¿Cómo saber si no caes bien a una persona? Las 8 claves para identificarlo

Caer bien a todo el mundo es imposible, por lo que no hay nada de malo en no agradar a ciertas personas. Identificar cuando caemos mal es necesario para tomar distancia y enfocarnos aquellos con los que sí conectamos.

como-saber-si-no-caes-bien-a-persona

Como seres sociales que somos necesitamos agradar, sentirnos aceptados y validados por los otros y, en definitiva, pertenecer al grupo. Sin embargo, la complejidad de las relaciones humanas y la diversidad entre personas hace que sea imposible que todo el mundo se caiga bien entre sí. Seguramente te sucede que hay algunas personas que no te generan simpatía. Sientes que no encajan contigo, que no te convence su forma de ser y, básicamente, no te caen bien. A veces, incluso puedes percibir señales difusas en otra persona que te dan pistas no muy alentadoras sobre qué piensa de ti.

Aunque lo ideal sería poder sentirnos cómodos con todo el mundo, este deseo no es para nada realista. Por ello, un primer paso importante para no amargarnos la vida es aceptar que no tenemos que gustar a todo el mundo y viceversa. No debemos sentirnos mal cuando alguien no nos agrada o somos nosotros los que no agradamos. Simplemente, esto es algo natural que forma parte de las relaciones humanas.

Desvivirse por complacer y gustar a esas personas con las que no conectamos puede ser agotador además de improductivo y frustrante. Por ello, es fundamental saber identificar cuándo no caemos bien a alguien, pues de esta manera podremos tomar distancia y dedicarnos a fortalecer las relaciones con esas personas con las que sí hay química espontánea. Por todo ello, en este artículo vamos a repasar algunas claves que te ayudarán a saber con seguridad si le caes mal a una persona de tu entorno.

¿Cómo saber si caes mal a alguien?

A continuación, repasamos algunas de las pistas más decisivas para saber si le caes mal a esa persona.

1. No hay contacto visual

Cuando se trata de saber lo que alguien piensa de ti, el lenguaje no verbal es una de las señales más fiables. Aunque las palabras pueden camuflarse, los indicios no verbales no se pueden fingir. Si notas que esa persona nunca te mira a los ojos, es posible que no seas santo de su devoción. No se trata de ser extremistas, pues si esto ha sucedido sólo una vez es posible que esa persona estuviera distraída o tuviera prisa.

Sin embargo, cuando notas que esta señal es algo constante, es posible que esa persona no te esté prestando atención porque aquello que dices no le resulta significativo. Cuando alguien nos desagrada, mirarle puede ser tenso, incómodo y molesto, por lo que evitar el contacto visual es una forma de ahorrarnos la molestia.

como-saber-si-no-caes-bien-a-persona

2. Tu opinión le parece irrelevante

Cuando alguien nos agrada, generalmente es porque esa persona nos parece interesante y queremos saber más acerca de ella. Nos gusta conocerla y saber más sobre sus opiniones e ideas. Nos interesamos de forma genuina sobre su punto de vista, hacemos preguntas y tenemos una disposición positiva. Esto puede suceder incluso cuando no se comparte una misma opinión, pues alguien que nos cae muy bien no tiene por qué ser igual a nosotros en absolutamente todo.

En cambio, cuando alguien no nos agrada solemos ignorar lo que esa persona opina y viceversa. Si le caes mal, es posible que percibas que cuando hablas no siente interés en lo que dices, pues tu opinión le resulta irrelevante. Si detectas que esa persona te ignora de esta manera, no dudes en tomar distancia. Esforzarse por agradar es una pérdida de tiempo, habrá otras muchas personas a tu alrededor que sí tengan tu opinión en consideración.

3. Prefiere no verte

Cuando alguien nos agrada siempre encontramos la manera de pasar tiempo con esa persona. Nos esforzamos por buscar un hueco porque realmente deseamos su compañía. Por eso, si notas que esa persona siempre pone excusas para no verte, trata de justificarse todo el rato para no quedar y, en general, muestra desinterés hacia ti, esto es una señal bastante clara de que no eres de su agrado.

Aceptar que alguien no quiere pasar su tiempo con nosotros es doloroso y daña un poco nuestro ego, pero debemos concentrarnos en esas personas que sí desean estar en nuestra compañía. Esforzarte porque alguien que no tiene interés en ti quiera quedar no tiene sentido, pues simplemente lo hará como un compromiso u obligación.

4. Te sientes ignorado

Cuando le agradas a una persona esta intentará siempre mostrar su interés e implicarse para que te sientas querido y valorado. Sin embargo, cuando no eres del agrado de alguien notarás que esa persona te ignora, mantiene las distancias y evita la cercanía contigo. Si se da la situación de que debe estar junto a ti por causas ajenas a su voluntad, puede que muestre una actitud fría y distante, procurando no darte demasiadas confianzas ni pie a conversación.

Si te esfuerzas por acercarte y hablar con ella, es posible que se muestre cortante e incluso que se acerque a otra persona para alejarte. Olvídate del mito de que si alguien te ignora es porque quiere fomentar tu interés. Lo más probable es que esa persona no quiera vincularse contigo porque no eres de su agrado, y no pasa nada. Invadir su espacio y no respetar su disposición solo empeorará la situación, así que recuerda que tu valor no depende del criterio de esa persona y que hay otras muchas personas que te reconocerán y valorarán.

como-saber-si-caes-mal-alguien

5. Lenguaje corporal a la defensiva

Como decíamos al principio, el lenguaje no verbal nos da mucha más información sobre la otra persona que sus palabras, ya que este es mucho más espontáneo y muchas veces refleja lo que las personas tratan de disimular cuando hablan. El lenguaje corporal es un ejemplo de ello, por lo que es recomendable que estés atento para determinar cómo es el de esa persona cuando interactúa contigo. Si observas que muestra sus brazos y piernas cruzados, que mantiene la distancia contigo y está en tensión, es probable que esté incómodo interactuando contigo porque no eres de su agrado.

6. Sonrisa forzada

Aunque hay personas muy hábiles a la hora de camuflar sus sentimientos hacia los demás aunque estos sean negativos, esto es algo que no todo el mundo consigue hacer. Cuando alguien a quien no le agradas se ve en la obligación de interactuar contigo, es posible que su aparente simpatía sea demasiado encorsetada.

Puedes tener la sensación de que está interpretando un papel y de que no es natural, mostrando una sonrisa forzada que probablemente indique que no le caes demasiado bien. Esto suele ser común en entornos formales como el trabajo, donde la cortesía muchas veces es necesaria para no enturbiar el clima laboral. Sin embargo, es común que algunas personas den una imagen aún peor tratando de ser amables, pues no son capaces de disimular su desagrado aunque se esfuercen.

7. Evita los encuentros casuales

Es muy común que, de vez en cuando, te topes con algún conocido de casualidad. Caminando por la calle, en algún restaurante o bar, en una tienda, etc. En ocasiones este encuentro fortuito es agradable, pues te topas con alguien a quien no veías desde hace mucho tiempo. Sin embargo, cuando coincides con alguien a quien no le caes bien, es posible que esa persona cruce la calle, finja no verte, gire la cara y, si no le queda otra que hablar contigo, se muestre cortante para poder irse lo antes posible.

8. No comparte tu sentido del humor

El sentido del humor es una de las cosas que más nos unen a nuestros amigos. Al socializar pasamos momentos divertidos y esto es especialmente agradable cuando sentimos que el otro comparte con nosotros el mismo sentido del humor. Se forma una conexión cálida que hace que todo fluya de manera espontánea, podemos ser nosotros mismos y decir lo que se nos ocurra sin ponernos filtros ni cohibirnos.

Sin embargo, cuando a esa persona no le caemos bien esta no entenderá tus bromas ni se esforzará por seguirlas. Podrás notar la tensión en el ambiente, pues en el mejor de los casos forzará una risa escueta para evitar el silencio incómodo. Por ello, si notas que no puedes fluir con tu humor cuando hablas con esa persona, es altamente probable que no le caigas bien.

sentirte-ignorado

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de algunas pistas que pueden ser de ayuda para identificar si le caes bien a esa persona. En una situación ideal, nos gustaría caer bien a todo el mundo, pues estamos hechos para estar en sociedad y sentirnos aceptados por el grupo con unanimidad. Sin embargo, esto no puede suceder, pues la diversidad en las personas hace que sea difícil caer siempre bien a todos aquellos que conocemos.

Lejos de desvivirse por agradar y caer bien a las personas que sentimos que nos rechazan, debemos tomar distancia y destinar nuestras energías a cultivar esas relaciones en las que sí hay reciprocidad y conexión espontánea. Cuando no caemos bien a una persona, es posible que esta se delate mediante su lenguaje corporal, que no comparta tu sentido del humor, que te evite siempre que sea posible e incluso que ignore tu opinión y aportaciones. En algunos casos, la persona puede esforzarse por aparentar lo contrario, pero su sonrisa y amabilidad se verán impostadas y superficiales.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies