Los 5 síntomas de la dependencia emocional (y sus efectos)

Hablamos de dependencia emocional cuando alguien cubre sus necesidades emocionales insatisfechas a través de los demás, algo especialmente habitual en el marco de la pareja.
Síntomas dependencia emocional

La creencia de que tener pareja es indispensable para una vida plena está ampliamente extendida. Conceptos como el de “la media naranja” han calado muy hondo y nos han convencido de que un compañero/a sentimental es una condición sine qua non para ser feliz.

Esta idea, además de ser claramente errónea, ha generado un daño notable en la manera en que concebimos las relaciones. Si asumimos que no tener pareja es lo peor que nos puede llegar a ocurrir, nos aferramos ciegamente a nuestro compañero sentimental, ignorando si la relación nos hace felices realmente y adoptando comportamientos dañinos para nuestra salud mental.

Resulta fundamental identificar este problema para abordarlo lo antes posible. Esto no siempre es sencillo, ya que muchas conductas asociadas a la dependencia son sutiles y se encuentran muy normalizadas. Por todo ello, en este artículo vamos a comentar aquellos síntomas característicos de alguien dependiente emocionalmente y las consecuencias de este fenómeno.

¿Qué es la dependencia emocional?

El concepto de dependencia emocional se define como un tipo de interacción basada en la necesidad extrema de afecto y aprobación por parte de los demás. Aunque no es indispensable tener pareja para ser dependiente, es en el ámbito de las relaciones románticas donde, sin duda alguna, la dependencia emocional sale a relucir en todo su esplendor.

En el plano sentimental, una persona dependiente es incapaz de concebir su vida sin la otra persona. Su extrema necesidad de afecto puede derivar en una relación claramente asimétrica. Así, el miembro dependiente adopta un rol sumiso y complaciente, con el objetivo de mantener satisfecha a la pareja a toda costa por temor a una posible ruptura. En definitiva, las personas dependientes creen que sus sentimientos están irremediablemente sujetos a las acciones de los demás. Esto implica que poseen un control percibido de su estado emocional muy bajo, lo que les lleva a anteponer las necesidades del otro a las suyas con el fin de mantener una falsa sensación de seguridad en la relación.

Se podría decir que la dependencia emocional encuentra su perfecto caldo de cultivo en el miedo y la inseguridad. Cuando uno de los dos componentes de la díada posee una baja autoestima y pobre auto confianza, no es de extrañar que sus temores afloren en algún punto de la relación . El empeño por mantener bajo control cada mínimo aspecto de la interacción con el otro, tan típico de quienes sufren dependencia, es solo un reflejo de esa inseguridad subyacente.

Dependencia emocional

¿Por qué algunas personas sufren dependencia emocional?

No existe un único factor que nos permita explicar por qué alguien se vuelve dependiente de otra persona. Por el contrario, hay muchos condicionantes que pueden contribuir a configurar este estilo de interacción. La educación y los valores juegan un papel relevante en este sentido. De esta forma, la difusión de los mitos asociados al amor romántico y la idealización de las relaciones de pareja aumentan la probabilidad de que alguien deposite en su compañero/a sentimental todo el peso de su felicidad. Los medios de comunicación y, especialmente el cine, se encargan de vender un tipo de amor que dista mucho de la realidad.

Esta concepción clásica del amor da pie a múltiples creencias dañinas sobre cómo funcionan las relaciones de pareja. Ideas como, por ejemplo, que dos personas enamoradas deben estar todo el tiempo juntas o tener los mismos gustos y opiniones. Lejos de hablar en términos de un intercambio recíproco de afecto, se dibuja una concepción del amor basada en el sacrificio, la renuncia y el todo o nada.

Por otro lado, se conoce que las experiencias tempranas tienen mucho que ver con la forma en la que nos relacionamos siendo adultos. El tipo de apego que cada uno de nosotros ha tenido en sus primeros años actúa como un prototipo de cómo serán nuestros vínculos posteriores. Por ejemplo, aquellas personas que han carecido del afecto necesario en su niñez suelen ser más tendentes a perseguir ese afecto en sus relaciones adultas, y por ende, más vulnerables a iniciar una relación de dependencia.

Quienes han crecido en entornos familiares negligentes o maltratantes, sin capacidad alguna para brindar afecto, desarrollan una visión del mundo donde ser querido es algo muy difícil de lograr. De esta manera, aprenden que para conseguir la apreciación de los otros es necesario complacer, no provocar, cumplir con lo que ellos esperan y tolerar sin límites. La sumisión parecería entonces la estrategia más efectiva para evitar ser abandonado.

¿Cuáles son los principales síntomas de la dependencia emocional?

Ahora que ya hemos definido qué es la dependencia emocional y cómo se puede llegar a desarrollar, es el momento de enumerar algunos signos que caracterizan a quienes la sufren.

1. Pánico a la soledad

El temor principal de aquellas personas dependientes emocionalmente es, sin duda, el miedo al abandono. El aprendizaje vital de la persona, unido a su estilo de apego y sus características de personalidad, puede hacerle experimentar un fuerte sentimiento de desamparo si no cuenta con la compañía de una pareja. Esto repercute en los criterios de selección de la persona dependiente, que elige parejas por impulso más que por un sentimiento real de enamoramiento.

Siguiendo esta misma regla, el umbral de tolerancia de ciertos comportamientos se modifica hasta el punto de que la persona tolera conductas inadmisibles por parte del otro, llegando incluso a autoculparse por ellas. Por ejemplo, si su pareja le grita, quien sufre dependencia pensará: “No debí haberle provocado”. Por otro lado, esta intolerancia a la soledad hace que, cuando una relación finaliza, apenas pase tiempo hasta que inicia otra nueva. En el período de tiempo que separa las distintas relaciones, la persona dependiente puede llegar a desarrollar cuadros depresivos con sentimientos de vacío y desesperanza.

Pánico soledad

2. Idealización

Como comentábamos, es frecuente que quienes sufren dependencia emocional tengan una autoestima muy baja y un pobre autoconcepto. Esto hace que la persona tienda a sentirse atraída por parejas dominantes y seguras de sí mismas que compensen sus carencias. En este punto aparece una fuerte idealización. De esta manera, la persona dependiente ensalza e incluso inventa cualidades del otro, considerándolo un ser perfecto e incapaz de equivocarse, llegando a sorprenderse de que le pueda prestar su tiempo, cariño y atención.

Al mismo tiempo, la persona que sufre dependencia se ve a sí misma como alguien poco admirable, sin cualidades, no merecedora de amor incondicional. La culpa es la emoción estrella que aparece en estos casos, ya que el miembro sumiso se atribuye la responsabilidad de todo lo que ocurre en el marco de la pareja. Esta unión de dos perfiles tan opuestos suele desencadenar en relaciones abusivas, en las que el sometido puede llegar a quedar anulado con tal de evitar ser abandonado por el otro miembro.

3. Dificultad para marcar límites

Otra característica de las personas dependientes es su incapacidad para marcar fronteras entre lo que sí quieren y lo que no. Suelen adoptar un estilo de comunicación inhibido, de forma que nunca expresan claramente qué sienten o piensan. Su lenguaje no verbal sigue este mismo patrón, pues emplean un tono de voz mínimo y sus gestos transmiten inseguridad Esto provoca que no puedan obtener lo que necesitan de los demás, ya que son incapaces de pedirlo de forma asertiva. En la mayoría de ocasiones, se comportan de forma complaciente, mostrándose siempre conformes con las opiniones de los demás, sin manifestar la suya propia.

Como comentamos anteriormente, la familia juega un papel importante en relación con la dependencia emocional. Por ello, quienes han vivido en familias autoritarias, sin espacio para la comunicación respetuosa, han interiorizado que sus opiniones y deseos son irrelevantes. Como cabe esperar, una pareja en la que no existe una comunicación abierta y fluida por ambas partes no puede funcionar de manera saludable, por lo que ambos terminan actuando acorde a los intereses exclusivos del miembro dominante, ignorando las necesidades del miembro dependiente.

Límites dependencia

4. Deseo de exclusividad

Aquellas personas cuya pareja es dependiente emocional también pueden llegar a sufrir enormemente debido a esta situación.La inseguridad y el miedo característico de un compañero dependiente pueden hacer que su conducta se vuelva demasiado intrusiva, rompiendo los límites de la intimidad y el espacio personal. Sus deseos de control pueden llevar a comportamientos de vigilancia, como por ejemplo llamadas insistentes, que terminan por agobiar y sobrepasar al otro miembro de la pareja.

En algunos casos, puede observarse un comportamiento casi infantil, con el fin de atraer las atenciones y cuidados del otro. Esta necesidad de atención continua erosiona gravemente la dinámica de la pareja. Al fin y al cabo, en toda relación saludable es fundamental que cada miembro pueda desarrollarse individualmente, manteniendo una parcela privada que no sea invadida por el otro.

5. Expectativas desajustadas

La persona dependiente necesita llenar un vacío emocional muy profundo, para lo que cree que su pareja es la solución. En las primeras fases de la relación, suele confiar en que esa nueva persona que ha llegado a su vida pueda resolver todos sus problemas anteriores. Las expectativas se encuentran muy elevadas, llegando a crear fantasías en torno a la relación. Así, la persona vive aferrada a los clásicos tópicos del amor romántico que comentamos al principio, esperando que toda su vida anterior pueda cobrar sentido al haber conocido a su nueva pareja.

Expectativas desajustadas
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies