Los 10 tipos de migrañas (causas, síntomas y tratamiento)

La migraña es un trastorno de origen neurológico que ocasiona punzantes e intensos dolores de cabeza, además de náuseas, vómitos y sensibilidad lumínica y sonora. Veamos cómo se clasifican las migrañas.
tipos-migrañas

Los trastornos neurológicos, es decir, todas aquellas patologías que afectan al sistema nervioso, tienen, por desgracia, una elevada incidencia en el mundo. Cientos de millones de personas sufren alguna de las más de 600 enfermedades neurológicas reconocidas oficialmente. Y todas ellas comparten un nexo en común: no existe cura como tal. Hay tratamientos para aliviar los síntomas y/o controlarlas, pero no pueden curarse.

Y aunque cuando hablamos de patologías neurológicas tendamos a pensar en el Alzheimer, la epilepsia, el Parkinson, la esclerosis múltiple, el ELA, etc, existe un trastorno con una incidencia muy elevada que también forma parte de este grupo de enfermedades. Estamos hablando de las, por desgracia, tan populares migrañas.

La migraña es un trastorno de origen neurológico que ocasiona punzantes y muy intensos dolores de cabeza, además de otros síntomas tales como náuseas, vómitos y sensibilidad tanto lumínica como sonora. Estamos ante una enfermedad crónica que afecta a aproximadamente el 12% de la población, que puede ser extremadamente incapacitante cuando surgen los episodios y que no tiene cura.

Por todo ello, es esencial conocer su naturaleza y sus bases clínicas. Así pues, en el artículo de hoy y de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a analizar las causas, síntomas y tratamiento de las migrañas y, sobre todo, a analizar las características de las distintas clases de migraña que existen, pues estas pueden clasificarse en diferentes grupos según cómo ocurren los episodios. Empecemos.

¿Qué es la migraña?

La migraña es una enfermedad neurológica que se manifiesta con episodios de dolor punzante e intenso en la cabeza, además de síntomas como náuseas, vómitos e intolerancia tanto a la luz como a los sonidos. Estos ataques pueden durar desde unas pocas horas hasta varios días y, según su intensidad, pueden interferir enormemente en la calidad de vida del paciente.

Con una cefalea tradicional, el dolor de cabeza se siente como una banda apretada alrededor de la cabeza, como si de una presión generalizada se tratara. Esto se debe a que el dolor de cabeza común surge como consecuencia de una contracción muscular de los músculos de la cabeza como respuesta al estrés, malas posturas, esfuerzos físicos excesivos, tensión muscular, tabaquismo, excesos con la cafeína, infecciones…

Pero con las migrañas, la cosa es muy distinta. El dolor de cabeza no se siente como una presión homogénea, sino como palpitaciones de dolor punzantes e intensas que no se perciben alrededor de toda la cabeza, sino que se localizan en uno de los dos lados de la cabeza y en un punto concreto, normalmente detrás de los ojos. Estos pinchazos de dolor pueden ser muy violentos.

Además, las causas son también diferentes. Tener migraña poco (o nada) tiene que ver con la tensión muscular. Es un trastorno neurológico, por lo que su origen debe encontrarse en el propio cerebro. Y así es. A causa de unos, por ahora desconocidos, mecanismos neurológicos, los nervios cerebrales se sobreexcitan, algo que deriva en una dilatación de los vasos sanguíneos en este órgano.

Y es precisamente esta alteración del tejido circulatorio en el cerebro lo que deriva en la experimentación de punciones muy agudas de dolor. Y aunque las causas sigan siendo en gran parte desconocidas, sabemos que hay algunos factores de riesgo que determinan la aparición de los ataques en una persona con predisposición a ellos: alcoholismo, ansiedad, estrés, mala alimentación, abstinencia de cafeína, cambios hormonales (sobre todo si se toman pastillas anticonceptivas o la mujer está durante la menstruación), mala calidad de sueño, exposición a luces muy brillantes o ruidos fuertes, etc.

migraña-que-es

Al mismo tiempo, mientras que una cefalea común dura unos 30 minutos, los episodios de migrañas, además de ser mucho más intensos, dolorosos e incapacitantes, son más largos. Y es que como mínimo duran 6 horas y, en algunos casos, pueden llegar a ser 2 días. En casos de duración tan larga con sintomatología grave, este tiempo se convierte en un suplicio, pues, como decimos, las migrañas son muy incapacitantes.

Porque al ya de por sí intenso y punzante dolor de cabeza tenemos que añadir otros síntomas secundarios tales como náuseas, vómitos y sensibilidad tanto lumínica como sonora, además de, en ocasiones, escalofríos, sudoración, fatiga, pérdida de apetito, debilidad y aumento del número de micciones. Muchas veces estos síntomas secundarios persisten una vez superado el episodio de dolor de cabeza propio de la migraña, dando lugar a lo que se conoce como “resaca migrañosa”.

Como venimos diciendo, la migraña es un trastorno de origen neurológico. Pero esto no significa que se exprese desde el nacimiento. De hecho, si bien hay casos puntuales donde los episodios empiezan a aparecer a los 10 años de edad, también hay veces en los que no da señales de su existencia hasta entrados ya en los 40 años. Y en este contexto, debemos mencionar también que tiene una prevalencia de aproximadamente el 12%, que es más común en mujeres que en hombres y que, en función de la persona, los episodios pueden ser muy poco frecuentes (aparecer uno cada varios años) o tan comunes que surgen cada mes.

Por todo ello, es importante conocer su tratamiento. Y es aquí cuando la cosa se tuerce. Porque ya no solo es que al tratarse de una enfermedad neurológica no tenga cura (ya hemos dicho que es un trastorno crónico), sino que los analgésicos como el ibuprofeno, el paracetamol o las aspirinas que tan bien alivian los síntomas de las cefaleas no tienen ningún efecto en el tratamiento de los episodios de migrañas.

Así, estos medicamentos tradicionales para reducir los síntomas de dolor de cabeza común no sirven. De ahí que su manejo sea más complicado y que, de hecho, el tratamiento vaya más enfocado a evitar que surjan los episodios que a “curarlos” cuando aparezcan. Para ello, se recomienda cambiar los hábitos de vida (comer mejor, reducir el estrés, hacer ejercicio, perder peso, dormir mejor…), aunque en casos donde los episodios son graves y frecuentes, un médico puede recetar medicamentos como antidepresivos, anticonvulsivos y fármacos para la tensión arterial. Esta medicación deberá tomarse a diario, por lo que, obviamente se reserva para casos muy concretos.

¿Qué clases de migrañas existen?

Ahora que ya hemos entendido la naturaleza y bases clínicas de la migraña, estamos más que preparados para profundizar en el tema que nos reúne hoy aquí. La clasificación de este trastorno neurológico. Y es que según sus características, las migrañas pueden clasificarse en distintos grupos en los cuales vamos a indagar a continuación. Veamos, pues, qué tipos de migrañas existen.

1. Migraña clásica

Por migraña clásica entendemos aquella forma de la enfermedad en la que los episodios vienen precedidos de lo que se conoce como aura, un grupo de síntomas que se consideran como una advertencia de que aparecerá un ataque de migraña. Estos síntomas de advertencia aparecen entre 10 minutos y 1 hora antes del dolor de cabeza propio de un episodio de migraña.

El aura afecta generalmente a la visión de alguna de las siguientes maneras: manchas de color, punto de ceguera temporal, visión borrosa, visión de túnel, dolor ocular o ver luces destellantes. Aun así, pueden aparecer otros síntomas como sensación de hormigueo en las manos, confusión, dificultad para hablar, debilidad muscular y, en ocasiones, los signos secundarios de la migraña que hemos comentado antes.

migraña-clasica

2. Migraña común

Por migraña común entendemos aquella forma de la enfermedad en la que los episodios no vienen precedidos de este aura. Así, el dolor de cabeza surge de forma súbita sin haber experimentado previamente signos clínicos, síntomas o señales de advertencia.

3. Migraña crónica

Por migraña crónica entendemos aquella forma de la enfermedad con una especial tendencia a la cronicidad, es decir, con una mayor tendencia a presentar episodios de migraña. Para hablar de “migraña crónica” y no de “migraña episódica” el paciente debe presentar un episodio de dolor de cabeza durante más de 15 días al mes y, al menos, durante tres meses. Entonces se diagnostica esta variedad de la patología que, como ya hemos dicho, puede requerir de medicación.

4. Migraña basilar

La migraña basilar es aquella forma poco frecuente de la enfermedad en la que, afectando principalmente a niños y adolescentes (principalmente chicas, por su asociación con los ciclos menstruales), los síntomas de la migraña se originan en el tronco encefálico, haciendo que el dolor no se sienta en uno de los dos lados de la cabeza, sino en ambos, y que el aura incluya pérdida parcial o total de la visión, visión doble, vértigo, pérdida de la coordinación muscular (pero no debilidad motora), mareos, desmayos, afectación a las funciones neurológicas (principalmente el habla) o tinnitus, es decir, zumbidos en los oídos.

5. Migraña hemipléjica

Por migraña hemipléjica entendemos aquella forma poco frecuente de la enfermedad en la que el aura incluye, a diferencia de la basilar, debilidad motora. Es un tipo de migraña particularmente severa, pues el dolor de cabeza viene precedido de una debilidad muscular (parálisis) temporal en un lado del cuerpo que puede durar varios días.

migraña-hemiplejica

6. Migraña retinal

Por migraña retinal entendemos aquella forma de la enfermedad en la que los ataques vienen acompañados de pérdida visual o alteraciones en un ojo. No se trata del aura que hemos comentado, sino de unos síntomas que se presentan junto a los ataques de dolor de cabeza, con una pérdida visual que no puede explicarse por daños ni en el ojo en sí ni en el nervio óptico.

7. Migraña sin dolor de cabeza

Por migraña sin dolor de cabeza entendemos aquella forma particular de la enfermedad en la que los ataques no vienen acompañados de dolor de cabeza, pero sí de todos los otros síntomas tanto del aura como los secundarios. Además, puede aparecer también dolor de barriga, dolor en una parte del cuerpo sin explicación e incluso fiebre.

8. Migraña menstrual

La migraña menstrual es aquella que afecta únicamente a mujeres y que tiene, como principal desencadenante, los cambios hormonales que una mujer experimenta durante su ciclo menstrual. Es decir, es una forma de la enfermedad en la que los episodios tienden a aparecer durante la menstruación.

9. Migraña abdominal

La migraña abdominal es una forma de la enfermedad que tiende a aparecer en menores de catorce años y que se caracteriza porque los episodios de dolor de cabeza vienen acompañados de una afectación a la función intestinal, provocando molestias en el intestino y en el abdomen.

10. Migraña vestibular

Y terminamos con la migraña vestibular, aquella forma de la enfermedad en la que el síntoma más severo de los ataques de migraña es, además del dolor de cabeza, el vértigo, que toma unas manifestaciones graves y hace que el episodio sea especialmente incapacitante.

migraña-vestibular
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies