¿Cómo trabajar la asertividad? Las 8 (+1) claves para ser más asertivo

La asertividad es la capacidad que nos permite expresar nuestras opiniones, sentimientos y deseos para defender nuestros propios derechos en determinadas situaciones. Entrenar esta habilidad para ser más asertivos es esencial.

como-trabajar-asertividad

Todos en nuestro día a día vivimos situaciones en las que nos gustaría decirle a los demás que no. Sin embargo, muchas veces por temor a un conflicto o por convenciones sociales, optamos por callarnos y hacer algo que nos parece injusto o simplemente no queremos o podemos hacer. Nos podemos sentir de esta manera, por ejemplo, cuando alguien nos pide dinero y no nos lo devuelve, cuando alguien se cuela en la cola del supermercado o cuando nuestra pareja hace algo que nos irrita.

Comportarnos de forma pasiva ante estos escenarios de la vida cotidiana puede ser perjudicial a largo plazo, ya que vamos acumulando estrés y tensión que, tarde o temprano, acaban brotando en forma de ira hacia el exterior. Antes de llegar a este extremo, es más adecuado adquirir habilidades para gestionar estas situaciones tan frecuentes de una forma saludable.

No podemos evitar que nuestro amigo nos pida dinero, ni que alguien se cuele en la cola, tampoco que nuestra pareja haga eso que tanto nos molesta. Lo que sí podemos es poner límites y defender nuestros derechos para que los demás comprendan cómo nos sentimos y por qué no deben volver a actuar de esa manera. Enfadarnos con el mundo es una respuesta normal cuando nos sentimos frustrados, pero realmente no es productiva.

Con el enfado no vamos a hacer saber a los otros qué comportamiento suyo nos ha resultado molesto ni cómo pueden cambiarlo. Por tanto, la situación permanecerá igual y nuestro estrés se acumulará día tras día. La clave para responder adecuadamente y respetarse se encuentra en el equilibrio entre los extremos de la pasividad y la agresividad: estamos hablando de la asertividad. En este artículo vamos a conocer qué es eso que llamamos asertividad, por qué es tan útil y cómo podemos entrenarla para favorecer nuestro bienestar.

¿Qué es la asertividad y para qué sirve?

La asertividad es la habilidad para comunicar las propias opiniones, sentimientos y deseos a los demás. Ser asertivo implica defender los propios derechos sin caer en la agresividad, de forma que se logra un equilibrio entre el respeto por los demás y la satisfacción de las necesidades propias. Las personas asertivas logran una comunicación eficiente con los demás, ya que no se muestran frágiles o inseguras, ni tampoco llegan a avasallar a los otros.

Por ello, quienes tienen esta habilidad suelen ser individuos exitosos, resolutivos, que piden lo que necesitan y consiguen lo que quieren sin pisar a otras personas. Aunque hay personas con una habilidad natural para esto de la asertividad, lo cierto es que esta capacidad también puede ser entrenada con las técnicas adecuadas.

La asertividad implica aprender a comunicar nuestros sentimientos de forma más consciente a los demás. Así, aprender a ser asertivos puede ayudarnos a ganar autoestima y confianza en nosotros mismos, pues dejamos de vivir a expensas de los deseos de los demás para defender nuestra pequeña parcela de derechos y necesidades.

Por supuesto, aprender a ser asertivo no será la solución a todos tus problemas. Tampoco será posible ser la persona más asertiva del mundo en todas las situaciones. Al fin y al cabo, somos humanos, por lo que es natural que en ciertos momentos nos dejemos llevar por las emociones del momento. Además, debes saber que la asertividad no es un truco de magia, por lo que incluso siendo muy habilidoso podrás toparte con respuestas negativas.

No obstante, entrenar la habilidad de ser asertivo puede ser muy interesante, ya que esto nos permite muchas funciones:

  • Dar tu opinión, pedir favores sin sentirte culpable por ello y hacer peticiones de forma espontánea y natural.
  • Expresar las emociones negativas, hacer críticas, presentar una queja o manifestar desacuerdo con algo sin herir a los demás.
  • Expresar emociones positivas, manifestar orgullo, alegría, agrado, atracción o hacer cumplidos.
  • Iniciar, continuar, cambiar y finalizar conversaciones de forma adecuada, sin generar situaciones incómodas o parecer grosero con los demás.
  • Compartir tus sentimientos, emociones y experiencias con los demás y que ellos se sientan cómodos contigo para hacer lo propio.
  • Resolver problemas o conflictos cotidianos sin dejarse llevar por el enfado, la ira o el estrés.
para-que-sirve-asertividad

¿Cómo puedo ser una persona más asertiva?

A continuación, vamos a conocer algunas claves interesantes para empezar a trabajar la asertividad.

1. Empieza por situaciones sencillas

Si ser asertivo te parece muy complicado y crees que te va a costar, una buena idea es empezar por situaciones sencillas. No empieces diciéndole a tu jefe que quieres un aumento de sueldo. En su lugar, elige un momento distendido con personas de confianza, como tus amigos o tu pareja. Por ejemplo, manifiesta tu opinión respecto a la película que quieres ver o el restaurante donde vais a cenar. Una vez que hayas aprendido a desenvolverte en estas situaciones de mínimo riesgo, puedes empezar a trabajar otras de mayor trascendencia.

2. Aprende a decir NO

Una de las claves para ser una persona asertiva qué más suele costar es el aprender a decir que NO. Con demasiada frecuencia decimos que sí por temor a cómo pueden reaccionar los demás, y por ello nos sentimos continuamente frustrados, ya que hacemos cosas que no queremos. Por ello, un buen primer paso para entrenar la asertividad es aprender a decir que NO con mayor frecuencia, siendo firme sin llegar a ser maleducado.

Aunque al principio puede que te sientas incómodo diciendo que NO cuando estás acostumbrado a decir SÍ, es cuestión de práctica que te habitues a esta nueva dinámica. Recuerda que no es una respuesta negativa caprichosa, sino que es una forma de lograr tu bienestar y salud mental.

3. Utiliza los mensajes “yo”

Este ejercicio es especialmente importante para aprender a ser más asertivo. Normalmente, cuando queremos manifestar nuestros deseos o necesidades atacamos a los demás (“Tú eres muy desordenado”). En su lugar, es mejor recurrir a los llamados mensajes “Yo”, que se formulan en primera persona (“He tenido un día muy duro y me gustaría que recogieras la casa, es desagradable llegar y verla desordenada”). De esta manera, concretamos qué nos ha molestado pero no atacamos al otro. Así, favorecemos que la otra persona se muestre receptiva y no se sienta avasallada.

asertivo

4. No pidas perdón por expresarte

Normalmente, somos educados para complacer a los demás. De lo contrario, corremos el riesgo de ser tachados de “maleducados”. Sin embargo, no hay nada de malo en manifestar nuestras opiniones y deseos, por lo que no debes sentirte avergonzado o culpable por ello. Cuando realices peticiones, des tu opinión, o discrepes con algo, no debes pedir perdón. Sólo comunica lo que necesitas con educación y respeto.

5. Cuida el lenguaje corporal y el tono de voz

Ser asertivo no tiene sólo que ver con el lenguaje verbal. En la comunicación, los componentes no verbales son, de hecho, más importantes que las propias palabras. Por ello, es esencial que cuides detalles como mirar a los ojos de tu interlocutor, mantener una expresión facial amigable o neutra, hablar con un tono de voz claro sin llegar a gritar o alterarte, etc.

6. Discrimina cuándo puedes ser asertivo

Como comentábamos anteriormente, la asertividad es útil pero no es aplicable en todas las situaciones. Es decir, esta es dependiente del contexto. En algunos momentos, es posible que no haya cabida para una actitud estrictamente asertiva debido a que las emociones son muy intensas. Sencillamente, en algunos momentos no podremos manifestar todos nuestros sentimientos u opiniones. No obstante, lo importante es que mostrar una actitud asertiva siempre que sea posible para sentirnos mejor con nosotros mismos.

7. No te justifiques

A veces, cuando tomamos una decisión o damos una opinión sobre un tema, puede que las otras personas manifiesten su desacuerdo y nos pidan una explicación que justifique lo que pensamos o sentimos. Sin embargo, no tienes la obligación de dar explicaciones que validen como te sientes. Ser asertivo permite manifestar tus creencias e ideas sin miedo a no agradar, por lo que las personas con esta habilidad no entran en justificaciones para cada cosa que hacen o dicen.

como-entrenar-asertividad

8. Defiende “tu” verdad, no “la” verdad

A veces, podemos caer en el error de pensar que la asertividad transforma nuestras opiniones en la única verdad existente. Sin embargo, esta creencia es un grave error y choca de pleno con la esencia de esta forma de comunicación.

Lo cierto es que no existe la verdad absoluta, sino que cada persona tiene la suya propia. Cuando te comportas de forma asertiva, lo que haces es defender tu propia verdad, basada en tus experiencias y conocimientos. Esto se traduce en que no sólo manifiestas lo que piensas y sientes, sino que también deberás escuchar atentamente a los demás.

Además, cabe señalar que la verdad no siempre es algo agradable de oír. Sin embargo, muchas veces ocultar la verdad puede ser aún más doloroso, por lo que es importante utilizar la asertividad para transmitirla.

9. Ten claro tu objetivo

Ser asertivo no sólo implica exponer una situación determinada, sino también manifestar cómo te gustaría que esta cambiara. De nada sirve decir al otro qué nos ha molestado si no le damos pautas para mejorar ese comportamiento. Por ello, para ser asertivo es esencial no perder de vista el objetivo, lo que deseamos lograr para nosotros. Tener claro lo que perseguimos es un primer paso imprescindible para que los demás comprendan nuestros deseos y respondan a ellos en la medida de lo posible.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies