Autolesiones: ¿por qué aparecen y cómo abordarlas?

Las autolesiones se definen como el daño que una persona se provoca a sí misma de manera voluntaria, generalmente con el fin de autorregularse ante la existencia de un profundo dolor emocional.

autolesiones

Todos atravesamos momentos difíciles en los que experimentamos emociones desagradables como rabia, frustración, culpa o tristeza. A pesar de su mala fama, este tipo de emociones no sólo son normales, sino también necesarias. Gracias a ellas, podemos ajustarnos al entorno de forma adecuada y responder a las demandas que este nos plantea.

No obstante, en condiciones normales los estados emocionales suelen ser transitorios y manejables. Así, aparecen con una intensidad moderada y se disipan una vez cumplen su función. El problema aparece cuando el malestar emocional tiene lugar de forma persistente y con una intensidad que resulta desbordante. En estos casos, la persona afectada necesitará sacar hacia fuera su dolor, aunque puede utilizar formas poco adaptativas para conseguirlo, como es el caso de las autolesiones.

Las autolesiones son un problema de salud mental mucho más extendido en la población de lo que puede parecer, especialmente entre los adolescentes y jóvenes. Son muchas las personas que sufren en la intimidad este fenómeno, el cual pueden ocultar durante años por vergüenza, culpa y miedo a ser juzgadas o tachadas como “locas”. En este artículo vamos a hablar acerca de qué son las autolesiones, cómo aparecen y de qué manera es posible manejarlas y ponerles fin.

¿Qué son las autolesiones?

Las autolesiones se definen como el daño que una persona se provoca a sí misma de manera voluntaria, generalmente con el fin de autorregularse ante la existencia de un profundo dolor emocional. La persona realiza estas auto agresiones de una manera compulsiva, de forma que por unos segundos puede perder el control y encontrar dificultad para parar. El objetivo de realizar este daño es experimentar dolor físico, buscando así empañar el sufrimiento psicológico.

Se trata de un comportamiento incomprensible a ojos de los demás, aunque su existencia cobra sentido como estrategia reguladora desesperada en personas con una historia de gran sufrimiento. Racionalmente, la persona reconoce que hacerse daño no está bien. Sin embargo, es incapaz de dejar de hacerlo debido al gran alivio inmediato que esta conducta le produce, aunque a medio y largo plazo constituye un hábito muy peligroso y desadaptativo. Las motivaciones que pueden llevar a una persona a autolesionarse pueden ser diversas, aunque las más habituales son las siguientes.

Uno de los objetivos más comunes que una persona que se autolesiona persigue tiene que ver con el alivio del malestar. Infringirse daño físico permite acallar el malestar emocional y sacar fuera emociones que de otra manera no se logran expresar, como la rabia o el rencor. En otras palabras, las sensaciones físicas se toleran mejor que el dolor emocional, así que la persona trata de encubrir el segundo.

Otra función de las autolesiones es actuar como un grito de auxilio. Se suele decir que las personas que se autolesionan buscan “llamar la atención” en un sentido despectivo. Sin embargo, se trata de individuos que llevan un gran dolor dentro y, sencillamente, encuentran en el daño a sí mismos una manera simbólica de pedir ayuda. Las autolesiones también son utilizadas como autocastigo. La persona puede sentir una profunda culpa por algo que sucedió y busca compensar esto maltratandose.

Autolesionarse también permite, aunque parezca paradójico, obtener una falsa sensación de control. Muchas personas perciben que no tienen control alguno sobre sus vidas, por lo que hacerse daño les devuelve algo de ese control, pues ellas deciden cuándo y cómo se dañan. Las autolesiones también sirven para aliviar momentáneamente el vacío existencial y la ausencia de emoción que las personas psicológicamente dañadas sufren con frecuencia. Hacerse daño provoca sensaciones físicas que dan algo de “vida” cuando no se logra sentir nada.

que-son-autolesiones

¿Por qué aparecen las autolesiones?

Las autolesiones constituyen un fenómeno cada vez más conocido entre la población. En este sentido, la mayor conciencia acerca de la salud mental de las nuevas generaciones y la difusión en redes sociales ha permitido mayor visibilidad a un problema psicológico que afecta a miles de personas en el mundo. Habitualmente, las autolesiones constituyen la punta del iceberg, siendo la parte más visible e impactante de problemas emocionales diversos (trastornos emocionales y de ansiedad, trastornos de la conducta alimentaria, trauma…).

Si bien las autolesiones suelen tener como objetivo la regulación emocional, no podemos perder de vista el riesgo de suicidio que las personas con problemas psicológicos muestran frente a la población general. Cuando el sufrimiento es tan intenso que es necesario dañarse para sobrellevarlo, nada garantiza que esa persona no tome en algún momento la decisión de acabar con su vida.

Por ello, las autolesiones jamás deben ser ignoradas, sino tomadas muy en serio como una señal de alerta para que la persona pueda recibir la ayuda profesional que necesita. En definitiva, podemos decir que las autolesiones constituyen una estrategia de adaptación al estrés que, si bien es eficaz a corto plazo, también es altamente peligrosa y dañina para la persona.

La sensibilidad de la sociedad hacia la problemática de las autolesiones es cada vez mayor, aunque aún existe un estigma muy marcado que impide a las personas que la sufren hablar abiertamente de lo que les sucede y pedir ayuda. Detectar el problema lo antes posible nos obliga a pensar que las autolesiones siempre pueden ser una posibilidad en aquellas personas que atraviesan problemas emocionales, relacionales, escolares o relacionados con la autoestima o la imagen corporal, entre otros. Mirar hacia otro lado y creer que se trata de un fenómeno anecdótico crea una cultura del silencio que no ayuda en absoluto a que las personas afectadas se sientan comprendidas.

Las autolesiones son la punta del iceberg

Como venimos comentando, las autolesiones constituyen la parte más visible y superficial de un problema mucho más profundo. Así, es habitual que las personas que las llevan a cabo sufran problemas diversos que van desde trastornos de la conducta alimentaria a trastornos de ansiedad, pasando por depresión, trastorno obsesivo-compulsivo, trastornos de la personalidad…

En los casos más severos puede ser necesario que la persona pase a un ingreso hospitalario para garantizar su seguridad. No obstante, la mayoría de veces puede ser posible manejar las autolesiones desde casa, siempre contando con la ayuda de un profesional de salud mental. La terapia psicológica es clave para que la persona comprenda qué está sintiendo y aprenda a gestionar y regular sus emociones a través de vías más seguras y saludables.

autolesiones-depresion

Cómo poner freno las autolesiones

Cuando una persona está llevando a cabo autolesiones es fundamental que cuente con el apoyo de sus seres queridos para poder manejar la situación y ponerles fin poco a poco. En este sentido, la ayuda de un profesional de salud mental es clave, ya que este puede psicoeducar a la familia para que aprenda a gestionar la situación en casa. Generalmente, se recomienda eliminar de casa todos los objetos cortantes o que supongan una potencial arma para hacerse daño (por ejemplo, un mechero).

Si los familiares descubren a la persona autolesionándose, es crucial reaccionar a la situación con serenidad, sin sobrerreaccionar, gritar o enfadarse. En su lugar, es fundamental transmitir comprensión, cariño y empatía. La persona debe tener claro que hacerse daño no está bien y por ello es necesario encontrar vías alternativas para canalizar su dolor.

Sin embargo, este cambio puede llevar tiempo, especialmente si las autolesiones llevan instauradas mucho tiempo. Es crucial hacerle ver que lo que sucede no es su culpa, pues autolesionarse es una forma fácil que ha encontrado de sentirse bien y desde esa perspectiva es comprensible que recurra a ella. Sin embargo, se le debe transmitir el mensaje de que sus seres queridos le apoyarán para poder poner fin a esta situación.

La comunicación abierta en casa es un gran antídoto frente a este fenómeno, dando pie a que todos y cada uno de los miembros de la familia puedan hablar sin miedo de cómo se sienten: lo que les preocupa, lo que les da miedo, etc. Teniendo en cuenta que las autolesiones son una forma de sacar fuera emociones que no se expresan de otra manera, favorecer la apertura emocional es una estrategia interesante y beneficiosa para la salud mental.

La terapia psicológica permitirá a la persona adquirir herramientas y estrategias variadas que le ayuden a gestionar sus conflictos, identificar y aceptar cada uno de sus estados emocionales, realizar actividades gratificantes, cuidar las relaciones sociales y los hábitos de vida, etc. Sobre todo al principio, será esencial sustituir las autolesiones por otras estrategias que permitan obtener una descarga emocional lo más cercana posible a la que se consigue con el dolor físico. Por ejemplo, utilizar un objeto no cortante como un boli sobre la piel, dar palmadas muy fuertemente, ponerse hielo en la zona donde se desean hacer los cortes, etc. Poco a poco, esto permitirá la transición hacia canales más adaptativos como pintar, escribir, escuchar música, bailar, etc.

Conclusiones

En este artículo hemos hablado sobre las autolesiones, por qué se producen y de qué forma estas se pueden manejar. Las autolesiones constituyen un problema de salud mental mucho más frecuente de lo que aparentemente puede parecer, ya que con frecuencia las personas que las sufren lo mantienen en secreto por el estigma que gira en torno a ellas. Habitualmente, hacerse daño a uno mismo es un fenómeno incomprensible a ojos de los demás, aunque realmente ello permite aliviar el dolor emocional de forma momentánea, castigarse para aliviar la culpa o pedir auxilio a las personas del entorno.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies