¿Cómo desarrollar la Autocrítica de forma saludable? En 5 consejos

La autocrítica realizada de forma adecuada no tiene por qué ser destructiva, sino que puede ayudarnos a mejorar y crecer como personas desde una mirada compasiva.

como-desarrollar-autocritica

Seguramente hayas oído hablar de la autocrítica como algo negativo para la salud mental. Ciertamente, muchas personas con problemas psicológicos (depresión, trastornos alimentarios, ansiedad, baja autoestima…) tienden a ser muy duras y exigentes consigo mismas. Sin embargo, la crítica a uno mismo no tiene por qué resultar perjudicial si se realiza de manera adecuada.

Las críticas, siempre y cuando sean formuladas de manera constructiva, son una excelente manera de identificar y corregir errores, así como un impulso para crecer como personas. En definitiva, lo ideal es hallar un equilibrio entre la crítica destructiva y la incapacidad para aceptar cuando nos equivocamos.

Saber realizar autocrítica de manera respetuosa es una habilidad que puede ayudarnos a fortalecer nuestra autoestima, pues reconocemos que no somos perfectos y que equivocarse es algo natural. Aceptar nuestros errores no siempre es tarea sencilla, pues a veces se relaciona el equivocarse con la debilidad y el fracaso. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Hacer autocrítica no implica convertirnos en el juez más duro de nuestras acciones. Más bien, tiene que ver con buscar nuestro desarrollo y mejora como personas, siempre desde el respeto, la compasión y la validación. En este artículo vamos a hablar acerca de algunas pautas interesantes que pueden ser de ayuda para empezar a desarrollar una autocrítica saludable y constructiva.

Autocrítica constructiva frente a la autocrítica destructiva

Es importante tener en cuenta que la autocrítica no siempre tiene un carácter negativo, pues ello depende de la manera en la que esta se formula. Generalmente, siempre que se habla de autocrítica se piensa en aquella de tipo negativo y destructivo, pero es clave diferenciarla de aquella que nos enriquece y tiene un carácter constructivo.

  • Autocrítica negativa y destructiva:

Es aquella que, en lugar de impulsarnos a mejorar, nos limita y bloquea. Esta carece de una finalidad práctica y, además contribuye a que nos sintamos más inseguros con nosotros mismos. Las personas que llevan a cabo este tipo de autocrítica suelen recurrir a un lenguaje despectivo y dicotómico. Así, la persona se dirige a sí misma con dureza y catastrofismo, sin ni siquiera apreciar alternativas de solución que permitan resolver el error y seguir avanzando hacia adelante.

De esta forma, el individuo queda enquistado en su error, lo que merma seriamente su autoestima. La autocrítica negativa es un arma muy peligrosa, que infunde un sentimiento constante de culpa y sólo contribuye a resaltar las características y aspectos negativos de uno mismo. Paralelamente, los logros y triunfos se perciben como resultado de agentes externos y ajenos a la propia persona. Sobra decir que este tipo de crítica carece de utilidad y favorece el desajuste psicológico de la persona. Se trata de una tendencia común en muchas personas, especialmente aquellas que sufren trastornos psicológicos como la depresión o los trastornos de la conducta alimentaria.

  • Autocrítica positiva y constructiva:

La buena noticia es que la autocrítica puede ser una herramienta constructiva si sabemos como llevarla a cabo. Si bien el término crítica siempre se interpreta de forma negativa, la realidad es que esta puede tener fines prácticos e interesantes. Una crítica bien hecha hacia nosotros mismos es clave para aprender de nuestros errores, avanzar, evolucionar como personas y fortalecer nuestra autoestima. Las personas capaces de realizar autocrítica en clave positiva pueden identificar aquello que han hecho mal sin sentirse culpables, avergonzadas o atacadas.

Esto se plasma en el lenguaje que emplean para referirse a sí mismas, pues este se caracteriza por ser descriptivo, compasivo, libre de juicios y críticas. El individuo no se enquista en el error cometido mediante rumias constantes, sino que consigue adoptar una postura pragmática. Busca alternativas de solución, sin criticarse ni machacarse continuamente porque el fin es el de avanzar. Generalmente, las personas capaces de hacer autocrítica constructiva son aquellas con una autoestima sana y fuerte, que no temen al error y toleran bien la frustración. Suelen tener un pensamiento flexible, sin caer en extremos y asunciones rígidas que les impiden progresar.

que-es-autocritica

5 pautas para desarrollar la autocrítica de forma saludable

Tal y como venimos comentando, la autocrítica puede ser un arma de doble filo en función de cómo se lleve a cabo. Mal entendida, ésta puede constituir un arma destructiva y una seria amenaza para la salud mental. Sin embargo, cuando esta se realiza de manera saludable, puede ayudarnos a sentirnos mejor con nosotros mismos, fortalece la autoestima e incrementa la motivación para cambiar y mejorar. A continuación, vamos a comentar algunas pautas útiles para desarrollar la autocrítica de manera adecuada.

1. No caigas en la culpa

Desarrollar crítica hacia nosotros mismos debe tener siempre como fin último mejorar y crecer, no destruirnos y flagelarnos. La fina línea que separa ambas tendencias hace que sea muy fácil caer en la trampa de la culpa. Recuerda que todos nos equivocamos, nadie es perfecto y tienes derecho a cometer errores y retractarte.

2. Haz una autocrítica concreta y hacia aspectos modificables

Al hilo de lo anterior, una crítica que busca mejorar debe ir, por tanto, orientada hacia aspectos concretos susceptibles de ser modificados. De lo contrario, entrarás en una batalla con tu persona, en la que la crítica será un arma destructiva en lugar de un impulso para mejorar. No especificar de manera concisa tu crítica tiene como peligro la posibilidad de acabar criticando a toda tu persona, algo que puede suponer un enorme daño para tu salud emocional.

3. Autocríticas realistas

Hacer críticas demasiado ambiciosas sobre nuestra persona puede no ser lo más adecuado, pues es fácil que ello nos lleve a un continuo estado de frustración. Es preferible optar por objetivos de mejora alcanzables y viables, de manera que la búsqueda de mejorar no se convierta en un bucle en el que empezamos a sentirnos continuamente insuficientes. A veces, mejorar implica dar pequeños pasos en una dirección hasta conseguir la gran mejora que buscamos. Darse tiempo y tener paciencia es crucial para poder desarrollar una autocrítica saludable.

4. No hagas autocrítica en las horas bajas

Hacer una buena autocrítica no depende únicamente del cómo, sino también del cuándo. Tratar de corregir errores es algo que requiere partir de una base de tranquilidad y equilibrio, pues debemos estar en una buena disposición que nos permita depositar esfuerzos por mejorar. Hacer un ejercicio de autocrítica en un momento emocionalmente delicado puede ser contraproducente, pues es fácil que esta se convierta en un machaque a tu autoestima. Por ello, procura siempre poner las críticas hacia ti en práctica cuando te sientas relajado.

5. Recuerda que no eres perfecto

Hacer un ejercicio de autocrítica saludable requiere dejar a un lado el ideal de perfección y aceptar nuestros errores desde el respeto, la validación y la compasión. No te conviertas en el juez más duro contigo mismo, pues entonces no estarás mejorando, sino sufriendo un castigo injusto. Todos nos equivocamos y, por ello, no es adecuado machacarse por comportarnos como los humanos que somos.

consejos-trabajar-autocritica

Características personales vinculadas a la autocrítica constructiva

Las personas capaces de poner en práctica la autocrítica constructiva suelen tener ciertas características personales asociadas. Entre las más relevantes destacamos:

  • Capacidad analítica: Este tipo de personas son capaces de analizar las emociones, conductas y acciones propias de manera clara, lo que les ayuda a conocerse bien y reconocer cuando se equivocan.
  • Actitud positiva: Los individuos de este tipo aceptan el error desde una actitud positiva, sin culpa, vergüenza o frustración. En lugar de vivirlo como una amenaza, lo perciben como una oportunidad de mejora.
  • Apertura al diálogo: Las personas de este perfil tienden a adoptar una postura abierta frente al diálogo. Así, saben recibir adecuadamente el feedback de los demás, sin discriminar su mensaje automáticamente. Analizan la información que reciben del exterior e interiorizan aquella que aporta posibilidad de mejora.
  • Salto a la acción: Quienes saben hacer buena autocrítica no se quedan en palabras, sino que dan el salto a la acción mediante estrategias de corrección operativas.

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de algunas pautas útiles para llevar a cabo la autocrítica de manera positiva. Siempre que se habla de autocrítica se piensa en clave negativa, pero lo cierto es que sabiendo realizarla adecuadamente, puede ser una gran aliada en nuestro desarrollo personal. Hacer autocrítica en clave negativa es destructivo para nuestra salud mental, pues contribuye a que nos sintamos frustrados, culpables, insuficientes, etc.

En cambio, la autocrítica positiva es aquella que nos estimula a mejorar desde una postura basada en la compasión y la validación. Para poder llevarla a cabo correctamente, es esencial que la crítica se realice de manera realista, concreta y en relación a aspectos susceptibles de ser modificados. Es esencial tener siempre presente que la perfección no existe y que una autocrítica debe ser siempre planteada en momentos de equilibrio y serenidad.

Generalmente, hay personas con más facilidad que otras a la hora de identificar y corregir sus errores de manera saludable y efectiva. Este tipo de individuos se caracterizan por su marcada capacidad analítica, su actitud positiva y no catastrofista ante los errores, su apertura al diálogo y feedback de los demás y, además, su capacidad para no quedarse en meras palabras y dar el salto a la acción con cambios y mejoras reales.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies