Los 3 tipos de Despidos (y sus características)

Un despido siempre constituye una situación muy difícil de afrontar. Cuando una empresa decide prescindir de nosotros podemos afrontar diferentes tipos de despido, cada uno con unas implicaciones diferentes. Vamos a conocerlos.
Tipos despidos

El desempeño en el mercado laboral puede proporcionarnos muchas gratificaciones, pero a veces también podemos atravesar momentos difíciles. Aunque a veces podemos tomar la decisión voluntaria de abandonar un puesto de trabajo por diferentes motivos (hemos encontrado un puesto mejor, no nos sentimos realizados, etc.), en otras ocasiones es la empresa donde trabajamos la que decide que empezará a prescindir de nosotros. Hablamos de un escenario muy temido: el despido. El despido consiste en una decisión tomada unilateralmente por el empleador, quien opta por cesar la relación laboral existente hasta entonces con su empleado.

Despidos: ¿cómo afectan a nuestra salud emocional?

Vivir un despido supone todo un golpe que nos pone en una situación compleja no sólo por cuestiones económicas obvias, sino por la repercusión que este suceso tiene en nuestro bienestar psicológico. Generalmente, antes de recibir la noticia oficial del despido, es frecuente que se viva un período de tiempo previo cargado de dudas, tensión y ansiedad.

La empresa puede no estar yendo bien, podemos sentir que el clima laboral no fluye como siempre y que algo malo se avecina. Todo este estrés acumulado desencadena problemas en el estado anímico, mayor inestabilidad emocional, problemas de sueño, de concentración e incluso de alimentación. Cuando el despido finalmente se materializa, esto puede poner en riesgo nuestro bienestar psicológico. Uno de los aspectos que más perjudicados resultan tras ser despedido es la autoestima.

El hecho de que una empresa ya no quiera contar con nosotros puede dar pie a pensamientos dañinos que menoscaban la autoconfianza y la seguridad en el valor de uno mismo (“si me despiden será por algo” “soy peor que los demás” “no sirvo para nada”). A este estado emocional tan delicado tenemos que añadir la incertidumbre respecto al nuevo futuro que se presenta por delante, ya que desconocemos con seguridad cuándo volveremos a trabajar y si nuestras condiciones laborales nuevas serán mejores o peores que las anteriores. El momento en que recibimos el despido es crucial, ya que en este punto muchas personas se sienten desbordadas y terminan por desarrollar importantes problemas de ansiedad y depresión.

La repercusión que el despido tiene en todos los planos de nuestra vida no debería sorprendernos, pues el trabajo ocupa una gran parte de nuestras vidas. Dejar nuestra ocupación profesional y tener mucho tiempo libre puede hacernos sentir perdidos, replantearnos quiénes somos e incluso podemos pensar que no servimos para nada más. El trabajo ha pasado a definir nuestra identidad, somos aquello a lo que nos dedicamos (camarero, abogado, fontanero, médico…) y cuando eso se nos arrebata el vacío que queda puede ser muy grande.

Aunque un despido nunca es un escenario fácil de afrontar, sí que debemos tener en cuenta que no todos los despidos son iguales. Hay muchos tipos de despido y cada uno posee unas implicaciones diferentes. En este artículo vamos a conocer los diferentes tipos de despidos y sus respectivas características.

¿Qué clases de despidos existen?

Como venimos comentando, hay muchas formas de finalizar una relación laboral. Una de ellas, probablemente la más difícil de manejar, es el despido. Este proceso nunca es fácil, pues implica que el organismo para el que trabajamos ya no desea contar con nosotros. Para empezar, debemos tener en cuenta que todo despido posee una serie de características definitorias:

  • Unilateral: Un despido no es una decisión negociada con el empleado. Por el contrario, el empresario que nos ha contratado es el que decide de forma unilateral que ya no desea contar con nosotros. Ante un despido formal, el empleado solo tiene dos alternativas. Por un lado, aceptarlo y abandonar su puesto. Por otro, impugnar el despido, lo que significa que puede alegar que dicho despido es injusto o ilegal con argumentos demostrables.

  • Extintivo: Un despido siempre tiene un carácter extintivo. Esto significa que su fin es, en última instancia, extinguir la relación laboral que ha existido hasta el momento.

  • Receptivo: El despido debe ser informado al trabajador para que el acto sea válido y desencadene los efectos esperados. De acuerdo con la ley, el empleado debe ser informado de acuerdo a ciertas directrices, lo que posteriormente le permitirá acceder al paro o impugnar la decisión.

A continuación, vamos a conocer los tipos de despido que existen, diferenciados según su legalidad.

1. Despido procedente

El despido procedente es aquel que se produce de acuerdo a lo recogido en el ordenamiento jurídico. Es decir, es un tipo de despido por el cual el empresario cesa la relación laboral de forma unilateral ajustándose a los requisitos legales establecidos. El despido procedente posiciona al empleado en una situación legal de desempleo. No obstante, si se trata de un despido objetivo, el trabajador tendrá derecho a recibir una indemnización correspondiente a 20 días de salario por cada año trabajado, alcanzando como máximo 12 mensualidades.

Despido procedente

2. Despido improcedente

El despido improcedente es aquel por el cual el empresario rompe el vínculo laboral de forma unilateral sin alegar una causa justificada, siempre dentro del plazo de vigencia del contrato laboral. Este tipo de despido puede ser recurrido por el trabajador a un juez, de forma que sea este quien determine si el despido que llevó a cabo el empresario fue o no legal.

Cuando se produce un despido improcedente, se busca proteger los derechos del trabajador. Más concretamente, cuando se produce este tipo de escenario, la empresa puede elegir entre pagar una indemnización más cuantiosa de lo normal (equivalente a 33 días por año trabajado) o la readmisión del empleado con el pago del salario acumulado desde que se formalizó el despido hasta que este se declara improcedente, cuantía conocida como salario de tramitación. En esta tesitura, lo más frecuente es que la empresa decida pagar la indemnización correspondiente, pues es evidente que desea prescindir a toda costa del trabajador.

Despido improcedente

3. Despido nulo

Este tipo de despido es el más grave de los que hemos comentado. Se considera que hablamos de un despido nulo cuando se demuestra que este se produjo por motivos discriminatorios (por ejemplo, despedir a un empleado por motivos racistas o machistas), o por vulnerar los derechos fundamentales del trabajador (por ejemplo, despedir por embarazo, por ejercer derecho de huelga…). También se contempla el despido nulo cuando este se produce en situaciones especiales, como por ejemplo los períodos de baja (por maternidad, enfermedad…). Cuando se produce un despido nulo, la empresa tiene la obligación de readmitir al empleado, abonando además el salario de tramitación que corresponda.

Despido nulo

Pasos para efectuar un despido

Aunque, como hemos visto, existen diferentes tipos de despidos, siempre que se formalice el cese de la relación laboral deben darse unos pasos determinados. En primer lugar, todo despido debe ser comunicado por el empresario a su trabajador. Para ello, deberá elaborar una carta de despido y una carta de liquidación (conocida como finiquito). Además, antes de entregar la carta oficial de despido, se tiene que producir un preaviso.

  • Preaviso: Cuando se procede a formalizar un despido, se debe avisar de ello al empleado con una antelación de 15 días. El trabajador de esta manera puede comenzar a buscar un nuevo trabajo, teniendo derecho a un permiso de 6 horas semanales para ello, sin que esto suponga una reducción en su salario.

  • Carta de despido: En este documento el empleador debe explicar claramente las razones del despido. Este documento es obligatorio y muy necesario, pues en caso de impugnación sólo se tendrán en cuenta los motivos explicitados en esta carta.

  • Documento de liquidación: Coloquialmente conocido como finiquito, es un documento en el que figuran las cantidades referentes al empleado. El trabajador debe firmar acompañado por un representante legal esta documentación, donde se recoge información importante como: horas extraordinarias, indemnización, deducciones... Entre otros.

Conclusiones

En este artículo hemos hablado de los tipos de despido de acuerdo con su legalidad. Un despido es una situación por la cual el empresario decide, de forma unilateral, cesar la relación laboral que ha mantenido con su empleado. Aunque en principio el trabajador tiene que aceptar la decisión, los despidos no siempre se producen acorde a lo recogido en el ordenamiento jurídico.

Es decir, no siempre son legales o justos, por lo que en ocasiones el empleado puede recurrir para que sea un juez el que decida si el empresario llevó o no a cabo un despido en el marco de la legalidad. De acuerdo con este criterio legal, los despidos pueden ser procedentes, improcedentes o nulos.

Los despidos procedentes son aquellos que se producen en el marco de la legalidad, por lo que el empleado debe limitarse a abandonar el puesto y buscar un nuevo empleo. Sin embargo, los despidos improcedentes se producen en situaciones no legales, por lo que un juez puede tomar medidas especiales para que la empresa compense a su trabajador.

En este caso, se permite elegir entre readmitir al empleado y devolverle el salario de tramitación, o indemnizarle con una cuantía superior a la normal. El caso del empleo nulo es el más severo de todos, ya que no solo se aleja del marco legal, sino que implica actos discriminatorios o violación de derechos fundamentales del empleado. Por ejemplo, un despido nulo es aquel que tiene lugar por motivos racistas, sexistas o mientras que un trabajador está de baja por diferentes razones.

Conocer los tipos de despidos es importante, ya que de esta manera podemos saber qué derechos poseemos como empleados y de qué forma debemos actuar cuando recibimos un despido injusto o ilegal.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies