¿Cómo lidiar con los celos entre hermanos? 5 consejos (para padres y madres)

Los celos son un fenómeno común cuando un nuevo bebé llega a la familia. Dejar de ser hijo único implica cambios profundos y esto muchas veces hace que el primogénito se sienta desplazado, por lo que es importante seguir algunas pautas.

como-lidiar-con-celos-entre-hermanos

La llegada de un nuevo miembro a la familia es siempre motivo de ilusión y felicidad. Los padres suelen disfrutar con muchas ganas y expectativas de la espera de su hijo, por lo que la unidad familiar parece encontrarse en su máximo estado de plenitud y armonía. Sin embargo, la realidad no siempre coincide con la teoría, especialmente cuando ese nuevo bebé no es el primero de la pareja. Los hermanos mayores no siempre encajan con tanta alegría el hecho de que alguien nuevo llegue a su hogar, lo que puede desembocar en los más que habituales celos entre hermanos.

La llegada de un hermano es un momento particularmente importante para un niño, pues el vínculo de hermandad es una de las primeras experiencias sociales que se viven durante la infancia. La probabilidad de que la relación entre los hijos sea adecuada y libre de celos dependerá, en gran medida, del papel de los padres y su capacidad para manejar correctamente esta situación.

Como adultos, son ellos los que deberán seguir algunas pautas básicas para gestionar bien la llegada del nuevo hermano, de manera que el hijo mayor no se sienta destronado y apartado por la presencia del recién nacido. Ante todo, es esencial tener en cuenta que los celos son una emoción más. Aunque sentirlos no sea agradable, son necesarios y cumplen una función.

Cuando un niño experimenta celos de su nuevo hermano, esto es una alerta que indica que en casa se ha dado un cambio significativo que puede restarle el protagonismo que tenía. Comprender que esta respuesta emocional es natural y no culpar al hermano mayor por sentirla es un primer paso importante. Debido a la importancia que tiene manejar estos cambios en la familia, en este artículo vamos a detallar algunas pautas interesantes que permitirán lidiar con los temidos celos entre hermanos.

¿Cómo saber si un niño está celoso?

Aunque los celos son una emoción universal, lo cierto es que su forma de manifestación puede variar dependiendo de cada niño. En ocasiones, las señales pueden ser muy explícitas, aunque en algunos casos es posible que estas sean menos evidentes. En cualquier caso, estas deben ser atendidas, ya que nos indican que el hermano o hermana mayor no se está sintiendo bien con la nueva situación en casa. Hay algunos indicadores especialmente habituales que pueden indicarnos que un niño se encuentra celoso de su hermano:

  • Intentos de llamar la atención: Muchas veces los niños no comprenden cómo se sienten ni poseen la madurez suficiente para hablar acerca de sus celos. Por ello, la forma que encuentran de calmar su malestar es intentar llamar la atención de sus padres a toda costa. Esto puede dar lugar a comportamientos negativos y disruptivos hasta en los niños más calmados, ya que en ocasiones esta es la única forma que han encontrado de retomar las atenciones que habían estado recibiendo hasta la llegada de su hermano.

  • Rabietas y berrinches: En la línea de lo anterior, son muchos los niños que comienzan a mostrarse irritables, con rabietas mucho más frecuentes de lo normal. Los celos generan un enorme malestar emocional que el niño no sabe gestionar, de forma que las rabietas se convierten en el canal de salida de toda esa frustración acumulada.

  • Conductas regresivas: En muchas ocasiones, el deseo de captar la atención de los padres puede llevar a que el hermano mayor adopte conductas propias de su hermano pequeño. Es posible que aparezcan comportamientos característicos de una etapa evolutiva previa, por lo que puede pedir que se le dé de comer o que se le ayude a vestirse aunque ya sea capaz de hacerlo por sí mismo.

  • Alteraciones del sueño: El malestar emocional interfiere con mucha frecuencia en nuestro descanso. Por ello, no es sorprendente que un hermano mayor que experimenta celos hacia el pequeño tienda a sufrir pesadillas o dificultades para conciliar el sueño.

  • Alteraciones del apetito: Junto al descanso, el hambre es otra de las funciones fisiológicas que se pueden ver afectadas por el malestar psicológico. Algunos niños pueden perder el apetito, mientras que otros pueden sentir una apetencia desmedida por la comida.

  • Baja autoestima: Los padres constituyen el referente principal de un niño, por lo que su actitud tiene muchísimo peso sobre el concepto que este tiene de sí mismo y la valoración que hace de él. Si un niño percibe que sus padres ya no le prestan atención porque esta se dirige exclusivamente a su hermano, inevitablemente verá dañada su autoestima.

hermano-celoso

Cómo manejar con los celos entre hermanos

Ahora que ya hemos visto algunas señales que pueden indicarnos que un niño siente celos, vamos a comentar algunas pautas interesantes que pueden ser de ayuda para prevenir y gestionar esta situación.

1. Hacer partícipe al hermano mayor en todo el proceso

Una buena estrategia para evitar que los celos empañen la llegada del bebé a casa es involucrar al hermano mayor en todo el proceso de preparación y bienvenida del nuevo miembro. Así, desde el mismo momento en que se conoce que va a venir un nuevo bebé, se puede hablar con el hermano mayor acerca de él, de cómo será, colaborar para buscarle un nombre o decorar su cuarto, por ejemplo. De esta manera, el proceso de adaptación será mucho más natural y será menos probable que los temidos celos aparezcan. Así, la llegada de un hermano no es vista como una amenaza, sino como una situación de preparativos e ilusión.

2. No idealices la llegada del bebé

No se trata de que idealices la llegada del nuevo hermano y que le presentes este momento como algo maravilloso. Es mejor que optes por un enfoque realista, de manera que le muestres el hecho de tener un nuevo miembro en casa como una situación que puede tener sus pros y contras. De esta forma, tu hijo podrá aceptar y normalizar sentirse confuso al principio y podrá hacerte todas las preguntas que necesite al respecto. Hablar con él sobre las cosas que le gustan y las que no acerca de convertirse en hermano mayor es una excelente manera de abordar los celos con naturalidad y sin culparle por ello.

gestionar-celos-hermanos

3. No caigas en las comparaciones

Es muy cierto eso de que las comparaciones son odiosas. En lo que respecta a los celos, no hay nada peor que establecer continuas comparaciones entre los hermanos, incluso cuando estas no se hacen directamente delante de ellos. Siempre que se compara uno de los dos hermanos recibe un golpe a su autoestima. Así, si quieres puedes reforzar o premiar el comportamiento de uno sin por ello despreciar al otro. Ensalzar continuamente las virtudes del pequeño en detrimento de las características del mayor contribuirá a que este último se sienta herido y rechace de pleno a su hermano menor.

4. Intenta que el hermano mayor colabore con el pequeño y viceversa

Para evitar que aparezcan celos entre hermanos no hay nada mejor que crear oportunidades de colaboración entre ellos. Trata de que en el día a día ambos se apoyen y se ayuden para resolver las situaciones cotidianas. Uno puede ayudar al otro con los deberes o enseñarle un juego nuevo, por ejemplo. No se trata de que el mayor se limite a hacer cosas por el pequeño, sino de que ambos, dentro de sus posibilidades, demuestren interés por ayudar al otro con cariño.

5. Da respuesta a las llamadas de atención

Si el hermano mayor siente celos y comienza a comportarse mal para reclamar la atención a toda costa, es importante tener en cuenta que esto es una señal de alerta ante la cual hay que responder. Limitarse a ignorar estas señales no tiene sentido, pues no se está dando solución al malestar emocional del niño que está sufriendo.

Las rabietas y la conducta inadecuada son en estos casos la forma que los hijos encuentran para manifestar su malestar, por lo que esto es una señal para cambiar la forma de hacer las cosas en casa. Quizá la llegada del nuevo bebé os ha llevado a desviar demasiado el foco, por lo que puede ser momento de retomar la dinámica normal con el mayor.

Trata de encontrar momentos para estar a solas con él, de manera que podáis hablar sobre lo que a él le preocupe. Indícale que estás ahí para él y que a pesar de que tenga un nuevo hermano tu siempre le querrás y escucharás. Procura realizar actividades gratificantes no solo conjuntas, sino también por separado con cada hermano, de forma que se sientan valorados de manera individual. Si en el día a día logras brindar a cada uno su espacio y la atención que necesitan, no dudes de que las llamadas de atención terminarán cesando.

manejar-celos-hermanos

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de algunas pautas de ayuda para lidiar con los celos entre hermanos. Los celos son una emoción natural que muchos niños sienten cuando sus familias se amplían y aparecen cambios en casa. Atender a las necesidades de los hermanos mayores es importante para evitar que los celos hacia los hermanos pequeños y los conflictos en casa aparezcan.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies