de tipo IX (una las fibrillas de colágeno tipo II entre sí), colágeno de tipo X (rodea las células en estado de hipertrofia), colágeno de tipo XI (su función sigue sin estar clara) y hialurano, el cual, junto a los agregados de proteoglucano que se unen a él, es responsable de la típica consistencia cartilaginosa.

Esta matriz extracelular es lo que da al cartílago su resistencia, estabilidad y consistencia, pero no podemos olvidar su componente celular. En “lagunas” en esta matriz cartilaginosa (técnicamente conocidas como condroplastos) se ubican los condrocitos, que son las células que, estando dispersas, conforman el componente celular del tejido cartilaginoso y sintetizan la matriz.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que el cartílago maduro carece de irrigación tanto sanguínea como nerviosa, motivo por el cual ni tiene coloración ni tiene sensibilidad, respectivamente. Por tanto, al no poder recibir nutrientes a través de la sangre, estos condrocitos se “alimentan” mediante un proceso de difusión a través de la matriz, desarrollando un metabolismo anaerobio en la mayoría de casos.

que-es-cartilago

Sea como sea, lo importante es que los cartílagos son unas estructuras orgánicas de tejido cartilaginoso (una clase de tejido conectivo) que, si bien se encuentran en los embriones de vertebrados y peces cartilaginosos, en el cuerpo humano adulto desarrollan su función principal revistiendo las articulaciones, situándose entre las piezas óseas para evitar la fricción entre ellas durante el movimiento articular.

De hecho, es precisamente sobre el cartílago que se deposita el líquido sinovial propio de las articulaciones sinoviales (aquellas que, a diferencia de las sólidas, permiten el movimiento) formando una capa de 50 micrómetros de espesor y penetrando en su interior para que, en el momento de realizar un movimiento, este líquido sinovial emerja del cartílago y, como el aceite que ponemos en las bisagras, mantenga lubricada la articulación.

Aun así, debemos tener en cuenta que el cartílago no puede regenerarse. De ahí que su desgaste sea progresivo y crónico y que, llegados a un punto en el que esta degeneración sea suficiente como para que los huesos de una articulación rocen entre sí, pueden aparecer trastornos tales como la artrosis, que cursa con dolor ante el movimiento y deformidad en las articulaciones.

Pero el papel del cartílago no se limita exclusivamente a las articulaciones, donde previene el desgaste por rozamiento y amortigua los golpes. También tenemos cartílago en la tráquea y los bronquios, dando refuerzo a estas estructuras, en el oído externo (dando forma a lo que tradicionalmente entendemos como oreja), en el tabique nasal e incluso en las uniones entre las costillas y el esternón. Los cartílagos, pues, son esenciales en nuestro organismo.

¿Cómo se clasifican los cartílagos?

Tras esta extensa pero absolutamente necesaria introducción, las bases biológicas del tejido cartilaginoso seguro que han quedado más que claras. De todos modos, lo cierto es que, dependiendo de sus propiedades morfológicas y fisiológicas, los cartílagos pueden clasificarse en distintos grupos. Veamos, pues, qué tipos de cartílago existen.

1. Cartílago hialino

El cartílago hialino es el más abundante en nuestro cuerpo, al ser aquel que está presente no solo en las articulaciones, sino en la nariz, la tráquea, los bronquios, la laringe y los extremos ventrales de las costillas. Tiene un aspecto blanquecino azulado, dispone de pocas fibras y tiene pericondrio, una vaina de tejido conjuntivo rico en colágeno, irregular y denso que recubre este cartílago, a excepción de los cartílagos en las epífisis, es decir, los extremos ensanchados de los huesos largos, y los cartílagos articulares.

Estos cartílagos hialinos destacan por su composición en fibrillas de colágeno de tipo II, por sus condrocitos (el componente celular del cartílago) organizados en grupos (que se conocen como grupos isogénicos, estando cada uno de ellos rodeados por matriz territorial) y por su matriz basófila, es decir, que se tiñe fácilmente con colorantes básicos. Es avascular, es decir, carece de irrigación sanguínea, por lo que los condrocitos se nutren mediante difusión a través del líquido sinovial.

cartilago-hialino

2. Cartílago elástico

El cartílago elástico destaca, además de por su especial elasticidad (algo lógico viendo su nombre), superior a la de los otros dos tipos, por su coloración amarillenta. Está presente en el pabellón auricular, es decir, es el que da forma a la oreja, en la epiglotis (el órgano con forma de lámina que en el momento de la deglución cierra la abertura superior de la laringe), en la trompa de Eustaquio (conducto que comunica el oído medio con la faringe), en las paredes del conducto auditivo y constituyendo el cartílago cuneiforme de la laringe.

Todos los cartílagos elásticos disponen del anteriormente mencionado pericondrio, es decir, la vaina de tejido conjuntivo rico en colágeno que, siendo irregular y densa, se ubica recubriendo el cartílago. Destaca por su composición en fibrillas de colágeno de tipo II y por su elevada cantidad de fibras elásticas, que le otorgan esta flexibilidad que lo define. Es, igual que el hialino, siempre avascular, es decir, que carece de irrigación sanguínea.

Posee un mayor número de grupos isogénicos (organización de condrocitos, el componente celular del tejido cartilaginoso) y destaca principalmente porque su matriz cartilaginosa presenta un entretejido muy denso de fibras elásticas finas que, al igual que el cartílago hialino, hace que sea basófilo, es decir, que se tiña con colorantes básicos.

cartilago-elastico

3. Cartílago fibroso

Por último, el cartílago fibroso, también conocido como fibrocartílago, es un tipo de tejido cartilaginoso presente en la inserción de algunos tendones (los haces de fibras conjuntivas ricas en colágeno que unen los músculos con los huesos), en los discos articulares, los discos intervertebrales (en la columna vertebral), la sínfisis púbica, que es la conexión entre las dos partes del pubis, los meniscos de las rodillas, la mandíbula y, en esencia, en todos los lugares donde haya una intersección entre ligamentos (haces que unen hueso con hueso) y tendones.

Todos los cartílagos fibrosos carecen de pericondrio, la membrana fibrosa que rodea a todos los cartílagos elásticos y la mayoría de hialinos. Su composición destaca por las fibrillas de colágeno de tipo I y porque su matriz es acidófila, es decir, que a diferencia de los dos anteriores, se tiñe con colorantes ácidos, no básicos.

En este cartílago fibroso, los condrocitos se organizan formando una especie de filas paralelas entre los haces de colágeno. Se trata de una transición entre el tejido conectivo denso regular y el cartílago hialino que hemos mencionado antes. Generalmente es avascular, pero hay excepciones de cartílagos donde sí hay irrigación sanguínea. Además, las terapias de regeneración de cartílago no sirven en este, pues están pensadas para el cartílago hialino. De ahí que el tratamiento de una rotura de menisco sea particularmente complejo.

fibrocartilago
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies