¿Cómo afecta un aborto a la salud mental? Las 6 consecuencias psicológicas del aborto

Perder un embarazo de forma espontánea es algo que afecta gravemente a la salud emocional de una mujer. Veamos cuáles son las consecuencias que tiene un aborto a nivel psicológico y cómo se puede y debe intervenir.
consecuencias-psicologicas-aborto

El aborto es un proceso complicado que produce tanto afecciones físicas como psicológicas en la mujer. Hay distintas variables del aborto que pueden afectar a cómo se vive la situación, como por ejemplo dependiendo de si el aborto es inducido o natural, en qué mes de embarazo se produce o si es voluntario o no. Pero a parte de las variables propias del proceso también serán importantes las características de cada mujer, ya que no todas lo vivirán igual pese a que la situación sea parecida.

Así pues, se han observado distintos síntomas, siendo la mayoría propios de las alteraciones de ansiedad, depresión y estrés postraumático. La Organización Mundial de la Salud (OMS) no establece la terapia postaborto como tratamiento estándar pero sí que recomienda un seguimiento para evitar que evolucione a problemas de salud mayores. En este artículo te presentamos algunas de las consecuencias psicológicas más común que aparece en las mujeres que han tenido un aborto.

¿Qué afectaciones psicológicas tiene el aborto?

El aborto, que se entiende como la finalización o interrupción del embarazo de manera prematura ya sea de modo voluntario o involuntario, es un proceso difícil y que normalmente repercute en la mujer gestante no solo de manera físicamente, sinó también psicológica, siendo en la mayoría de ocasiones estas afectaciones más intensas y de mayor malestar que las corporales.

Asimismo, cada mujer es distinta, con diferentes personalidades, experiencias, capacidades y habilidades de afrontamiento… Así que vivirán de forma diferente este suceso, aunque las características del aborto sean similares. Aun así, sí que se ha observado que hay variables que influyen, pudiendo hacer más grave la situación y más difícil de superar. Por ejemplo, se ha visto que afecta si el aborto es natural o es voluntario, si el embarazo era deseado o no y en qué momento del embarazo se produce este suceso

De este modo debebos ser conscientes que habitulmente el aborto se vive como una pérdida, aunque se haya efectuado de manera voluntaria, dado que la mujer lo ha tenido gestando durante un periodo de tiempo y por tanto es normal que se presenten consecuencias psicológicas. A continuación te citamos las principales afectaciones que pueden desarrollar las muejres después de un aborto. Volvemos a apuntar que cada caso será distinto y que cada mujer lo puede vivir de modo diferente sin ser uno mejor o más correcto que otro, es un proceso por el cuál deben pasar.

1. Sentimiento de pérdida postaborto

Aunque el bebé no llegara a nacer, sí que ha habido conciencia de su extistencia y la mujer lo ha tenido durante un periodo más o menos largo dentro de ella, por tanto es normal que posterior al aborto se viva o se tenga una sensación de perdida de igual modo que sucede cuando se pierde a un ser querido, ya que la circunstacia no deja de suponer una muerte.

De este modo, es normal que aparezca un proceso de duelo con las características típicas de esta afectación, que la mujer deberá afrontar y trabajar para superarlo. Así pues, pueden haber distintas variables, ya planteadas antes, que influyan, por ejemplo si el aborto ha sido voluntario o no, puesto que pese a poder desarrollarse en los dos casos sensación de perdida en caso de que sea aborto natural se da de manera sorpresiva, viviendose como un shock o sin estar preparada para afrontarlo, sin poder hacer un trabajo previo, pudiendo así vivirse más intensamiente como una perdida.

perdida-aborto

2. Sentirse culpable

La aparición de sentimiento de culpabilidad después del aborto es muy habitual, independiente de la causa que haya provocado el sucedo, es decir, tanto si es inducido como natural es probable que se desarrolle culpa, ya que la mujer, después del proceso, tiene tendencia a pensar que podía haber actuado distinto y así evitar la perdida.

En los abortos naturales, aunque en estos la mujer no pueda hacer nada para evitarlo, puede sertir que si hubiera vigilado más, actuado con más cuidadoo hecho más reposo podría haber evitado la pérdida. En referencia al aborto inducido la culpa puede ser mucho mayor ya que ha sido por decisión propia, aunque la razón sea para proteger su salud, aparecerá de este modo remordimientos, pudiendo sentir que no ha hecho lo correcto y que por su culpa su hijo no ha podido vivir.

Sumado al sentimiento y vivencia de la madre debemos también valorar que la sociedad muestra tendencia a juzgar, recordándole y haciéndole sentir peor por lo que ha hecho, reforzando la idea que había otras soluciones y no ha actuado bien, la culpa es suya.

3. Pérdida de autoestima

Es posible que después de tener un aborto la mujer crea que nunca va a poder tener hijos, sobre todo en el caso de ser natural, ya que hay tendencia a creer que una no será capaz y nunca podrá ser madre, de este modo su autoestima se ve dañada, apareciendo pensamientos autodestructivos y generalizados como “no sirvo para nada”, “soy una inútil” o “nunca conseguiré ser madre”.

A parte del daño que ya siente la mujer por no haber podido seguir adelante con el embarazo, aquí también vuelve a influir la sociedad, ya que sigue habiendo una creencia que todas las mujeres deben y tiene que querer ser madres y que si una mujer no lo puede ser pierde su función principal, aumentando así el estigma y la presión por no conseguir tener el niño.

perdida-autoestima

4. Aumento de interés por los bebés

Se ha observado que después de sufrir un aborto, la mujer esta más atenta y muestra más interés por los bebés. Esta puede ser una reacción normal propia del proceso posterior al aborto, ya que cuando acontece un suceso fuera de lo habitual, como en este caso sería el aborto, es común que la persona se fije más y preste más atención a los estimulos externos que le recuerdan tal acontecimeitno.

Aunque sí que se ha visto que en ocasiones este creciente interés es excesivo y afecta a la vida de la mujer, necesitando intervención terapéutica para poder disminuir el malestar y volver a la normalidad. Como hemos apuntado anteriormente, cada caso es distinto, pudiéndose observar también el polo opuesto, donde la mujer evite todo tipo de contacto con bebés o mujeres embarazadas, es decir, todo estímulo que le recuerde el aborto. Esta es una conducta propia de los sujetos que sufren estrés postraumático.

5. Disminución del deseo sexual

Es habitual observar que las mujeres que acaban de pasar un aborto no tengan ganas y eviten mantener relaciones sexuales. Este hecho puede ser por diversos motivos, si tenemos en cuenta los síntomas antes mencionados como la disminución de la autoestima o el sentimiento de culpa es obvio que la mujer no se sentirá bien, tendrá una sensación de malestar sin ganas de hacer nada y mucho menos de disfrutar o pasarlo bien, por tanto, por este motivo, no querrá realizar ninguna actividad que le genere placer.

Del mismo modo, y focalizándonos en la relación sexual, la evitará con la finalidad de no sentir placer y no disfrutar, pero también porque se vincula con el acontecimiento que acaba de sufrir, es decir, puede presentar miedo a quedarse embarazada de nuevo y volverlo a perder o tener que abortar, pasando así otra vez por la misma situación.

Dada esta situación, es habitual que la pareja se vea resentida y sinó se interviene se pueda llegar a romper, complicando aún más la situación de la mujer ya que pierde uno de sus principales apoyos, sintiéndose también culpable por los problemas y la rotura de la pareja.

6. Ansiedad y Depresión

Así pues, los diferentes síntomas o afectaciones que hemos nombrado en los puntos anteriores hacen referencia o se vinculan con dos trastornos como son la ansiedad y la depresión. Como ya mencionamos el aborto se puede vivir como un suceso estresante o un trauma que genere ansiedad. Y de igual forma, el sentimiento de culpa y la disminución de la autoestima son síntomas relacionados con la depresión.

Sumados a los síntomas ya planteados también pueden aparecer otros propios de las dos patologías mencionadas, ansiedad y depresión, como: tristeza, irritabilidad, alteración del sueño, miedos, aislamiento social, entre otros.

Se ha visto que de las mujeres que tienen abortos naturales, espontaneos, entre un 30 y un 50% desarrollan ansiedad y entre 10 y un 15% presentan depresión, que tiende a alargarse unos 4 meses. Asimismo, también se ha observado que 4 de cada 10 mujeres que sufrieron un aborto involuntario mostraban sintomas propios del trastorno de estrés portraumatico.

aborto-consecuencias

Cómo intervenir ante esta situación

De este modo y teniendo en cuenta todos los síntomas que se pueden presentar como consecuencia del aborto, pudiendo incluso desarrollarse un trastorno, la OMS no establece la realización de terapia como medida estándar después del aborto pero sí que recomienda hacer un seguimiento de la mujer para controlar y detectar de manera precoz alteraciones o situaciones de riesgo para evitar la aparción de problemas de salud mental en el futuro.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies