¿Cómo superar una crisis de pareja? En 9 pautas

Las crisis son algo normal en la dinámica de la pareja. Con las medidas adecuadas, estos momentos difíciles pueden ser superados y fortalecer las bases de la relación.

como-superar-crisis-pareja

En el mundo actual, el peso de las apariencias se ha amplificado por el altavoz de las redes sociales. Así, es fácil caer en el error de pensar que la vida de los demás es perfecta y libre de problemas. Esta falsa percepción es especialmente habitual en lo que respecta a las parejas. Con mucha frecuencia, vemos fotos que reflejan relaciones supuestamente idílicas, aunque las imágenes sólo representan una pequeña parcela de la realidad. Así, hasta las parejas más sólidas pueden atravesar momentos de tensión y dificultad.

Por todo ello, podemos afirmar que las crisis de pareja constituyen una realidad frecuente más que una excepción. Aunque todas las relaciones comienzan con grandes dosis de amor e ilusión, lo cierto es que la dinámica de la pareja se encuentra influida por numerosos aspectos de la vida que pueden romper en un momento dado la armonía entre ambos miembros.

No obstante, el hecho de que las parejas atraviesen etapas críticas no necesariamente significa que la relación vaya a romperse. Tomando algunas medidas y con la implicación de ambas partes, es posible superar las dificultades y salir fortalecidos de ellas.

Las crisis de pareja y el apego

Lo cierto es que no todas las parejas afrontan de la misma manera sus etapas de crisis. Si bien hay quienes saben reconocer que algo no va bien y no dudan en trabajar juntos para tratar de superar el bache, no siempre es tan fácil abrir los ojos y aceptar que la relación ya no es lo que era. En este sentido, un aspecto importante a tener en cuenta es el tipo de apego que se ha consolidado en la relación.

Las parejas que mantienen un vínculo de apego de estilo evitativo tenderán, por norma general, a esquivar el problema. En lugar de aceptar que las cosas no van como debería, prefieren actuar como si nada sucediese. El motivo de esto es que existe un gran temor a sentirse vulnerables, por lo que optan por reprimir sus emociones y pensamientos. Así, en momentos de crisis pueden mostrarse cerradas al diálogo, frías y rígidas, ya que existen importantes déficits en la gestión de las emociones.

En el otro extremo, se encuentran aquellas personas que encajan en un perfil más ansioso, lo que los lleva a intentar salvar su relación de manera desesperada. La angustia de pensar que pueden perder a su pareja les hace priorizar al otro antes que a sí mismas. Esto se traduce en un comportamiento demasiado invasivo, donde no se da espacio y autonomía al otro. Además, pueden llegar a sacrificar sus principios y valores con tal de permanecer en una relación a toda costa por miedo al abandono. Como vemos, no siempre las parejas parten de una base segura, y esto es un aspecto crucial a tener en cuenta a la hora de manejar las crisis en la relación.

crisis-pareja-apego

9 consejos para superar una crisis de pareja

Como venimos comentando, las crisis de pareja no tienen por qué ser sinónimo de ruptura. Es natural que las parejas atraviesen momentos de mayor conflicto o dificultad, y a veces estas fases permiten que la relación salga aún más reforzada. En general, para que una crisis de pareja se resuelva es fundamental que ambas partes adopten una actitud adecuada y se muestren implicadas para llegar a un objetivo común. A continuación, vamos a comentar algunas pautas interesantes que pueden ayudar a manejar adecuadamente una crisis de pareja.

1. Abre los ojos y reconoce que algo falla

Una crisis no se construye de la noche a la mañana. Por el contrario, estas fases aparecen de manera progresiva e insidiosa. La pareja comienza a tener cada vez más conflictos, se encuentra cada vez más apagada, se pierde conexión entre los dos, etc. En muchos casos sucede que ambas personas reconocen que hay un problema después de mucho tiempo, cuando la crisis se ha mantenido prolongadamente.

Muchas veces, se ignoran las primeras señales de que algo no va bien por miedo al conflicto, a perder la relación, etc. Sin embargo, es esencial abrir los ojos, ser honestos y reconocer cuando algo está fallando. Esto es un primer paso para poder resolver lo que está pasando y superar la crisis que se está atravesando en la relación.

consejos-superar-crisis-pareja

2. Tomarse tiempo separados no es una buena idea

Es muy habitual cuando una crisis acecha que la pareja decida separarse de manera temporal para pensar y reflexionar. Sin embargo, esta medida no es precisamente lo más recomendable si se desea trabajar en favor de la relación. La separación no hará más que favorecer el distanciamiento, la desgana y el enfriamiento en la pareja. Además, esto también puede contribuir a que aparezcan terceras personas en la ecuación. Por todo ello, lo mejor para superar una crisis es mantenerse juntos, tener una comunicación abierta y esforzarse por reparar lo que no funciona en la relación.

3. No intentes salvar tu relación a cualquier precio

Es cierto que superar una crisis requiere implicación y esfuerzo por ambas partes, pero no todo vale por salvar la pareja. Si sientes que para poder continuar tienes que renunciar a ti, a tus valores y a tu propia vida, quizá ese no sea el lugar donde debes seguir. Una relación requiere implicación, pero eso no es sinónimo de abandonarse a uno mismo y dejar a un lado el amor propio. Recuerda que ninguna relación de pareja debe hacerte perder quién eres.

4. Jamás traspases la línea del respeto

Por muy difíciles que se pongan las cosas en la pareja, recuerda que es esencial no rebasar líneas rojas. El respeto no es negociable en ninguna relación, y ningún conflicto o diferencia es excusa para dañar al otro. La comunicación siempre debe llevarse a cabo de manera comprensiva, desde el aprecio hacia el otro, aunque existan diferencias.

pautas-afrontar-crisis-pareja

5. Pon en práctica la comunicación asertiva

La comunicación asertiva es una de las mejores aliadas cuando se trata de resolver conflictos, diferencias y, en general, es necesaria en cualquier tipo de relación. En el marco de la pareja esta cobra una relevancia especial, pues numerosos conflictos y problemas surgen a raíz de una comunicación deficiente. Comunicarse de manera asertiva implica transmitir un mensaje claro y concreto.

Cuando algo te hace daño, te molesta o te gustaría que fuese distinto, es necesario indicar cómo te sientes en esa situación en particular y cómo te gustaría que se hicieran las cosas en su lugar. Ser asertivo implica utilizar los llamados “mensajes yo”, por los que se expresan los sentimientos sin utilizar etiquetas que descalifiquen al otro.

Por ejemplo, en lugar de decir “eres muy fría” se puede decir “me gustaría que besaras y abrazaras más”. Esta forma de comunicación permite expresar de manera abierta las emociones sin crear tensiones innecesarias. En lugar de avivar el conflicto, contribuye al acercamiento y la comprensión mutua. Así, la comunicación permite corregir errores y mejorar la vida en pareja.

6. Las crisis pueden ser un aprendizaje

Como adelantamos al principio, las crisis pueden ser en muchas ocasiones una oportunidad para que la relación crezca y se vea fortalecida. Así, en las fases complicadas es crucial que ambos miembros de la pareja podáis extraer aprendizajes que permitan no repetir los mismos errores en el futuro. Si esto se consigue, la relación ganará en intimidad, conexión, compromiso, estabilidad, madurez, etc.

7. Aprende a gestionar las emociones

Un aspecto esencial para manejar una crisis de pareja tiene que ver con la manera de gestionar las emociones. Nuestros estados emocionales no pueden ni deben ser controlados, pero sí es posible aceptarlos, acogerlos y darles una salida adecuada que no implique dañar a los demás. En un momento difícil como pareja es fácil que las emociones se encuentren a flor de piel, y que ambos sintáis tristeza, ira e incluso culpa. Hablar entre vosotros acerca de cómo os sentís y tener a la vez espacios individuales de desahogo es clave para no sobre reaccionar y favorecer la escalada del conflicto.

8. Los pequeños detalles sí importan

Siempre se suele decir que el enamoramiento dura unos meses y este luego da paso a un amor más maduro y calmado. Sin embargo, esto no significa que la relación ya no necesite ser cuidada. Muchas veces, las parejas pierden su armonía al ahogarse en los vaivenes de la rutina, las obligaciones... dejando a un lado pequeños detalles que pueden marcar la diferencia. Decirse “gracias” y “por favor”, halagarse, hacerse pequeños detalles (no sólo materiales, también pueden ser favores, una ayuda en alguna tarea sin que esta sea pedida, hacer una comida que al otro le guste, escribirse una nota bonita...). Recuperar esa implicación en los pequeños detalles puede ser esencial para devolver a la pareja la ilusión y la complicidad.

9. No dudes en acudir a terapia de pareja

En muchas ocasiones, manejar una crisis de pareja requiere acudir a un profesional. Los psicólogos especializados en terapia de pareja son de gran ayuda para identificar qué puede estar fallando y cómo trabajar para que ambos miembros de la relación reflexionen acerca de si desean o no seguir unidos. La labor del terapeuta de pareja no es la de intentar que la relación se mantenga a toda costa, sino crear un espacio en el que las dos personas puedan conocerse mejor, revisar sus errores y valorar si pueden remar en la misma dirección para subsanarlos.

terapia-pareja-crisis
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies