¿Cómo ayudar a un niño inseguro? En 6 consejos

La inseguridad en los niños suele aparecer como consecuencia de una marcada sobreprotección de los padres. Algunas pautas son clave para ayudar a los hijos a ser más seguros y autónomos.

como-ayudar-niño-inseguro

Cualquier padre desea que su hijo crezca sano, feliz y sin preocupaciones. Es comprensible, pues un niño alegre y seguro de sí mismo posee las bases necesarias para convertirse en un adulto emocionalmente sano, estable y capaz de lograr cosas buenas en su vida. Un ingrediente esencial para que cualquier niño se sienta seguro es la existencia de un vínculo de apego adecuado con sus padres o figuras de referencia. De esta manera, los adultos deben contribuir a que el pequeño se sienta amado, protegido y seguro durante la crianza.

Los niños que se apegan de manera segura a sus progenitores son aquellos que perciben una conexión o sintonía con ellos. Tienen la seguridad o certeza de que esas personas están disponibles para satisfacer sus necesidades no sólo físicas, sino también emocionales. La construcción de estos primeros lazos afectivos es el terreno que sustentará todo lo demás, por lo que resulta clave que el niño crezca sintiendo que el mundo es un lugar seguro y confiable.

Sin embargo, a veces el deseo de proteger lleva a que los padres desarrollen comportamientos que, lejos de favorecer el bienestar del hijo, contribuyen a que este crezca temeroso e inseguro. En estos casos, hablamos generalmente de sobreprotección, es decir, los padres adoptan una postura demasiado invasiva hasta el punto de impedir que el pequeño pueda explorar el mundo que le rodea sintiéndose seguro.

Los padres que caen en esta tendencia suelen mostrar numerosas preocupaciones acerca de la salud y la seguridad de sus hijos, y muchas veces se anticipan a posibles desenlaces negativos haciendo todo por ellos. De esta manera, se obtiene un resultado contrario al deseado. El menor crece sintiendo que no es capaz de lograr cosas de forma autónoma, asimila que el mundo está lleno de peligros y riesgos y, por consiguiente, ve seriamente mermada su autoestima y seguridad en sí mismo.

¿Cómo es un niño inseguro?

Tratar de que los hijos no experimenten frustraciones o fracasos es una estrategia poco recomendable. Envolverlos en una burbuja puede funcionar a corto plazo, pero cuando deban salir al mundo exterior esa transición se les hará muy dura e incluso desbordante. Por ello, es esencial empezar a dejar cierto margen de independencia acorde a la edad si queremos que un niño crezca sintiéndose seguro y capaz de tomar la iniciativa. Si crees que has podido caer en la sobreprotección a la hora de criar a tu hijo no te fustigues. En su lugar, analiza la situación y trata de seguir las pautas que aquí vamos a plantear acerca de cómo ayudar a un niño inseguro.

Todos los niños del mundo pueden sentirse inseguros en ciertos momentos. Sin embargo, cuando la inseguridad se vuelve una constante esto constituye un problema que debe abordarse. Los niños inseguros suelen convivir con un sentimiento constante de temor y miedo al fracaso y sufren enormemente al pensar que los demás pueden llegar a abandonarlos. Generalmente, los niños inseguros suelen presentar características como las siguientes:

  • Dudas constantes y mucha dificultad a la hora de tomar decisiones.
  • Baja tolerancia a la frustración
  • Miedo a equivocarse o hacer las cosas mal
  • Escasa autonomía, dependencia de los demás para hacer hasta las tareas más básicas
  • Dificultad a la hora de relacionarse con los iguales y hacer amigos
  • Escasa confianza en sí mismo
  • Presencia de miedos, algunos pueden ser propios de edades más tempranas. Es habitual la presencia del miedo a la oscuridad, a los animales, al colegio (este puede relacionarse con la presencia de acoso escolar), a los médicos, a hacerse daño, a dormir fuera de casa o al agua.
  • Pesadillas y otros problemas de sueño
que-es-niño-inseguro

6 formas de ayudar a un niño inseguro

Si crees que tu hijo encaja en lo que podríamos calificar como un niño inseguro, es posible que como padre quieras tomar medidas. Si bien la inseguridad suele proceder de la sobreprotección, no podemos descartar otras variables muy importantes, como por ejemplo la presencia de acoso escolar. Cada caso debe ser analizado de manera específica y, si es preciso, acudir a un profesional de salud mental infanto-juvenil para que trate de evaluar la situación e intervenir en consecuencia. No obstante, algunas pautas en casa pueden marcar la diferencia:

1. Destaca aquello que hace bien en el día a día

La autoestima y la seguridad en uno mismo no es algo que se construye en un día. En realidad, la forma en la que nos vemos a nosotros mismos se va configurando con el paso del tiempo, progresivamente, de acuerdo con cómo nos tratan los demás. Por ello, es importante que en el día día procures reforzar y destacar esas cualidades o habilidades que tu hijo tiene.

Puede que te parezca algo sin importancia, pero para un niño cualquier elogio es un chute de confianza en sí mismo. Por supuesto, esto no significa que no puedas señalar las conductas inadecuadas. Sin embargo, cuando realices una crítica es recomendable que no critiques al niño sino al comportamiento que debe cambiar. Por ejemplo, no es lo mismo decir “eres muy desordenado” que “has dejado desordenada tu habitación”.

Muchas frases de alerta como “cuidado, te vas a caer” o “vas a romper eso” pueden también contribuir a la inseguridad de tu hijo si son frecuentes. En su lugar, trata de darle ánimos cuando esté lidiando con una tarea que es difícil o le cuesta más que las demás. La clave es que tu hijo sienta que confías en él y en su capacidad para superar sus pequeños desafíos cotidianos.

2. Entrena la tolerancia a la frustración

Muchos padres tratan de criar a sus hijos evitando que estos sufran un segundo de frustración. A pesar de su mala fama, la frustración es una emoción necesaria, pues no siempre las cosas salen a la primera. Educar en la perseverancia y la tolerancia al error es crucial, pues a medida que crezcan cada vez serán más los momentos en los que tengan que tolerar el fracaso. Sobreproteger a los hijos les hace intolerantes a los errores, lo que les lleva a perder la iniciativa por las cosas por temor a equivocarse. Estimula a tu hijo a que salga y se atreva a intentarlo, lo peor que puede suceder es que tenga que hacer varios intentos hasta obtener el resultado deseado.

3. Los errores no son algo negativo, sino el camino para aprender

Los niños inseguros suelen llevar muy mal el cometer errores. Viven esta experiencia como algo muy negativo e insoportable. Esto suele suceder porque los padres han inculcado, a veces inconscientemente, una incapacidad para encajar los errores y verlos como algo positivo. Enseña a tu hijo que equivocarse es una forma de aprender y mejorar.

4. La importancia del autorrefuerzo

Fomentar la seguridad es algo que se puede conseguir cambiando el lenguaje que el niño emplea para hablarse a sí mismo. Los niños inseguros suelen decirse mensajes negativos y desalentadores, lo que hace que su sentimiento de autoeficacia sea muy bajo. Es importante que le ayudes a cambiar ese lenguaje interno, de manera que él mismo se brinde refuerzo y apoyo cuando esté superando un desafío. Por ejemplo, en lugar de decir “no puedo hacer esto solo”, es mejor que se diga “no sé hacer esto sólo aún, pero puedo aprender”.

5. Tu hijo no es lo que consigue

Para que un niño se sienta seguro es esencial que los padres transmitan su amor y afecto al margen de todo lo que el menor haga. Es decir, es esencial que sigas dando muestras de cariño a tu hijo con independencia de si ha aprobado, ha sido el mejor o ha cometido un error. Un niño nunca debe definirse por sus acciones, debe saber que es valioso simplemente por ser quien es, no tiene que demostrar nada ni ganarse el reconocimiento.

6. Asigna responsabilidades acorde a su edad

Ayudar a que un niño gane seguridad tiene mucho que ver con la asimilación de responsabilidades. Si los padres hacen por sus hijos hasta las tareas más esenciales, es fácil que ellos se sientan más inseguros y menos capaces de lanzarse a intentarlo y ser independientes. Por ello, es muy recomendable asignar responsabilidades cotidianas acorde a la edad y grado de madurez de cada niño. Al ver que logra desenvolverse de manera autónoma, el niño se siente más válido, capaz e independiente. En conclusión, gana mucha seguridad en sí mismo.

formas-ayudar-niño-inseguridades

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de algunas pautas útiles para ayudar a los niños ineguros. La inseguridad en los más pequeños suele aparecer como consecuencia de una intensa sobreprotección por parte de los padres. Por ello, es especialmente importante queen casa puedan adoptarse pautas que permitan a los hijos aprender a desenvolverse de forma autónoma, reconocer sus cualidades y habilidades, autorreforzarse, adquirir responsabilidades y ver los errores como una forma de aprendizaje o entrenar su tolerancia a la frustración. Estas medidas son clave para educar niños seguros de sí mismos, autónomos y con iniciativa. De lo contrario, los niños tienden a volverse dependientes, inseguros, miedosos e incapaces de desnevolverse ante sus pequeños desafíos de forma autónoma.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies