Los 15 tipos de egocentrismo (y sus características)

El egocentrismo es un rasgo de la personalidad que se basa en la tendencia a creerse el centro de todas las preocupaciones y atenciones externas por una excesiva valoración de uno mismo. Veamos qué clases de egocéntricos existen.

Tipos egocentrismo

Sin duda, el origen y desarrollo de la personalidad humana, así como todas aquellas conductas que derivan de la misma, son conceptos que siempre han fascinado a los psicólogos. Y es que nuestra personalidad, que emerge de la combinación de innumerables factores genéticos, biológicos, sociales y psicológicos, es un marco de estudio muy complejo.

Y en este contexto, el indicador Myer-Briggs, creado en el año 1942 por las psicólogas Katharine Cook Briggs e Isabel Briggs Myers (madre e hija, respectivamente), que tomaron como base los estudios acerca de la personalidad humana de Carl Jung, es un test que nos permite determinar cuál es nuestra personalidad dentro de las 16 que este indicador contempla.

Pero sabemos que, más allá de todas estas distintas personalidades, hay un rasgo especialmente importante que puede llegar a ser muy limitante para las personas: el egocentrismo. Las personas egocéntricas son aquellas que tienen tendencia a, a causa de una excesiva valoración de sí mismas, creerse el centro de todas las atenciones y preocupaciones externas.

Ahora bien, ¿el egocentrismo se expresa siempre de la misma forma? No. Ni mucho menos. Estamos ante un rasgo de la personalidad que esconde muchos matices y que no siempre se proyecta en el mismo contexto ni de una forma tóxica. Por ello, en el artículo de hoy vamos a indagar en las bases psicológicas del egocentrismo y a describir el perfil de los principales tipos de personas egocéntricas.

¿Qué es el egocentrismo?

El egocentrismo es un rasgo de la personalidad que consiste en la tendencia a creerse el centro de todas las preocupaciones y atenciones externas debido a una excesiva valoración de uno mismo. Un egocéntrico es aquel que considera que sus opiniones son más importantes que las de los demás, que las personas de su alrededor viven por y para él y que son el centro del mundo.

Esta personalidad egocéntrica es, como es comprensible, rechazada a nivel social. Por ello, pese a que sea un rasgo muy habitual en la infancia por el inmaduro desarrollo cerebral que hace que el niño o niña no disponga todavía de las suficientes conexiones neuronales para tener una visión de la realidad en la que ellos no son el centro, debe trabajarse para evitar que esta se exprese demasiado en la edad adulta.

Y es que esta personalidad egocéntrica puede derivar en desconfianza, orgullo excesivo, comportamientos de hostilidad con los demás, tendencia a ofenderse por cualquier crítica (los egocéntricos son hipersensibles a las opiniones negativas), problemas en las relaciones personales, poca empatía, imagen distorsionada de uno mísmo, tendencia a aceptar solo una (la suya) visión de las cosas, egoísmo e incluso el desarrollo de comportamientos agresivos o de un trastorno narcisista de la personalidad.

Los egocéntricos proyectan mucha confianza en sí mismos pero en el fondo esconden una gran inseguridad. No menosprecian el criterio de las otras personas, simplemente lo ignoran, pues no se molestan en ponerse en la “piel” de los demás. Así, el egocentrismo es un rasgo de la personalidad y patrón de pensamiento que nos lleva a creer que somos el centro del universo y que solo nuestras opiniones valen.

¿Qué clases de personas egocéntricas existen?

Ahora bien, dentro de esta definición general, se esconden muchos matices. Y es que el egocentrismo no se expresa siempre de la misma manera. En este rasgo de la personalidad, hay muchas formas distintas de expresión. Por ello, a continuación vamos a ver los principales tipos de personas egocéntricas, viendo el perfil psicológico de cada una de ellas.

1. Egocéntrico estrella

El egocéntrico estrella es aquel que siempre está en búsqueda de lograr el aplauso de los demás y de ver cómo genera admiración en otras personas. Su objetivo es el de recibir reconocimiento y siempre quiere ser el mejor en todo, con actitudes que buscan lograr que todas las miradas se centren en él.

Egocéntrico estrella

2. Egocéntrico Nerón

El egocéntrico Nerón es aquel que lo que de verdad quiere es dominar a las personas de su alrededor. Así pues, es un egocentrismo con un profundo sentimiento de superioridad que se expresa con el deseo de que los demás estén a su merced, queriendo someterlos constantemente a su voluntad.

3. Egocéntrico infantil

Por egocéntrico infantil entendemos todas aquellas formas de egocentrismo que se dan en la infancia. Como hemos dicho, debido al inmaduro desarrollo cerebral, es normal que los niños y niñas pequeñas se sientan el centro del mundo. Todos somos egocéntricos en la infancia.

4. Egocéntrico adolescente

Por egocéntrico adolescente entendemos todas aquellas formas de egocentrismo que se dan en la adolescencia, una época de la vida donde, si bien el cerebro ya está más desarrollado, nos sentimos el centro de todas las opiniones negativas debido a los cambios hormonales por los que pasamos. Es habitual que los adolescentes muestren un egocentrismo más o menos pronunciado.

Egocéntrico adolescente

5. Egocéntrico adulto

Por egocéntrico adulto entendemos todas aquellas formas de egocentrismo que se dan en la edad adulta, ya superada la adolescencia. Se trata de un rasgo de la personalidad que debemos corregir o, al menos silenciar, pues cuando somos personas adultas ya no hay una justificación tan clara como en los casos anteriores y este egocentrismo puede acarrear problemas en la vida tanto personal como profesional.

6. Egocéntrico Cenicienta

El egocéntrico Cenicienta es aquel que busca, por encima de todo, sentirse protegido por los demás. El egocentrismo se basa en usar el victimismo como estrategia para recibir protección emocional y/o física, que es su manera de sentirse el centro de atención. Nunca son culpables de nada. Siempre las víctimas. Y tergiversan las situaciones cuando, pese a ser claramente culpables de algo, quieren parecer las víctimas.

7. Egocéntrico tortuga

El egocéntrico tortuga es aquel que se muestra como una persona sin corazón, teniendo un “caparazón” (de ahí el nombre) que los protege de un mundo que, de acuerdo a él, lo odia. Desprecia todo lo que le rodea y, pese a que proyecta siempre una imagen de querer que lo dejen en paz, esta exigencia es precisamente una forma de buscar atención.

8. Egocéntrico silencioso

El egocéntrico silencioso es aquel que, para lograr la atención de las personas, está constantemente criticando a los demás. Siempre habla a las espaldas, resultando una persona tremendamente hipócrita que cambia de discurso dependiendo de con quién esté para así captar siempre la atención de quienes le rodean.

9. Egocéntrico manipulador

El egocéntrico manipulador es aquel que, para que las cosas siempre salgan como él quiere y poder justificar así sus delirios de grandeza, engaña, miente y utiliza a los demás para su beneficio propio. Como su nombre indica, manipula constantemente las situaciones tergiversando los hechos.

10. Egocéntrico sordo

El egocéntrico sordo es aquel que, para asegurarse de ser siempre el centro de atención, siempre está hablando. No escucha a los demás. Y cuando lo hace, no presta atención. Solo busca el momento para ser el centro de la conversación. Finge escuchar y corta a la persona a su antojo, pues, además, proyecta también el rasgo típico del egocentrismo de considerar que solo sus mensajes y opiniones son importantes.

Egocéntrico sordo

11. Egocéntrico insaciable

El egocéntrico insaciable es aquel que se adhiere más al rasgo de la personalidad del egocentrismo de querer ser el centro de todas las miradas. Con un hambre insaciable de ser el foco de atención, hará cualquier cosa para que todos estén pendientes de lo que hace y/o de lo que dice. Odian pasar desapercibidos y se frustran mucho cuando, estando con otras personas, es otra la que es el centro.

12. Egocéntrico sabelotodo

El egocéntrico sabelotodo es aquel que, como principal rasgo de la personalidad egocéntrica, tiene tendencia a hacer ver que lo sabe absolutamente todo. Opina sobre todo, invalida discursos ajenos (incluso de personas más formadas en el tema), cree que siempre tiene la razón, da consejos sobre cosas en las que no tiene experiencia, contesta siempre a pesar de no saber la respuesta. Odia la idea de que los demás piensen que no es bueno en todo.

13. Egocéntrico interruptor

El egocéntrico interruptor es aquel que, estando muy asociado con el sordo, interrumpe constantemente a los demás. Pero en este caso, no es tanto porque quiera ser él quien guíe la conversación, sino por el simple deseo de impedir que aquella persona, hablando, se convierta en el centro de atención. Nunca deja que los demás acaben de hablar para así invalidar lo que decir.

14. Egocéntrico envidioso

El egocéntrico envidioso es aquel que siente una profunda frustración ante los logros y triunfos de las personas de su alrededor. No soporta que los demás tengan éxito en algo, por lo que hará todo lo que esté en sus manos para, movido por una envidia tóxica, desmerecer estos logros y ridiculizar a aquellos que los han conseguido.

15. Egocéntrico jinete

El egocéntrico jinete es aquel que, para lograr ser el centro de atención en un determinado contexto, se aprovecha de la información que alguien le ha dado para difundirla como suya. Se aprovecha de lo que dicen otras personas, copiando discursos para así estructurar sus monólogos egocéntricos. Normalmente, es muy fácil pillarlos. Y es que este deseo es tan fuerte que pueden incluso hacer esto delante de la persona que les había transmitido primero la información.

Egocéntrico jinete
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies