Lectura en la Infancia: 11 beneficios de la lectura en los niños

El hábito de leer puede brindar innumerables beneficios a los más pequeños. Por ello, cultivar la lectura en casa y en el colegio durante la infancia es altamente recomendable.

beneficios-lectura-niños

Los libros constituyen una fuente de conocimiento, así como un billete de viaje que nos permite llegar a infinidad de mundos y destinos diferentes. En un mundo cada vez más invadido por la tecnología, parece que el hábito de perderse entre las páginas de papel se está perdiendo. Sin embargo, la lectura constituye un hábito esencial para poder construir una visión rica del mundo, adquirir conocimientos y cultura.

El gusto por la lectura es algo que puede (y debe) cultivarse. Leer permite a los niños obtener infinidad de beneficios que no sólo serán visibles a corto plazo. Los pequeños lectores tienen más probabilidad de convertirse en adultos con un lenguaje diverso, un desarrollo intelectual y emocional más amplio y una mayor capacidad creativa. En definitiva, leer es una actividad que sólo reporta resultados positivos, por lo que siempre es buena idea estimularla. En este artículo hablaremos acerca de los innumerables beneficios que la lectura puede proporcionar durante la infancia.

¿Qué beneficios tiene leer en los niños?

A continuación, comentaremos los principales beneficios que leer puede dar a los pequeños de la casa.

1. Desarrollo lingüístico

La lectura es clave para favorecer el desarrollo lingüístico en los niños. Gracias a leer, es posible que los pequeños adquieran un vocabulario más rico y diverso. Añadido a esto, sumergirse en los libros les permite mejorar su capacidad comprensiva y el conocimiento de los rudimentos del lenguaje. De la misma manera, la lectura es capaz de favorecer la capacidad expresiva de los niños. Como vemos, todo se encuentra relacionado, pues conocer más palabras permite conectar mejor los elementos del lenguaje y, por ende, emitir y comprender mensajes más elaborados con mayor facilidad. Por todo ello, leer es una actividad que debe fomentarse no sólo en el centro escolar, sino también en casa.

2. Imaginación y creatividad

Otra de las ventajas de la lectura es que esta permite conocer infinidad de historias, que se desarrollan en escenarios reales o ficticios de diversa índole. Esto contribuye a que los niños se vuelvan más creativos e imaginativos, al adquirir facilidad para inventar sus propias historias y personajes. La fantasía y la construcción de personajes y escenarios ficticios tiene mucha más importancia de lo que puede parecer, pues es una estimulación intelectual altamente potente para la mente en desarrollo de los niños.

3. Capacidad comprensiva

La comprensión lectora también se ve claramente beneficiada con la lectura habitual. Gracias a ella, los niños son capaces de entender el mensaje que los textos transmiten, e incluso consiguen reflexionar y extraer conclusiones de las historias que leen. Esta habilidad está por ello muy relacionada con el rendimiento académico, pues el estudio requiere indudablemente comprender profundamente los contenidos.

4. Mejor capacidad de concentración

Si tu hijo muestra problemas para concentrarse debes saber que el hábito de leer puede ser de gran ayuda para favorecer la concentración. Cuando un niño se sitúa frente a un libro, este debe enfocar todos sus recursos atencionales en las líneas que está leyendo. Es decir, sumergirse en la historia implica poner en marcha todas sus herramientas cognitivas, lo que permite mejorar la capacidad para concentrarse. No obstante, cabe señalar que la atención también depende del momento evolutivo del pequeño. En edades muy tempranas, el desarrollo cognitivo aún no permite focalizar la atención por períodos de tiempo prolongados. Por ello, ajusta tus expectativas al momento del desarrollo de tu hijo.

beneficios-leer-niños

5. Configuración de la personalidad

Leer también es una excelente manera de que los niños puedan conocerse mejor. A través de las historias, pueden identificarse con los personajes, discriminar aquello que les agrada más o menos y construir su personalidad.

6. Estimulación para el cerebro

Mantener el cerebro activo es de gran importancia para que este funcione al máximo de sus posibilidades. La lectura es una excelente manera de entrenarlo y favorecer el establecimiento de conexiones neuronales. Todo ello hace que procesemos y comprendamos la información de forma más eficiente y exitosa.

7. Empatía y teoría de la mente

La teoría de la mente es la capacidad de atribuir pensamientos e intenciones a otras personas. Esta se va adquiriendo durante la infancia y guarda una estrecha relación con la empatía. Aquellos niños que leen con frecuencia pueden desarrollar un conocimiento y comprensión más amplios de sus emociones y las de los demás. Así, leer historias y entender cómo se comportan los personajes hace que los más pequeños puedan desarrollar la capacidad para empatizar y tener presente cómo se sienten los otros. Adquirir este tipo de destrezas emocionales es esencial para poder desenvolvernos correctamente en nuestras relaciones sociales.

8. Diversión y placer

En los tiempos que vivimos, el ocio infantil se concentra en las tecnologías, los videojuegos y los smartphones. Sin embargo, también es posible que los niños encuentren diversión en otras alternativas. Así, uno de los beneficios que la lectura brinda a los niños es, sencillamente, el placer o gusto que produce pasar un rato en compañía de un libro.

Cuando los pequeños ven leer a quienes les rodean y asumen la lectura como un hábito cotidiano, es más fácil que desarrollen gusto por esta actividad en lugar de verla como una obligación aburrida. Hacer que los niños asocien la lectura con la diversión requiere tener siempre libros cerca en los momentos de tiempo libre y no sólo en el colegio. Prueba a pasar algunos ratos junto a tu hijo leyendo un libro juntos, pues esto hará que leer le resulte algo ameno y atractivo al relacionarlo con emociones positivas.

9. Cultura y conocimientos

Por supuesto, la lectura es una forma excelente de obtener conocimientos y ganar cultura general. Los niños que leen absorben información muy amplia y diversa como esponjas, sin apenas darse cuenta. Esto les permite obtener un conocimiento profundo sobre el mundo que les rodea que les acompañará durante toda su vida. Como se suele decir, “el saber no ocupa lugar”.

10. Curiosidad

La lectura es una forma ideal de cultivar una actitud curiosa en los más pequeños. Leer despierta las ganas de saber más, de ir más allá de lo conocido y ampliar la mirada. Los niños habituados a leer con frecuencia desarrollan una actitud más despierta ante la vida, pues siempre buscan recopilar más información y nuevos conocimientos por pura inquietud.

11. Vínculo y apego

La lectura también puede ser una excelente forma de cultivar el vínculo entre padres e hijos. Reservar un momento cada día para compartir el momento de leer conjuntamente puede incrementar la confianza, la cercanía y la conexión entre ambos. Los libros permiten abrir historias a partir de las cuales se puede reflexionar y conversar, algo que enriquece enormemente la sintonía entre pequeños y mayores.

Fomentando la lectura en la infancia

Quizá te estés preguntando de qué forma es posible fomentar la lectura en tus hijos. Como venimos comentando, es importante que los libros estén presentes desde los primeros momentos del desarrollo, de manera que estos formen parte de los hábitos cotidianos y la rutina. Algunas pautas básicas que pueden ayudar a cultivar el gusto por leer son las siguientes:

  • Acudir a eventos y espacios en los que los libros sean protagonistas: Esto puede ayudar a que tu hijo vincule los libros con el ocio y la diversión. Prueba a acudir con él a una biblioteca, feria o espacio de lectura adaptado a su edad.

  • Reserva un lugar en casa para leer: Crear un rincón de lectura en el hogar es de gran ayuda para fomentar la lectura. Coloca los libros en una zona accesible junto a un buen asiento y una luz adecuada. El simple hecho de poseer este espacio incrementará las ganas de leer.

  • Diversifica y haz los libros accesibles: Con niños pequeños, es fundamental que los libros se presenten de una manera atractiva y accesible. Por ello, es recomendable que los almacenes a un nivel bajo, a la vista, y organizados de manera atractiva. Trata de variar los títulos, renueva con cierta frecuencia la colección para mantener viva la curiosidad.

  • Fijar un momento en el día para leer: Si se estipula un lapso de tiempo fijo para leer, es más fácil que esta actividad se vuelva rutinaria. Por ejemplo, estimular la lectura en los momentos previos a irse a dormir en lugar de ver la televisión o el móvil.

  • Predicar con el ejemplo: Los niños adquieren la inmensa mayoría de sus aprendizajes a través del modelado y la observación. Por ello, es esencial que los adultos que rodean al menor también sean ávidos lectores. Ello fomentará que el niño imite este hábito de manera natural y espontánea.

lectura-infancia-beneficios

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de los beneficios que la lectura puede proporcionar a los niños. Leer es un hábito muy saludable que, preferiblemente, debe ser cultivado desde los comienzos del desarrollo. La lectura permite que los niños desarrollen su lenguaje, su creatividad y personalidad. También fomentan la cultura y conocimiento sobre el mundo e incrementan la empatía y la capacidad de concentración. Los libros también pueden ayudar a intensificar el vínculo entre padres e hijos y estimulan el desarrollo cerebral. Algunas pautas son clave para fomentar el hábito de leer desde la infancia.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies