¿Cómo cuidar una relación de amistad? En 9 consejos

Las relaciones de amistad son un pilar fundamental para nuestro bienestar, aunque es necesario depositar esfuerzos que permitan no sólo crearlas, sino también mantenerlas en el tiempo.

formas-cuidar-relacion-amistad

Los seres humanos somos individuos de naturaleza social, lo que implica que necesitamos de los demás para poder vivir. Nuestras relaciones interpersonales condicionan quienes somos y nos enriquecen, por no hablar de que nutren nuestras necesidades básicas de afecto, compañía y calor. De esta manera, una vida sin una red social sólida y funcional no puede resultar satisfactoria de ninguna manera. Cuando sufrimos el peso de la soledad no elegida, nuestro bienestar se hace trizas y la existencia pierde su sentido.

Además de la indiscutible importancia de las relaciones familiares, el papel de nuestros amigos también es esencial en relación a nuestro equilibrio psicológico. Necesitamos forjar vínculos de amistad, pues ello nos permite tener personas cerca con las que compartir sentimientos e inquietudes en un clima de confianza y calidez.

Aunque siempre que se habla de amistad se piensa en las etapas de la infancia y la adolescencia, lo cierto es que tener amigos sigue siendo muy importante en los demás momentos de la vida. La diferencia radica en la manera en la que estas relaciones se viven, pues como adultos tendemos a ser más selectivos y vivir las amistades de una forma menos intensa que en la adolescencia.

En cualquier caso, entablar y mantener relaciones de amistad es mucho más importante de lo que puede parecer. Sin embargo, preservar a los amigos no siempre es una tarea sencilla. Por ello, es común que el paso del tiempo juegue en nuestra contra y perjudique el curso de la relación si no hay implicación por ambas partes. Por todo ello, en este artículo vamos a hablar acerca de algunas medidas que pueden ayudar a cuidar las relaciones de amistad e impedir que la dejadez rompa un vínculo especial.

La amistad a lo largo de la vida

Como ya adelantamos, la manera en la vivimos las relaciones de amistad va cambiando en función del momento vital que atravesamos. Cuando somos adolescentes, los amigos cobran un papel central, pues en este momento de la vida los iguales son el punto de referencia que marca lo que debemos o no hacer. En cambio, los padres pasan a un papel secundario, siendo habitual el distanciamiento con los hijos o el aumento de los conflictos entre ellos. Así, en el camino hacia la edad adulta los amigos son los que más influyen en la configuración de nuestra personalidad y valores. Ellos actúan como un modelo que tratamos de imitar, además de constituir la fuente principal de apoyo emocional.

Cuando ya alcanzamos la madurez de la etapa adulta, las amistades pasan a tener un papel más secundario. De hecho, los cambios y el incremento de las obligaciones hacen que muchas veces sea todo un reto poder crear y mantener las relaciones de amistad. El curso de la vida puede hacer que, en ocasiones, nos veamos faltos de tiempo para quedar con nuestros amigos. En algunos casos, las circunstancias favorecen el distanciamiento, por lo que la red de amistades puede verse seriamente mermada.

Aunque en los últimos años el papel de las redes sociales puede brindar una falsa sensación de compañía, lo cierto es que las interacciones a través de las pantallas no sustituyen a las amistades vividas en el mundo real. Por ello, aunque suponga todo un reto, es fundamental poder cuidar nuestras amistades a lo largo de la vida, así como mostrar una disposición abierta a conocer a nuevas personas.

9 formas de cuidar una relación de amistad

A continuación, vamos a comentar algunas pautas interesantes que pueden ser de gran ayuda para cuidar las relaciones de amistad y preservarlas a lo largo del tiempo.

1. Participa de las celebraciones

Los amigos son esas personas con las que nos gusta pasar tiempo y compartir aquello que nos sucede. Cuando toca celebrar éxitos y logros, procura estar presente, pues ello contribuye a consolidar el vínculo entre vosotros. Intenta ser un amigo accesible y disponible dentro de sus posibilidades, pues tener amigos que no puedan acompañarte ni en tus mejores momentos es algo doloroso que termina por conducir al fin de la relación. Piensa en cómo te sentirías si a ti te sucediese algo bueno y nadie acudiera para compartir la felicidad contigo antes de apartarte de los posibles planes a la primera de cambio.

como-cuidar-amistad

2. Envía mensajes

Todos sabemos que, con el tiempo, las obligaciones de la edad adulta pesan y dificultan llegar a todo, incluyendo la vida social. Sin embargo, hoy en día las tecnologías nos lo ponen bastante fácil a la hora de mantenernos conectados con aquellas personas que queremos. No se trata de que estés continuamente pegado al móvil, pero sí de que muestres un mínimo de interés por cómo se encuentran tus amigos.

Aunque sientas que no llegas a todo, si lo piensas enviar un mensaje o audio te llevará tan solo unos pocos segundos. Se trata de un gesto sencillo que requiere poco esfuerzo y, sin embargo, puede marcar la diferencia. Además, intercambiar mensajes puede ayudar a acordar citas si vivís en la misma ciudad y así mantener un contacto más estrecho.

3. Muestra compromiso

Ser un buen amigo requiere ser honesto y no hacer promesas que luego no se llegan a cumplir. Mantener una amistad a lo largo del tiempo requiere un nivel mínimo de compromiso, por lo que se hace importante no cambiar de planes a última hora ni priorizar siempre otras cosas antes que esa amistad. La relación con tus amigos es como una planta que debe ser regada con frecuencia, pues de lo contrario esta se marchitará.

4. Aprende a ceder

Está claro que tus amigos y tú tenéis puntos en común, pues de lo contrario no tendríais una relación. Sin embargo, esto no significa que haya coincidencias en absolutamente todo. Por ello, a veces la amistad requiere aprender a ser flexible y ceder. Esto es especialmente común a la hora de hacer planes, pues lo que a ti te apetece puede no ser lo mismo que lo que la otra persona quiere hacer. Por ello, preservar la relación de amistad va a implicar no hacer siempre lo que tú quieres, pues se trata de ceder y compartir ratos comunes que satisfagan a ambos.

5. No esperes a que te pidan las cosas

Seguro que si uno de tus amigos acude a ti para pedirte ayuda no dudas en tenderle tu mano. Sin embargo, a veces está bien adelantarse y no esperar a que el otro exprese abiertamente su necesidad de ser escuchado o ayudado. Tomar por costumbre el preguntar si necesita algo o darle tu compañía porque sí es un gesto que tu amigo apreciará enormemente y fortalecerá vuestra amistad.

6. Tiempo de calidad

Cuidar una relación de amistad requiere pasar tiempo de calidad junto al otro. No basta con quedar y ya está, sino que también implica centrarse en la otra persona, escucharle de manera sincera y, en definitiva, mostrar un interés genuino en ella. Procura dejar a un lado tu móvil y mira a los ojos, ya que estos son gestos esenciales para conversar y que tu amigo se sienta escuchado. Si el tiempo que pasáis es de calidad, ten por seguro que vuestra relación de amistad tenderá a ser duradera y fructífera.

7. No juzgues

Si un amigo acude a ti, recuerda que es esencial que seas un apoyo, fuente de comprensión y empatía. No caigas en juicios de valor ni des opiniones que no se te han pedido. Pronunciate sólo cuando el momento sea oportuno o cuando sea él quien quiera saber tu punto de vista.

8. Sé alguien de fiar

Ser un buen amigo implica actuar como una persona de confianza. Pon por delante la lealtad y la honestidad y no traiciones. No compartas información personal de los demás, no critiques ni juzgues. En su lugar, guíate por valores íntegros y tus amistades serán duraderas y gratificantes a lo largo del tiempo.

9. Hazle saber que es importante para ti

Decirle a tu amigo lo importante que es en tu vida es algo que nunca está de más. No obstante, esto no sólo puede expresarse con palabras, sino también con actos. Comparte con él aspectos importantes para ti, preocúpate por su bienestar, esfuérzate por mantener contacto continuado, hazle algún detalle, etc.

como-cuidar-amigos

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de algunas pautas útiles que pueden ser de ayuda a la hora de mantener nuestras relaciones de amistad en el tiempo. Los amigos forman una parte muy importante en nuestra vida, aunque la manera en la que vivimos la amistad cambia dependiendo del momento vital. En cualquier caso, es necesario cuidar nuestros vínculos y no ponernos excusas.

Si bien la vida adulta plantea muchas exigencias y resta tiempo de la vida social, pequeños gestos pueden marcar la diferencia con un esfuerzo mínimo. Enviar un mensaje a tu amigo, hacerle saber que es importante para ti, ser leal y honesto, no juzgar, tratar de quedar con frecuencia dentro de lo posible y mostrar compromiso firme son algunos ejemplos. Cuidar la amistad es clave para nuestro bienestar, pues como seres sociales necesitamos de los demás para sobrevivir.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies