¿Cómo comunicar a los hijos el divorcio de los padres? Los 8 consejos más importantes

Un divorcio es un evento difícil para toda la familia, especialmente para los hijos. Saber cómo comunicarles esta decisión es clave para ayudarles a sobrellevar el cambio y no hacerles sufrir más de lo necesario.

comunicar-a-hijos-divorcio

La familia es el primer grupo social al que pertenecemos en nuestra vida. Es en ella donde vivimos nuestras primeras experiencias de relación con los demás y donde adquirimos nuestros valores, creencias y costumbres. La unidad familiar es ese núcleo donde construimos nuestra identidad, autoestima, género y patrones de comportamiento, de manera que nuestros orígenes dejan siempre una huella en nuestro ser.

Nuestra familia también es esa base segura a la que siempre volvemos, incluso cuando ya somos adultos. Salimos al mundo, exploramos, adquirimos aprendizajes y vemos el mundo desde otras perspectivas, pero siempre lo hacemos teniendo como refugio a nuestros familiares más cercanos, esas personas con las que compartimos un vínculo de intimidad que no se compara a otras relaciones que podamos construir a lo largo de la vida.

Sin embargo, las familias no son perfectas. A veces no se forman vínculos saludables entre sus miembros, aparecen momentos de crisis y conflictos o suceden eventos externos que ponen a prueba la resiliencia de la unidad familiar. Uno de los eventos más difíciles que puede afrontar una familia es el divorcio.

El impacto del divorcio

Si bien la separación de una pareja puede ser realmente dura, la situación se complica aún más cuando hay hijos de por medio. Los propios integrantes de la relación que ha llegado a su fin atravesarán un duro proceso de duelo, pero la descendencia también vivirá su propio dolor por la ruptura de esa base segura que ha sido hasta entonces su refugio físico y emocional.

Lo cierto es que, cuando los padres toman la decisión de seguir caminos separados, habitualmente la familia ha venido sufriendo un período previo cargado de tensiones y conflictos. Por ello, el dolor no comienza en el momento en el que los adultos deciden divorciarse, sino tiempo antes. No obstante, los hijos viven esta fase previa con muchas dudas, temores e incertidumbre por lo que puede suceder. Es por ello que la forma de comunicar la noticia cobra mucha importancia, pues esta puede marcar la diferencia en la forma en la que los niños o adolescentes implicados digieren la situación de cambio.

Es importante señalar que no hay dos procesos de divorcio iguales, pues una separación puede ser más o menos dolorosa en función de las condiciones en las que esta se ha producido, la relación entre los miembros antes, durante y después de ella, el grado de conflictividad entre los progenitores, etc. Así, no es lo mismo un divorcio en el que los padres han dejado de quererse y deciden separarse de forma respetuosa que uno en el que los adultos muestran una intensa agresividad entre ellos con incapacidad para encontrar puntos de consenso.

Que el amor de pareja no siempre dura eternamente es un hecho, y los divorcios una realidad cada vez más normalizada. Una pareja puede finalizar por infinidad de motivos, pero en cualquier caso la separación supondrá un cambio profundo no solo para los adultos, sino también para los hijos en común. Aunque un divorcio no sea agradable para nadie, desde luego esta alternativa es la más adecuada para todos cuando una pareja ha dejado de funcionar. De lo contrario, las tensiones, los conflictos y el ambiente poco armónico en casa pasarán factura a los padres y, sobre todo, a los más pequeños.

Una vez que los adultos han llegado a la conclusión de que lo mejor para todos es seguir sus vidas por separado, es momento de comunicar a los hijos su decisión. Hacer esto de la forma adecuada es crucial para ayudar a los niños y adolescentes a sobrellevar la situación de la mejor forma posible y adaptarse a su nueva realidad de manera calmada, sin dudas ni incertidumbre.

divorcio-hijos

Consejos para comunicar la separación a los hijos

A continuación, vamos a comentar algunas pautas interesantes para comunicar el divorcio a los hijos. Estas pautas no se aplican a situaciones excepcionales, en las que la separación se ha producido, por ejemplo, por una situación de violencia de género. En estos casos habrá algunas indicaciones que no serán aplicables y deberán tomarse medidas específicas.

1. Estad ambos presentes

Aunque ambos prefiráis estar sin la compañía del otro, debéis dejar vuestras diferencias a un lado por un momento y sentaros frente a vuestros hijos para contarles lo que sucede. Es fundamental que se trate de una conversación calmada, donde se respire serenidad y confianza. Si brotáis en una discusión o un llanto desconsolado esto les inducirá una intensa angustia.

2. Elegid un momento y lugar adecuados

Es importante que escojáis un lugar sin distracciones para tener esta charla. Además, debe ser un momento en el que vuestros hijos no tengan otras preocupaciones importantes (por ejemplo, un examen), de manera que podáis hablar de forma distendida sin distracciones. Mientras estéis hablando, es buena idea que podáis mostraros cariñosos con ellos, que les acariciéis y les cojáis la mano para darles tranquilidad.

3. Comunicad la noticia a todos los hijos a la vez

Es posible que penséis que es mejor hablar con cada uno de vuestros hijos por separado, especialmente si tienen edades muy diferentes. Sin embargo, esto puede contribuir a crear una situación mucho más confusa y dolorosa. Por ejemplo, suele suceder que algunos padres informan primero al mayor de lo que pasa y le piden que no cuente nada a los pequeños.

Esto puede hacerle pensar que los problemas deben ocultarse y que su familia no es capaz de hablar con claridad de lo que ocurre. Añadido a esto, los más pequeños pueden acabar enterándose y sentirse excluidos y mucho más agobiados por la incertidumbre. Es mejor que os mostréis honestos y que tengáis una comunicación sincera y abierta con ellos. Aunque luego podáis matizar algunos detalles con cada uno por separado, la idea inicial siempre debe transmitirse conjuntamente.

comunicar-separacion-hijos

4. Brindad tranquilidad y certidumbre

Recibir una noticia como esta puede ser atemorizante para los niños y adolescentes, pues todo son dudas e incertidumbre. Por ello, es importante que intentéis dar información clara respecto al futuro que está por venir, haciéndoles sentir seguros. Ante todo, es esencial que hagáis hincapié en el hecho de que, a pesar de que hayáis decidido separaros, seguís queriéndoles igual que antes.

Así, es importante decirles que aunque a partir de la separación sus padres vayan a vivir en casas distintas, ellos seguirán teniéndolos a los dos. Es crucial no mentir acerca de los detalles que aún no se conocen y tampoco prometer cosas que quizá no se vayan a cumplir. Limitarse a informar sobre lo que se sabe con seguridad es la mejor opción. La información debe ser operativa y sin ambigüedad, de manera que ellos puedan tener claro lo que va a pasar a partir del divorcio.

5. No olvidéis desculpabilizar

Es común que los niños se sientan culpables cuando reciben la noticia de que sus padres se separan. Pueden pensar que han tenido algo que ver en esta decisión, por lo que es esencial aclarar este punto cuando se les habla sobre el divorcio. Se les debe dejar claro que lo que ha pasado no tiene nada que ver con ellos, y que a veces las parejas pueden no entenderse bien porque la convivencia es difícil.

6. Hacedles saber que les seguís queriendo

El razonamiento que siguen los más pequeños de la casa no es en absoluto el mismo que el de los adultos. Por ello, tienden a hacer asunciones que nos pueden parecer absurdas, pero que para ellos son muy angustiantes. Así, cuando los padres se separan, es común que los hijos infieran que, dado que ya no se quieren, quizá han dejado de quererles también a ellos. Por eso, es importante que en la conversación se deje bien claro que su amor por ellos no cambiará en absoluto aunque ellos dejen de ser una pareja.

como-comunicar-divorcio-hijos

7. No culpéis al otro de lo sucedido

Es muy común que en los divorcios cada uno de los padres culpe de manera más o menos explícita al otro de la separación. Esta situación puede ser muy dolorosa para los hijos, ya que ven a sus dos figuras de referencia enfrentadas entre sí.

Jugar a que uno es el “bueno” y otro el “malo” es tremendamente dañino para ellos, por lo que es fundamental que a pesar de las diferencias en la pareja se mantenga siempre el respeto. No reveléis detalles sobre vuestros conflictos y desacuerdos ni brindéis información que desborda el grado de madurez de los hijos. Si, por ejemplo, el divorcio se debe a una infidelidad, no se trata de mentir y alegar otra causa.

En su lugar, decirles que los motivos son asuntos de mayores que no podéis compartir con ellos. Lo más importante es no perder de vista que, aunque el matrimonio haya acabado, los hijos siguen igual de vinculados a ambos padres y no deben nunca verse en la tesitura de apoyar a uno u otro, pues los conflictos no tienen nada que ver con ellos.

8. Cuidad la comunicación

La conversación en la que se comunica la noticia es solo el comienzo de un proceso. Probablemente, los hijos deseen hacer preguntas y sacar el tema posteriormente, a medida que vayan elaborando lo que sucede y se adapten a la nueva situación. Es importante que ambos os mostréis abiertos a hablar de ello de manera tranquila, despejando todas sus dudas siempre que lo necesiten.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies