La Profecía Autocumplida (efecto pigmalión) en Psicología: ¿qué es y cómo nos afecta?

La profecía autocumplida es un fenómeno psicológico por el cual una expectativa o premisa falsa acerca de una situación repercute en la conducta, lo que conduce a que dicha predicción termine por hacerse real.

profecia-autocumplida-psicologia

Todos nosotros experimentamos deseos, expectativas y creencias respecto a nuestro futuro, ya sea en referencia a eventos próximos en el tiempo o a posibles escenarios a medio y largo plazo. Es por este motivo que solemos hacer predicciones sobre lo que va a suceder. Sorprendentemente, suele ocurrir que estas terminan haciéndose realidad, como si hubiéramos tenido una especie de bola mágica en nuestro poder para visualizar lo que iba a ocurrir realmente.

Una creencia se define como una premisa o afirmación que influye sobre nuestra conducta y nuestro pensamiento, aunque no haya pruebas que confirmen su veracidad. Todos sabemos que creer en algo no es sinónimo de que ese algo exista. No obstante, el hecho de creer en algo puede conducir a que una creencia se termine materializando en una situación real. En otras palabras, nuestras expectativas tienen una influencia sobre nosotros mucho mayor de lo que creemos.

Cuando esto sucede, se habla de un fenómeno conocido como la profecía autocumplida. En psicología este explica de qué forma nuestras expectativas anticipadas pueden pasar a convertirse en realidad. En este artículo vamos a hablar en detalle acerca de qué es la profecía autocumplida, así como de los factores que la condicionan y cómo manejarla.

¿Qué es la profecía autocumplida (efecto pigmalión)?

La profecía autocumplida, también conocida como efecto pigmalión, es un curioso fenómeno en psicología. El primero en estudiarlo fue el sociólogo Robert King Merton, quien lo definió como una falsa definición de una situación o persona, la cual influye sobre el comportamiento y contribuye a que esa premisa se haga realidad.

Toda profecía autocumplida comienza con una serie de expectativas que nos formamos respecto a un evento determinado. Por ejemplo, si vamos a acudir a una entrevista de trabajo, anticipamos que está no irá bien y que no seremos elegidos para el puesto. Estas expectativas, en este caso negativas, automáticamente nos predisponen a actuar en dirección a esa predicción.

Cuando finalmente nos encontremos en la entrevista, puede que nos quedemos en blanco, y que nos mostremos inseguros o poco atractivos para el entrevistador. De esta manera, de una forma inconsciente terminamos por autoboicotearnos, pues hacemos con nuestras acciones que esa situación se termine produciendo de verdad.

La profecía autocumplida es “peligrosa”, pues es un proceso inconsciente en el que la propia persona es la que contribuye a que sus temores se cumplan. En lugar de comprender que sus expectativas son las que han repercutido en su conducta hasta materializar su premisa, la persona se convence de que tenía razón y que sus predicciones tenían sentido.

De esta manera, se adquiere una visión del mundo en la que no existe ninguna percepción de control sobre lo que sucede. Quien tiende a caer en la profecía autocumplida suele sentir indefensión, ya que se anticipa continuamente al futuro y observa cómo muchas veces sus preocupaciones se terminan haciendo reales sin que, aparentemente, pueda hacer nada por cambiar lo que ocurre.

De esta manera, el pensamiento adquiere un enorme poder, pues repercute sobre las emociones y la conducta. A su vez, nuestra manera de pensar viene modulada por los esquemas internos que hemos ido construyendo desde nuestra infancia más temprana. Por ello, nuestras experiencias previas tienen mucho que ver con ese proceso de autoboicoteo.

que-es-profecia-autocumplida

¿Qué consecuencias tiene la profecía autocumplida?

Cuando se produce este fenómeno, lo que sucede es que termina haciéndose real la situación que habíamos imaginado anticipadamente. Aunque el ejemplo que hemos visto refiere a expectativas de tipo negativo, la buena noticia es que podemos utilizar la profecía autocumplida con una connotación positiva. Por ejemplo, podemos tener la expectativa de que aprobaremos un examen muy difícil, lo que nos ayudará a ir a la prueba más relajados y con una mejor disposición. A continuación, vamos a detallar las implicaciones de las profecías positivas y negativas, respectivamente.

  • Profecías positivas

En los casos positivos, las expectativas se relacionan con la predicción de éxitos. Cuando esperamos que un evento tenga un desenlace favorable, automáticamente esto incrementa nuestro sentimiento de confianza, lo que hace más probable que la premisa se cumpla y todo salga bien. Las profecías pueden dirigirse no sólo hacia uno mismo, sino también hacia los demás.

De esta manera, transmitir a otra persona que todo saldrá estupendamente tendrá un efecto en su desempeño, favoreciendo que así sea. El ejemplo más claro se puede ver en aquellos padres que confían en sus hijos y su capacidad para conseguir lo que se propongan. Esto permite brindarles confianza y apoyo para que las probabilidades de fracaso se reduzcan.

  • Profecías negativas

Las personas que tienen este tipo de profecías viven generando continuamente pensamientos negativos y expectativas catastrofistas. Como comentamos anteriormente, esta dinámica es peligrosa, pues es fácil que se forme un círculo vicioso en el cual el individuo ve cómo continuamente sus preocupaciones se materializan, lo que alimenta su inseguridad y sentimiento de indefensión ante el futuro.

En el ejemplo que acabamos de comentar de los padres, no cabe duda de que aquellos progenitores que no esperan de sus hijos más que fracasos obtendrán pocos éxitos de ellos. Si una persona crece con el mensaje de que no es capaz de lograr cosas, la probabilidad de que consiga algo se reducirá drásticamente. Aunque el mensaje no sea cierto, este condiciona su comportamiento hasta que realmente se cumplan esas predicciones negativas. Este tipo de profecías son tremendamente dañinas, pues obstaculizan el progreso y el desarrollo de las personas.

consecuencias-profecia-autocumplida

Factores que condicionan la profecía autocumplida

A continuación, vamos a comentar algunos de los factores que influyen en el fenómeno de la profecía autocumplida.

1. Las creencias del entorno

Las personas que nos rodean, como nuestros familiares, profesores o jefes, siempre depositan expectativas sobre nosotros. El mensaje que nos llega de los demás y la confianza que depositan en nosotros nos influyen indudablemente, marcando de una forma o de otra el camino que seguimos.

Estamos sujetos de una manera inconsciente a los pronósticos de los demás, por lo que a lo largo de la vida tenemos un guión marcado por esas premisas que muchas veces se terminan cumpliendo, sean estas positivas o negativas.

2. La necesidad de aceptación

La necesidad de sentirnos aceptados por las personas que nos rodean es parte de nuestra naturaleza como personas. El temor al rechazo nos afecta a todos y muchas veces realizamos acciones inconscientes que buscan encajar en lo que los demás esperan o quieren de nosotros.

Todos ocupamos diferentes roles a lo largo de la vida. Comenzamos siendo hijos, pero luego somos pareja, padres y madres, amigos y profesionales. En cada uno de ellos solemos ponernos un disfraz determinado, nos mimetizamos con nuestros diferentes entornos como camaleones. Los comportamientos que realizamos (muchas veces sin darnos cuenta) para encajar en el contexto donde estamos son también una forma de profecía autocumplida.

3. Vínculos afectivos y confianza

Los vínculos emocionales y de confianza que establecemos con los demás son una variable a tener en cuenta, pues estos modulan la intensidad del efecto pigmalión cuando quienes hacen predicciones son personas con las que mantenemos estrechos lazos afectivos, el peso que estas premisas tienen y su influencia sobre nuestra conducta es mucho más notoria.

Si por ejemplo tenemos un amigo en el que confiamos plenamente y con el que mantenemos una amistad íntima, la profecía autocumplida que este haga sobre nosotros y viceversa tiene muchas papeletas para llegar a cumplirse. En otras palabras, el poder de las expectativas y los pensamientos se ve reforzado por las emociones.

efecto-pigmalion

¿Cómo gestionar la profecía autocumplida?

Aunque siempre que se habla de profecía autocumplida se pone el foco en el efecto pigmalión negativo, lo cierto es que analizar la otra cara de la moneda es también muy interesante. Adquirir conciencia de nuestros pensamientos y aprender a manejarlos a nuestro favor puede ser una herramienta de gran utilidad para crecer como personas y romper con determinados límites y barreras autoimpuestas.

Las profecías autocumplidas son muchas veces inconscientes, por lo que están presentes en nuestra vida cotidiana mucho más de lo que pensamos. Si te identificas con el círculo vicioso negativo de expectativas negativas que hemos comentando antes, acudir a terapia psicológica puede ser una buena opción. Un profesional de la psicología te podrá ayudar a trabajar con tus cogniciones y creencias, con el fin de darle una vuelta a esas profecías negativas.

Manejar este tipo de creencias requiere realizar un análisis de las creencias centrales que están condicionando nuestros pensamientos negativos o catastróficos. De la misma manera, dado que este proceso es inconsciente, será esencial comenzar a tomar conciencia de dichas creencias y la manera en la que estas influyen sobre nuestra conducta.

Pasar de actuar con el piloto automático de las creencias irracionales a actuar en base a premisas más realistas y positivas no es fácil, pero con la ayuda adecuada esto puede ser clave para empezar superar barreras y miedos altamente limitantes.

gestionar-profecia-autocumplida

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca del fenómeno psicológico de la profecía autocumplida, por el cual determinadas premisas o expectativas condicionan de manera inconsciente nuestro comportamiento, haciendo que estas terminen sucediendo de verdad. Este fenómeno afecta a nuestra vida cotidiana más de lo que pensamos, nos limita y nos hace autoboicotearnos en muchas situaciones. Sin embargo, este proceso puede gestionarse hacia una connotación positiva, lo que puede contribuir a un mayor crecimiento personal y una mejor salud mental.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies