¿Cómo combatir la Dependencia Emocional? En 6 pautas

Los vínculos basados en la dependencia emocional son aquellos por los que una persona se relaciona con otra no desde el deseo de disfrutar de su compañía, sino desde la necesidad imperiosa de tenerla cerca por miedo a la soledad.

como-combatir-dependencia-emocional

Los seres humanos somos seres sociales y, por ello, es indiscutible que necesitamos a los demás para sentirnos bien y sobrevivir. Además de por cuestiones prácticas, las personas nos agrupamos en comunidades, familias y parejas debido a que ello es clave para satisfacer nuestras necesidades emocionales. Carecer de afecto y compañía va contra nuestra propia naturaleza y nos hace daño, razón por la que estamos diseñados para preservar el vínculo y la cercanía con nuestros seres queridos.

Así, todos y cada uno de nosotros formamos relaciones de apego con nuestros padres y hermanos, amigos y parejas. Sin embargo, este vínculo no siempre es saludable. De esta manera, hay personas que, por diversas razones, tienden a relacionarse desde patrones desadaptativos, siendo uno de los más habituales el basado en la dependencia emocional.

Las personas dependientes no se sienten seguras en sus relaciones, por lo que experimentan un estado de alerta casi constante que les hace reaccionar rápidamente cuando el otro toma una mínima distancia. Dado que no se vinculan de forma segura con otras personas, necesitan comprobar una y otra vez que no se les abandonará y llegan a pagar cualquier precio por mantener a alguien a su lado a toda costa.

Por todo ello, aunque es natural que como seres humanos dependamos en cierta medida de los demás, cuando esta dependencia se asocia con inseguridad y problemas para estar solo puede convertirse en un serio problema. Es muy fácil confundir la dependencia con el amor romántico, motivo por el cual este tipo de patrón suele verse habitualmente entre personas que mantienen una relación sentimental. Por ello, en este artículo hablaremos acerca de algunas pautas que pueden ser útiles para combatir la dependencia emocional en el marco de la pareja.

¿Qué es la dependencia emocional?

Los vínculos basados en la dependencia emocional son aquellos por los que una persona se relaciona con otra no desde el deseo de disfrutar de su compañía, sino desde la necesidad. Así, en lugar de producirse un intercambio de afecto basado en la seguridad, aparece un profundo temor a que la relación se acabe. De esta forma, la persona dependiente se involucra en su relación de pareja en un estado de alerta continua que produce gran malestar, pues siempre se encuentra de fondo el miedo a ser abandonada.

Las personas que se vinculan en sus relaciones sentimentales siguiendo un estilo dependiente tienden a depositar en el otro la toma de decisiones y dejan el curso de la relación a merced de los deseos de la pareja, ignorando por completo los suyos propios. El miedo al abandono y la soledad lleva a evitar el conflicto, la expresión del desacuerdo o la incomodidad. Así, la dinámica de la pareja termina por ser disfuncional, pues ambos miembros no se encuentran al mismo nivel. Uno es el que marca la dirección de la relación, mientras que el otro queda a expensas de sus directrices por miedo a pronunciarse y que ello favorezca la separación.

En términos generales, las personas dependientes tienden a mostrar algunos comportamientos como:

  • Tendencia a anular los propios deseos en favor de los de la otra persona.
  • Necesidad de estar acompañado por la pareja en todas las actividades que se realizan.
  • Incapacidad de tomar decisiones si no es con el visto bueno de la pareja.
  • Felicidad exclusivamente basada en la pareja.
  • Miedo constante a perder a esa persona y ser abandonado.
  • Sentimiento de culpa si se contradice lo que la pareja dice o piensa.
  • Inestabilidad emocional, la relación está llena de subidas y bajadas.
que-es-dependencia-emocional

¿Cómo se puede evitar la dependencia emocional?

A diferencia de lo que se suele pensar, la dependencia emocional no es algo inevitable. Por el contrario, es posible prevenirla y formar vínculos de pareja saludables si se tienen en cuenta pautas como las siguientes.

1. Acepta que sufres dependencia

No siempre es sencillo reconocer que en nuestra relación de pareja algo no va bien. Como ya adelantamos antes, es común confundir amor con dependencia, por lo que muchas personas ni siquiera son conscientes de que su vínculo es desadaptativo. Por ello, un primer paso para poder tomar cartas en el asunto es aceptar que la relación de pareja que tenemos no está sustentada sobre una base segura.

2. La importancia de la autoestima

Una autoestima adecuada es una de las mejores aliadas para no caer en dinámicas de dependencia emocional. Las personas que disfrutan de una buena autoestima son aquellas que reconocen su valor como personas y se aceptan tal y como son, lo que les hace implicarse en sus relaciones con seguridad y confianza. En cambio, aquellos con una autoestima débil suelen tener creencias relacionadas con que nadie los querrá, se quedarán solos o no son suficientemente buenos. Por ello, suelen aferrarse a sus parejas de una manera desesperada, lo que paradójicamente suele favorecer el rechazo y distanciamiento del otro.

Cierto es que no podemos levantarnos un buen día y “decidir” que nuestra autoestima será mejor. La forma en la que nos valoramos encuentra sus raíces en la infancia más temprana, ya que cómo hayamos sido tratados condiciona profundamente la manera en la que nos vemos y apreciamos. En otras palabras, la autoestima se configura en base a las relaciones que mantenemos con los demás.

No obstante, el no haber disfrutado de reconocimiento y afecto suficientes en la niñez no es sinónimo de estar condenado a una mala relación con uno mismo. Aprender a aceptarse valorarse y quererse es un proceso largo, pues la autoestima requiere trabajar aspectos diversos como la asertividad, la búsqueda de un propósito vital, la responsabilidad sobre la propia vida, el autoconocimiento, etc. Si estos aspectos no se encuentran bien definidos, es posible que nuestras relaciones de pareja caigan en dinámicas poco deseables.

autoestima-dependencia-emocional

3. Di adiós al mito del amor romántico

Desde nuestros primeros años de vida adquirimos determinadas ideas y preconcepciones acerca del amor de pareja. En el cine, la música, la televisión...se ofrece una imagen del amor que dista bastante de la realidad. Así, interiorizamos esta imagen del amor como cierta y asumimos como verdaderos falsos mitos que defienden que el amor todo lo puede y todo lo perdona, que el amor verdadero se mantiene vivo siempre, que amar duele, que dos personas enamoradas deben compartirlo todo y estar siempre de acuerdo, etc.

4. Aprende a convivir con la soledad

Con independencia de si tienes o no pareja, es necesario que puedas disfrutar de tiempo en soledad. Aunque una relación de pareja saludable aporta mucha felicidad, eso no significa que pasar tiempo solo sea algo negativo. Aprender a estar con uno mismo y disfrutar de la autonomía es fundamental para poder sentirse pleno.

Además, este tiempo para uno mismo favorece el autoconocimiento, pues podemos reflexionar, entendernos y comprendernos mejor. Piensa en cosas que deseas hacer, pero no haces por miedo a llevarlas a cabo en soledad: ir de viaje, salir a comer, aprender una nueva afición, formarte, hacer amigos, etc. Más allá de las relaciones de pareja que puedas establecer en tu vida, recuerda que tú siempre estarás contigo mismo y cultivar esa relación con tu propia persona es tan importante como cuidar las que formas con los demás.

5. No priorices a todo el mundo antes que a ti

Las personas con dependencia emocional tienden a anteponer los deseos y necesidades de los demás antes que los suyos. Sin embargo, este no es el camino para poder formar una relación de pareja saludable. En este sentido, es fundamental reconocer lo que uno mismo quiere y necesita y comunicarlo sin temor a que esto sea sinónimo de abandono.

6. Acude a terapia

La dependencia emocional puede constituir un problema muy serio, y a veces es necesario contar con el apoyo extra de un profesional para poder trabajar esta cuestión. Si crees que tu relación de pareja sigue este tipo de patrón y ello te genera sufrimiento, no dudes en acudir a un profesional de salud mental para que este pueda ayudarte a vincular con tu pareja de manera más segura.

terapia-dependencia-emocional

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de algunas pautas útiles para evitar la dependencia emocional, especialmente en el marco de la pareja. Sentir cierta dependencia de los demás es normal, pues como humanos somo seres sociales que necesitamos la compañía y el afecto de nuestros seres queridos. Sin embargo, cuando aparece miedo al abandono y la soledad, somos incapaces de separarnos de nuestra pareja y anteponemos sus deseos y necesidades a los propios para tratar de mantenerla siempre cerca, estamos ante una relación de dependencia emocional disfuncional.

En una relación saludable es fundamental que ambos miembros formen un vínculo de apego seguro, en el que se comparta tiempo y afecto desde la confianza, sin miedo continuo al abandono y respetando el espacio individual de cada uno. Reconocer que se está en una relación dependiente no es fácil, pero abrir los ojos y aceptarlo es un primer paso esencial para empezar a cambiar esta realidad. Entre los aspectos más importantes para evitar caer en una relación de dependencia se encuentran una adecuada autoestima, romper con la tradicional visión del amor romántico o acudir a terapia psicológica.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies