Síndrome de la Mano Ajena: causas, síntomas y tratamiento

El síndrome de la mano ajena o extraña es una afectación neurológica que hace que la persona sienta que ha perdido el control de su mano. Un análisis de las bases clínicas de este extraño trastorno.

sindrome-mano-ajena

El síndrome de la mano ajena consiste en una afectación neurológica que comporta en el sujeto una sensación extraña de no pertenencia ni control de una de sus manos. Las causas pueden ser distintas pero siempre vinculadas con un daño cerebral. Según la parte del cerebro lesionado podremos clasificar tres tipos distintos de síndromes de mano ajena.

La sintomatología principal consiste en un movimiento incontrolado de una de las manos, que actúa sin que haya una intención del sujeto y sin una finalidad, puede incluso interferir en el movimiento de la mano no afectada y lesionar al paciente. No existe tratamiento eficaz para esta patología, pero sí que se han probado distintas estrategias para lograr disminuir la sintomatología y lograr mayor control de la mano o al menos que esta no interfiera en la vida cotidiana del sujeto.

En este artículo hablaremos del síndrome de la mano ajena, de qué alteraciones lo causan, qué síntomas podemos observar, cómo realizar el diagnóstico y qué tratamientos se utilizan para lograr una mejora.

¿Qué es el síndrome de la mano ajena?

El síndrome de la mano ajena también conocido como síndrome de la mano extraña o anárquica es una afectación neurológica, es decir, aparece por daño cerebral relacionado con distintas causas. La especificación de ajena, extraña o anárquica se vincula con la sensación que tienen los sujetos que muestran esta patología, sienten que han perdido el control de su mano y que ésta actúa de modo independiente haciendo movimientos involuntarios.

Como ya hemos apuntado las causas se vinculan con una afectación neurológica, causando así el movimiento incontrolado. De este modo, podemos citar distintas alteraciones en estructuras cerebrales que pueden derivar en este síndrome.

Esta patología se observó por primera vez en un paciente que le habían practicado una comisurotomía, intervención quirúrgica que consiste en cortar el cuerpo calloso, estructura que une los dos hemisferios cerebrales, derecho e izquierdo, para que ambos puedan funcionar de manera conjunta.

Asimismo, con posteriores investigaciones se vio que el síndrome también podía deberse a una afectación de la corteza cerebral o más concretamente del lóbulo frontal, que es la parte del cerebro que más nos distingue del resto de animales y nos permite realizar las funciones ejecutivas. Este daño cerebral puede derivarse de distintas alteraciones como: tumores cerebrales; aneurismas, un ensanchamiento anormal que aparece en una arteria debido a debilidad de la pared; traumatismos craneales; o cirugías cerebrales de la parte frontal del cerebro, como ya antes hemos apuntado.

que-es-sindrome-mano-ajena

Causas y tipos

De esta forma, según cuál sea la afectación cerebral, es decir, según cuál sea la causa podemos diferenciar tres tipos distintos de síndrome de la mano ajena, vinculados cada uno con síntomas distintos.

1. Por lesión en el lóbulo frontal

En este tipo observamos lesión en distintas áreas del lóbulo frontal, que además de las funciones ejecutivas también se vincula con el movimiento voluntario. Este es el tipo que muestra mayor prevalencia, el más frecuente y son típicos los síntomas como: coger impulsivamente y manipular de forma compulsiva objetos que el sujeto tiene a su alcance e interacción entre las dos manos donde la ajena, anárquica, detiene a la otra imposibilitando su movimiento.

2. Por lesión en el cuerpo calloso

Como vimos otra causa posible es la afectación del cuerpo calloso dando así lugar a un nuevo tipo. En este caso observamos oposición y conflicto entre las dos manos y apraxia de la mano no dominante. La apraxia es una afectación del movimiento voluntario que se produce por daño cerebral e imposibilita llevar a cabo movimientos más o menos sencillos de forma intencionada.

3. Por lesión posterior

Este caso es el menos frecuente, no siendo habitual que afectaciones de la corteza posterior y las zonas subcorticales se relacionen con este síndrome. En este tipo los síntomas observados no se vinculan con alteraciones motoras sino con afecciones sensitivas, dada la parte del cerebro dañada.

Se puede mostrar hemianestesia izquierda, que consiste en una pérdida de sensibilidad en el lado izquierdo; hemianopsia homónima izquierda, donde se observa una alteración óptica, en la percepción del campo visual y al ser homónima la alteración se presenta en los dos ojos; y heminegligencia izquierda, que refiera a una pérdida de conciencia, en este caso, el lado derecho, el sujeto deja de actuar y de responder con este lado del cuerpo.

causas-sindrome-mano-ajena

Síntomas

Como ya hemos mencionado los síntomas más característicos son la capacidad de sentir la mano pero no ser capaz de controlar sus movimientos, observándose en el paciente una falta de conciencia del movimiento involuntario de su mano. No estamos hablando sólo de actos sencillos como coger un objeto sino que la mano afectada, ajena, también puede realizar acciones complejas como abotonar una camisa o poner el tapón a un bolígrafo.

El sujeto tiene conciencia de que el miembro extraño, la mano ajena, le pertenece, pero en ocasiones se requiere indicarlo para que realmente se de cuenta. La sensación de pérdida de control y de actuación independiente de la extremidad puede dificultar el reconocimiento de la mano como propia, incluso si otro individuo la toca, es necesario que el sujeto vea que la mano pertenece a su cuerpo.

Referentes al movimiento es frecuente observar cómo ambas manos entran en conflicto, impidiendo la mano ajena el movimiento libre de la otra. Asimismo, suele generar la sensación que la mano actúa de forma intencionada, pero realmente el movimiento no tiene ninguna finalidad u objetivo, simplemente coge objetos a su alcance y realiza acciones de manera aleatoria.

Esta rara sensación en ocasiones puede ser interpretada por el paciente como si la mano tuviera vida propia, si estuviera poseída intentando así luchar contra ella con la intención de volver a controlarla. Por su parte, la mano ajena puede realizar usos inadecuados de objetos e incluso atentar contra el propio individuo causándole daño.

La afectación fluctúa, lo que quiere decir que, en ocasiones, podemos observar una mejora y ver cómo el sujeto es capaz de controlar las acciones de la mano ajena, sus propias acciones. En cambio en otras circunstancias por ejemplo cuando el sujeto se encuentra más cansado con mayor fatiga o con ansiedad, estas condiciones dificultan el control del cuerpo, el sujeto se muestra más débil y con ello se ve disminuido el dominio de la mano extraña. Vemos como, cuando el sujeto se encuentra en un estado de menor capacidad de atención o simplemente no presta atención directa a la mano, no trata de controlarla, es difícil que esta actúe de manera voluntaria.

sintomas-sindrome-mano-extraña

Diagnóstico y tratamiento

Además de los síntomas mencionados que podemos ver y serán indicativos de posible presencia de este síndrome, nos pueden ser útiles técnicas de imagen cerebral para confirmar que existe un daño orgánico en el cerebro, cuál es la lesión (tumor, accidente cardiovascular…) y dónde se localiza, para así poder hacer el diagnóstico y concretar el tipo.

Estas técnicas son: la tomografía axial computerizada (TAC) que utiliza los rayos X para obtener una imagen de la estructura cerebral o la resonancia magnética (RM), en este caso se genera un campo magnético que permite detectar los iones de hidrógeno y así obtener la imagen del cerebro.

Actualmente no existe ningún tratamiento específico para el síndrome de la mano ajena que se haya demostrado eficaz. Aun así hay maneras de intervenir según la causa de la afectación o de los síntomas que expresa el sujeto. Por ejemplo, en caso de observar la presencia de un tumor que provoque la sintomatología, el modo de intervenir consiste en extirpar el tejido maligno, para así intentar revertir o disminuir el síndrome.

El propósito final del tratamiento consistirá en intentar mejorar la condición de vida del paciente, aunque no se logre eliminar por completo la patología. Se puede probar con técnicas psicológicas para disminuir la afectación que se vincula con este ámbito. Hemos visto que la ansiedad puede aumentar la sintomatología, como dijimos el paciente puede ser consciente de la situación produciéndole esta falta de control una sensación de malestar y un aumento de la ansiedad que será pertinente trabajar. Puede ayudar realizar psicoeducación explicando al sujeto las causas de su afectación, que sepa porqué sucede y así intentar disminuir el desconcierto.

Al verse afectado principalmente el movimiento otro modo de intervención consiste en realizar rehabilitación dirigida a los síntomas que muestra cada paciente y a conseguir recuperar la funcionalidad en su vida diaria, disminuir la repercusión que tienen en su día a día. Asimismo, también vimos que el cansancio aumenta la sintomatología, de este modo se recomienda fijar una rutina diaria sana, descansado las horas necesarias, mínimo 7 horas.

Por último será conveniente que el sujeto aleje de su alcance cualquier objeto que pueda iniciar el movimiento de la mano y propiciar la activación de esta. En caso de verse activado el movimiento y no poder controlarlo se ha probado útil mantener ocupada a la mano ajeno con un objeto o realizando alguna tarea, con la finalidad de que no interfiera en nuestro movimiento intencionado, en la mano no afectada. Asimismo, se recomienda que el individuo realice las tareas de una en una centrando su atención, para disminuir y mostrar mayor control de la sintomatología.

tratamiento-mano-extraña
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies